Gabby, o có­mo su­pe­rar la ad­ver­si­dad

Clarin - Spot - - Con Pasión - Sil­via Fes­quet sfes­quet@cla­rin.com

De un ru­ti­na­rio tra­ba­jo co­mo em­plea­da ad­mi­nis­tra­ti­va sal­tó a la fa­ma y a una pro­fe­sión que, en ri­gor, ja­más ha­bía ape­te­ci­do. An­tes de con­ver­tir­se en la pro­ta­go­nis­ta de Pre­cious, la película que ge­ne­ró sen­sa­ción y pre­mios, Ga­bou­rey Si­di­be que­ría ser psi­có­lo­ga, y eso ha­bía em­pe­za­do a es­tu­diar: “no que­ría sal­var el mun­do -di­jo­pe­ro sí co­no­cer la men­te hu­ma­na”. Con al­gu­nos de sus mis­te­rios, o no tan­to, Gabby -na­ci­da en Brooklyn, Nue­va York- apren­dió a li­diar des­de muy tem­prano; por al­gu­na ra­zón de­ci­dió pre­sen­tar­se, esa ma­ña­na de 2007, a la au­di­ción que im­pri­mi­ría un vuel­co to­tal a su vi­da. Va­rios años an­tes, re­ga­lo de su ma­dre, ha­bía leí­do Push, de Sapp­hi­re, el li­bro so­bre el cual se ba­sa­ría el fil­me pa­ra el que iba a pro­bar­se. Lo que los pro­duc­to­res bus­ca­ban era una jo­ven ne­gra y obe­sa pa­ra en­car­nar el rol de la chi­ca mal­tra­ta­da por su ma­dre, abu­sa­da por su pa­dre, con dos hi­jos fru­to de esas vio­la­cio­nes que, a pe­sar de to­do, no ba­ja­ba los bra­zos y es­ta­ba dis­pues­ta a pe­lear por su dig­ni­dad y por su fu­tu­ro. A esa pri­me­ra prue­ba si­guió una se­gun­da, ape­nas al día si­guien­te, tan en­tu­sias­ma­dos es­ta­ban con lo que Gabby ha­bía lo­gra­do. En me­nos de vein­ti­cua­tro ho­ras, el pa­pel era su­yo.

Con­tra­ria­men­te a lo que po­dría pen­sar­se, no fue­ron tan­to las se­me­jan­zas cuan­to las di­fe­ren­cias en­tre Ga­bou­rey y Pre­cious, el per­so­na­je de la película, lo que más in­ci­dió en la de­ci­sión de con­tra­tar­la, se­gún di­jo la au­to­ra del li­bro a El País: “Ha­bía ac­tri­ces con his­to­rias per­so­na­les du­ras que cum­plían los re­qui­si­tos fí­si­cos, pe­ro se des­mo­ro­na­ban con el guión. Gabby tie­ne muy po­co que ver con el per­so­na­je: no es­tá de­pri­mi­da ni tie­ne di­fi­cul­tad pa­ra ha­blar, no es hos­til ni in­tro­ver­ti­da”. Es es­to, pre­ci­sa­men­te, lo que pa­ra la gran ma­yo­ría lla­ma la aten­ción. Y es es­to, pre­ci­sa­men­te, lo que en­fu­re­ce a Gabby, tal co­mo lo ex­pre­só en su im­pac­tan­te dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to en la en­tre­ga de los pre­mios Glo­ria que la Fun­da­ción Ms. pa­ra las Mu­je­res or­ga­ni­zó, tres años atrás, en Nue­va York. Ya ha­bían pa­sa­do las no­mi­na­cio­nes al Os­car y al Glo­bo de Oro co­mo Me­jor ac­triz, el Pre­mio In­de­pen­dent Spi­rit en la mis­ma ca­te­go­ría, el del Sin­di­ca­to de Ac­to­res y otra serie de re­co­no­ci­mien­tos por esa, su pri­me­ra película cuan­do, fir­me y de­ci­di­da, lan­zó ca­si un ma­ni­fies­to:“una de las pri­me­ras co­sas que ge­ne­ral­men­te la gen­te me pre­gun­ta es, ‘¿Ga­bou­rey, có­mo sos tan se­gu­ra?’. Odio que lo ha­gan. Siem­pre me di­go si se­rá eso lo pri­me­ro que le pre­gun­ten a Rihan­na. Sé que no. Pe­ro a mí, con la mis­ma in­cré­du­la des­con­fian­za, me lo pre­gun­tan una y otra vez. La ver­dad, no es fá­cil. Es du­ro ves­tir­se pa­ra ca­da al­fom­bra ro­ja sa­bien­do que ha­brá bur­las por mi pe­so, ima­gi­nan­do las bro­mas fe­ro­ces en Twit­ter, pre­gun­tan­do si el úl­ti­mo te­rre­mo­to se pro­du­jo por­que sa­lí co­rrien­do de­trás de un ca­rri­to de pan­chos. Ca­da vez que me en­tre­vis­ta una pe­rio­dis­ta de mo­da, veo en sus ojos la pre­gun­ta: ‘¿Có­mo ha­ce pa­ra li­diar con ese cuer­po?’”. Fren­te a un au­di­to­rio pro­fun­da­men­te con­mo­vi­do, Gabby ex­pli­có en­ton­ces có­mo lo ha­cía. “Creo tan­to en mí - di­jo- por­que nun­ca na­die más lo hi­zo”. Con­tó có­mo su pa­dre re­cri­mi­na­ba a su her­mano por no po­der ha­cer so­lo la ta­rea co­mo sí lo ha­cía Gabby, pe­ro sin fe­li­ci­tar­la a ella ja­más por eso, en­fa­ti­zan­do en cam­bio cuan or­gu­llo­so se sen­ti­ría él si ella lo­gra­ra adel­ga­zar. Y con­tó tam­bién có­mo su ma­dre, obe­sa ella mis­ma en la ado­les­cen­cia, que sí la com­pren­día-, es­ta­ba tan ate­rra­da por lo que le aguar­da­ba a su hi­ja con su pe­so que lo úni­co que ha­cía era re­tar­la por ello. In­com­pren­di­da en el co­le­gio, sin en­con­trar en su ca­sa la con­fian­za que tan­to ne­ce­si­ta­ba, Gabby en­ten­dió muy tem­prano que só­lo con­ta­ba con­si­go mis­ma pa­ra sa­lir ade­lan­te. Hoy, con va­rios ki­los me­nos y éxi­to en la vo­ca­ción que des­cu­brió por ca­sua­li­dad, agra­de­ce a to­dos aque­llos que tan­tas ve­ces le di­je­ron que era ho­rri­ble: de no ha­ber si­do por eso, ja­más hu­bie­ra bus­ca­do su pro­pia be­lle­za.w

“Sue­len pre­gun­tar­me por qué soy tan se­gu­ra: creo tan­to en mí por­que nun­ca na­die más lo hi­zo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.