En­con­trar la pro­pia voz

El mú­si­co ar­gen­tino se pre­sen­ta hoy y ma­ña­na en el CCK, con im­pro­vi­sa­cio­nes y nue­vas com­po­si­cio­nes.

Clarin - Spot - - Música - Fe­de­ri­co Mon­jeau fe­de­ri­co­mon­jeau@cla­rin.com

El pia­nis­ta y com­po­si­tor Gustavo Bey­tel­mann se pre­sen­ta­rá hoy y ma­ña­na a la 20 en el CCK, en dos for­ma­tos o es­ti­los di­fe­ren­tes. Hoy se­rá el turno de Cor­ta dis­tan­cia, la ins­pi­ra­da im­pro­vi­sa­ción so­bre tan­gos clá­si­cos que gra­bó en 2008 con el gui­ta­rris­ta Cé­sar An­ge­le­ri y mú­si­cos in­vi­ta­dos co­mo el can­tor Nés­tor Ba­sur­to, el vio­li­nis­ta Pa­blo Agri y el ban­do­neo­nis­ta Pa­blo Mai­net­ti.

El de ma­ña­na se­rá un pro­gra­ma más “es­cri­to”. Bey­tel­mann pre­sen­ta­rá una serie de obras pro­pias pa­ra dis­tin­tas for­ma­cio­nes: en piano so­lo, en dúo con vio­lín, con cuar­te­to de cuer­das y con or­ques­ta de cá­ma­ra, en com­pa­ñía de so­lis­tas Ho­ra­cio Ro­mo en ban­do­neón, Ma­riano Rey en cla­ri­ne­te y Pa­blo Agri en vio­lín (y en la di­rec­ción de la Ca­me­ra­ta Ar­gen­ti­na).

Am­bas fa­ce­tas -la del com­po­si­tor con­tem­po­rá­neo y la del im­pro­vi­sa­dor re­pen­tis­ta- hoy con­vi­ven sin con­flic­tos en la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca de Bey­tel­mann, aun­que se­gún el au­tor no siem­pre es­to fue así. “En una épo­ca -ex­pli­ca el mú­si­co- esas fa­ce­tas no se to­ca­ban y es­ta­ban muy se­pa­ra­das. Yo tu­ve un mo­de­lo de mú­si­co al que por mil ra­zo­nes no pu­de lle­gar; y en cuan­to a la pu­re­za ét­ni­ca de la mú­si­ca, me cos­tó acep­tar que soy un hí­bri­do. Me hu­bie­ra re­sul­ta­do más fa­cil acep­tar­lo a los 20 años y ha­cer de eso una vi­da. Pe­ro me lle­vó el do­ble.”

En cier­ta for­ma, el mú­si­co pa­re­cía des­pre­ciar su do­nes. “Im­pro­vi­sar era muy fá­cil pa­ra mí, pe­ro me pa­re­cía una ac­ti­vi­dad un tan­to des­pre­cia­ble, co­mo la car­ne pa­ra el pu­che­ro que, en los ‘50, los car­ni­ce­ros re­ga­la­ban a los po­bres. Me lle­vó mu­cho tiem­po en­ten­der que era una po­si­bi­li­dad mu­si­cal in­tere­san­te te­ner el don de po­der ha­cer­lo. Cuan­do des­cu­brí eso co­men­cé a tra­tar de en­con­trar pa­sa­di­zos en­tre lo es­cri­to y lo oral, en­tre lo es­cri­to y la me­mo­ria, en­tre lo es­cri­to y lo fí­si­co, y co­men­zó a ser una bus­que­da in­te­lec­tual, que no se ma­ni­fes­tó en tra­ta­dos sino en la mú­si­ca. Ese tra­ta­do soy yo, es­tos son mis diez de­dos y es­ta es mi ca­be­za.”

En un mo­men­to, la im­pro­vi­sa­ción se trans­for­mó en “un ar­ma”, di­ce Bey­tel­mann. “Ahí gra­bé Si­ga­mos (el re­gis­tro de un con­cier­to con im­pro­vi­sa­cio­nes en piano so­lo en el Co­lón), don­de hay una es­truc­tu­ra in­te­lec­tual que sos­tie­ne la im­pro­vi­sa­ción. Por­que tam­bién eso es­tá pen­sa­do. Ahí sí ya me sen­tí uno y no dos”.

Bey­tel­mann con­si­de­ra que ese pro­ce­so de “uni­fi­ca­ción” se dio en Fran­cia y que tal vez, de ha­ber­se que­da­do en la Ar­gen­ti­na, las co­sas ha­brían si­do di­fe­ren­tes. “En Fran­cia me di cuen­ta de que mi na­tu­ra­le­za ten­día mu­cho más a la bus­que­da de mi pro­pia voz que a la de una es­té­ti­ca.”

En cuan­to al con­cier­to del sá­ba­do, di­ce Bey­tel­mann: “Es un re­pe­to­rio co- mún, que fre­cuen­ta­mos y tra­ta­mos de en­con­trar una ma­ne­ra al me­nos viva de po­der re­pe­tir­lo, no con­di­cio­na­dos por la his­to­ria sino por lo que es nues­tro gus­to.”w

Bey­tel­mann. Com­po­si­tor y re­pen­tis­ta, hoy y ma­ña­na en el CCK.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.