Có­mo per­der una for­tu­na

El ac­tor que es­tá en­tre los me­jo­res pa­gos del mun­do ven­de de­ce­nas de ca­sas. Su si­tua­ción eco­nó­mi­ca, en aler­ta.

Clarin - Spot - - Telones Y Pantallas -

Pa­re­ce un chiste, pe­ro Johnny Depp, uno de los me­jo­res pa­gos de Holly­wood, es­tá em­pe­zan­do a des­pren­der­se de sus va­lio­sas per­te­nen­cias (ha­bla­mos de sun­tuo­sos in­mue­bles) pa­ra po­der so­bre­lle­var su ali­caí­da si­tua­ción financiera, pro­duc­to de ex­cen­tri­ci­da­des y pé­si­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes. El ac­tor arran­có por el cas­ti­llo fran­cés y el pent­hou­se de Los An­ge­les. Ha­cia fi­nes del año pa­sa­do tam­bién le pu­so el car­te­li­to de “se ven­de” a la gran­ja de Ken­tucky.

To­do es­to su­ce­de mien­tras la es­tre­lla que le po­ne el cuer­po a Jack Spa­rrow en la in­ter­mi­na­ble sa­ga de Pi­ra­tas del Ca­ri­be, va a por­cen­ta­je de la re­cau­da­ción de sus pe­lí­cu­las y ya co­bró 40 mi­llo­nes de dó­la­res.

¿En­ton­ces qué pa­só? Depp vi­vía en su nu­be de fama, has­ta que en 2012, Jake Bloom y Joel Man­del, su abo­ga­do y su con­ta­dor, lo fue­ron a vi­si­tar pa­ra de­cir­le que sus gas­tos eran de­ma­sia­do alar­man­tes.

De acuer­do con Man­del, en po­co más de una dé­ca­da el ac­tor ha­bía lo­gra­do fac­tu­rar unos 600 mi­llo­nes de dó­la­res. El con­ta­dor ha­bla de “des­pil­fa­rro” y enu­me­ra una lis­ta sá­ba­na: 14 pro­pie­da­des com­pra­das y sus res­pec­ti­vos man­te­ni­mien­tos. Un pe­que­ño ar­chi­pié­la­go en las Baha­mas. Al­re­de­dor de 350.000 dó­la­res al mes pa­ra man­te­ner el ya­te.

Más de tres pa­los ver­des en suel­dos des­ti­na­dos a su ejér­ci­to de em­plea­dos y asis­ten­tes (¡unas cua­ren­ta per­so­nas!). Mi­les y mi­les que se gas­ta­ba en su com­pul­sión por las obras de ar­te. Y a es­to hay que su­mar­le las cuo­tas ali­men­ta­rias de su ex pa­re­ja, Va­nes­sa Pa­ra­dis, y de Lily-ro­se y Jack, sus hi­jos (que ade­más vi­ven en un pa­la­ce­te de 4,5 mi­llo­nes de dó­la­res). Ah, nos es­tá­ba­mos ol­vi­dan­do de los 30.000 dó­la­res que gas­ta men­sual­men­te en vi­nos.

Buen ami­go de sus ami­gos, el con­ta­dor re­cuer­da que Johnny pu­so 5,35 mi­llo­nes de dó­la­res en el fu­ne­ral de su ami­go es­cri­tor y pe­rio­dis­ta Hun­ter S. Thom­pson. Has­ta sus em­plea­dos le ad­vir­tie­ron del de­rro­che fi­nan­cie­ro, pe­ro él nunca los es­cu­chó.

Aun­que el ya­te por el que pa­gó diez mi­llo­nes ya es his­to­ria, se ve que no al­can­za. El costoso divorcio con Am­ber Heard (otros 7 pa­los) no ayu­dó.

En­tre tan­ta pá­li­da, su pi­ra­ta de la fic­ción le es­tá dan­do un po­co de oxí­geno: la quin­ta de la sa­ga es una de las pe­lí­cu­las más ta­qui­lle­ras del año en to­do el mun­do.w

En ro­jo. El con­ta­dor de Depp le ad­vir­tió que el de­rro­che se­ría fa­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.