Que el co­lor te es­ta­lle en la ca­ra

Clarin - Spot - - Nota De Tapa - Patricia Suá­rez sec­cion­cul­tu­ra@cla­rin.com

Joan Mi­ró es el pin­tor del que aque­llos que ven por pri­me­ra vez al­gu­nas de sus obras y no son ex­per­tos en ar­te, di­cen: “Es igual a lo que ha­ce mi ne- ne en el jar­dín de in­fan­tes”.

Por­que la sim­pli­ci­dad es la pri­me­ra sen­sa­ción que pro­du­ce es­te ca­ta­lán, quien en reali­dad pin­tó des­de los 7 años. Su vo­ca­ción fue tan fuer­te que an­te el con­se­jo de Pi­cas­so de no mo­ver­se de Pa­rís si de ver­dad que­ría ser pin­tor, al­qui­ló un ate­lier en esa ciu­dad don­de vi­vió de pe­que­ñas vian­das y chi­cles al pun­to de ex­pe­ri­men­tar el ham­bre y vol­car sus alu­ci­na­cio­nes en su obra.

En sus cua­dros su­rrea­lis­tas pa­re­ce un chi­co que hu­bie­ra to­ma­do el pin­cel y hu­bie­ra plas­ma­do un mo­ni­go­te o un pa­ja­ri­to. Y ade­más lo hu­bie­ra pin­ta­do con co­lo­res cu­yo con­tras­te y pu­re­za ale­gran los ojos. ¿Qué es el ba­rro­te ro­jo se­ñal y los pun­tos ne­gros so­bre una te­la azul Fran­cia, obras que él lla­ma en su ma­yo­ría Azul? ¿Qué es el pe­ce­ci­to de cin­co co­lo­res y un as­te­ris­co de­ba­jo? Qui­zá lo más asom­bro­so pa­ra el es­pec­ta­dor que por pri­me­ra vez se en­fren­ta a una te­la de Mi­ró, y no a una re­pro­duc­ción en pa­pel o en la web, es dar­se cuen­ta que el pin­tor creó un nue­vo len­gua­je.

Co­mo mu­chos pin­to­res abs­trac­tos que fue­ron sus con­tem­po­rá­neos, de­ci­dió dar una pri­ma­cía ab­so­lu­ta al co­lor. Que el co­lor te es­ta­lle en la ca­ra por­que te quie­re de­cir al­go.

Los pin­to­res co­no­cían la psi­co­lo­gía del co­lor in­tui­ti­va­men­te y por la ex­pe­rien­cia y la fuer­za de tra­ba­jar con ellos. La pri­me­ra sis­te­ma­ti­za­ción de la psi­co­lo­gía del co­lor fue Eve He­ller du­ran­te la se­gun­da par­te del si­glo XX. Los co­lo­res ope­ran so­bre no­so­tros pro­du­cién­do­nos emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos; en­tre otros ar­tis­tas, a Mark Roth­ko no le fue ne­ce­sa­rio leer a He­ller pa­ra apli­car­lo a su obra. Mi­ró sa­bía del co­lor me­jor que na­die y su ma­ne­jo in­flu­yó no só­lo en el ar­te pic­tó­ri­co pos­te­rior sino en los me­dios au­dio­vi­sua­les, la pu­bli­ci­dad, el mar­ke­ting y has­ta el di­se­ño de pro­gra­mas de soft­wa­re.

Hay co­lo­res que con só­lo ver­los nos pro­du­cen ale­gría y otros nos de­jan pen­sa­ti­vos. Pe­ro tal vez ha­ya un so­lo pin­tor que nos ha­ga sen­tir en una fies­ta y ese es Joan Mi­ró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.