HOM­BRES, NUE­VA CA­TE­GO­RÍA

Ju­ga­do­res de fút­bol, mú­si­cos, ac­to­res... Ca­da vez son más los que pa­re­cen ade­cuar­se a un nue­vo ca­non es­té­ti­co.

Clarin - Spot - - Portada - Ei­nat Ro­zen­was­ser ei­natr@cla­rín.com

Aho­ra se los lla­ma “es­por­no­se­xua­les”. Es­tán más cer­ca de la au­to­sa­tis­fac­ción que de la in­ter­ac­ción, co­mo Ro­nal­do.

Ca­da tan­to su­ce­de. En al­gún rin­cón del mun­do un pen­sa­dor acu­ña un nue­vo tér­mino y los me­dios se rin­den a sus pies. Lo sa­be Mark Sim­pson, un pe­rio­dis­ta in­glés que ex­hi­be or­gu­llo­so la eti­que­ta de ser el crea­dor del ya ¿clá­si­co? con­cep­to de me­tro­se­xual, y aho­ra avan­za con la iden­ti­fi­ca­ción de los es­por­no­se­xua­les, la se­gun­da olea­da de es­ta mas­cu­li­ni­dad vi­ril y, por so­bre to­das las co­sas, po­sa­da. En cuan­to a la se­xua­li­za­ción de la de­fi­ni­ción, los su­je­tos que se ajus- tan a la des­crip­ción pa­re­cen es­tar más cer­ca de la au­to­sa­tis­fac­ción que de la in­ter­ac­ción con otras u otros.

En la evo­lu­ción que plan­tea Mark Sim­pson, al gus­to por cre­mas, tra­ta­mien­tos y di­se­ños ca­pi­la­res cui­da­dos, se su­ma el em­pe­ño en el gim­na­sio. O sea que, de al­gu­na ma­ne­ra, el es­por­no­se­xual po­dría ser el re­sul­ta­do de la com­bi­na­ción de me­tro­se­xua­li­dad y el cross fit. O la bús­que­da es­té­ti­ca de los ju­ga­do­res de fút­bol, gra­cias a los tra­ta­mien­tos de be­lle­za, y el es­pon­so­reo de mar­cas de mo­da.

En in­glés es spor­no­se­xual: o sea, la su­ma­to­ria de sports + porno + me­tro­se­xual. Sim­pson nom­bra en­tre los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes in­ter­na­cio­na­les a Cris­tiano Ro­nal­do y a Jus­tin Bie­ber. Y aun­que a ni­vel lo­cal se se­ña­la a Pi­co Mó­na­co co­mo em­ble­ma ab­so­lu­to del... ¿mo­vi­mien­to?, Ch­ris­tian San­cho si­gue li­de­ran­do el po­dio de los ab­do­mi­na­les más re­cor­da­dos, se­gui­do por Lu­ciano Cas­tro, Ma­riano Mar­tí­nez y Na­za­reno Ca­se­ro (“ab­do­mi­na­les” es la pri­me­ra pa­la­bra que sa­le aso­cia­da a su nombre en el bus­ca­dor de Goo­gle).

Más allá de la orien­ta­ción se­xual de ob­ser­van­tes y ob­ser­va­dos, es­ta ca­te­go­ría pa­re­ce acer­car los cuer­pos mas­cu­li­nos a un pre­jui­cio que his­tó­ri­ca­men­te era ex­clu­si­vo de cier­to es­te­reo­ti­po de mu­je­res: “No se arre­glan pa­ra gus­tar­le al otro, sino pa­ra com­pe­tir en­tre ellas”. En su ex­pli­ca­ción, Sim­pson lo plan­tea así: “Pa­ra los es­por­no­se­xua­les cual­quier aten­ción es bien­ve­ni­da y la ma­yo­ría es­tán in­tere­sa­dos en la aten­ción de las mu­je­res, pe­ro al fi­nal es la mi­ra­da de otros hom­bres la que es pro­ba­ble­men­te más va­lo­ra­da, por­que só­lo otros hom­bres es­tán ob­se­sio­na­dos con el cuer­po mas­cu­lino lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra real­men­te apre­ciar to­do el tra­ba­jo du­ro que han rea­li­za­do”.

En­ton­ces te­ne­mos tor­sos tor­nea­dos que des­fi­lan por las re­des en po­ses en­sa­ya­das. Con po­ca ro­pa, sí, por­que la mus­cu­la­tu­ra se con­vier­te en el ac­ce­so­rio más au­tén­ti­co pa­ra lu­cir. Si has­ta es­tán los que se ani­man a ha­blar del nue­vo “hom­bre ob­je­to”.

“La vi­ri­li­dad vuel­ve a la pa­les­tra en su for­ma más sal­va­je: cuer­po, po­ten­cia se­xual, porno y una cuo­ta de va­ni­dad. Del ro­pa­je a la des­nu­dez, del es­ti­lo fe­mi­noi­de a la jac­tan­cia vi­ril, de la conquista a la au­to­es­ti­ma bru­tal”, des­cri­be el Doc­tor Wal­ter Ghe­din, psi­quia­tra y se­xó­lo­go. Y avan­za: “To­da mo­da o mo­vi­mien­to cul­tu­ral ten­drá más pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to si exis­ten con­di­cio­nes so­cia­les que fa­vo­rez­can su ex­pan­sión. El cui­da­do del cuer­po es un as­pec­to ya in­ter­na­li­za­do y sa­be­mos que de él de­pen­de nues­tra sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal. No só­lo hay que sen­tir­se bien, hay que ver­se bien”.

El pro­ble­ma apa­re­ce cuan­do lo que nos gus­ta se con­vier­te en ob­se­sión. “Los en­tre­na­mien­tos ex­ce­si­vos, las die­tas sin con­trol nu­tri­cio­nal, el uso de anabó­li­cos y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la idea de que ‘cuan­to más me exi­jo, me­jor me sien­to’ pue­den ser com­por­ta­mien­tos com­pen­sa­to­rios pa­ra ad­qui­rir la con­fian­za y la se­gu­ri­dad per­so­nal que no se pue­den lo­grar de una ma­ne­ra más fle­xi­ble y sa­lu­da­ble”, ad­vier­te Ghe­din. El ex­hi­bi­cio­nis­mo po­sa­do se con­vier­te en una pan­ta­lla pa­ra mie­dos que no tie­nen dis­tin­ción de gé­ne­ro: que­re­mos que nos mi­ren y, sí, que nos aprue­ben.

Y el ries­go es que es­ta su­bli­ma­ción ex­hi­bi­cio­nis­ta ge­ne­re to­da­vía una dis­tan­cia ma­yor en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Si es­ta­mos to­dos en una vi­drie­ra, ¿có­mo se su­po­ne que va­mos lo­grar in­ter­ac­tuar?w

Jus­tin Bie­ber. Si bien no lu­ce tan­to “lo­mo”, las mu­je­res lo ado­ran.

Lu­ciano cas­tro. Otro ga­lán aso­cia­do a los ab­do­mi­na­les.

Cris­tiano Ro­nal­do. Ar­que­ti­po in­dis­cu­ti­ble del nue­vo bio­ti­po fas­hion.

Pi­co Mó­na­co. Al sa­lir con Pampita, se vol­vió ob­je­to de de­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.