Joan Mi­ró: lo pri­me­ro es el im­pac­to

Sí, pa­re­cen di­bu­jos de un ne­ne. Pe­ro no, no lo son. La obra de Joan Mi­ró, que des­de es­ta se­ma­na se ex­hi­bi­rá en Bue­nos Ai­res, ha­bla de una vi­sión del ser hu­mano en el mun­do.

Clarin - Spot - - Nota De Tapa - Ezequiel Viéi­tez eviei­tez@cla­rin.com

En un rin­cón de la mues­tra se ve­rán tres lien­zos blan­cos ape­nas in­ter­ve­ni­dos por el pin­cel. Joan Mi­ró (18931983) bus­ca­ba trans­mi­tir mu­cho más con mu­cho me­nos. Dos ra­yas, unas man­chas de co­lor y ya. “Es­tas son obras bas­tan­te di­fe­ren­tes que rom­pen con el es­te­reo­ti­po que te­ne­mos de su tra­ba­jo. Con­si­gue ge­ne­rar una re­pre­sen­ta­ción del uni­ver­so, una sen­sa­ción, con lo mí­ni­mo”, le di­ce a Cla­rín Car­men Fer­nán­dez Apa­ri­cio, una de las cu­ra­do­ras de la gran mues­tra que se inau­gu­ra es­te miér­co­les en el Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes.la ex­po­si­ción se abre co­mo un enig­ma: co­lo­res y for­mas que atraen, sor­pren­den, pe­ro exi­gen aten­ción pa­ra lle­gar a su sen­ti­do ini­cial­men­te ocul­to.

Dos tra­zos lar­gos y ne­gros, co­mo un án­gu­lo de 45 gra­dos, se pue­den en­ten­der co­mo el mo­vi­mien­to de las es­tre­llas. Tres pin­ce­la­das ro­jas, aba­jo, co­mo flo­res que mue­ve el vien­to. El res­to de la obra es el fon­do blan­co. Se lla­ma La dan­za de las ama­po­las y se ter­mi­nó en 1970. El pin­tor ca­ta­lán jue­ga con la idea del va­cío y con­ti­núa pro­fun­di­zan­do un con­cep­to que ha­bía pro­pues­to dé­ca­das an­tes, “ase­si­nar la pin­tu­ra”, co­mo una ma­ne­ra de co­rrer sus lí­mi­tes crea­ti­vos. Mi­ró: la ex­pe­rien­cia de mi­rar trae al país 50 obras del ge­nial ar­tis­ta: 18 pin­tu­ras, 6 di­bu­jos, 26 es­cul­tu­ras y dos fil­mes con su pro­pia pa­la­bra. Son tra­ba­jos que hi­zo en­tre 1963 y 1983 en su ca­sa-ta­ller de Ma­llor­ca, que ha­bi­tó tras re­gre­sar de Fran­cia en una suer­te de exi­lio in­terno: re­pu­dia­ba el ré­gi­men

au­to­ri­ta­rio de Fran­co y apo­ya­ba el ca­ta­la­nis­mo de su tie­rra na­tal.

Las obras co­rres­pon­den al mo­men­to en que el crea­dor de­ci­de re­vi­sar y re­de­fi­nir to­da su pro­duc­ción, acla­ra el tex­to cu­ra­to­rial de la ex­po­si­ción. En los tra­ba­jos que se es­tán ter­mi­nan­do de ins­ta­lar en el Be­llas Ar­tes apa­re­cen ideas per­ma­nen­tes en su tra­yec­to­ria -in­clu­yen­do sig­nos ico­no­grá­fi­cos en co­lo­res vi­vos- aun­que re­for­mu­la­das.

En el ca­so de las pin­tu­ras, se pue­den ver es­pa­cios de co­lor que, a mo­do de sal­pi­ca­dos o des­bor­des, no siem­pre res­pe­tan los lí­mi­tes de las líneas tra­za­das. En al­gu­nos ca­sos, fon­dos blan­cos que borran el es­pa­cio (cam­po o cie­lo) en el que trans­cu­rre la re­pre­sen­ta­ción. Tam­bién, cua­dros de ma­yo­res di­men­sio­nes en re­la­ción a su pro­duc­ción an­te­rior. Siem­pre se man­tu­vo en la bús­que­da.

Pe­ro, ¿có­mo en­ten­der la obra de Mi­ró? Mien­tras re­co­rre el mon­ta­je de la mues­tra con Cla­rín, Fer­nán­dez Apa­ri­cio ex­pli­ca: “En sus es­cri­tos, él ha­bla de la idea del des­te­llo. Quie­re que la pin­tu­ra nos pro­duz­ca una sen­sa­ción: ese es el pri­mer con­cep­to de be­lle­za que tie­ne. Que los cua­dros, re­pre­sen­ten lo que re­pre­sen­ten, pri­me­ro nos im­pac­ten”. El sen­ti­do ven­drá tras ese cho­que ini­cial.

Ya en los años ‘20, cuan­do vi­ve en Pa­rís y se con­vier­te en ar­tis­ta de van­guar­dia, Mi­ró in­ten­ta trans­for­mar la for­ma de re­pre­sen­tar. “Sus cua­dros rom­pen la je­rar­quía an­ti­gua de la pin­tu­ra, co­mo el uso de la pers­pec­ti­va”, in­tro­du­ce la cu­ra­do­ra. “Son fon­dos pla­nos que con­tie­nen dis­tin­tos pun­tos de in­te­rés, co­mo un poe­ma de van­guar­dia”, en el que los ad­je­ti­vos cla­ve que dan sen­ti­do es­tán en di­fe­ren­tes lu­ga­res de la obra. No hay una ca­den­cia li­neal o un cen­tro. Se com­pren­de al ab­sor­ber la to­ta­li­dad.

Si bien en­tre sus fi­gu­ras más ha­bi­tua­les es­tán la mu­jer, el pá­ja­ro, las es­tre­llas o el cie­lo -es­tas úl­ti­mas, re­pre­sen­ta­cio­nes de lo in­fi­ni­to- la pro­pia Tie­rra y el cam­po no se re­co­no­cen al pri­mer vis­ta­zo. La fi­gu­ra hu­ma­na pue­de ser una su­ma de co­lo­res y el ave, una me­ra pin­ce­la­da.

Mu­chos sig­nos es­tán cons­trui­dos de ma­ne­ra abs­trac­ta con co­lo­res esen­cia­les: ro­jo, azul, ama­ri­llo o ne­gro. “Hay una ma­ne­ra de re­pre­sen­tar en él ab­so­lu­ta­men­te an­ti­na­tu­ral -se­ña­la Fer­nán­dez Apa­ri­cio fren­te al cua­dro Mu­jer, pá­ja­ro y es­tre­lla, en el que la fi­gu­ra fe­me­ni­na no res­pon­de a una si­lue­ta con­ven­cio­nal-. Él di­ce que de es­ta ma­ne­ra, el re­tra­to es­tá más vi­vo, hay más mo­vi­mien­to que en un re­tra­to na­tu­ra­lis­ta fiel.”

Esa ten­den­cia a ex­pre­sar “de otra ma­ne­ra” se vio pro­fun­di­za­da en sus úl­ti­mas obras, que aho­ra se pre­sen­tan en Bue­nos Ai­res. Las sen­sa­cio­nes que trans­mi­ten esos tra­ba­jos pue­den ir de la ale­gría a la tris­te­za o a la in­quie­tud exis­ten­cial en cier­tas pie­zas en las que pre­do­mi­na el ne­gro.

¿Sus tra­zos, que po­drían pen­sar­se co­mo ar­bi­tra­rios, re­mi­ten a lo in­fan­til? “Sus con­te­ni­dos nun­ca son in­fan­ti­les -res­pon­de Fer­nán­dez Apa­ri­cio-. Ha­blan de una vi­sión del ser hu­mano en el mun­do, las fi­gu­ras fe­me­ni­nas que crea pue­den re­pre­sen­tar a la “dio­sa Tie­rra” o a la fer­ti­li­dad, en­ten­di­da tam­bién co­mo la crea­ción poé­ti­ca, co­mo el pen­sa­mien­to. En sus es- cul­tu­ras hay tam­bién re­fe­ren­cias al se­xo. La apa­rien­cia de sim­pli­ci­dad es­con­de otra reali­dad”.

“La su­ya es una pin­tu­ra que re­fle­ja una vi­sión poé­ti­ca de la pre­sen­cia del ser hu­mano en la Tie­rra jun­to a la ne­ce­si­dad de tras­cen­den­cia”, se­ña­la la cu­ra­do­ra. Mi­ró bus­ca­ba que la pin­tu­ra pro­vo­ca­ra sen­sa­cio­nes si­mi­la­res a las de la mú­si­ca, la li­te­ra­tu­ra o el sen­ti­mien­to re­li­gio­so. “El poe­ta es aquel que se eva­de, que trasciende la vi­da or­di­na­ria y va más allá con la me­tá­fo­ra”. Ese era el nu­do del tra­ba­jo del ar­tis­ta, abo­ca­do a lo­grar la ma­yor ex­pre­si­vi­dad a par­tir del quie­bre de las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les y con la com­bi­na­ción, in­clu­so, de dis­tin­tos ma­te­ria­les en una mis­ma obra, co­mo óleo, gra­fi­to y di­fu­mi­na­do.

Su es­cul­tu­ra tam­bién fue ra­di­cal. “A fi­na­les de los ‘20, em­pie­za a ha­cer­las a par­tir de ob­je­tos en­con­tra­dos, des­de la­tas has­ta res­tos de ma­de­ra, unien­do a ve­ces ob­je­tos cho­can­tes, pa­ra dar­les un sen­ti­do. Así, lle­va ade­lan­te una rup­tu­ra to­tal con el len­gua­je de su tiem­po, de una ma­ne­ra lú­di­ca. En las es­cul­tu­ras de es­ta ex­po­si­ción, ya de su eta­pa ma­du­ra, avan­za más”, ade­lan­ta la cu­ra­do­ra. To­ma los ob­je­tos en­con­tra­dos y los usa a mo­do de “mol­de” pa­ra re­crear lue­go el en­sam­bla­je en una úni­ca pie­za en bron­ce, en una fun­di­ción de Bar­ce­lo­na. “Es un vol­ver a sus ini­cios, pe­ro dán­do­les a las obras to­da la gran­dio­si­dad que tie­ne la es­cul­tu­ra”. En otras pa­la­bras: re­pen­sar esas po­ten­tes fi­gu­ras que ve­mos en los par­ques y ce­le­bran con­cep­tos co­mo la li­ber­tad o a los pa­dres de la pa­tria. Se­ña­la Fer­nán­dez Apa­ri­cio: “Tra­ta a sus fi­gu­ras en­sam­bla­das con el mis­mo es­ta­tus de la es­cul­tu­ra tra­di­cio­nal, crean­do unos se­res que van a con­vi­vir con no­so­tros y nos van a im­pre­sio­nar”.

La ex­po­si­ción plan­tea mu­chas pre­gun­tas. Có­mo trans­for­mar la ima­gen en un ver­da­de­ro mis­te­rio que, sin em­bar­go, con­tie­ne mu­cho sen­ti­do. En el tex­to de la mues­tra, An­drés Du­prat, di­rec­tor del Be­llas Ar­tes, y Na­ta­lia Maj­luf, al fren­te del Mu­seo de Ar­te de Li­ma (Pe­rú) -adón­de irá lue­go la ex­po­si­ción-, de­fi­nen: “Si hay un ar­tis­ta equi­pa­ra­ble a las ilu­mi­na­cio­nes del bu­dis­mo zen es Mi­ró, con su sim­pli­ci­dad, con su aper­tu­ra a una di­men­sión que pres­cin­de de de­li­mi­ta­cio­nes de sen­ti­do y que, por en­de, na­da en las are­nas del mi­to con li­ber­tad ab­so­lu­ta”.

El ar­tis­ta, ex­pli­ca Fer­nán­dez Apa­ri­cio, “nun­ca qui­so per­te­ne­cer a nin­gu­na es­cue­la”. En Pa­rís creó un pri­mer ti­po de pin­tu­ra su­rrea­lis­ta -an­tes que Da­lí y con una re­pre­sen­ta­ción me­nos oní­ri­ca-. Más ade­lan­te, se ve­ría in­fluen­cia­do por el ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to y por el ar­te ja­po­nés. Pe­ro al­go lo de­fi­ne: rom­pió tra­di­cio­nes y creó su pro­pio len­gua­je.

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.