Un pa­seo por el Del­ta, de no­che y en ka­yak

Una ma­ne­ra muy di­fe­ren­te de re­co­rrer ríos y arro­yos: se dis­fru­ta el pai­sa­je y de pa­so se ha­ce ejer­ci­cio...

Clarin - Spot - - El Probador - Pa­blo Va­ca pva­ca@cla­rin.com

Hay al­go hip­nó­ti­co en el remar. El chas­qui­do de la pa­la con­tra la su­per­fi­cie, el ba­lan­ceo rít­mi­co de bra­zos y hom­bros, la re­sis­ten­cia del agua al mo­vi­mien­to del re­mo. Po­co a po­co, la ac­ti­vi­dad lle­va a un tran­ce. Más cuan­do se rea­li­za de no­che, y só­lo se ven som­bras y con­tor­nos, sin sor­pre­sas pa­ra los ojos. Es em­bria­gan­te la sen­sa­ción. Has­ta que un sex­to sen­ti­do in­di­ca que no to­do an­da bien. La men­te sale del le­tar­go, las alar­mas in­ter­nas se en­cien­den y sí: los pi­lo­tes de un mue­lle ele­va­do, de esos que hay mi­les en el Ti­gre, es­tán de­ma­sia­do cer­ca. La co­li­sión es inevitable. Re­mo en re­ver­sa, adiós al rit­mo, ho­la al so­fo­cón y… ¿dón­de ha­brá que­da­do mi paz in­te­rior? Di­fí­cil la cien­cia del man­tra pa­ra el re­me­ro no­va­to.

Es­ta­mos en el Del­ta del Ti­gre, de no­che, y el bo­te so­bre el que re­ma­mos es un ka­yak de tra­ve­sía, en es­te caso, pa­ra tres per­so­nas. Se tra­ta de una sa­li­da de cua­tro ho­ras y me­dia en to­tal, que arran­ca a las 19 en Pa­seo de la Vic­to­ria 50, don­de una do­ce­na de ex­cur­sio­nis­tas con dis­tin­tos gra­dos de ex­pe­rien­cia (ce­ro, en al­gu­nos ca­sos) en el ar­te del re­mo nos en­con­tra­mos dis­pues­tos a una ve­la­da de sá­ba­do di­fe­ren­te.

Que­da cla­ro que el ele­men­to esen- cial pa­ra la su­per­vi­ven­cia aquí no es el cha­le­co sal­va­vi­das sino el re­pe­len­te de mos­qui­tos. Quien no se ro­cíe con ge­ne­ro­si­dad, se ex­po­ne a mo­rir de­san­gra­do por esas im­pia­do­sas ali­ma­ñas vo­la­do­ras, que al­can­zan en es­ta zo­na ta­ma­ños sor­pren­den­tes. Ade­más, con­vie­ne ves­tir­se có­mo­do, pe­ro có­mo­do pa­ra mo­jar­se, lo que se­rá inevitable. Es de­cir, en un ex­tre­mo de la in­co­mo­di­dad es­ta­rá traer­se ese pu­ló­ver de la­na ad­qui­ri­do en Ba­ri­lo­che du­ran­te el via­je de egre­sa­dos, cu­yo se­ca­do pue­de de­man­dar una quin­ce­na, y en el otro una re­me­ra dry fit, que de­ja pa­sar la trans­pi­ra­ción y se se­ca en ins­tan­tes. Lo mis­mo pa­ra el cal­za­do: van bien las ojo­tas o las Crocs, van mal las All Star rojas con me­dias de al­go­dón.

Tam­bién al co­mien­zo co­no­ce­re­mos a Pa­tri­cio Red­man (54), ins­truc- tor con más de 30 años de ex­pe­rien­cia en es­to del ka­yak y quien nos guia­rá a lo lar­go de la no­che. Por lo pron­to, re­par­te de ma­ne­ra equi­ta­ti­va a no­va­tos y ve­te­ra­nos en bo­tes do­bles o tri­ples (él y su ayu­dan­te, Die­go Agui­rre, van en in­di­vi­dua­les) y nos cru­za de a pa­res has­ta la otra ori­lla del río Lu­ján, que es la 9 de Ju­lio del Ti­gre, por don­de na­ve­gan bar­cos que des­de el ka­yak se ven enor­mes: es co­mo ir en ska­te al la­do de un ca­mión.

Una vez to­dos a sal­vo so­bre el arro­yo Ful­mi­nan­te, lle­gan las ins­truc­cio­nes de se­gu­ri­dad. Hay que ir en fi­la, so­bre la mano de­re­cha, aten­tos a que nun­ca fal­ta un sa­la­me sin luz que va rá­pi­do en lan­cha (igual que en las ca­lles por­te­ñas). Nos dan una lin­ter­na fron­tal de ca­be­za y nos en­gan­chan una luz ro­ja de po­si­ción, ti­ti­lan­te, al cha­le­co sal­va­vi­das.

Un pá­rra­fo apar­te es pa­ra quie­nes es­tén en el asien­to tra­se­ro de ca­da ka­yak: ellos se­rán res­pon­sa­bles de la di­rec­ción del bo­te. El fa­mo­so ti­mo­nel. Bá­si­ca­men­te, si uno “cla­va” la pa­la del re­mo a la de­re­cha, el ka­yak gi­ra­rá ha­cia allí, pe­ro ojo que si uno re­ma fuer­te so­lo con la de­re­cha se do­bla­rá a la iz­quier­da. Ade­más, si la “cla­va” de­ma­sia­do, fre­na. Y co­mo se des­cu­bri­rá a la bre­ve­dad, una vez que se ven­ce a la iner­cia y se aga­rra ve­lo­ci­dad es una co­sa, pe­ro “arran­car” es otra. “Arran­car” to­do el tiem­po por­que el ti­mo­nel equi­vo­có la di­rec­ción o fre­nó de más es ga­ran­tía de des­truc­ción de bí­ceps, hom­bros, ab­do­mi­na­les y otros. En­ci­ma, si hay que ha­cer mar­cha atrás (cuan­do co­mo con­ta­ba al prin­ci­pio, uno es­tá a pun­to de co­li­sio­nar con- tra un mue­lle) la co­sa se vuel­ve mu­cho más com­pli­ca­da y el inex­per­to co­mo uno siem­pre ten­de­rá a remar pa­ra el la­do opues­to al de­bi­do.

Así que co­mien­za la tra­ve­sía pro­pia­men­te di­cha. Una pri­me­ra ho­ra y me­dia de re­mo non stop que es el co­ra­zón de la aven­tu­ra. Y lo pri­me­ro que sor­pren­de, co­mo nos su­ce­de siem­pre a aque­llos que va­mos al Ti­gre ca­da tan­to, es vol­ver a des­cu­brir que a ape­nas una ho­ra del cen­tro por­te­ño exis­ta es­te lu­gar ma­ra­vi­llo­so, no vir­gen pe­ro ca­si. Y si­len­cio­so (de no­che).

En­tre re­ma­da y re­ma­da, va­mos por el arro­yo Gam­ba­do, pa­sa­mos por la ca­sa mu­seo de Ha­rol­do Con­ti, cru­za­mos el río Sar­mien­to (de unos 150 me­tros de an­cho), na­ve­ga­mos por el ca­nal Ram­pa­ni, otro ra­to por el Abra Vie­ja y al lle­gar al res­tau­ran­te Bei­ja Flor pe­ga­mos la vuel­ta has­ta el Sar­mien­to, don­de atra­ca­mos en la ba­se de Red­man. Jus­to a tiem­po, por­que a es­ta al­tu­ra, el do­lor en el co­xis (por lla­mar­lo de una ma­ne­ra ele­gan­te) es­tá a pun­to de ha­cer­me llo­rar.

Un par de ham­bur­gue­sas re­pa­ra­do­ras (hay op­ción pa­ra ve­ge­ta­ria­nos tam­bién), una fo­ga­ta bien­ve­ni­da, ca­fé y tor­ta de pos­tre, char­la con los com­pa­ñe­ros so­bre las dis­tin­tas pe­ri­pe­cias de la sa­li­da y de vuel­ta al ka­yak, aun­que la ma­yor par­te de no­so­tros da­ría su reino por un mo­tor que nos re­le­ve de la trac­ción a san­gre.

Una me­dia ho­ra más de re­ma­da nos de­po­si­ta­rá en el mis­mo lu­gar del que par­ti­mos, con la sen­sa­ción de que es­tas co­sas ha­bría que ha­cer­las mu­cho más se­gui­do: hacen bien a la ca­be­za. Ase­gu­ran, tam­bién, que al cuer­po. En un par de días, cuan­do se me va­ya es­ta ago­nía que me im­pi­de le­van­tar los bra­zos, les cuen­to.w

Más fá­cil de a tres. El cro­nis­ta, en el me­dio, acom­pa­ña­do por Ce­ci­lia Krall (36) y Gui­ller­mo Chu­lak (41). Los ka­yaks de tra­ve­sía son ági­les y es­ta­bles.

El grupo. La “flo­ta” de ka­yaks avan­za: no ha­ce fal­ta sa­ber remar pa­ra ha­cer la ex­cur­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.