Bus­can­do un sím­bo­lo de paz

Jó­ve­nes ju­díos y mu­sul­ma­nes ha­cen hoy el “pri­mer mun­dial de Hum­mus”: sos­tie­nen que la fa­mo­sa pas­ta de gar­ban­zos es per­fec­to si­nó­ni­mo de unión.

Clarin - Spot - - Iniciativas - Ei­nat Ro­zen­was­ser ei­natr@cla­rin.com

En el prin­ci­pio fue solo un gar­ban­zo. Su­ce­dió en al An­ti­guo Egip­to: al­guien des­cu­brió la al­qui­mia per­fec­ta para esa bo­li­ta ama­ri­llen­ta que da­ban las plan­tas que cu­brían la re­gión y así na­ció el hum­mus (gar­ban­zo en ára­be), pi­lar de la ali­men­ta­ción en Me­dio Orien­te que cru­zó todas las fron­te­ras y ge­ne­ró tan­ta pa­sión que, si­glos des­pués, en Bue­nos Ai­res se ce­le­bra el pri­mer Mun­dial de Hum­mus. La ini­cia­ti­va es de un gru­po de jó­ve­nes mu­sul­ma­nes y ju­díos que tra­ba­jan para rom­per pre­jui­cios y lle­var ade­lan­te ac­cio­nes so­li­da­rias. Jun­tos, sí.

La historia de­trás de la historia empieza ha­ce tres años. “Una vez es­cu­ché una fra­se que de­cía al­go así como ‘ha­go es­tas cosas por­que no me gus­ta que me di­gan a quien ten­go que odiar”, arran­ca Ga­briel Bus­nik. “Nos di­mos cuen­ta de que nos la pa­sa­mos hablando de ju­díos y mu­sul­ma­nes pe­ro no nos co­no­ce­mos. Son con­flic­tos que que­dan muy le­jos y en los que ac­cio­nes de go­bier­nos o gru­pos

te­rro­ris­tas ter­mi­nan te­nien­do re­per­cu­sión en nues­tra vi­da dia­ria y eso va dis­tan­cian­do a dos co­mu­ni­da­des que siem­pre tra­ba­ja­ron y vi­vie­ron jun­tas en­la Ar­gen­ti­na”, avan­za. Pri­me­ro fue­ron in­vi­ta­cio­nes a to­mar ca­fé, ho­ras de char­la en los ba­res por­te­ños y una idea que em­pe­za­ba a to­mar for­ma y su­ma­ba gen­te. Ce­le­brar jun­tos el se­der de Pé­saj de las fa­mi­lias ju­días, com­par­tir la ce­na de If­tar (cor­ta el ayuno del Ra­ma­dán) o la ce­le­bra­ción de Eid al-fitr en los ho­ga­res mu­sul­ma­nes o pla­ni­fi­car co­lec­tas so­li­da­rias para Na­vi­dad. “La ma­yo­ría de lo que ha­ce­mos no tie­ne que ver con la re­li­gión sino con dos gru­pos hu­ma­nos que se es­tán co­no­cien­do, com­par­tien­do. El fo­co es­tá pues­to en ir por lo que nos une y no por lo que nos diferencia”, des­ta­ca Ga­briel.

En esa lí­nea es que el pun­to de con­tac­to más fuer­te en­tre todos se impuso solo: el hum­mus. “A mo­do de chis­te nos em­pe­za­mos a lla­mar ‘Fans del Hum­mus’”, cuen­ta Nay­la Sa­leh. “La co­mi­da es un he­cho so­cial, ge­ne­ra una di­ná­mi­ca, une. Y con el hum­mus pa­sa que todos tie­nen al­go

para de­cir y todos creen que el su­yo

es el mejor de todos”, apun­ta Ga­briel. So­bre el hum­mus en sí mis­mo, hay con­sen­so en la co­mu­ni­dad gas­tro­nó­mi­ca de que se tra­ta de un pla­to clá­si­co en ex­pan­sión. “Se es­tá po­nien­do de mo­da en el mun­do, en reali­dad la co­ci­na is­rae­lí es­tá te­nien­do un gran au­ge en el mun­do”, con­fir­ma To­más Ka­li­ka, chef ar­gen­tino for­ma­do en Is­rael que es re­fe­ren­te de esta mo­vi­da. Aun­que Lí­bano e Is­rael se dis­pu­ten el ori­gen del pla­to con con­tien­das que in­clu­yen la pre­pa­ra­ción de to­ne­la­das y to­ne­la­das para ré­cords Guin­ness (en al­go que lle­ga­ron a pre­sen­tar como “la ter­ce­ra gue­rra” y que dis­pa­ró el do­cu­men­tal “Ma­ke

Hum­mus, Not War”), la historia se re­mon­ta al Im­pe­rio Oto­mano y por eso apa­re­ce en el re­ce­ta­rio bá­si­co de la ma­yo­ría de los paí­ses de la re­gión.

“Si­ria, Irán, Tur­quía, Ma­rrue­cos, Tú­nez, la re­gión afri­ca­na, los ju­díos que cre­cie­ron ahí lle­va­ron con­si­go las cos­tum­bres de la co­ci­na de Me­dio Orien­te y el hum­mus for­ma par­te de esa tra­di­ción. Des­pués hay una dis­cu­sión tre­men­da so­bre cuál es el me-

Te­nés el más pa­les­tino, el ba­la­di que se ha­ce sin tan­ta tahi­na y con un cal­di­to de gar­ban­zos y car­ne o po­ro­tos o el más mo­derno, con gran can­ti­dad de tahi­na, lo que lo ha­ce más un­tuo­so, cre­mo­so. Acá no se acos­tum­bra­ba a ha­cer buen hum­mus, se con­fun­día con una pas­ta de gar­ban­zo y no es lo mis­mo pro­ce­sar­lo sin na­da. En Mis­hi­gue­ne lo ha­cía­mos como es­pu­ma y en Fa­yer hay uno es­ti­lo is­rae­lí que se pue­de co­mer solo, con car­ne, po­llo o ver­du­ras. Y te­ne­mos ver­sio­nes, en esta car­ta hay de re­mo­la­cha y de ca­la­ba­za”, apun­ta Ka­li­ka.

En 2007, Shooky y Tal Ga­li­li crea­ron un blog so­bre Hum­mus (la ver­sión en in­glés es Hum­mus 101) don­de con­sig­nan in­for­ma­ción, re­ce­tas y da­tos cu­rio­sos so­bre su ali­men­to fa­vo­ri­to. Así sa­be­mos que el ciu­da­dano is­rae­lí co­me 10 ki­los de hum­mus

al año, que el Día del Hum­mus se ce­le­bra 13 de ma­yo y que tal vez ha­ya ha­bi­do una primera men­ción bí­bli­ca del pla­to en el en­cuen­tro en­tre Rut

y Booz que se na­rra en el An­ti­guo Tes­ta­men­to. Tam­bién que el ré­cord mun­dial de in­ges­ta es para Matt Sto­nie,

un co­me­dor com­pe­ti­ti­vo que lle­gó a in­ge­rir 2,5 ki­los en seis mi­nu­tos y que como par­te de la dispu­ta por el cré­di­to en­tre Is­rael y el Lí­bano se han pre­pa­ra­do fuen­to­nes de cua­tro y ca­si 12 to­ne­la­das (res­pec­ti­va­men­te). ¿Más da­tos? En una con­ven­ción de geeks se pre­sen­tó un ro­bot ‘un­ta­dor’ de hum­mus; exis­ten can­cio­nes como

Hum­mus Me­tam­tem (”El hum­mus es fa­bu­lo­so”) y pe­lí­cu­las como The

Hum­mus En­for­ce­ment Agency. Y por su­pues­to que hu­bo un es­tu­dio cien­tí­fi­co que afir­ma que, por el con­te­ni­do de ami­noá­ci­dos esen­cia­les como el trip­tó­fano que es pre­cur­sor de la se­ro­to­ni­na, po­día con­si­de­rar­se un ali­men­to que com­ba­te la de­pre­sión y da fe­li­ci­dad (¡era Más Hum­mus y me­nos Pro­zac, Ma­ri­noff!) Esta tar­de, en­ton­ces, 20 par­ti­ci­pan­tes de dis­tin­tos paí­ses y orí­ge­nes (por eso lo lla­man Mun­dial) pre­sen­ta­rán sus ver­sio­nes de la pas­ta ba­se. Como la ca­pa­ci­dad es li­mi­ta­da la di­rec­ción solo se in­for­ma a los que se ins­cri­bie­ron vía re­des so­cia­les (@Mun­dial­dehum­mus). A mo­do de entrada lle­va­rán ali­men­tos no pe­re­ce­de­ros.

Los más vo­ta­dos pa­sa­rán a la fi­nal, en la que ten­drán que vol­ver a pre­pa­rar­la en vi­vo y el ju­ra­do com­pues­to por El Gor­do Coi­na, Ma­tías Ce­der­bojm (Mas­ter­chef) y Gus­ta­vo Massud (pro­pie­ta­rio del res­tau­ran­te Al Shark) ele­gi­rá al ga­na­dor.

Ade­más de co­mer ri­co, la idea es se­guir haciendo fuer­za para que el mo­vi­mien­to crez­ca y se ani­man a so­ñar con un en­cuen­tro na­cio­nal (y por qué no La­ti­noa­me­ri­cano) an­tes de fin de año. “Por su­pues­to que hay re­sis­ten­cia en las pro­pias co­mu­ni­da­des. En general nos crían con las eti­que­tas de que el otro es el ma­lo y que el tra­ta­mien­to de la cues­tión po­lí­ti­ca es com­pli­ca­do, pe­ro es­to no im­pli­ca que a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia no po­da­mos jun­tar­nos a com­par­tir un hum­mus. Es­tá bueno mos­trar que pue­den sur­gir cosas como es­te even­to que es­tán bue­ní­si­mas. Uno de los de los de­sa­fíos más pi­can­tes es de­rri­bar esos pre­jui­cios. Em­pe­za­mos sien­do diez lo­qui­tos, va­mos cre­cien­do y por ahí ac­cio­nes como esta nos ayu­dan a abrir esas puer­tas que to­da­vía es­tán ce­rra­das”, cie­rra Nay­la.w

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.