Una bo­la de nie­ve que no pa­ra

En Nue­va York, la po­li­cía bus­ca víc­ti­mas del po­de­ro­so pro­duc­tor de Holly­wood. Y le sa­ca­ron una me­da­lla.

Clarin - Spot - - Cine -

El es­cán­da­lo se­xual que pro­ta­go­ni­za Har­vey Weins­tein es co­mo una bo­la de nie­ve que se agiganta día a día. Aho­ra, los de­tec­ti­ves de la uni­dad es­pe­cial pa­ra víc­ti­mas del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Nue­va York tie­nen una mi­sión cla­ve: bus­car iden­ti­fi­car (e in­te­rro­gar) a cual­quier po­ten­cial vic­ti­ma del ma­lo­gra­do pro­duc­tor ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Eso sí, ba­jo con­di­ción de per­ma­ne­cer en ano­ni­ma­to.

Los de­tec­ti­ves de­ci­die­ron re­vi­sar pal­mo a pal­mo to­das las acu­sa­cio­nes por abu­so se­xual que apun­tan al pro­duc­tor ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Pe­ter Do­nald, vo­ce­ro del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de la ciu­dad, ex­pre­só el jue­ves que los in­ves­ti­ga­do­res bus­ca­rán de­ter­mi­nar si exis­ten de­nun­cias adi­cio­na­les con­tra Weins­tein.

Pa­ra po­ner­se ma­nos a la obra con es­to, las au­to­ri­da­des neo­yor­qui­nas re­vi­sa­rán los ar­chi­vos po­li­cia­les pa­ra cons­ta­tar si al­gu­na mu­jer ha­bía re­por­ta­do pre­via­men­te abu­sos por par­te de Har­vey, quien ha­ce una se­ma­na fue des­pe­di­do de Mi­ra­max y The Weins­tein Co., el es­tu­dio ci­ne­ma­to­grá­fi­co que fun­dó con su her­mano.

Pe­ro no es la pri­me­ra vez que Weins­tein se las ve con la ley. En 2015, los de­tec­ti­ves de Nue­va York ya lo ha­bían in­ves­ti­ga­do lue­go de que una mo­de­lo ita­lia­na de­cla­ró que un eje­cu­ti­vo la to­que­teó en los pe­chos y otras par­tes del cuer­po. Es más, la mu­jer pu­do gra­bar a Weins­tein (es­te au­dio sa­lió a la luz re­cien­te­men­te) en dónde se oye la for­ma psi­co­ló­gi­ca de ope­rar del pro­duc­tor. Di­cha de­nun­cia ha­bía si­do des­es­ti­ma­da en aquel mo­men­to.

La ley de Nue­va York ca­li­fi­ca co­mo “de­li­to gra­ve” a quien obli­ga a prac­ti­car se­xo oral por me­dio de ame­na­zas o fuer­za fí­si­ca. Y no exis­te un pe­río­do de tiem­po pa­ra los car­gos pres­cri­ban.o sea que la lis­ta de de­nun­cian­tes se en­gro­sa, día tras día.

No só­lo las víc­ti­mas y co­le­gas de la in­dus­tria apun­ta­ron con­tra el de­pre­da­dor se­xual.tam­bién ins­ti­tu­cio­nes que lo pre­mia­ron die­ron mar­cha atrás. Así ocu­rrió con la Uni­ver­si­dad de Har­vard que le qui­tó un ga­lar­dón otor­ga­do ha­ce tres años.

El Cen­tro Hut­chins de In­ves­ti­ga­ción Afri­ca­na y Afroes­ta­dou­ni­den­se to­mó la de­ci­sión de sa­car­le la me­da­lla W.E.B. Du Bois (el ma­yor ho­nor de Har­vard) lue­go de co­no­cer­se las acu­sa­cio­nes de abu­so se­xual. Las au­to­ri­da­des del cen­tro ex­pre­sa­ron su apo­yo “a las mu­je­res que va­lien­te­men­te han de­nun­cia­do” pa­ra lu­char por sí mis­mas y “a to­dos aque­llos que ex­pe­ri­men­ta­ron un abu­so si­mi­lar”.

Has­ta el mo­men­to, más de una de­ce­nas de mu­je­res (mu­chas de ellas, cé­le­bres ac­tri­ces de Holly­wood) acu­sa­ron a Weins­tein de aco­so y vio­la­ción. La lis­ta de abu­sa­das involucran des­de Lu­cia Evans (a quien Weins­tein la obli­gó a prac­ti­car­le se­xo oral en 2004) has­ta Asia Ar­gen­to, quien en 1997 en un ho­tel en Fran­cia, de­bió sa­tis­fa­cer a la fuer­za a Har­vey. Ade­más in­ten­tóa­pro­ve­char­se de An­ge­li­na Jo­lie y Gwy­neth Pal­trow.

Pe­ro uno de los úl­ti­mo ca­sos más re­so­nan­tes que sa­lió a la luz fue el de la ac­triz me­xi­cano-ke­nia­ta Lupita Nyong’o. Ga­na­do­ra de un pre­mio Os­car por el fil­me 12 años de es­cla­vi­tud, re­la­tó que en 2011 Weins­tein in­ten­tó pro­pa­sar­se con ella al qui­tar­se los pan­ta­lo­nes lue­go de una se­sión de ma­sa­jes que él le or­de­nó. Ella hu­yó al pre­sen­ciar esa si­tua­ción.

El mons­truo. Mien­tras si­guen su­mán­do­se los ca­sos de abu­so, Weins­tein es­tá en una clí­ni­ca pa­ra adic­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.