ce­men­te­rio El se­ñor del

Clarin - Spot - - Portada - Her­nán San­tia­go Viz­za­ri . Her­nán Firpo hfir­po@cla­rin.com

-¿Hay más muertos cé­le­bres en Re­co­le­ta o en la Cha­ca­ri­ta?

-Por una con­di­ción de­mo­grá­fi­ca, hay mu­cha más gen­te en Cha­ca­ri­ta. En Re­co­le­ta en­con­trás un gran por­cen­ta­je de fa­mi­lias pa­tri­cias. En Re­co­le­ta es­tá Evi­ta. En Cha­ca­ri­ta te­nés ar­tis­tas, cien­tí­fi­cos, or­ques­tas de tan­go en­te­ras. Es­tá Por­cel, es­tá Ol­me­do...

-¿Di­cen que vos te­nés una ofi­ci­na en la Cha­ca­ri­ta?

-Já, di­cen eso por­que me paso mu­chas ho­ras.

-¿Qué quie­re de­cir?

-Que ven­go se­gui­do a la Cha­ca­ri­ta. Pue­do es­tar unas diez ho­ras se­ma­na­les ha­cien­do re­le­va­mien­tos aquí den­tro. ¿Oís­te ha­blar de Án­ge­les de Bue­nos Ai­res?

-No.

-Es un li­bro que coes­cri­bí y cuen­ta la his­to­ria de los ce­men­te­rios por­te­ños. A mí me in­tere­sa el pa­tri­mo­nio fu­ne­ra­rio. Ha­go re­le­va­mien­tos de per­so­na­jes. El otro día, por ejem­plo, en­con­tré a un ar­pis­ta ita­liano en una bo­ve­da chi­qui­ti­ta...

-¿Pa­seas en­tre los muertos?

-Sal­go de ron­dín. Si la bó­ve­da tie­ne mu­chas pla­cas es por­que al­guien de­be ha­ber si­do. O si tie­ne un mo­nu­men­to gran­do­te. Des­pués hi­lás fino y ves que jun­to a una bó­ve­da mag­ní­fi­ca ha­bía un pa­ya­dor que la­men­ta­ble­men­te que­dó en el ol­vi­do.

-¿Gus­ta­vo Ce­ra­ti no de­be­ría te­ner una tum­ba más gro­sa?

-Bueno, an­ti­gua­men­te ha­bía co­mi­sio­nes Pro­mo­nu­men­to co­mo pa­só con Gar­del. Los fans de Gar­del o de Go­ye­ne­che en­car­ga­ron un mo­nu­men­to. Se lla­ma­ba a un es­cul­tor y...

-Di­go al­go co­mo Jim Mo­rri­son en Pa­rís...

-Cla­ro, tran­qui­la­men­te se po­dría en­car­gar un mo­nu­men­to a Ce­ra­ti. Ob­vio. Ce­ra­ti es­tá en el Pan­teón de la Mer­ced, acá en Cha­ca­ri­ta. Es un ni­cho, un lu­gar­ci­to con mú­si­ca fun­cio­nal que se man­tie­ne muy lim­pi­to.

-¿Qué es un pan­teón?

-Un lu­gar don­de hay cien­tos o mi­les de muertos. Dis­tin­to es una bó­ve­da, que pue­de te­ner en­tre 12 y 14 muertos y sue­len ser bienes de fa­mi­lia.

-¿Co­no­cés al ta­xis­ta que vi­si­ta la tum­ba de Ce­ra­ti tan­to co­mo su ma­dre?

-No, pe­ro sí co­noz­co al ta­xis­ta que vie­ne siem­pre a vi­si­tar a Gar­del y le po­ne un pu­cho.

-¿Có­mo a un eke­ko?

-Se lo po­ne en­tre los de­dos del mo­nu­men­to.

¿Por qué sa­bés tan­to de ce­men­te­rios?

-Por­que me abo­qué a es­to de for­ma in­de­pen­dien­te. Por­que soy in­ves­ti­ga­dor de cos­tum­bres fu­ne­ra­rias. Por­que co­lec­ciono me­da­llas. -Ten­go mu­chí­si­mas me­da­llas que se acu­ña­ban pa­ra quie­nes te­nían sus pro­pios pan­teo­nes. Me­da­llas que se les en­tre­ga­ba en vi­da y eran muy fre­cuen­tes en­tre 1890 a 1920.

-¿Exis­ten los zom­bies?

-No los muertos re­su­ci­ta­dos, pe­ro si hay dro­gas que con­vier­ten a las per­so­nas en zom­bies. De eso es­toy se­gu­ro.

-¿El pa­co te pue­de con­ver­tir en zom­bie?

--El pa­co no sé, pe­ro sí otras dro­gas que te qui­tan mo­tri­ci­dad y só­lo ser­vís pa­ra ca­mi­nar co­mo un zom­bie y con­su­mir.

¿Qué ca­ra de vi­vo le pon­drías a la Muer­te?

-A ver, en prin­ci­pio na­da trá­gi­co. Na­da de ca­la­ve­ras y esas co­sas... Le pon­dría la ca­ra de un pa­ya­so.

-¿La ca­ra de Pi­ñón Fi­jo?

-No, al­go más ela­bo­ra­do.

-¿Hay co­rrup­ción en los ce­men­te­rios?

-Co­mo en to­dos la­dos...

-Am­plia­me.

-En la Cha­ca­ri­ta yo me pre­gun­to pa­ra qué se hi­zo una fuente fren­te a la ca­pi­lla. O por qué se hi­zo una pla­za inac­ce­si­ble te­nien­do se­me­jan­te es­pa­cio ver­de a una cua­dra. ¿Cuán­to se gas­tó en esa pla­ci­ta? La ver­dad, no sé si hay gen­te que pa­ga pa­ra ubi­car a un fa­mi­liar en tal o cuál lu­gar. De eso ni idea. Pe­ro mien­tras se ha­cen pla­ci­tas que no sir­ven, las ga­le­rías del ce­men­te­rio se caen a pe­da­zos...

-¿Lo del ro­bo de las ma­nos de Pe­rón fue acá, en la Cha­ca­ri­ta?

-Sí. Un enig­ma, eso. No ahon­dé en el te­ma, pe­ro acá hay van­da­lis­mo. En el ce­men­te­rio de Flo­res tam­bién. En la Re­co­le­ta pin­ta­ron el bus­to de Al­fon­sín, se ro­ba­ron pla­cas...

-¿Es­tá bien que al­gu­nos muertos ten­gan bó­ve­das y tan­tos vi­vos no ten­gan ca­sa pro­pia?

-En Gé­no­va hay un ce­men­te­rio muy co­no­ci­do. En la puer­ta ha­bía una ven­de­do­ra de ma­ní que vi­vía en una po­bre­za ab­so­lu­ta. Lo que ga­na­ba, lo po­co que ga­nó en su po­bre vi­da, se lo gas­tó en un mo­nu­men­to su­yo.

-No sé si en­ten­dí...

-Nun­ca le in­tere­só te­ner una ca­sa pro­pia. No le in­tere­só guar­dar pa­ra su vi­da, sino guar­dar pa­ra su muer­te.

-¿Y a vos?

-A mí me gus­ta­ría te­ner mi lu­gar en la Cha­ca­ri­ta por una cues­tión de que­ren­cia.

-¿Oís­te ha­blar del Mu­seo Fu­ne­ra­rio Vir­tual?

-Sí, cla­ro, es un in­ven­to mío. Ten­go ma­te­rial pa­ra ex­po­ner, pe­ro a ni­vel ofi­cial no son mu­chos los que lo va­lo­ran. Un pa­tri­mo­nio fu­ne­ra­rio tie­ne su va­lor, ¿no? Yo ten­go la es­que­la ori­gi­nal de la muer­te de Evi­ta.

¿Hay ataú­des pa­ra gen­te que mi­de dos me­tros?

-Hay ataú­des ge­né­ri­cos y hay de los otros, a me­di­da. Los ni­chos mi­den más de dos me­tros de pro­fun­di­dad.

-¿El ta­ma­ño del di­fun­to tie­ne re­la­ción con el pre­cio de la par­ce­la?

-No, no, pa­ra na­da. En tie­rra, no. En una bó­ve­da qui­zás ha­ya que ha­cer al­gu­na adap­ta­ción.

-¿Qué pa­só con vos pa­ra de­di­car­te a es­to?

-Des­de chi­co me gus­tan los ce­men­te­rios. En el buen sen­ti­do sien­to un atrac­ti­vo por los ce­men­te­rios. A mis ami­gos los traía pa­ra es­tos la­dos. Ellos se asus­ta­ban y yo es­ta­ba cho­cho. ¿Vis­te que al­gu­na gen­te va a San­ta Te­re­si­ta y di­ce que ese es su lu­gar en el mun­do? Bué, lo mis­mo me pa­sa a mí. Me sien­to có­mo­do. Pa­ra mí es al­go dis­tin­to. Por ejem­plo, por el mo­nu­men­to de Gar­del em­pie­zo a in­tere­sar­me en Gar­del...

-Si te can­to: “Di­me ne­naaaa... ¿adón­de ves aho­ra al­go en mí que no de­tes­tes...”

-¡El Fla­co Spi­net­ta!

Sí, se­ñor, “Ce­men­te­rio Club”.

-La Por­tua­ria tam­bién tie­ne su te­ma que re­fie­re a la Cha­ca­ri­ta de una ma­ne­ra su­bli­mi­nal.

¿Hay vi­da des­pués de la muer­te?

Sí.

¿Cuán­to tie­ne de si­len­cio­sa tu ac­ti­vi­dad?

Hay días que me trai­go al­go de mú­si­ca dis­co. Mi­rá a tu al­re­de­dor: ho­ras pue­den pa­sar sin cru­zar­me a un so­lo ser vi­vo. w

En su ám­bi­to. Viz­za­ri, en el Ce­men­te­rio de la Cha­ca­ri­ta. Di­ce que pue­de pa­sar diez ho­ras se­ma­na­les allí, ha­cien­do re­le­va­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.