“Si­go sien­do di­na­mi­ta pu­ra”

Pu­bli­có una autobiografía y es­tá gra­ban­do un dis­co de rock. Con­fie­sa que vio OVNIS y que se arre­pien­te de ha­ber re­cha­za­do can­tar pa­ra Piaz­zo­lla. La “Lo­ba” se rein­ven­ta.

Clarin - Spot - - Telones Y Pantallas - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com

Sue­ña ob­se­si­va­men­te con as­cen­so­res. Ele­va­do­res que no se de­tie­nen y en el pi­so cien la disparan al cie­lo, o caen es­tre­pi­to­sa­men­te con ella den­tro. Ca­ji­tas de me­tal que son te­ma de te­ra­pia. Tal vez esa sea la me­tá­fo­ra de la vi­da de Va­le­ria: na­cer y ser bau­ti­za­da Ma­ría Cris­ti­na Lan­ce­lot­ti, can­tar co­vers de Los Beatles, ven­der len­ce­ría en un lo­cal de On­ce, de­bu­tar en La Bo­ti­ca del Án­gel de Ber­ga­ra Leu­mann, com­pe­tir con La To­ya Jack­son en el Fes­ti­val Ya­maha en Ja­pón, ga­nar­le, desafiar a los mi­cro­bios y be­sar a Mi­chael Jack­son, so­nar en Ho­lan­da y Ru­ma­nia, ser Evi­ta en una ópera rock, ago­tar tic­kets en el Car­ne­gie Hall de Nue­va York, leer en The

New York Ti­mes que la su­ya es “una de las cin­co me­jo­res vo­ces de los ochen­ta”, lle­gar al Co­lón con una sin­fó­ni­ca y to­mar en­vión pa­ra nunca in­ter­ca­lar la pau­sa.

La “mas­co­ta-cá­ba­la” de la Se­lec­ción ar­gen­ti­na 1986, esa que era pós­ter en la ha­bi­ta­ción que Die­go Ma­ra­do­na com­par­tía jun­to a Pe­dro Pa­blo Pas­cu­lli en Mé­xi­co, in­ten­ta re­su­mir­se en una autobiografía de 200 pá­gi­nas (Esa ex­tra­ña

da­ma), pe­ro no le al­can­za. In­ten­sa tra­ve­sía de hem­bra ava­sa­llan­te que vio ob­je­tos vo­la­do­res no iden­ti­fi­ca­dos y re­cha­zó can­tar pa­ra As­tor Piaz­zo­lla.

No le ven­gan con el cuen­to de que es más fá­cil de­sin­te­grar un áto­mo que un pre­con­cep­to. Se au­to­pro­cla­ma roc­ke­ra y en unos días mos­tra­rá la evidencia: nue­vo dis­co de rock, con mú­si­cos de At­ta­que 77, Juan­se, GIT y Al­ma­fuer­te. Opor­tu­ni­dad pa­ra me­dir el fe­nó­meno so­no­ro/sís­mi­co que pue­den pro­vo­car Áma­me en ca­ma­ra len­ta ver­sión heavy me­tal. O Se­mi­na­re in­ter­pre­ta­do por un apa­ra­to fo­na­dor se­me­jan­te.

A los 65, “La lo­ba” au­tén­ti­ca es ella y no Sha­ki­ra. Tres hi­jos, 16 es­cue­las de co­me­dia mu­si­cal, un per­fu­me pro­pio, un ma­tri­mo­nio de ca­si una dé­ca­da y un fans club que re­sis­te des­de ha­ce 33 años. Ad­mi­te que si­gue sien­do “di­na­mi­ta pu­ra”, pe­ro el gol­pe a la man­dí­bu­la lo pro­pi­na con un da­to in­só­li­to: “De­tes­to can­tar Áma­me en cá­ma­ra len­ta”. ¿Es bro­ma? “No. Se lo di­je en la ca­ra al Paz Mar­tí­nez, au­tor. No sé si es reite­ra­ti­vo o qué me pa­sa con ese te­ma, pe­ro lo odio”, se ríe.

-La dis­ci­pli­na fue una de tus mar­cas. ¿De­jar el rock te sal­vó de una vi­da po­co dis­ci­pli­na­da?

-El rock era di­fí­cil pa­ra la mu­jer. Es­ta­ba más li­ga­do con la dro­ga, la co­mu­ni­dad, el amor li­bre. Pe­ro los que em­pe­za­mos ha­cien­do rock, lo sen­ti­mos nues­tra esen­cia. Yo man­ten­go esa re­bel­día a pe­sar de ser una adul­ta.

-¿Qué re­bel­día?

-La de lle­var­me el mun­do por de­lan­te, de­cir “no a la gue­rra, sí al amor”. No es al­go que ad­qui­rís, de­jás o to­más. El rock no es ne­ce­sa­ria­men­te ves­tir­se de roc­ke­ro. Na­ce del in­te­rior. Yo es­cu­cha­ba King Crim­son, Pink Floyd, Cream. El rock argentino era mar­gi­nal e íba­mos a can­tar a los só­ta­nos. Por eso vol­ver al rock va a dar que ha­blar. Ni los mú­si­cos que me acom­pa­ñan pen­sa­ban que yo po­día ha­cer es­to, es­tán ex­ta­sia­dos. Soy un pi­be más.

-Con­tás en tu li­bro que siem­pre vas a la­men­tar aquel ‘No’ ju­ve­nil a As­tor Piaz­zo­lla. ¿Có­mo lle­gas­te a to­mar esa de­ci­sión in­so­len­te de re­cha­zar can­tar pa­ra él?

-Yo sa­lía del rock ha­cia la ba­la­da y Piaz­zo­lla me ras­trea­ba en bo­li­ches. Me pu­so mú­si­ca a dos tan­gos her­mo­sos: Alie­na­ción y Un sá­ba­do cualquiera. Sa­bía quién era él, pe­ro no en­ten­día la di­men­sión ar­tís­ti­ca. Le di­je a Héctor Ca­va­lle­ro: “No sien­to can­tar es­to. Es­toy em­pe­za­do a desa­rro­llar una ca­rre­ra. ¿Có­mo ha­go? Me pa­re­ce que le voy a de­cir que no”. ¡Piaz­zo­lla no lo po­día creer! Me odió y des­pués me odié yo. Pe­ro no era mi mo­men­to con el tan­go. Tal vez hu­bie­ra si­do una can­tan­te de tan­go. Aun­que, de he­cho, des­pués lo fui: gra­bé un dis­co de tan­go.

-Sin mie­do a que pue­dan juz­gar­te, te arries­gás a ha­blar de OVNIS en tu li­bro...

-Sí. Pa­só. Pleno día en Mar del Pla­ta, la ima­gen era ní­ti­da y ten­go tes­ti­gos. Vi un trián­gu­lo que en las pun­tas te­nía tres ro­di­llos. Uno no pue­de ser om­ni­po­ten­te y creer­se úni­co en el uni­ver­so. ¿Có­mo no pen­sar que hay vi­da ex­tra­te­rres­tre? Yo, al me­nos, me doy la chan­ce de te­ner du­das.

-Tam­bién de­jás ver tu cos­ta­do pa­ra­nor­mal. Las se­ña­les, el jue­go de la co­pa, es­pí­ri­tus, el nú­me­ro 38 que se apa­re­ce re­cu­rren­te­men­te.

-Soy muy in­tui­ti­va. Es he­re­di­ta­rio. Mi ma­má te­nía mu­cha más in­tui­ción. Pa­sa que te­nés que dis­po­ner de tiem­po pa­ra me­ter­te en ese mun­do y desa­rro­llar­la. Una vez, ju­gan­do al jue­go de la co­pa, le pe­dí a un es­pí­ri­tu que me di­je­ra al­go y se­ña­ló el nú­me­ro 38. Des­de en­ton­ces ese nú- me­ro es mi guía y se me apa­re­ce ca­da vez que ten­go que de­fi­nir al­go bueno o ma­lo. Me aga­rra es­ca­lo­frío, pe­ro es real. Creer o re­ven­tar: esa his­to­ria que cuen­to en el li­bro apa­re­ce, sin que­rer­lo, en la pá­gi­na 38.

-Nom­brás mu­cho la pa­la­bra “lo­ba”. ¿En qué sen­ti­do te con­si­de­rás eso?

-En el sen­ti­do de aca­pa­rar a mis afec­tos co­mo la lo­ba que ama­man­ta y cui­da. Me ven co­mo mu­jer fa­tal, pe­ro no lo soy. Pa­sa que en los ochen­ta po­cas se atre­vían, la mu­jer es­ta­ba más re­sig­na­da y yo era esa lo­ba-ejem­plo pa­ra esas mu­je­res. Les de­cía con mis can­cio­nes: sal­gan a la ca­lle, no se que­den dor­mi­das, de­fien­dan lo que tie­nen que de­fen­der an­te sus pa­re­jas.

-¿Una pre­cur­so­ra del #Niu­na­me­nos?

-Al­go así. La mu­jer no tie­ne que ban­car­se ni una ca­che­ta­da. Yo ja­más su­frí vio­len­cia. Nunca fui su­mi­sa. Afron­té mi vi­da des­de jo­ven so­la. Apun­ta­la­da por mis vie­jos, pe­ro so­la. Des­de chi­ca me ma­ne­jé des­de la in­de­pen­den­cia. A los 20 me fui de ca­sa. Siem­pre fui así: cho­co con­tra la pa­red, me le­van­to y la tras­pa­so. No co­noz­co lí­mi­tes.

-Lle­gas­te a la ma­ter­ni­dad por ter­ce­ra vez sin que­rer­lo (Tais, hi­ja de su ma­ri­do, per­dió a su ma­má y ter­mi­nó vi­vien­do con Va­le­ria). ¿Có­mo fue ese pro­ce­so de ter­mi­nar sin­tien­do que los la­zos de san­gre son ape­nas un de­ta­lle?

-Si sos bue­na gen­te, Dios te pre­mia. To­da la vi­da qui­se una ne­na. La ten­go des­de los cin­co años y va a cum­plir 16. Una vez pu­se en redes so­cia­les: “Mi hi­ja del co­ra­zón”. Y una se­ño­ra me es­cri­bió y me hi­zo en­ten­der que no es del co­ra­zón. Es hi­ja. Lle­ga un mo­men­to en que no hay di­fe­ren­cia. La re­la­ción que te­ne­mos es muy de aden­tro. Ha­go co­sas por ella que no hi­ce ni por mis dos hi­jos. Por eso no me pa­re­ce mal que ha­ya fa­mi­lias for­ma­das, por ejem­plo, a tra­vés de un vien­tre su­bro­ga­do. Siem­pre que no sea por mo­da, no im­por­ta el ca­mino pa­ra for­mar una fa­mi­liaw

Una má­qui­na. “Cho­co con­tra la pa­red, me le­van­to y la tras­pa­so”, di­ce Lynch, que aho­ra va tras los de­re­chos del mu­si­cal “Sun­set Bou­le­vard”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.