En tiem­pos de pos­mo­ra­li­dad

Con una bre­ve guía éti­ca pa­ra en­ten­der la po­lí­ti­ca, el au­tor bu­cea en la in­di­fe­ren­cia fren­te a lo que es­tá mal.

Clarin - Spot - - Cultura - Pa­tri­cia Suá­rez Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Pa­ra aque­llos que ha­cen de la du­da un mé­to­do pa­ra en­ten­der la vi­da, es­te li­bro les es­tá de­di­ca­do. Se tra­ta de La pos­mo­ra­li­dad del pe­rio­dis­ta y pen­sa­dor Miguel Wiñazki. La pos­mo­ra­li­dad, se­gún plan­tea el au­tor, re­sul­ta­ría uno de los ma­les de nues­tros días y ven­dría a con­ti­nua­ción de lo que aho­ra es­tá tan de mo­da lla­mar la pos­ver­dad: la pos­mo­ra­li­dad co­mo la in­di­fe­ren­cia fren­te a lo que es­tá mal y la pos­ver­dad co­mo la in­di­fe­ren­cia an­te aque­llo que es fal­so y se da por cier­to.

La pos­mo­ra­li­dad pue­de ser un bre­ve ma­nual de éti­ca pa­ra en­ten­der la po­lí­ti­ca. ¿Qué es la éti­ca?, in­ter­pe­la al lec­tor, ¿por qué es im­pres­cin­di­ble cues­tio­nár­se­la to­do lo po­si­ble an­tes de emi­tir jui­cios erró­neos que pue­den des­truir a un su­je­to por pu­ra ne­gli­gen­cia? “Los có­di­gos de éti­ca son ne­ce­sa­rios”, se­ña­la Wiñazki, “pe­ro un có­di­go de éti­ca no es en sí mis­mo la éti­ca. To­do se­ría muy sim­ple si lo fue­ra. La éti­ca se po­ne en mo­vi­mien­to a pos­te­rio­ri de los ma­nua­les”.

Uno de los ejem­plos que men­cio­na el au­tor es el ca­so de Ti­zia­na, la chi­ca na­po­li­ta­na cu­yas imá­ge­nes te­nien­do se­xo con su no­vio se vi­ra­li­za­ron gra­cias a que él las com­par­tió con sus ami­gos; la chi­ca su­frió tal si­tua­ción de bur­la y es­car­nio, de bullyng, por par­te de aque­llos que se di­ver­tían con el ca­so, que aca­bó sui­ci­dán­do­se. “Quien pier­de la in­ti­mi­dad pier­de la li­ber­tad y ade­más se le pier­de el res­pe­to. Y sin res­pe­to no hay con­vi­ven­cia”, con­clu­ye Wiñazki. Hay quie­nes lle­gan a la éti­ca a tra­vés del de­ba­te in­te­lec­tual, aun­que la éti­ca más que en un sis­te­ma de pen­sa­mien­to, es­tá en las lá­gri­mas en­ten­di­das co­mo la ca­pa­ci­dad de con­mo­ver­nos y de em­pa­ti­zar con aque­llos que nos ro­dean. El au­tor ci­ta al fi­ló­so­fo Emil Cio­rán: “Es el des­per­tar de las lá­gri­mas que duer­men en lo más pro­fun­do de no­so­tros mis­mos, a tra­vés de ellas, lo que nos da ac­ce­so al co­no­ci­mien­to”. Y agre­ga: “Co­no­cer es llo­rar: de tris­te­za o tam­bién de ale­gría”.

Sin pe­los en la len­gua, Miguel Wiñazki pro­po­ne un tó­pi­co pa­ra en­ten­der lo su­ce­di­do du­ran­te la “dé­ca­da ga­na­da” y el as­cen­so y con­so­li­da­ción del kirch­ne­ris­mo. Se­ña­la: “El je­fe po­pu­lis­ta es psi­có­pa­ta. De­po­si­ta ma­les en en­ti­da­des ex­ter­nas, es afín a to­das las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas y tie­ne un ex­tra­or­di­na­rio po­der de per­sua­sión. Los em­bru­ja­dos por la na­rra­ti­va psi­co­pá­ti­ca pre­fie­ren creer a cons­ta­tar. (…) El em­bru­jo del psi­có­pa­ta pro­du­ce una pér­di­da ma¿có­mo si­va del sen­ti­do de la reali­dad que se re­cu­pe­ra re­cién cuan­do ya el ham­bre gol­pea a ca­da bol­si­llo.” En el aná­li­sis en­tra tan­to el pa­sa­do re­cien­te de la Ar­gen­ti­na co­mo Hitler o Ma­du­ro. Wiñazki con­clu­ye: “La éti­ca -lo en­se­ñó Aris­tó­te­les- apun­ta co­mo la fle­cha de un ar­que­ro al bien que se con­ci­be co­mo una me­ta desea­da. Los va­lo­res son desea­dos, nun­ca en­te­ra­men­te con­quis­ta­dos.” Va­le la pe­na leer es­to li­bro, pa­ra que val­ga la es­pe­ran­za.

D. DIAZ

Pen­sa­dor y pe­rio­dis­ta. Wiñazki re­vi­sa “la dé­ca­da ga­na­da”.

La pos­mo­ra­li­dad

Ed. Sud­ame­ri­ca­na $ 249

Págs. 160

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.