La ale­gría de la li­ber­tad

Clarin - Spot - - Cultura - Mer­ce­des Pé­rez Ber­gliaf­fa sec­cion­cul­tu­ra@cla­rin.com

Po­cos ar­tis­tas des­pier­tan la cu­rio­si­dad, ad­mi­ra­ción y esa sen­sa­ción de ale­gría co­mo él. Por­que sus tra­ba­jos, a pri­me­ra vis­ta pa­re­ci­dos a los di­bu­jos de los ni­ños, lle­nos de sig­nos y de for­mas mis­te­rio­sas –al­gu­nas de ellas alu­den a es­tre­llas, per­so­nas o sim­ple­men­te a la na­da y al to­do a la vez- son, fun­da­men­tal­men­te, un can­to a la li­ber­tad: fran­cos, ex­pre­san con enor­me desen­vol­tu­ra y sin­ce­ri­dad una sen­si­bi­li­dad muy per­so­nal, que fue atra­ve­san­do mo­men­tos y es­ti­los. “Lo que real­men­te im­por­ta es des­nu­dar el es­pí­ri­tu”, sos­te­nía Mi­ró en los años 40. Y te­nía ra­zón: eso se per­ci­be en sus tra­ba­jos. Tras una eta­pa rea­lis­ta, lue­go –ya ins­ta­la­do en la Pa­rís de la ebu­lli­ción de las van­guar­dias ar­tís­ti­cas-, Mi­ró se re­la­cio­na­ría con el Su­rrea­lis­mo. Se­rían An­dré Bre­ton, Paul Klee, Paul Eluard y Gior­gio de Chi­ri­co, por ejem­plo, los ar­tis­tas a los que ob­ser­va­ría y con los que se jun­ta­ría pa­ra crear. To­ma­ban co­mo fun­da­men­tos ele­men­tos, me­to­do­lo­gías y sis­te­mas nun­ca an­tes te­ni­dos en cuen­ta de for­ma ro­tun­da: el in­cons­cien­te, el sue­ño, el jue­go y el azar. Y qui­zás sean es­tos pro­ce­sos que to­dos lle­va­mos den­tro los que Mi­ró po­ne afue­ra en sus di­bu­jos, sus pin­tu­ras, y más tar­de en sus ce­rá­mi­cas, co­lla­ges y es­ce­no­gra­fías, qui­zás sean ellos los que nos brin­dan esa sen­sa­ción tan li­be­ra­do­ra.

Ce­ro pru­ri­to, ce­ro re­pre­sión a la ho­ra de crear, y con la enor­me ener­gía que da la fuer­za crea­ti­va cuan­do es usa­daal cien por cien­to, el ar­tis­ta alu­día, en tiem­pos de gue­rras mun­dia­les y de la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la, a un hom­bre nue­vo: a un hom­bre que, a pe­sar de la des­truc­ción im­pe­ran­te en Eu­ro­pa, re­ser­va­ba un de­jo de es­pe­ran­za; que po­día re­co­no­cer en los colores, las for­mas in­ven­ta­das, el cie­lo y los sue­ños.

Ha­cia ade­lan­te en su vi­da, cuan­do los gra­fis­mos de Mi­ró se vol­vie­ron más abs­trac­tos, más ex­tre­mos, y sus pin­tu­ras tu­vie­ron me­nos ele­men­tos (qui­zás a ve­ces apa­re­cía un pá­ja­ro, a ve­ces una es­ca­le­ra o sim­ple­men­te, una lí­nea), in­flu­yó en gran­des co­mo De Koo­ning, Po­llock, Roth­ko. “La pin­tu­ra y la poe­sía se ha­cen co­mo ha­ce­mos el amor”, sos­te­nía Mi­ró, “un abra­zo to­tal, la pru­den­cia arro­ja­da a los cua­tro vien­tos, na­da de­trás.”

SUCCESSIÓ MI­RÓ/ ADAGP, PA­RIS/SAVA, BUE­NOS AI­RES, 2017.

Una pin­tu­ra In­con­fun­di­ble.

Es­cul­tu­ras que uni­fi­can fi­gu­ra y cos­mos.

Colores de un len­gua­je per­so­nal.

Re­crear la na­tu­ra­le­za hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.