“To­da for­ma ar­tís­ti­ca re­fle­ja lo que su­ce­de”

El gui­ta­rris­ta y can­tan­te ana­li­za su ma­ne­ra de com­po­ner y su es­ti­lo pro­pio, nu­tri­do por dis­tin­tas in­fluen­cias.

Clarin - Spot - - Música - Cé­sar Pra­di­nes Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Ha­blar de Bra­sil es de­te­ner­se en sus ar­tis­tas, y en ese ca­mino es im­po­si­ble elu­dir la con­tri­bu­ción mu­si­cal de João Bos­co, gui­ta­rris­ta y com­po­si­tor de una for­mi­da­ble crea­ti­vi­dad que hoy a las 20 ce­rra­rá el Ci­clo La­ti­noa­mé­ri­ca, en la sa­la sin­fó­ni­ca del CCK. Su ge­nuino ta­len­to, sus te­mas que fue­ron en sus co­mien­zos al­gu­nos de los éxi­tos de la ma­ra­vi­llo­sa Elis Re­gi­na lo con­vir­tie­ron en una de las vo­ces más con­vin­cen­tes de la música bra­si­le­ña.

Du­ran­te la char­la con Cla­rín, Bos­co re­ve­la la al­qui­mia de sus com­po­si­cio­nes, en las que ele­men­tos de di­fe­ren­tes fol­clo­res jun­to con al­go de bos­sa no­va y al­gún con­di­men­to de jazz con­for­man su música. “Es es­pon­tá­neo; nun­ca es­tu­dié música for­mal­men­te y to­do lo que ha­go es un pro­ce­so de au­di­ción, de ora­li­dad, de lo que per­ci­bo y de có­mo in­gre­sa en lo que po­dría lla­mar mi for­ma­ción mu­si­cal. Es ahí don­de se rea­li­za esa mix­tu­ra. Soy un com­po­si­tor brasileño y soy co­mo mi país, muy di­ver­si­fi­ca­do; sur­gió de una ma­ne­ra na­tu­ral, de ma­ne­ra es­pon­tá­nea”, ex­pli­ca el ar­tis­ta.

Na­ci­do en Pon­te No­va, Mi­nas Ge­rais, en 1946, Bos­co na­ció en una fa­mi­lia de as­cen­den­cia li­ba­ne­sa don­de la música te­nía enor­me pre­sen­cia. Su ma­dre era con­cer­tis­ta de vio­lín, su pa­dre can­tor de sam­ba, su her­ma­na con­cer­tis­ta de piano y su her­mano com­po­si­tor. A pe­sar de to­do, an­tes de de­di­car­se pro­fe­sio­nal­men­te a la música, Bos­co se re­ci­bió de in­ge­nie­ro ci­vil en la Uni­ver­si­dad de Ou­ro Pre­to, y só­lo fue cuan­do se mu­dó a Río de Ja­nei­ro, en los '60, don­de esa he­ren­cia ar­tís­ti­ca se con­vir­tió en ac­ción.

Mien­tras al­gu­nas de sus can­cio­nes las po­pu­la­ri­zó Elis Re­gi­na, el mú­si­co co­la­bo­ró con poe­tas co­mo Vi­ni­cius de Mo­raes y Al­dir Blanc. Du­ran­te la dic­ta­du­ra bra­si­le­ña (1964-1985), sus mú­si­cas tu­vie­ron pro­ble­mas con la cen­su­ra. Por aque­llos años, de­cía que le lle­va­ba más tiem­po dis­cu­tir con el en­te de cen­su­ra, en los que te­nía que de­fen­der ca­da pa­la­bra, que com­po­ner las can­cio­nes.

Su ca­rre­ra so­lis­ta co­men­zó en 1972 con O Tom de Antonio Carlos Jo­bim e o tal de Joao Bos­co. En 1977 con­si­guió su pri­mer éxi­to a ni­vel na­cio­nal, con El bo­rra­cho y el equi­li­bris­ta, que ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en el te­ma prin­ci­pal de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal. Al día de hoy, Bos­co tie­ne 55 dis­cos edi­ta­dos, en los que de­ja en evi­den­cia bri­llan­tes com­po­si­cio­nes Pa­pel ma­che, Kid Ca­va­quin­ho, Cor­sa­rio y Aman­te la­tino, en­tre otros.

-¿En su pro­ce­so de com­po­si­cio­nes, tan ri­cas por su mix­tu­ra, si­gue al­gu­na re­gla?

-Lo que ha­go en mis com­po­si­cio­nes no se apren­de en la es­cue­la, se apren­de en los es­ce­na­rios, con la ex­pe­rien­cia y de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, pe­ro ba­jo un ri­gor es­té­ti­co. Es un tra­ba­jo in­ten­so de ex­plo­ra­ción de un uni­ver­so in­te­rior con cier­tas re­glas que se van de­li­nean­do en el tiem­po.

-¿Esas re­glas res­pon­den a sus in­fluen­cias? Ha­blo de Mi­les Da­vis, Joao Gilberto...

-Hay in­fluen­cias más y me­nos ex­plí­ci­tas; las evi­den­tes es­tán a la vis­ta, las me­nos ex­plí­ci­tas las re­co­noz­co por su pre­sen­cia sua­ve, frá­gil, cua­si im­per­cep­ti­ble, que tam­po­co pue­do ex­pli­car có­mo lle­ga­ron has­ta la su­per­fi­cie.

-¿Qué es lo que vie­ne a pre­sen­tar a Bue­nos Ai­res?

-Voy a ha­cer ma­te­rial de Mano que Zue­ra, un dis­co que aca­ba de sa­lir; "zue­ra" sig­ni­fi­ca ba­ru­llo, interferencia, mu­chas pa­la­bras que por úl­ti­mo no per­mi­ten que ha­ya una con­ver­sa­ción; una sen­sa­ción per­tur­ba­do­ra.

-¿Re­fle­ja lo que su­ce­de en Bra­sil?

-To­da for­ma ar­tís­ti­ca re­fle­ja de al­gu­na ma­ne­ra lo que su­ce­de. Pe­ro no es un dis­co po­lí­ti­co, sino de ac­tua­li­dad.w

LU­CIA MERLE

Un tra­ba­jo de ex­plo­ra­ción De ese mo­do des­cri­be João Bos­co a su pro­ce­so de com­po­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.