El No­bel que quie­re unir las le­tras del Sur

Con su ya exi­to­sa cá­te­dra en el país bus­ca­rá im­pul­sar la li­te­ra­tu­ra na­cio­nal en Aus­tra­lia y Su­dá­fri­ca. “Cuen­tos mo­ra­les”, su nue­vo li­bro.

Clarin - Spot - - Cultura - Ma­tías Se­rra Brad­ford mse­rra­brad­ford@cla­rin.com

El Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra John M. Coetzee ha es­ta­ble­ci­do con la Ar­gen­ti­na una re­la­ción par­ti­cu­lar. Vie­jo lec­tor de Jor­ge Luis Bor­ges, aho­ra in­cor­po­ró otro fa­na­tis­mo lo­cal: el de la no­ve­la Za­ma, de An­to­nio Di Be­ne­det­to, ya un clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra na­cio­nal. En enero de es­te año, Coetzee pu­bli­có so­bre es­te li­bro in­com­pa­ra­ble un lar­go y elo­gio­so en­sa­yo en la re­vis­ta New York Re­view of Books. Allí sub­ra­ya la in­fluen­cia de Bor­ges so­bre Di Be­ne­det­to, re­cuer­da la in­vi­ta­ción que le ex­ten­die­ra el pri­me­ro al se­gun­do pa­ra dic­tar una con­fe­ren­cia en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, y la pos­te­rior fir­ma del au­tor de Fic­cio­nes pa­ra que la dic­ta­du­ra mi­li­tar li­be­ra­ra a Di Be­ne­det­to. Fue­ron die­ci­ocho los me­ses que pa­só Di Be­ne­det­to en el ser­vi­cio pe­ni­ten­cia­rio de La Pla­ta, en el que fue mal­tra­ta­do bru­tal­men­te y que de­ja­ría en él se­cue­las im­po­si­bles de bo­rrar.

Di­cho sea de pa­so, Coetzee se ha in­tere­sa­do por la si­tua­ción de las cár­ce­les en nues­tro país, y ha par­ti­ci­pa­do en más de una opor­tu­ni­dad en ta- lle­res de es­cri­tu­ra des­ti­na­dos a al­gu­nos in­ter­nos del pe­nal de Jo­sé León Suá­rez. A pun­to de par­ti­ci­par en un co­lo­quio de­di­ca­do a la lec­tu­ra de su obra en La­ti­noa­mé­ri­ca, el escritor sud­afri­cano mos­tró cu­rio­si­dad por la adap­ta­ción de Za­ma al cine, di­ri­gi­da por Lu­cre­cia Mar­tel, con quien tu­vo una in­ten­sa con­ver­sa­ción du­ran­te la úl­ti­ma edi­ción de la Fe­ria del Li­bro en Bue­nos Ai­res.

Ha­ce unos días, el au­tor de las no­ve­las Vi­da y épo­ca de Mi­chael K., Des­gra­cia, Eli­za­beth Cos­te­llo y el más re­cien­te Los días de Je­sús en la es­cue­la, dia­lo­gó con Cla­rín co­mo una pro­lon­ga­ción de aque­lla con­ver­sa­ción y co­mo una aper­tu­ra de nue­vas puer­tas. - Creó con éxi­to un puen­te Sur-sur a lo lar­go de los cin­co años de su Cá­te­dra Coetzee en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de San Mar­tín (Un­sam). Y se ven los pri­me­ros frutos: se ha es­ta­ble­ci­do una be­ca con re­si­den­cia en Ade­lai­da y Síd­ney (Pe­dro Mai­ral es el pri­mer re­cep­tor) y un pri­mer li­bro se tra­du­jo y edi­tó en Aus­tra­lia, de Ma­ria­na Di­mó­pu­los. ¿Cuá­les son los pró­xi­mos pa­sos? - Me gus­ta­ría fo­men­tar más con­tac­tos aca­dé­mi­cos en­tre los crí­ti­cos li­te­ra­rios y los es­tu­dio­sos de la Ar­gen­ti­na, por un la­do, y Aus­tra­lia y Su­dá­fri­ca, por otro. Es­tos tres paí­ses del sur, an­ti­guas co­lo­nias de po­ten­cias eu­ro­peas, tie­nen his­to­rias que en mu­chos as­pec­tos son pa­ra­le­las. Al mis­mo tiem­po, me gus­ta­ría crear más con­cien­cia en am­bos paí­ses an­glo­par­lan­tes de la ri­que­za de la li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na. Los es­cri­to­res aus­tra­lia­nos y sud­afri­ca­nos apren­die­ron mu­cho de Jor­ge Luis Bor­ges, pe­ro hay po­co co­no­ci­mien­to de los es­cri­to­res de las ge­ne­ra­cio­nes si­guien­tes. Por eso, veo con agra­do la vi­si­ta de Pe­dro Mai­ral a Aus­tra­lia y es­pe­ro ver que es­cri­to­res de Aus­tra­lia via­jen a la Ar­gen­ti­na ba­jo los aus­pi­cios de un pro­gra­ma anun­cia­do por el Mal­ba. - El año que vie­ne pu­bli­ca­rá Cuen­tos

mo­ra­les, que alu­de a un for­ma­to clá­si­co y a te­mas clá­si­cos co­mo la de­bi­li­dad hu­ma­na, los pe­ca­dos y los de­fec­tos. ¿Una iro­nía so­bre el po­der edi­fi­can­te de la li­te­ra­tu­ra en una era de me­dios so­cia­les y strea­ming? - Sí, hay cier­ta iro­nía en dar­le un tí­tu­lo tan del si­glo XVIII a un li­bro nue­vo. En bre­ve, se­rá pu­bli­ca­do por El Hi­lo de Ariad­na, an­tes de su edi­ción en in­glés. Pe­ro los cuen­tos efec­ti­va­men­te tie­nen un fuer­te acen­to mo­ral. En par­ti­cu­lar, se cen­tran en las re­la­cio­nes en­tre los se­res hu­ma­nos y los ani­ma­les –no tan­to en los de­re­chos del ani­mal, con­cep­to con res­pec­to al cual ten­go mis re­ser­vas, co­mo en nues­tros de­be­res res­pec­to de los ani­ma­les-. En el fu­tu­ro pró­xi­mo, es­tos de­be­res se­rán de ca­rác­ter mo­ral más que po­lí­ti­co. - Lle­va va­rios años apo­yan­do ta­lle­res de es­cri­tu­ra en las cár­ce­les ar­gen­ti­nas pa­ra el pro­gra­ma de la Un­sam… ¿De qué ma­ne­ra cree que ayu­da a los in­ter­nos? ¿Qué le brin­da es­ta ex­pe- rien­cia en lo que ha­ce a la crea­ción y la per­cep­ción? - No me ha­go ilu­sio­nes so­bre lo que pue­den lo­grar las vi­si­tas in­ter­mi­ten­tes de es­cri­to­res pa­ra ayu­dar a las per­so­nas en­car­ce­la­das. Sin em­bar­go, ha­cer un po­co es me­jor que no ha­cer na­da. Si­go con­ven­ci­do de que po­der ex­pre­sar nues­tros sen­ti­mien­tos de ma­ne­ra sim­bó­li­ca (en con­tra­po­si­ción a ex­pre­sar­los por me­dio de la ac­ción fí­si­ca) nos da una sen­sa­ción de con­fian­za en el mun­do de hoy. - La gen­te so­lía creer –por ejem­plo en lo que se re­fie­re a Al­fred Hitch­cock­que una ma­la no­ve­la ha­ce una bue­na pe­lí­cu­la. Ca­sos co­mo

Des­gra­cia y Za­ma pa­re­cen des­men­tir esa idea… - Las bue­nas no­ve­las son di­fí­ci­les de fil­mar por­que en una bue­na no­ve­la to­das las par­tes es­tán fir­me­men­te in­te­gra­das y es di­fí­cil de­jar al­go afue­ra. Las ma­las no­ve­las no pre­sen­tan es­te pro­ble­ma. En lí­neas ge­ne­ra­les, una pe­lí­cu­la de dos ho­ras es in­ca­paz de trans­fe­rir a su me­dio la to­ta­li­dad de una no­ve­la im­por­tan­te. Por ese mo­ti­vo, un film ba­sa­do en una no­ve­la cor­ta o in­clu­so en un cuen­to re­sul­ta­rá más sa­tis­fac­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.