Cla­ses de tan­go pa­ra un fan del me­tal (y bai­la­rín de ma­de­ra)

El cro­nis­ta qui­so con­fir­mar que el 2x4 no era lo su­yo. Y sus vér­te­bras se lo di­je­ron con vehe­men­cia.

Clarin - Spot - - El Probador - Pa­blo Rai­mon­di prai­mon­di@cla­rin.com

Es no­che de lu­nes y ten­go dos misiones atí­pi­cas: po­ner­me un tra­je acor­de a la si­tua­ción y pi­sar por pri­me­ra vez una pis­ta tan­gue­ra. Im­pen­sa­do.

En el ba­ño del dia­rio me trans­for­mo en Tan­go­man (por suer­te era fe­ria­do y po­cos co­le­gas me vie­ron sa­lir así loo­kea­do), en­go­mi­na­do y to­do pa­ra me­ter­le un to­que vin­ta­ge al asun­to.

Lo con­fie­so: no jue­go bien al tru­co, me­nos al fút­bol, no to­mo ma­te y -mu­cho me­nos- es­toy cer­ca del tan­go co­mo oyen­te. Más bien en la otra pun­ta: me­tal (heavy, th­rash, death, black me­tal), got­hic rock, dark­wa­ve y elec­tro me­die­val. “Se­gu­ro sa­bés bai­lar tan­go”, dan por sen­ta­do los tu­ris­tas que dan con uno, cuan­do con­tás tu pro­ce­den­cia. Cra­so error: es­toy flo­ji­to de pa­pe­les co­mo ar­gen­tino mo­de­lo.

Pa­ra re­mon­tar (lo irre­mon­ta­ble) me acer­qué, por re­co­men­da­ción de mis ve­ci­nos de pi­so (neo­ze­lan­dés él, ar­gen­ti­na ella, am­bos mi­lon­gue­ros) a El Be­so, una aca­de­mia tan­gue­ra.

¿El re­sul­ta­do? Las dos ho­ras más com­pli­ca­das de mi pa­so por es­ta secc­ción, mu­cho más que ha­cer un cu­chi­llo o to­mar una cla­se de ai­ki­do.

Las imá­ge­nes que ilus­tran es­ta no­ta ha­blan por sí so­las, de las más de 100 que me mos­tró el fo­tó­gra­fo, só­lo en cin­co sa­lí mi­ran­do a los ojos de la even­tual com­pa­ñe­ra de pis­ta. Mi­tad por ti­mi­dez (el es­tre­cho con­tac­to hu­mano de es­te bai­le me des­co­lo­ca) y la otra mi­tad por mie­do de pi­sar a la dama, a quien -co­mo re­za el ABC del buen mi­lon­gue­ro- “hay que (sa­ber) lle­var”. Lo que no di­ce es qué ca­ra po­ner cuan­do in­vo­lun­ta­ria­men­te pi­sás al otro o le ases­tás un ro­di­lla­zo an­te ta­ma­ña desin­cro­ni­za­ción mo­triz. “Con con­fian­za, an­dá pa­ra ade­lan­te que yo me doy cuen­ta y re­tro­ce­do. No me vas a pi­sar”, me di­ce una y otra vez Ce­li­na, una de las pro­fes.

Lo in­ten­to. Marco (con un quie­bre de cin­tu­ra) el an­ti­ci­po del “arras­tre”, el pa­so ha­cia ade­lan­te que se da -sue­la a ras de pi­so- ha­cia el pie de tu pa­re­ja. Lo que me­nos ima­gi­né era com­pren­der (ca­si al fi­nal de la cla­se) que “la se­ñal co­rrec­ta” era fle­xio­nar le­ve­men­te las pier­nas. En fin.

La mo­da­li­dad de en­se­ñan­za en El Be­so es con ro­ta­ción de pa­re­jas, “vic­ti­mas” en mi ca­so, co­mo Pau­li­na -de ni­vel más avan­za­do- con quien co­do a co­do pri­me­ro va­mos mar­can­do el pa­so que nos in­di­ca Ma­ría, la ins­truc­to­ra. To­mán­do­nos por la es­pal­da avan­za­mos al mis­mo tiem­po, pe­ro no hay ca­so. Ca­mino co­mo un pa­to ro­bo­ti­za­do, no me pue­do re­la­jar y pien­so más en co­nec­tar­me men­tal­men­te con la música (¡im­po­si­ble!) que con lo que me di­ce Ele­na (otra de las pro­fes), quien me lle­va pa­si­to a pa­si­to a la par de la mu­jer.

“Ca­mi­ná na­tu­ral, co­mo si es­tu­vie­ses en la ca­lle”, me in­di­ca. Y eso in­ten­to. Lue­go se su­ma Lis co­mo pa­re­ja de bai­le. Jun­to a es­ta li­cen­cia­da en te­ra­pia ocu­pa­cio­nal trans­cu­rre gran par­te de los ejer­ci­cios, to­mán­do­nos de los hom­bros y prac­ti­can­do el ben­di­to pa­so sin­cro­ni­za­do del “arras­tre” e in­ten­ta­do­la “lle­var” en circu­los por la pis­ta. No hay ca­so, so­lo atino a reír­me y con­ta­giar­la con mi li­mi­ta­da sin­cro­ni­za­ción. Lue­go ella pa­sa en bra­zos de un com­pa­ñe­ro con más ex­pe­rien­cia y ahí se ve el efec­to con­ta­gio: si el hom­bre sa­be lle­var, la mu­jer se aco­pla a eso y bri­lla en la pis­ta.

“¿Qué es­cu­cha­mos?” Le pre­gun­to a Ce­li­na du­ran­te la pau­sa de la cla­se. “Di Sa­li y D´arien­zo”, me di­ce. Y com­ple­ta: “Es lo más co­mún pa­ra los que re­cién em­pie­zan”. Y me agre­ga un da­to cru­cial an­te mi pre­gun­ta ob­via: “Gar­del no se bai­la. La mé­tri­ca no es acor­de pa­ra los apren­di­ces en es­to”.

De los úl­ti­mos ejer­ci­cios que re­cuer­do es el “cru­ce” y allí Susana (otra profe) me ha­ce ro­tar el tor­so y sien­to que sue­na al­go. No es la música, sino ca­da una de mis vér­te­bras lum­ba­res. De no creer co­mo el cuer­po te da un ca­che­ta­zo y ex­pul­sa cuan­do no con­cuer­da con al­go. Chau, mr. tan­go.w

ROLANDO AN­DRA­DE

Cla­va­do al pi­so. Pe­se a los pun­tua­les con­se­jos de las pro­fe­so­ras, los años de po­go en­du­re­cen los mo­vi­mien­tos.

ROLANDO AN­DRA­DE

Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to. El cro­nis­ta no se re­fle­ja.

In­via­ble. ¡Ni con coach ad­he­ri­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.