Mi­ró en un en­sa­yo so­bre los pa­sa­jes bar­ce­lo­ne­ses

Clarin - Spot - - Alphazeta - Ma­til­de Sán­chez msan­chez@cla­rin.com

Más allá de las Ram­blas y el sub­te­rrá­neo, don­de las ve­re­das y mu­ra­les re­cuer­dan su obra, exis­te un Mi­ró ve­cino. Su re­tra­to más pró­xi­mo es re­co­gi­do por el es­cri­tor ca­ta­lán Jor­di Ca­rrión en el be­llo en­sa­yo Bar­ce­lo­na, li­bro de los pa­sa­jes. El au­tor de Li­bre­rías, esa en­ci­clo­pe­dia mun­dial de en­cla­ves li­bres­cos - lo­ca­les fa­mo­sos y ocul­tos, gran­des y pe­que­ños-, pu­bli­có es­te año una nue­va crónica muy se­ria­men­te do­cu­men­ta­da, que ape­la a ese via­je­ro ilus­tra­do que es to­do buen lec­tor. Ca­rrión ha si­do pre­mio Ana­gra­ma de En­sa­yo; es tam­bién co­lum­nis­ta de The New York Ti­mes y pe­rio­dis­ta del dia­rio La Van­guar­dia.

Fue en el nú­me­ro 4 del Pa­sa­je del Cré­di­to, en un re­co­do del ba­rrio gó­ti­co, don­de Mi­ró cre­ció y vi­vió has­ta su pri­me­ra ex­plo­ra­ción eu­ro­pea, a co­mien­zos de los años 20. Y fue en el Círcu­lo Ar­tís­ti­co de San Lu­cas, en el Pa­sa­je del Pa­triar­ca, don­de asis­tía a ter­tu­lias jun­to al ar­qui­tec­to An­to­ni Gau­dí. Al Pa­sa­je del Cré­di­to vol­ve­ría en 1932 pa­ra ins­ta­lar su ta­ller, acom­pa­ñan­do a su ma­dre, ya viu­da: “Aquí di­se­ña el te­lón y el ves­tua­rio de Jue­go de ni­ños, una pro­duc­ción de los Ba­llets Ru­sos de Mon­te­car­lo.(…) La obra se re­pre­sen­ta­rá el año si­guien­te en el Li­ceo”, re­co­ge Ca­rrión. “En las car­tas Mi­ró siem­pre se re­fie­re a Bar­ce­lo­na co­mo “ciu­tat” y a su es­tu­dio del pa­sa­je co­mo “el Pas­sat­ge”. Al rom­per la Gue­rra Ci­vil, el pin­tor su­rrea­lis­ta en­fi­la­rá a Pa­rís y se em­bar­ca en un via­je pro­lon­ga­do, an­tes de ins­ta­lar­se con to­da su fa­mi­lia en Pal­ma de Ma­llor­ca.

El li­bro de Ca­rrión es, en ri­gor, una his­to­ria de Bar­ce­lo­na con una de­ter­mi­na­da pers­pec­ti­va, ba­sa­da en sus mu­chas eras geo­ló­gi­cas de po­lí­ti­ca y vi­da na­cio­nal pa­ten­tes en sus ca­lles. Fue pu­bli­ca­do en fe­bre­ro en cas­te­llano y ca­ta­lán, por Galaxia Gun­tem­berg. Ins­pi­ra­do en la in­con­clu­sa Obra de los pa­sa­jes de Wal­ter Ben­ja­min, esa otra en­ci­clo­pe­dia in­abar­ca­ble de ci­tas, crónica y re­fle­xión en torno de las ga­le­rías pa­ri­si­nas, Ca­rrión com­po­ne un re­gis­tro ex­haus­ti­vo de es­tas ca­lles que en ca­ta­lán tie­nen el be­llo si­nó­ni­mo de tra­ves­se­ra. No de­be­mos pen­sar so­lo en las aci­ca­la­das cor­ta­das del cen­tro sino tam­bién en la su­bli­me va­rie­dad de pa­sa­jes vuel­tos so­bre sí, abier­tos a las ave­ni­das o bien ce­rra­dos a la ca­lle con mam­pa­ras, en los pe­que­ños po­los de vi­vien­das gre­mia­les, las for­mas con que las ciu­da­des con­ser­va­ron ras­tros de un tiem­po an­te­rior a la cua­drí­cu­la ca­tas­tral y la nu­me­ra­ción –ese in­ven­to po­li­cial pa­ra con­ver­tir la ciu­dad en un si­tio vi­gi­la­ble.

Vol­vien­do a Mi­ró, Ca­rrión ob­ser­va que su ca­so es ex­tra­ño. El pin­tor que, en car­ta a ami­gos en 1939, se dis­cul­pa (“no os es­cri­bo en ca­ta­lán pa­ra fa­ci­li­tar el tra­ba­jo de la cen­su­ra”), “el ejem­plo per­fec­to de ar­te de­ge­ne­ra­do, el ar­tis­ta que ha par­ti­ci­pa­do en el Pa­be­llón de la Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Pa­rís, el es­cri­tor en ca­ta­lán, el ca­ta­lán que se jac­ta de ser so­lo ca­ta­lán, vi­ve des­de el pri­mer mo­men­to en la Es­pa­ña de Fran­cis­co Fran­co, Cau­di­llo de Es­pa­ña., se­cre­to guio­nis­ta de Ra­za, por la gra­cia de Dios. No so­lo eso, sino que re­pro­du­ce la trian­gu­la­ción de la in­fan­cia: Ma­llor­ca, Mon­troig, Bar­ce­lo­na. Aquí al­qui­la un apar­ta­men­to en la ca­lle Fol­ga­ro­las, nú­me­ro 9, pe­ro man­tie­ne el es­tu­dio del pa­sa­je”.

El ex­haus­ti­vo Bae­dec­ker de Ca­rrión no se ago­ta en el gran su­rrea­lis­ta de los gra­fis­mos y los co­lo­res idea­li­za­dos de la es­cue­la. Co­mo cons­truc­ción del si­glo XIX, la for­ma cam­bian­te de los pa­sa­jes com­pren­de el puen­te con el si­glo XX y los años de fran­quis­mo, ci­ca­tri­ces de Bar­ce­lo­na. Ad­mi­te el au­tor: “Yo es­cri­bo en pre­sen­te so­bre el pa­sa­do de las ciu­da­des y es di­fí­cil no caer en la nos­tal­gia. Po­dría­mos lla­mar­lo la hi­po­te­ca de Bau­de­lai­re. Ha­ce un si­glo y me­dio que los cro­nis­tas ur­ba­nos la lle­va­mos pa­gan­do en inago­ta­bles pla­zos.” Pa­re­ce ha­blar de una en­fer­me­dad te­mi­da pe­ro que no afec­tó su obra. Es­ta mul­ti­pli­ca el al­can­ce emo­cio­nal y la ex­ten­sión de la ca­lle al exa­mi­nar ca­da uno de esos plie­gues au­to­con­te­ni­dos. Y en ca­da cor­ta­da nos re­ve­la un mi­cro­cos­mos.w

Pa­sa­je del Cré­di­to. En el ba­rrio gó­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.