Lo que pu­do el mie­do de una en­fer­me­ra

Preo­cu­pa­da por la in­se­gu­ri­dad en su ba­rrio, in­ven­tó un sis­te­ma de se­gu­ri­dad ho­ga­re­ña que pa­ten­tó en 1966.

Clarin - Spot - - Con Pasión - Sil­via Fes­quet sfes­quet@cla­rin.com

Ma­rie Van Brit­tan Brown era en­fer­me­ra. No cir­cu­lan documentos que per­mi­tan in­fe­rir cuán bue­na era po­nien­do in­yec­cio­nes, to­man­do el pul­so o re­con­for­tan­do en­fer­mos. Pe­ro por muy dis­tin­tas ra­zo­nes, su nom­bre se ga­nó un lu­gar en las en­ci­clo­pe­dias y en los registros de los gran­des in­ven­tos del si­glo XX. Tal vez por aque­llo de que la ne­ce­si­dad tie­ne ca­ra de he­re­je, fue que Ma­rie pu­so ma­nos y cabeza a la obra, y lo­gró un desa­rro­llo que ha si­do mul­ti­pli­ca­do y di­fun­di­do por mi­llo­nes, y del que se ha be­ne­fi­cia­do, en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, el mun­do en­te­ro.

Todo em­pe­zó en Ja­mai­ca, Queens, el ba­rrio neo­yor­quino en que Ma­rie na­ció, y en el que se­guía vi­vien­do des­pués de ca­sar­se con Al­bert Brown, un téc­ni­co elec­tró­ni­co que, por su ocu­pa­ción, se veía obli­ga­do a pa­sar mu­chas no­ches fue­ra de ca­sa. Tra­ba­jan­do co­mo en­fer­me­ra, con jor­na­das de la­bor muy pro­lon­ga­das y a ve­ces en ho­ra­rios ca­pri­cho­sos, era mu­cho el tiem­po que Ma­rie pa­sa­ba so­la en su ho­gar. El ve­cin­da­rio se ha­bía vuel­to in­se­gu­ro, con una ta­sa de cri­mi­na­li­dad al­ta y una res­pues­ta po­li­cial de­ma­sia­do len­ta, lo que no ha­cía más que exa­cer­bar sus te­mo­res. Ade­más de ac­ti­var sus mie­dos y su sen­sa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, la si­tua­ción po­ten­ció su in­ven­ti­va. Fue así co­mo di­se­ñó un sis­te­ma de se­gu­ri­dad que, pensado ini­cial­men­te pa­ra lle­var tran­qui­li­dad a su ho­gar, se con­vir­tió en la base de la tec­no­lo­gía de se­gu­ri­dad ho­ga­re­ña hoy en uso- con­ve­nien­te­men­te renovada, se en­tien­de-, ex­pan­dién­do­se no só­lo geo­grá­fi­ca­men­te sino tam­bién en ma­te­ria de ám­bi­tos a ser uti­li­za­da: des­de ca­sas par­ti­cu­la­res has­ta ne­go­cios y em­pre­sas, se mul­ti­pli­ca­ron por mi­les los que sa­ca­ron pro­ve­cho de un in­ven­to de ori­gen tan do­més­ti­co.

¿En qué con­sis­tía el sis­te­ma? Co­mo una de sus preo­cu­pa­cio­nes era de­tec­tar quién se acer­ca­ba has­ta la puer­ta de ca­lle y, even­tual­men­te po­der con­tro­lar es­tos mo­vi­mien­tos des­de el dor­mi­to­rio, se ins­ta­la­ron una cá­ma­ra mo­to­ri­za­da, pe­ga­da a una suer­te de ca­ja que se in­cor­po­ró a la puer­ta, y cua­tro vi­so­res, ubi­ca­dos a di­fe­ren­tes al­tu­ras. El de la par­te su­pe­rior per­mi­tía iden­ti­fi­car a una per­so­na al­ta; el más ba­jo, a un chi­co. Los otros dos, a quie­nes te­nían una al­tu­ra ubi­ca­da a mi­tad de camino. En el cuar­to de Ma­rie y Al­bert, más pre­ci­sa­men­te al la­do de la ca­ma, se ha­bía ins­ta­la­do un mo­ni­tor, en cu­ya pan­ta­lla se pro­yec­ta­ban las imá­ge­nes to­ma­das por la cá­ma­ra. Un mi­cró­fono de dos vías per­mi­tía ha­blar con quien es­tu­vie­ra de­lan­te de la puer­ta. Si se tra­ta­ba de un co­no­ci­do, con el pul­sa­do de un bo­tón se le da­ba ac­ce­so sin ne­ce­si­dad de le­van­tar­se de la ca­ma. Si, en cam­bio, se tra­ta­ba de un des­co­no­ci­do en ac­ti­tud sos­pe­cho­sa, otro bo­tón des­en­ca­de­na­ba una alar­ma en una em­pre­sa de se­gu­ri­dad o en el vi­gi­la­dor del ba­rrio o, in­clu­so, po­día aler­tar a un ve­cino cer­cano.todo es­te sis­te­ma fue pensado e im­ple­men­ta­do por Ma­rie, con la ayu­da del know how de su ma­ri­do, a me­dia­dos de los ‘60, y pa­ten­ta­do el 1 de agos­to del año si­guien­te con el nom­bre de ella al fren­te y el de su ma­ri­do en se­gun­do lu­gar. De acuer­do con el si­tio ame­ri­ca­co­me­sa­li­ve, lo que pre­sen­tó el ma­tri­mo­nio era al­go que na­die ha­bía desa­rro­lla­do has­ta ese mo­men­to. En la so­li­ci­tud co­rres­pon­dien­te in­cluían tres pa­ten­tes pre­vias so­bre las cua­les se ha­bían ba­sa­do pa­ra su in­ven­to: un sis­te­ma de te­le­vi­sión apro­ba­do en 1939, uno de iden­ti­fi­ca­ción de 1959, y un sis­te­ma de es­ca­neo ope­ra­do a con­trol re­mo­to, de ju­nio de ese mis­mo año. Fren­te a The New York Ti­mes, se­gún ci­ta el si­tio ya men­cio­na­do, Ma­rie de­cía res­pec­to a su in­ven­to: “Una mu­jer so­la pue­de dis­pa­rar una alar­ma de ma­ne­ra in­me­dia­ta, con só­lo pre­sio­nar un bo­tón o, si el sis­te­ma se ins­ta­la en un con­sul­to­rio mé­di­co, pue­de ayu­dar a pre­ve­nir los ro­bos de dro­gas co­me­ti­dos por adic­tos”. Por su “cria­tu­ra”, Ma­rie fue pre­mia­da., años más tar­de, por el Comité Na­cio­nal de Cien­tí­fi­cos de los Es­ta­dos Uni­dos. Mu­rió en 1999, a los 76 años, tal vez con la ilu­sión de ha­ber de­ja­do, si no un mun­do más se­gu­ro, al me­nos uno me­jor vi­gi­la­do. Pa­ra bien o pa­ra mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.