“Me­nem me prohi­bió”

De pe­lu­que­ro a ga­na­dor del pre­mio a me­jor ac­tor en Bia­rritz, atra­ve­só un ca­mino de aven­tu­ras. His­to­ria de vi­da de un cor­do­bés que bri­lla en Net­flix.

Clarin - Spot - - Telones Y Pantallas - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com Da­niel Aráoz

An­tes que el li­bre­to es­tu­vo la ti­je­ra. Cor­te y cons­truc­ción. Mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo pe­lu­que­ro en Cór­do­ba, ca­da ca­be­za le ob­se­quia­ba a Da­niel Aráoz un per­so­na­je. Tijeretazo iba, tijeretazo ve­nía, el exi­mio peinador, ter­mi­na­ba co­mo “ore­ja” te­ra­péu­ti­ca de­trás de ca­da clien­te y co­lec­cio­na­ba así un mues­tra­rio de his­to­rias, vo­ces, to­nos y ges­tos que lue­go usa­ría co­mo ac­tor.

Cues­ta en­cau­zar la char­la en una so­la di­rec­ción. La his­to­ria de Aráoz es in­abar­ca­ble. Tan­to que pro­po­ne que la en­tre­vis­ta se ha­ga en dos par­tes. La pri­me­ra, por la tar­de, pa­ra sol­tar los da­tos efí­me­ros. La se­gun­da, por la no­che, pa­ra pro­fun­di­zar en esa cria­tu­ra que un día de­jó el ofi­cio de cor­tar ca­be­llo pa­ra cor­tar con las raí­ces cor­do­be­sas.

“No es una ton­te­ra ir­se de la pro­pia ciu­dad. En­tien­do co­mo na­die a esos ac­to­res que vie­nen del in­te­rior. Yo era una per­so­na de cla­se me­dia que en un ac­to he­roi­co de­jé mi tra­ba­jo co­mo pe­lu­que­ro y emi­gré con do­lor”, re­ga­la con esa to­na­da que es “un pe­da­ci­to de la tie­rra en la gar­gan­ta”. “Re­cuer­do el do­lor en los ojos de mi ma­dre cuan­do me fui. Esa co­sa dra­má­ti­ca ca­si de má­me­le. Des­pués tu­ve que tra­ba­jar mu­cho en psi­coa­ná­li­sis esa des­pe­di­da. Via­ja­mos con el ne­gri­to Ser­gio Fe­rre­ro Koy. Lle­ga­mos con dos bol­si­tos, unos aho­rros y mu­cha con­cien­cia”.

Sus pri­me­ras ve­ces no pa­sa­ron des­aper­ci­bi­das. La pri­me­ra vez que subió a un es­ce­na­rio fue cuan­do sus pa­dres, tes­ti­gos de Jeho­vá, lo hi­cie­ron pa­sar a dar un dis­cur­so. En su pri­me­ra obra tea­tral (La jau­la: Vi­da y lu­cha de nues­tra cla­se obre­ra) no fue hom­bre, sino mu­jer. Su pri­mer bo­lo en te­le­vi­sión (El pul­po ne­gro) lo con­si­guió en Ca­nal 9, ha­cién­do­se pa­sar por es­pa­ñol, pa­ra lle­gar has­ta la ofi­ci­na de Don Nar­ci­so Ibá­ñez Men­ta. La aris­ta ar­tís­ti­ca so­bre­vo­la­ba la fa­mi­lia des­de ha­cía dé­ca­das. So­brino de un ad­mi­nis- tra­dor de cir­co que a los 14 aban­do­nó su ca­sa por an­dar en ca­rro­ma­to por el país, Aráoz ter­mi­nó apro­pián­do­se del sue­ño de su ma­dre -Elba Ma­ría Tros­se­ro- y de la tía Yo­lan­da, ac­tri­ces de pue­blo en Clu­ce­llas, San­ta Fe. Su pa­dre, un pe­ro­nis­ta em­plea­do de In­dus­tria y Co­mer­cio, cor­tó las alas ar­tís­ti­cas de Do­ña Elba, lle­gó a Cór­do­ba en bus­ca de un me­jor ai­re pa­ra el as­ma y ter­mi­nó ju­bi­la­do por in­va­li­dez.

Da­niel Pe­dro –“dos nom­bres bien bí­bli­cos”vi­vió una in­fan­cia per­fec­ta de “parras en el pa­tio y ve­ra­nos en el Ce­rro Azul”. Has­ta que la dic­ta­du­ra mi­li­tar ti­ñó de trau­mas la en­tra­da a la ado­les­cen­cia. “Es mo­vi­li­zan­te vol­ver con el re­cuer­do a esa eta­pa. Ca­sa pe­ro­nis­ta, reunio­nes en el living. Yo te­nía un ce­la­dor que nos pe­ga­ba en las ma­nos con una va­ra. Vi­vía­mos ese ni­vel de lo­cu­ra y to­ta­li­ta­ris­mo”.

El ofi­cio de pe­lu­que­ro lle­gó a los 15. Des­pués sal­tó de las an­dan­zas en el tea­tro in­de­pen­dien­te cor­do­bés a una estadía ba­jo el ala del maes­tro Norman Bris­ki. A bor­do de un ras­tro­je­ro lle­va­ban el tea­tro a es­cue­las y uni­da­des bá­si­cas. En ese Da­niel Aráoz ya ha­bi­ta­ban otros “da­nie­les” tan in­quie­tos co­mo opues­tos. In­te­gró dos ban­das de rock (Los cho­clos y Los tri­ci­clos­clos), par­ti­ci­pó de El mun­do de An­to­nio Ga­sa­lla, su­mó su de­li­rio a De la ca­be­za, pu­so el cuer­po a pie­zas co­mo Fuen­teo­ve­ju­na (Lo­pe de Ve­ga). La crí­ti­ca co­men­zó a pon­de­rar­lo re­cién con El hom­bre de al la­do, película de Ma­riano Cohn y Gas­tón Du­prat, y el elo­gio au­men­tó con Una es­pe­cie de fa­mi­lia, de Die­go Ler­man (rol por el que ga­nó pre­mio a me­jor ac­tor en el Fes­ti­val de Bia­rritz). Hoy lo ve­mos al la­di­to de Brea­king Bad en el menú de Net­flix, co­mo ase­sino a suel­do en La úl­ti­ma ho­ra.

Ami­go de Ro­ber­to Fon­ta­na­rro­sa y del Potro Ro­dri­go, Youtu­be lo de­vuel­ve enojado y con­ten­to, ca­ri­ca­tu­res­co o in­mu­ta­ble, pe­ro nun­ca no- in­ten­so. Ca­sa­do des­de ha­ce dos dé­ca­das, en­tre sus pen­sa­mien­tos -tan caó­ti­cos co­mo ju­go­sos- se lu­ce su con­cep­to del amor: “Tal vez sea un ac­to ideo­ló­gi­co, el de pro­me­ter y cum­plir que­dar­se al la­do del otro to­da la vi­da”.

-An­tes de triun­far en Bue­nos Ai­res hu­bo una vuel­ta a Cór­do­ba co­mo de­rro­ta­do. ¿Có­mo fue ese pro­ce­so?

-Ter­mi­né muy enojado con la so­cie­dad, vi­vien­do en una pen­sión sin ven­ta­nas, al la­do del bar Bri­tá­ni­co. Era la épo­ca de Car­los Me­nem. Yo fui prohi­bi­do por Me­nem. Veía có­mo de­vas­ta­ban el país, có­mo co­mían piz­za con cham­pag­ne, mien­tras vi­vían esa fies­ta que ter­mi­nó en lo que ter­mi­nó. Mi odio era pro­fun­do y de­ci­dí vol­ver al origen, a mi in­te­rior, a mi pro­fun­di­dad. Ne­ce­si­ta­ba cu­rar­me. Y ahí lle­gó Re­na­ta, mi es­po­sa, y to­do lo de­más.

-¿De­cís que te prohi­bió Me­nem?

-Años des­pués me lo con­tó (Ge­rar­do) So­fo­vich. Yo es­ta­ba en ATC ha­cien­do cró­ni­cas de obre­ros, vie­ron los in­for­mes y sin­tie­ron re­pul­sión por mí. “¿Quién es és­te?, di­jo el ex Pre­si­den­te. Raúl Becerra, la pri­me­ra per­so­na que me dio tra­ba­jo, me di­jo llo­ran­do que yo es­ta­ba des­pe­di­do.

-¿Có­mo se fue eva­po­ran­do ese odio? ¿Có­mo los años cam­bia­ron tu ca­rác­ter?

-Fue­ron mu­chas las ener­gías que yo atra­ve­sé. Pe­ro mi sol in­te­rior, que es la bús­que­da del ar­te y del amor, si­gue. Sien­to que tu­ve mu­cha fuer­za in­te­rior pa­ra ir cre­cien­do con las si­tua­cio­nes. Atra­ve­sé pro­fun­da os­cu­ri­dad y do­lor. To­dos te­ne­mos que re­ver nues­tro in­te­rior. Sa­nar­se no es fá­cil. Es una lu­cha que no ter­mi­na. Al fi­nal, cons­truí mi gran fe­li­ci­dad hoy, con Lo­la y Pe­dro, mis hi­jos. Mi ca­sa es mi tem­plo. Don­de lo ten­go to­do. Aun­que me cues­ta de­cir la pa­la­bra fe­li­ci­dad. Pre­fie­ro ha­blar de ali­vio.w

LU­CÍA MERLE

El hom­bre de las mil cria­tu­ras. Tra­ba­jó con An­to­nio Ga­sa­lla y Adol­fo Cas­te­lo. Y fue ami­go del Potro Ro­dri­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.