EL MAES­TRO SU­TIL

El maes­tro del di­bu­jo su­til pre­sen­ta una ex­po­si­ción en la Fun­da­ción For­ta­bat. En ella mues­tra pin­tu­ras y gra­ba­dos y apa­re­cen obras de buen ta­ma­ño. Aquí ha­bla de sus in­fluen­cias y de las ideas que lo ani­man.

Clarin - Spot - - Portada - Ana Ma­ría Bat­tis­toz­zi sec­cion­cul­tu­ra@cla­rin.com

La mues­tra de Eduar­do Stu­pía en la Fun­da­ción For­ta­bat re­ve­la dis­tin­tos as­pec­tos en la obra del ar­tis­ta.

La obra de Eduar­do Stu­pía con­tó des­de tem­prano con la com­pli­ci­dad de sus se­gui­do­res, que sin ma­yo­res re­sis­ten­cias se fue­ron alla­nan­do a los ajus­tes de fo­co que les fue pro­po­nien­do a lo lar­go de los úl­ti­mos trein­ta años. Maes­tro su­til del di­bu­jo, hu­bo un tiem­po en que se apo­yó en la lí­nea pa­ra su­ge­rir fas­ci­nan­tes tra­ve­sías a es­ca­la mi­cros­có­pi­ca y mo­men­tos -más re­cien­te­sen que se lan­zó a ex­plo­rar el vas­to te­rri­to­rio del trazo pic­tó­ri­co, la su­per­fi­cie con­ta­mi­na­da por la man­cha y el car­bón, al tiem­po que sus tra­ba­jos pro­gre­si­va­men­te se aven­tu­ra­ban a la ló­gi­ca de di­men­sio­nes ma­yo­res co­mo las tres se­ries que pre­sen­ta aho­ra en el Mu­seo For­ta­bat y jus­ti­fi­can el tí­tu­lo que ex­hi­be: Pa­no­rá­mi­cas.

Se tra­ta, por un la­do, de ocho pin­tu­ras que pre­sen­tó en for­ma­to mu­ral en Mon­te­vi­deo en 2015 y dos se­ries de gra­ba­dos que reali­zó en­tre 2013 y 2016 en Ma­drid, en el es­tu­dio de im­pre­sión de Adam Ben­ve­nis­te. So­fis­ti­ca­do ta­ller que le per­mi­tió com­bi­nar las téc­ni­cas del agua­fuer­te, la pun­ta se­ca y el mo­no­ti­po, pe­ro so­bre to­do lle­var ca­da una de las tre­ce pie­zas de es­ta se­rie a la in­fre­cuen­te es­ca­la de 70 por 90. La orien­ta­ción lon­gi­tu­di­nal de la sa­la, opor­tu­na­men­te re­di­se­ña­da por la cu­ra­do­ra Ve­ró­ni­ca Gó­mez, re­fuer­za la im­por­tan­cia del es­pa­cio en es­te gi­ro que afir­ma el más re­cien­te rum­bo asu­mi­do por el ar­tis­ta y al mis­mo tiem­po re­cu­pe­ra el trazo fino y abi­ga­rra­do que ca­rac­te­ri­zó su obra de los años 80 y 90.

-Hay al­go de la aper­tu­ra pic­tó­ri­ca de gran­des di­men­sio­nes en la que te em­bar­cas­te en los úl­ti­mos años que fue cues­tio­na­do por tus se­gui­do­res, fa­ná­ti­cos del cur­so mi­nu­cio­so de la lí­nea y la plu­ma.

Lo que más me gus­ta de es­ta mues­tra es que pue­de ser con­si­de­ra­da co­mo un en­sa­yo de con­vi­ven­cia de len­gua­jes.” Me tie­ne sin cui­da­do el fa­na­tis­mo au­to­ral. Uno siem­pre es­tá cons­ti­tui­do por gen­te que lo mar­ca. Yu­yo Noé ha si­do cla­ve.”

-Sí, sí -se ríe- los fa­ná­ti­cos de la sec­ta de la plu­ma que, por suer­te, son ca­da vez me­nos. Creo que se de­be a una fas­ci­na­ción con lo mi­cros­có­pi­co que yo tam­bién te­nía. Fren­te a una tra­ma apa­ren­te­men­te in­dis­tin­gui­ble era muy atrac­ti­vo acer­car­se y des­cu­brir allí un mon­tón de si­tua­cio­nes. Du­ró has­ta que yo mis­mo me em­pe­cé a can­sar de esa mi­cros­co­pía; de esa idea de que la gen­te te­nía que des­cu­brir co­sas. Cuan­do em­pie­zo a di­bu­jar con pin­cel to­da­vía en for­ma­tos pe­que­ños to­do se vuel­ve más vo­lu­ble y em­pie­zo a re­ti­rar­me de la pre­ci­sión na­rra­ti­va. Em­pie­zo a des­cu­brir el len­gua­je pro­pia­men­te di­cho. No só­lo por la re­pre­sen­ta­ción en sí mis­ma sino por to­da una va­rian­te de tra­mas.

-Aquí pa­re­cie­ra es­tar to­do ex­pues­to en sa­lu­da­ble con­vi­ven­cia.

-En cier­to sen­ti­do, y pa­ra mi sor­pre­sa, es­ta mues­tra re­po­ne de al­gún mo­do la con­vi­ven­cia del trazo afi­li­gra­na­do, di­bu­jís­ti­co y mi­nu­cio­so con lo más pic­tó­ri­co, lo más ges­tual. Tam­bién en­tien­do que al ver la fi­li­gra­na en es­tos gra­ba­dos el es­pec­ta­dor que me co­no­ce re­cuer­da aque­lla obra de los 80 y 90. Yo tam­bién los re­cuer­do pe­ro no de una ma­ne­ra me­lan­có­li­ca, lo re­cuer­do prag­má­ti­ca­men­te.

-¿A la ma­ne­ra de un con­tra­pun­to den­tro de tu pro­pio re­co­rri­do?

-Jus­ta­men­te, co­mo re­cu­pe­ra­ción de dis­tin­tos mo­dos de ha­cer.

-Es in­tere­san­te que el gra­ba­do te ha­ya per­mi­ti­do ha­cer con­vi­vir esos dos mo­men­tos de trán­si­to del di­bu­jo a la pin­tu­ra en tu tra­yec­to­ria. De al­gún mo­do, la mo­no­co­pia ex­po­ne el mo­do más pic­tó­ri­co que tra­ba­jas­te en es­tos úl­ti­mos años. El agua­fuer­te y la fi­li­gra­na ca­rac­te­ri­za­ron al Stu­pía de los 80 y 90.

-Te­nés ra­zón. Cuan­do abor­do la mo­no­co­pia lo ha­go de un mo­do muy di­fe­ren­te de co­mo lo hu­bie­ra he­cho ha­ce trein­ta años. En­ton­ces hu­bie­ra si­do más cru­do y se­gu­ra­men­te más naif. Otra co­sa es abor­dar la mo­no­co­pia una vez que uno ha ex­plo­ra­do di­fe­ren­tes ope­ra­cio­nes en el plano más pic­tó­ri­co. Hoy es­toy más en­tre­na­do en aque­llo que la mo­no­co­pia exi­ge, que es una es­pe­cie de ins­tan­ta­nei­dad muy in­cons­cien­te que te po­ne fren­te a lo que no po­dés co­rre­gir. Lo que más me gus­ta de es­ta mues­tra es que pue­de ser con­si­de­ra­da co­mo un en­sa­yo de con­vi­ven­cia de len­gua­jes.

-¿Di­rías que se ex­po­ne una su­ma de pro­ce­sos re­cien­tes y dis­tan­tes que te pu­sie­ron fren­te a un ca­mino ex­plo­ra­to­rio de es­ca­las, len­gua­je, di­fe­ren­tes me­dios?

-Si, de­ci­di­da­men­te. Creo que en los úl­ti­mos diez años, coin­ci­de con el mo­men­to en que em­pe­cé a tra­ba­jar con (el ga­le­ris­ta) Jor­ge Ma­ra y me pro­po­ne for­ma­tos pe­cu­lia­res pa­ra la ga­le­ría. Esos for­ma­tos me pro­po­nen un cam­bio de es­ca­la en el len­gua­je, lo que a su vez me lle­va a otros for­ma­tos por­que cla­ra­men­te es­tos gra­ba­dos de­ri­van de los lien­zos de dos por tres que Jor­ge me pi­de. De al­gún mo­do, es­te for­ma­to pa­no­rá­mi­co a mí se me re­ve­la cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar los for­ma­tos de dos por tres. Me pa­sa que en lu­gar de pro­yec­tar yo el for­ma­to a par­tir del len­gua­je, los for­ma­tos me de­fi­nían el len­gua­je.

-Es cu­rio­so, por­que la tra­di­ción ro­mán­ti­ca que con­sa­gró la au­to­no­mía del ar­tis­ta ve­ría co­mo un sa­cri­le­gio una in­tro­mi­sión se­me­jan­te. ¿Sen­tís que le­jos de ser así te plan­teó in­tere­san­tes desafíos?

-Sí, cla­ro. Las es­té­ti­cas se cons­ti­tu­yen en la dis­cu­sión de los lí­mi­tes, no de las li­ber­ta­des. La li­ber­tad es un va­lor ab­so­lu­to pe­ro el ar­te no se ma­ne­ja con va­lo­res ab­so­lu­tos, el ar­te es he­rra­mien­ta, ma­te­ria, idea, con­flic­to, fi­lo­so­fía, po­lí­ti­ca y to­do el tiem­po pug­na por­que apa­rez­can ob­je­tos lin­güís­ti­cos en el me­dio de to­do eso. Nunca es pu­ro. Y en un sen­ti­do, no se tra­ta de la in­ter­ven­ción en sí sino de quién in­ter­vie­ne.

-Agam­ben abor­da esa cues­tión en el mis­mo sen­ti­do y res­ca­ta es­pe­cí­fi­ca­men­te la re­la­ción de Mi­guel An­gel y Cle­men­te VII, su me­ce­nas, que en su opi­nión te­nía una “ex­cep­cio­nal com­pren­sión del pro­ce­so ar­tís­ti­co”.

-Si al­guien se “me­te” en mi obra de ma­ne­ra cons­cien­te pro­po­nién­do­me un te­rri­to­rio que ve co­mo una pro­yec­ción que no he vis­to, bien­ve­ni­do. Me tie­ne sin cui­da­do el fa­na­tis­mo au­to­ral. Uno siem­pre es­tá cons­ti­tui­do por gen­te que lo mar­ca. En mi ca­so Yu­yo Noé, ha si­do una fi­gu­ra cla­ve, tam­bién Ga­briel Le­vi­nas en los 70 fue un ti­po que me pro­pu­so un es­ce­na­rio fun­da­men­tal y te po­dría nom­brar mu­chos poe­tas ami­gos que de al­gún mo­do me han mar­ca­do a mí y a la obra.

NES­TOR GAR­CIA

Tra­zos fi­nos. Stu­pía, en la Fun­da­ción For­ta­bat. Es un ar­tis­ta que se em­cuen­tra en diá­lo­go con otros: ga­le­ris­tas, crea­do­res, poe­tas.

Se­rie Mon­te­vi­deo. Una de las obras que reali­zó en téc­ni­ca mix­ta y que se pue­de ver en la ex­po­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.