El jazz que lle­ga des­de Fran­cia

Clarin - Spot - - Música -

El cla­ri­ne­tis­ta Louis Sclavis es uno de los mú­si­cos más in­tere­san­tes de la es­ce­na fran­ce­sa; un re­fi­na­do li­ber­ta­rio que for­ma par­te un co­lec­ti­vo van­guar­dis­ta en el que so­bre­sa­le co­mo un com­po­si­tor de inusual cla­ri­dad ex­pre­si­va y au­da­cia.

Con más de 30 dis­cos edi­ta­dos, es­te ar­tis­ta de 64 años in­da­ga des­de la im­pro­vi­sa­ción en di­fe­ren­tes mun­dos mu­si­ca­les con una mi­ra­da ge­nui­na­men­te in­clu­yen­te, se pre­sen­ta­rá es­te sá­ba­do, a las 19, en la Sa­la de Cá­ma­ra de La Usi­na del Ar­te, don­de pa­sa una se­ma­na co­mo mú­si­co re­si­den­te, acom­pa­ña­do por Se­bas­tián Loiá­cono en sa­xo te­nor, An­drés Tar­dit­ti en sa­xos y flau­ta, Pía Her­nán­dez en piano, San­tia­go La­mi­sosv­ki en con­tra­ba­jo y Martín Frei­berg en ba­te­ría.

-¿Có­mo se pro­du­jo esa atrac­ción tan par­ti­cu­lar que el jazz des­pier­ta en Fran­cia, (se­gun­do con­su­mi­dor de jazz en el mun­do de­trás de Ja­pón)?

-Di­ría que es una re­la­ción his­tó­ri­ca; ya des­de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial los mú­si­cos nor­te­ame­ri­ca­nos vi­si­ta­ban París y nos traían el Hot Jazz. Mu­chos de esos mú­si­cos se que­da­ron a vi­vir en Fran­cia, y ese ir y ve­nir de fi­gu­ras del gé­ne­ro fue cre­cien­do, y ese víncu­lo se con­so­li­dó. Mu­cho más des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do ya eran par­te de la música pro­pia del país.

“Al co­mien­zo, era un jazz nor­te­ame­ri­cano; en to­da Eu­ro­pa se to­ca­ba co­mo en los Es­ta­dos Uni­dos; fue des­de fi­nes de los años '60 que se co­men­zó a for­jar un es­ti­lo más pró­xi­mo a la sen­si­bi­li­dad fran­ce­sa”, agre­ga el cla­ri­ne­tis­ta.

-Su for­ma­ción clá­si­ca no le im­pi­dió aden­trar­se en la in­da­ga­ción ha­cia for­mas li­bres. ¿Cuá­les eran sus in­fluen­cias, en sus ini­cios?

-Em­pe­cé es­cu­chan­do a Sid­ney Be­chet cuan­do era pe­que­ño, y un po­co des­pués a Duke Elling­ton. A co­mien­zos de los '70 asis­tí a mu­chos con­cier­tos de jazz mo­derno, co­mo a los del Art En­sem­ble Of Chica­go, Sun Ra y Char­les Min­gus, que me im­pre­sio­na­ron pro­fun­da­men­te. Des­de ese mo­men­to co­men­cé a to­car música com­ple­ta­men­te im­pro­vi­sa­da, cuan­do aún es­ta­ba en la es­cue­la se­cun­da­ria. En ese tiem­po pro­bé mu­chas for­mas dis­tin­tas den­tro del ar­te, co­mo la dan­za, el tea­tro, e in­clu­so la música pop. Par­tí de esa música pa­ra com­po­ner.

-¿Exis­te un jazz fran­cés?

-Exis­te, pe­ro no soy pa­ra na­da na­cio­na­lis­ta, no creo en eso de na­cio­na­li­zar el gé­ne­ro. Sí pue­do de­cir que des­de ha­ce tiem­po en Fran­cia hay un jazz crea­ti­vo y ori­gi­nal, co­mo tam­bién en otros paí­ses de Eu­ro­pa; se ha crea­do un mo­vi­mien­to muy fuer­te de música crea­ti­va y eso tie­ne re­la­ción con que ha­ce más de 30 años que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra fran­cés ayu­da eco­nó­mi­ca­men­te a mú­si­cos, pro­mo­to­res de fes­ti­va­les y al­gu­nos clu­bes que pro­gra­man es­ta música. Esa po­lí­ti­ca ge­ne­ra mu­chas ini­cia­ti­vas crea­ti­vas en to­do el país. Por ejem­plo, aho­ra hay tam­bién de­par­ta­men­tos de jazz en ca­si to­das las es­cue­las de música, con muy bue­nos pro­fe­so­res; en­ton­ces el ni­vel de los mú­si­cos jó­ve­nes es muy al­to, y tien­den a no re­pe­tir los mol­des ya co­no­ci­dos. Ade­más hay un ex­ten­so pú­bli­co, y tam­bién mu­chas co­ne­xio­nes de es­te gé­ne­ro con el rock y la música clá­si­ca; a eso hay que su­mar­le que la au­dien- cia no só­lo es­tá com­pues­ta por afi­cio­na­dos, sino tam­bién por mú­si­cos.

-¿Cuál se­ría la ra­zón por la cual no hay gi­ros ex­plo­si­vos en el jazz, co­mo en las dé­ca­das del '40 y '50?

-Esos cam­bios, en la ac­tua­li­dad, se ha­cen de ma­ne­ra pro­gre­si­va. En reali­dad, lo que no hay son rup­tu­ras; hay un pro­ce­so de crea­ción muy sos­te­ni­do en mu­chos paí­ses. El jazz es­tá ex­pan­di­do a otros gé­ne­ros co­mo el fol­clo­re, la música po­pu­lar, la música clá­si­ca, y lo han con­ver­ti­do en un te­rri­to­rio muy am­plio.

-¿Hoy la pa­la­bra jazz si­gue re­fle­jan­do una ca­te­go­ría de música?

-Sí, a pe­sar de que sus for­mas son múl­ti­ples. Creo que cuan­do uno es­cu­cha música, re­co­no­ce si esa pro­pues­ta es­tá im­preg­na­da de jazz; des­de ha­ce tiem­po se ha­bla de que ya ha da­do to­do y, sin em­bar­go, si­gue sien­do un gé­ne­ro crea­ti­vo.

-¿Cuál es la pro­pues­ta pa­ra su re­si­den­cia con mú­si­cos ar­gen­ti­nos?

-Ha­re­mos te­mass ori­gi­na­les, pro­pias, es­cri­tas re­cien­te­men­te, y tra­ba­ja­re­mos so­bre la pre­ci­sión del en­sam­ble. Los te­mas que tra­je son los que ha­go con mi ac­tual gru­po, y to­car­los en Bue­nos Ai­res con es­tos mú­si­cos se­rá una ma­ne­ra de rein­ven­tar­lo.w

D .WALDMANN

Sclavis. Di­ce que el jazz si­gue sien­do un gé­ne­ro crea­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.