Có­mo ha­blar de por­no­gra­fía sin ser por­no­grá­fi­co

La se­rie so­bre la Nue­va York de los ‘70, con Ja­mes Fran­co y Mag­gie Gy­len­hall, se es­tre­na esta no­che por HBO.

Clarin - Spot - - Televisión - Sil­via Maes­trut­ti Especial para Cla­rín

Como se tra­ta de una se­rie so­bre el ini­cio de la in­dus­tria de la por­no­gra­fía en la Nue­va York de los ‘70, Ja­mes Fran­co bro­mea con que tu­vo que ver mu­cho porno ex­plo­ran­do sus ro­les en The Deu­ce, que es­tre­na hoy a las 21 en HBO.

No­mi­na­do a un Os­car por la pe­lí­cu­la 127 Ho­ras, ya tie­ne un Glo­bo de Oro y una no­mi­na­ción al Emmy por una an­te­rior par­ti­ci­pa­ción te­le­vi­si­va, cuan­do hi­zo de Ja­mes Dean en la mi­ni­se­rie de ese nom­bre de 2001, en los ini­cios de su ca­rre­ra.

Fran­co ha­bla bien de la TV ac­tual, por­que al te­ner me­nos ca­pí­tu­los por tem­po­ra­da pue­de ex­plo­rar mejor el arco na­rra­ti­vo de su per­so­na­je y te­ner la po­si­bi­li­dad de ha­cer bue­nas es­ce­nas. “Eso lo apren­dí de Jack Ni­chol­son, que de­cía que bas­tan tres bue­nas lí­neas de diá­lo­go y una gran es­ce­na para ser fe­liz como ac­tor. Coin­ci­do ple­na­men­te, no se ne­ce­si­ta más”.

En esta se­rie tie­ne gran­des po­si- bi­li­da­des de lu­cir­se, ya que le to­ca in­ter­pre­tar a dos her­ma­nos ge­me­los, Vin­cent y Fran­kie Mar­tino, muy pa­re­ci­dos fí­si­ca y es­ti­lís­ti­ca­men­te, for­za­dos por una deu­da con la ma­fia de la fa­mi­lia Gam­bino a par­ti­ci­par haciendo de fren­te en el ne­go­cio, en los pri­me­ros in­ten­tos de cine por­no­grá­fi­co.

“Por esa épo­ca ex­plo­ta­ba Gar­gan­ta pro­fun­da. Era un cine bas­tan­te naif en sus co­mien­zos, muy inocen­te com­pa­ra­do con lo que se ve aho­ra en in­ter­net”, aco­ta. Para ilus­trar eso, cuen­ta que en el se­gun­do ca­pí­tu­lo, que él di­ri­ge, apa­re­ce una pe­lí­cu­la lla­ma­da

Boys in the Sand, que lle­gó en su mo­men­to a te­ner una bue­na crí­ti­ca en la re­vis­ta Va­riety. “Se no­ta que que­rrían ha­cer al­go ar­tís­ti­co” di­ce.

No era di­fí­cil en­con­trar ins­pi­ra­ción en el buen cine de la épo­ca, con tí­tu­los como El con­for­mis­ta, de Bernardo Ber­to­luc­ci, y Di­vi­ne, de John Wa­ters, que aso­man en las mar­que­si­nas de la vie­ja ca­lle 42 de Man­hat­tan (ver

Re­ce­tas para...), re­crea­da a la per­fec­ción por los pro­duc­to­res eje­cu­ti­vos de la se­rie, Da­vid Simon (The Wi­re)y

Geor­ge Pe­le­ca­nos (Tre­me).

Fran­co re­cuer­da que lo úni­co que le in­tere­sa­ba era po­der tra­ba­jar con Simon, el crea­dor de The Wi­re, una de sus se­ries fa­vo­ri­tas. Y en cuan­to a di­ri­gir­se mien­tras in­ter­pre­ta dos pa­pe­les, ti­ra otro nom­bre fa­mo­so y di­ce que si­guió el con­se­jo que le dio Br­yan Crans­ton, de Brea­king Bad:

“Pri­me­ro ha­cés todo el tra­ba­jo de di­rec­tor, y cuan­do te­nés la to­ma lis­ta, vas y te po­nés en­fren­te de la cá­ma­ra”.

Vin­cent, ba­sa­do en un el so­bre­vi­vien­te de unos me­lli­zos que sir­vie­ron de ba­se a la historia (y que ter­mi­nó mu­rien­do an­tes de po­der ver el es­treno) es bar­man, y al ini­cio de la se­rie, en el 71, se se­pa­ra de su es­po­sa y co­mien­za una re­la­ción con una chi­ca bien, es­tu­dian­te de de­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, que bus­ca pro­ble­mas. Su her­mano Fran­kie es un ju­ga­dor em­pe­der­ni­do y sus deu­das con la ma­fia los lle­va­rán a am­bos a me­ter­se en negocios tur­bios.

Sus per­so­na­jes vi­ven en la no­che y Ja­mes Fran­co le ci­ta a Cla­rín las pe­lí­cu­las de la épo­ca en las que bus­có Ins­pi­ra­ción: Ta­xi Dri­ver y Sér­pi­co.

La sor­pren­den­te Candy

Mag­gie Gy­len­hall no lle­gó a The Deu­ce por la fa­ma de sus crea­do­res como su co­le­ga, sino por­que con­fia­ba ple­na­men­te en la di­rec­to­ra del pi­lo­to, Mi­che­lle Ma­cla­ren, quien su­po ven­der­le bas­tan­te bien el rol de pros­ti­tu­ta que iba a in­ter­pre­tar en la se­rie.

En un uni­ver­so noc­turno y pe­li­gro­so po­bla­do de pros­ti­tu­tas y pimps, a ella le to­ca ser una pros­ti­tu­ta que se nie­ga a ser re­pre­sen­ta­da por un pro­xe­ne­ta. “El di­ne­ro que ha­go con mi pussy es solo mío”, le di­ce a uno de entrada. Ade­más de mo­no­tri­bu­tis­ta del se­xo, Candy es tam­bién ma­dre y jun- ta el di­ne­ro para de­jár­se­lo a sus pa­dres, quie­nes le es­tán cui­dan­do el hi­jo. Cuan­do lo va a vi­si­tar es cuan­do se sa­ca la pe­lu­ca ru­bia y se con­vier­te en Ei­leen Me­rrell.

Gy­llen­haal, la Ra­chel de Bat­man, el ca­ba­lle­ro de la no­che, tie­ne igual que Ja­mes Fran­co una no­mi­na­ción al Os­car (por Lo­co co­ra­zón) y re­ci­bió Glo­bo de Oroe y no­mi­na­ción al Emmy por su an­te­rior par­ti­ci­pa­ción te­le­vi­si­va, en la se­rie The Ho­nou­ra­ble Wo­man, de 2014.

La actriz es fe­mi­nis­ta y eso le gus­tó de su per­so­na­je, que fue­ra in­de­pen­dien­te, que tu­vie­ra as­pi­ra­cio­nes ar­tís­ti­cas y que pen­sa­ra en ha­cer negocios. Por eso, por­que se subió a bor­do cuan­do só­lo ha­bía un par de ca­pí­tu­los es­cri­tos, qui­so con­ver­tir­se en pro­duc­to­ra, para ase­gu­rar­se de que no iba a ha­ber sor­pre­sas.

“Sé que mi cuer­po es re­que­ri­do, pe­ro quie­ro sa­ber si es­tás tam­bién in­tere­sa­do en mi men­te”, re­cuer­da ha­ber­le di­cho a Da­vid Simon en su primera reunión de tra­ba­jo. Ya en La se­cre­ta­ria , jun­to a Ja­mes Spa­der, ha­bía in­ter­pre­ta­do un per­so­na­je ju­ga­do y eró­ti­co. Esta vez lo úni­co que que­ría es no caer en el es­te­reo­ti­po.

Po­bre Simon, en la se­gun­da reunión di­ce ha­ber­le su­ge­ri­do que que­ría te­ner una bue­na es­ce­na de mas­tur­ba­ción, para que no todo fue­ra se­xo pau­ta­do y po­der mos­trar cuá­les eran sus de­seos. “Y me vi­nie­ron con una es­ce­na su­bli­me. Me siento em­pon­de­ra­da de po­der mos­trar a una mu­jer que es due­ña de su se­xo”, elo­gia la actriz, quien an­ti­ci­pa que en los 5 pri­me­ros ca­pí­tu­los se ve más un se­xo transac­cio­nal y que re­cién des­pués se em­pie­zan a ver sus reales in­tere­ses.

Simon y Pe­le­ca­nos se pro­pu­sie­ron en The Deu­ce ha­blar de por­no­gra­fía sin ha­cer por­no­gra­fía, aun­que tan­to Ja­mes como Mag­gie no tie­nen pu­dor en mos­trar sus pie­les en nom­bre del ar­te.

HBO

El bar es la fa­cha­da. Ja­mes Fran­co, tras la ba­rra, in­ter­pre­ta a dos me­lli­zos en pro­ble­mas con la ma­fia. Mag­gie Gy­llen­hall, con pe­lu­ca ru­bia, es una pros­ti­tu­ta in­de­pen­dien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.