Tres her­ma­nas, un des­tino

Clarin - Spot - - Con Pasión - Sil­via Fes­quet sfes­quet@cla­rin.com

Ha­bían na­ci­do en eso que da en lla­mar­se una fa­mi­lia aco­mo­da­da. Hi­jas del ha­cen­da­do y co­mer­cian­te En­ri­que Mi­ra­bal, Mi­ner­va, Pa­tria, Ma­ría Te­re­sa y Bél­gi­ca lle­ga­ron al mun­do en Ojo de Agua, pro­vin­cia de Sal­ce­do, en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na de los años 30 y 40 del si­glo XX. Lú­ci­das, es­tu­dio­sas e in­te­li­gen­tes, cria­das en ple­na dic­ta­du­ra del fe­roz Ra­fael Tru­ji­llo, que go­ber­nó el país en­tre 1930 y 1961, las her­ma­nas desa­rro­lla­ron una fé­rrea con­cien­cia po­lí­ti­ca y so­cial: des­de muy tem­prano se con­vir­tie­ron en activistas en la lu­cha con­tra el ré­gi­men. Aun­que la más com­ba­ti­va era Mi­ner­va, na­ci­da el 12 de mar­zo de 1926, ni Pa­tria ni Ma­ría Te­re­sa le iban en za­ga. Es­ta úl­ti­ma so­lía re­pe­tir:“se arries­ga la vi­da sin pen­sar en po­si­bles be­ne­fi­cios per­so­na­les, ya que el mo­tor por el cual lu­cha­mos es la anu­la­ción com­ple­ta de los pri­vi­le­gios (…) qui­zás lo que te­ne­mos más cer­ca es la muer­te, pe­ro esa idea no me ame­dren­ta: se­gui­re­mos lu­chan­do por lo jus­to”. Con­ven­ci­das de que las con­se­cuen­cias de la po­lí­ti­ca tru­ji­llis­ta se­rían te­rri­bles pa­ra el país, las Mi­ra­bal, o Las Ma­ri­po­sas, co­mo se las co­no­ció de­bi­do al nom­bre que Mi­ner­va usa­ba en su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, en­tra­ron a for­mar par­te del mo­vi­mien­to opo­si­tor 14 de ju­nio.

Pa­tria era dac­ti­ló­gra­fa; Ma­ría Te­re­sa, agri­men­so­ra; Bél­gi­ca “De­dé” tra­ba­jó en pro­duc­ción agrí­co­la, y Mi­ner­va se doc­to­ró en De­re­cho. Cuen­tan que, más allá de su mi­li­tan­cia opo­si­to­ra, la suer­te de Las Ma­ri­po­sas em­pe­zó a se­llar­se en una fies­ta que Tru­ji­llo dio en su re­si­den­cia, y a la que fue in­vi­ta­da la fa­mi­lia Mi­ra­bal. A pe­sar de la re­sis­ten­cia de Chea, la ma­dre, ne­gar­se al con­vi­te era, por esos tiem­pos, ca­si sui­ci­da. No es­tá de­ma­sia­do cla­ro qué fue exac­ta­men­te lo que pa­só en esa ve­la­da, pe­ro sí sus con­se­cuen­cias. De acuer­do con lo que na­rra Ma­rio Vargas Llo­sa en La fies­ta del Chi­vo, Mi­ner­va “se atre­vió a desai­rar a Tru­ji­llo en per­so­na, ne­gán­do­se a bai­lar con él, y que por eso su pa­dre fue des­po­ja­do de la al­cal­día de Ojo de Agua y enviado a la cár­cel. Otros in­si­nua­ban que no só­lo fue un desai­re, que lo abo­fe­teó por­que bai­lan­do con ella la ma­no­seó o le di­jo al­go gro­se­ro, una po­si­bi­li­dad que mu­chos des­car­ta­ban...”. Lo cier­to es que de allí en más se desató una per­se­cu­ción fu­ri­bun­da con­tra los Mi­ra­bal. En ma­yo de 1960, se­gún re­se­ñas, el pe­rió­di­co El

Ca­ri­be pu­bli­có una no­ta con de­cla­ra­cio­nes del “pa­dre de la pa­tria” don­de de­nun­cia­ba ac­ti­vi­da­des clan­des­ti­nas en al­gu­nas re­gio­nes del país, in­clu­yen­do a las Mi­ra­bal en la lis­ta de “des­ta­ca­dos co­mu­nis­tas”. Acu­sán­do­los en­tre otras co­sas de aten­tar con­tra la se­gu­ri­dad del es­ta­do do­mi­ni­cano, las re­pre­sa­lias in­clu­ye­ron des­po­jo de bie­nes, tor­tu­ras y ve­ja­cio­nes, cár­cel pa­ra los ma­ri­dos de tres de las her­ma­nas, y tam­bién pa­ra dos de ellas, que des­pués se con­ver­ti­ría en arres­to do­mi­ci­lia­rio con un fin per­ver­so: el 25 de no­viem­bre de 1960, al ca­bo de una vi­si­ta a la pri­sión a la que sus hom­bres ha­bían si­do tras­la­da­dos, un Pon­tiac azul y blan­co in­ter­cep­tó, en el puen­te Ma­ra­pi­cá de Puer­to Pla­ta, el jeep en que via­ja­ban Pa­tria, Mi­ner­va y Ma­ría Te­re­sa, con­du­ci­do por el cho­fer Ru­fino de la Cruz. Los cua­tro cuer­pos apa­re­ce­rían más tar­de des­tro­za­dos den­tro del vehícu­lo, al fon­do de un ba­rran­co, co­mo si hu­bie­ran su­fri­do un ac­ci­den­te: las her­ma­nas de­ja­rían seis huér­fa­nos, una ma­dre de­ses­pe­ra­da, y De­dé, la so­bre­vi­vien­te, que vi­vi­ría pa­ra hon­rar su me­mo­ria.

Pa­ra los ob­ser­va­do­res, el es­pan­to­so ha­llaz­go fue la go­ta que col­mó el va­so, y el prin­ci­pio del fin del ré­gi­men: to­dos en­ten­die­ron que era un cri­men or­ga­ni­za­do y per­pe­tra­do des­de el go­bierno, co­mo se ven­ti­la­ría en el jui­cio que se lle­vó a ca­bo dos años des­pués. El dic­ta­dor no lle­gó a ver­lo: fue ase­si­na­do el 30 de ma­yo de 1961, sie­te me­ses des­pués del aten­ta­do con­tra las Mi­ra­bal. En 1999, y en ho­me­na­je a ellas, Na­cio­nes Uni­das ins­ti­tu­yó el 25 de no­viem­bre co­mo el Día In­ter­na­cio­nal de la Eli­mi­na­ción de la Vio­len­cia con­tra la Mu­jer. Mi­ner­va pu­do cum­plir así con su pro­me­sa: “Si me matan -ha­bía di­cho-sa­ca­ré los bra­zos de la tum­ba y se­re más fuer­te”.w

Bél­gi­ca so­bre­vi­vi­ría pa­ra hon­rar la me­mo­ria de Mi­ner­va, Ma­ría Te­re­sa y Pa­tria, y criar a sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.