His­to­ria de una amis­tad

Clarin - Spot - - Televisión - Juan To­más Er­bi­ti jer­bi­ti@cla­rin.com

A Ro­dri­go H. Vi­la pa­re­ce fas­ci­nar­le la ar­gen­ti­ni­dad. Des­pués de fil­mar su premiado do­cu­men­tal Mer­ce­des Sosa, la voz de La­ti­noa­mé­ri­ca, y de di­ri­gir la pe­lí­cu­la so­bre Bo­ca Ju­niors en 3D, se hi­zo car­go de Tan­go en Pa­rís, re­cuer­dos de As­tor Piaz­zo­lla, otro do­cu­men­tal de es­tir­pe na­cio­nal so­bre el hom­bre que re­fun­dó el tan­go, y que se es­tre­na el jue­ves 7 de sep­tiem­bre.

“La pe­lí­cu­la es más so­bre la amis­tad que otra co­sa”, acla­ra Vi­la, que se en­fo­có en la re­la­ción ca­si de her­ma­nos en­tre Piaz­zo­lla y Jo­sé Pons, un ar­qui­tec­to men­do­cino que vi­vió par­te de su vi­da en Fran­cia y al­ber­gó en su ca­sa, ade­más de a As­tor, a mu­chos ar­tis­tas ar­gen­ti­nos co­mo Mer­ce­des Sosa, Atahual­pa Yu­pan­qui o Jairo.

Fue mien­tras fil­ma­ba su do­cu­men­tal so­bre “La Ne­gra” que Vi­la en­con­tró de ca­sua­li­dad un archivo iné­di­to so­bre el crea­dor de Adiós No­nino. “Me en­con­tré con Jac­que­li­ne Pons -es­po­sa de Jo­sé- en Pa­rís y me en­tre­gó un archivo in­creí­ble: el in­ter­cam­bio de co­rres­pon­den­cia en­tre As­tor y Jo­sé, unas fotos in­creí­bles, fil­ma­cio­nes en Sú­per 8, y una his­to­ria que pen­sé que me­re­cía ser con­ta­da”, cuen­ta.

De ahí que la pe­lí­cu­la con­ten­ga gra­ba­cio­nes ca­se­ras de Piaz­zo­lla in­ter­pre­tan­do Vol­ver oba­la­da pa­ra mi muer­te en el de­par­ta­men­to pa­ri­sino de los Pons en la ca­lle Des­car­tes 16, que en tiem­pos de dic­ta­du­ra mi­li­tar, mu­chos ar­gen­ti­nos exi­lia­dos uti­li­za­ban co­mo em­ba­ja­da pa­ra­le­la.

“A As­tor no le gus­ta­ba to­car en pú­bli­co. Eso mues­tra la co­mo­di­dad que sen­tía con los Pons. Jo­sé era un fo­tó­gra­fo afi­cio­na­do, pe­ro con ca­li­dad pro­fe­sio­nal que se can­só de sa­car­les fotos a to­dos. Y eso nos vino bár­ba­ro pa­ra re­cons­truir esos mo­men­tos”, ex­pli­ca el di­rec­tor, que es­tá ter­mi­nan­do Numb, at the Ed­ge of the End, th­ri­ller apo­ca­líp­ti­co de co­pro­duc­ción in­ter­na­cio­nal, con Har­vey Kei­tel y Hay­den Ch­ris­ten­sen, a es­tre­nar­se a fi­nes de es­te año. -El do­cu­men­tal to­ma una pe­que­ña par­te de la vi­da de Piaz­zo­lla: su amis­tad con Jo­sé Pons. ¿Por qué te en­fo­cas­te en esa his­to­ria? pa­re­ció in­tere­san­te que una per­so­na, a los 50 años, que uno pien­sa que tie­ne su vi­da he­cha, se ha­ya “enamo­ra­do” de la amis­tad con otro cin­cuen­tón. Es un via­je ín­ti­mo pa­ra co­no­cer a un Piaz­zo­lla di­fe­ren­te, se lo mues­tra des­de otro lu­gar, no co­mo un ti­po du­ro pa­ra tra­ba­jar y ob­se­si­vo del tra­ba­jo, sino al­guien más hu­mano, más tierno, con sus vir­tu­des y sus de­bi­li­da­des. Un la­do B de Piaz­zo­lla. -Mer­ce­des Sosa, Piaz­zo­lla. ¿Có­mo creés que los ar­gen­ti­nos tra­ta­mos a nues­tro íco­nos po­pu­la­res? ¿Tus pe­lí­cu­las bus­can res­ca­tar­los del ol­vi­do? -Yo creo que lo ar­gen­ti­nos te­ne­mos co­sas her­mo­sas y te­rri­bles. Eso se tras­la­da a nues­tros ído­los. Los su­bi­mos a un pe­des­tal y así co­mo los su­bi­mos los po­de­mos ba­jar. En el ca­so de Mer­ce­des Sosa, al fi­nal de su vi­da lo­gró una ad­mi­ra­ción ca­si uná­ni­me. Y As­tor igual. Qui­zá no es tan po­pu­lar co­mo Mer­ce­des, y creo que de­be­ría es­tar en un lu­gar más al­to pa­ra los ar­gen­ti­nos, al igual que Atahual­pa. -“Piaz­zo­lla es co­no­ci­do, no es es­cu­cha­do en es­te país. Sí en Eu­ro­pa”, di­ce Ame­li­ta Baltar en el fil­me. ¿Es así? -Creo que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no tie­nen tan­tas po­si­bli­da­des de acer­car­se a su mú­si­ca. A mí me se­du­cía ha­cer una pe­lí­cu­la no só­lo pa­ra es­pe­cia­lis­tas, sino pa­ra to­dos: que la pue­dan ver quie­nes no co­noz­can al per­so­na­je y emo­cio­nar­se con su mú­si­ca.

L. THIEBERGER

Vi­la. Ya di­ri­gió “Mer­ce­des Sosa, la voz de La­ti­noa­mé­ri­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.