“Nun­ca voy a ser cool”

Hi­jo de car­ni­ce­ros, el ac­tor se de­cla­ra mi­li­tan­te de la co­me­dia. De em­plea­do de un vi­deo­club a co­lec­cio­nis­ta de pe­lí­cu­las. Re­tra­to de un ti­po sim­ple.

Clarin - Spot - - Telones Y Pantallas - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com

La­gri­mea si en­cuen­tra un vi­deo­club so­bre­vi­vien­te. En­tra, re­vuel­ve co­mo en un mer­ca­do de pul­gas de cin­tas, y en ca­da VHS ve su ca­ra a los 27 años. Es que los “al­ma­ce­nes de pe­lí­cu­las” son par­te de la his­to­ria de Die­go Pé­rez, ven­de­dor en El Fe­rro­ca­rril, el vi­deo­club de San Mar­tín en el que tra­ba­jó du­ran­te tres años. Ni Block­bus­ter po­día ha­cer­le som­bra a aquel ex­per­to en ex­pli­car si­nop­sis y re­clu­tar so­cios.

“Pa­re­ce una fan­fa­rro­na­da, pe­ro yo era muy bueno en ese ru­bro. Ha­bla­ba con co­no­ci­mien­to de cau­sa, por­que cuan­do lle­ga­ban los es­tre­nos, me lle­va­ba los vi­deos a ca­sa, los pro­ba­ba y los mi­ra­ba”, evo­ca Fer­nan­do Die­go. Fer­nan­do es su pri­mer nom­bre, aun­que po­quí­si­mos lo se­pan. En el ba­rrio op­ta­ron por lla­mar­lo Die­go ha­ce 47 años, pa­ra no con­fun­dir­lo con su me­jor ami­go.

“Cuan­do se fun­día Block­bus­ter y en De­vo­to re­ma­ta­ban las pe­lí­cu­las, me hi­ce ami­go de Víc­tor Suei­ro. Nos en­con­tra­mos ca­da uno con un chan­gui­to lleno de vi­deos, co­mo quien com­pra­ra en Co­to, y nos in­ter­cam­bia­mos los te­lé­fo­nos. Des­pués, nos lla­má­ba­mos pa­ra re­co­men­dar­nos tí­tu­los”, se emo­cio­na. “Cuan­do apa­re­ció el DVD y él se lo com­pró, me re­ga­ló to­dos sus VHS.ERA la ter­nu­ra per­so­ni­fi­ca­da. Quie­ro creer lo que él pro­mo­vía: que to­do es­to no ter­mi­na y al mo­rir­nos nos va­mos a otro plano”.

La vi­deo­te­ca de Die­go es­tá com­pues­ta por “mu­cha ma­te­ria pri­ma” con­se­gui­da en Co­rrien­tes y Mon­te­vi­deo, su “Dis­ney­lan­dia”. Co­lec­cio­na se­ries co­mo El Zo­rro y Vien­do a Bion­di, ate­so­ra to­do lo re­fe­ren­te a Al Pa­cino y a Ro­bert De Ni­ro y aún le da uso a una prehis­tó­ri­ca vi­deo­ca­se­te­ra. “Ten­go la ma­nía en­fer­mi­za de guar­dar dis­cos y vi­deos sin abrir, con el ny­lon in­tac­to co­mo pro­vi­sio­nes pa­ra el día de ma­ña­na. Y sue­ño con po­ner un vi­deo­club al­gún día, que agre­gue li­bros y mú­si­ca de pe­lí­cu­las”.

Hi­jo de car­ni­ce­ro, 53 años, dos hi­jos, an­te­pa­sa­dos as­tu­ria­nos, in­fan­cia en la es­cue­la pú­bli­ca Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, de San Mar­tín. Na­ció en Ca­se­ros un 30 de enero, “a las ocho me­nos cuar­to de la no­che, ben­de­ci­do por una llu­via to­rren­cial”. Zur­do a la ho­ra de pa­tear la pe­lo­ta dos ve­ces por se­ma­na, “ca­la­mar”, “diez frus­tra­do”, ad­mi­ra­dor de Car­los Ba­bing­ton y Nor­ber­to Alon­so. Su es­pe­cia­li­dad son los go­les aé­reos “y por arri­ba de la ca­be­za”.

Es­tu­dió tea­tro con Agus­tín Alez­zo, maes­tro a quien ha­cía car­ca­jear cuan­do in­ter­pre­ta­ba una tra­ge­dia, pe­ro se for­mó a fon­do con Nor­man Bris­ki, a quien ho­me­na­jeó en su kios­co, bau­ti­za­do “La fia­ca”. No im­pos­ta. No ol­vi­da lo que fue. Reivin­di­ca su pa­sa­do de cor­ta­dor de fiam­bres y de bo­le­te­ro de la es­ta­ción San Mar­tín.

Ha­ce 16 años de­jó la sol­te­ría, ha­ce 19 de­jó el ci­ga­rri­llo y ha­ce 24 de­jó el vi­deo­club tras el sue­ño de la ac­tua­ción. De­bu­tó en Mi cu­ña­do, con un bo­lo, jun­to a Ri­car­do Da­rín y a Luis Bran­do­ni, y se abrió a la po­pu­la­ri­dad con Vi­deo­match, gra­cias al per­so­na­je del sketch El in­so­por­ta­ble. Lo vi­mos en El so­de­ro de mi vi­da, en el fil­me Apa­rien­cias, en la co­ci­na de Ma­ru Bo­ta­na (Sa­bor a mí). Su pri­me­ra tem­po­ra­da ve­ra­nie­ga en Mar del Pla­ta fue ha­ce 14 años, en Mo­ney, Mo­ney. Ya ar­mó las va­li­jas pa­ra de­bu­tar el 8 de di­ciem­bre en esa ciu­dad, en Mi ve­ci­na fa­vo­ri­ta.

Con la mis­ma “fi­lo­so­fía laburante” que apren­dió en el mer­ca­di­to fa­mi­liar Pla­ten­se, de Vi­lla Lynch, le pu­so “el cue­ro” a la co­me­dia. Es mi­li­tan­te de lo po­pu­lar, del vo­de­vil, del asa­do y de la sen­sa­tez de ha­ber­se for­ma­do le­yen­do a Ché­jov pa­ra vo­lan­tear con or­gu­llo ha­cia las aguas tea­tra­les de Qué gau­chi­ta mi mu­ca­ma.

-¿Sen­tís que va a lle­gar ese día en que te des­cu­bran en otro re­gis­tro y se ha­ga jus­ti­cia con tu tra­ba­jo?

-Sien­to el re­co­no­ci­mien­to. Si un án­gel me di­je­ra qué que­rés ha­cer has­ta el úl­ti­mo día, le di­ría que co­me­dia. Es una mi­sión ali­viar pe­nas, sen­tir ese bál­sa­mo de ser­vir pa­ra des­pe­jar al otro. Es fuer­te que te di­gan: “Es­tu­vis­te sin sa­ber­lo cuan­do tu­ve de­pre­sión y me hi­cis­te reír”. Alez­zo me hi­zo des­cu­brir que lo mío era eso. Mis com­pa­ñe­ros, so­lem­nes, de­cían: “Ven­go a apren­der tea­tro, no a ha­cer lo que ha­ce Da­río Vit­to­ri”. Y yo no me ga­na­ba la sim­pa­tía de los de­más, por­que les de­cía: “Oja­lá apren­dan a ha­cer la co­me­dia de Vit­to­ri. To­dos es­ta­ban en una pos­tu­ra cool. Yo nun­ca voy a ser cool”.

-¿Te­ner una pre­via cul­tu­ra del tra­ba­jo le da ven­ta­jas a un ac­tor so­bre otro?

-To­do lo que sir­ve pa­ra te­ner ob­ser­va­ción de los com­por­ta­mien­tos hu­ma­nos sir­ve. Pe­ro es lo mis­mo na­cer en Pa­ler­mo o en Bul­ga­ria. Cuan­do yo era bo­le­te­ro, me le­van­ta­ba a las cua­tro y veía a tan­ta gen­te por día que mi con­di­ción na­tu­ral era sa­car los ges­tos de otros, ob­ser­var­los. La ob­ser­va­ción la te­nés seas de San Mar­tín o de Re­co­le­ta. El ver­da­de­ro or­gu­llo mío es el de ve­nir de una fa­mi­lia de ho­nes­tos y cons­tan­tes.

-Te­nien­do en cuen­ta que su­pe­ras­te el ni­vel de vi­da de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de la que ve­nís. ¿Có­mo te re­la­cio­nás con el di­ne­ro y lo ma­te­rial?

-No­so­tros fui­mos muy fe­li­ces con el Fiat 1500 que nos lle­va­ba a to­dos la­dos. Yo soy fe­liz con te­ner mi pa­rri­lli­ta en el de­par­ta­men­to y con una pi­le­ti­ta arri­ba. O con po­der sa­lir a co­mer afue­ra una vez por se­ma­na. Eso me bas­ta. No ad­qui­rí gus­tos ca­ros. Mi ma­yor in­ver­sión es dis­fru­tar de te­ner a mis vie­jos a mis 53 años, de cui­dar de mis hi­jos Ni­co­lás, de 11, y So­fía, de 14, y de vi­vir al la­do de Mariela. Eso es mu­chí­si­mo. Y si en­ci­ma te­nés buenos ami­gos, sa­bés que siem­pre te van a po­der dar una mano si te que­dás en la lo­na.

-¿Pa­sar el me­dio si­glo te en­fren­ta a nue­vos mie­dos o tus mie­dos siem­pre fue­ron los mis­mos?

-Qui­zás la obra que ha­go, Justo en lo me­jor de mi vi­da, en el Pi­ca­dilly, me ha­ce en­trar en shock cuan­do pien­so en esas co­sas que uno de­ja pen­dien­te si se mue­re a es­ta edad. Pe­ro la edad no me preo­cu­pa por ga­lan­te­ría, sino que me ad­vier­te ne­ce­si­dad de más cui­da­do. El epi­so­dio que vi­ví jun­to a Car­lín (Car­los Cal­vo su­frió un ACV an­tes de sa­lir a es­ce­na en la obra Ta­xi, en 2010) me mar­có en cuan­to a la aten­ción del ins­tru­men­to, nues­tro cuer­po. Hoy Car­lín ce­na una vez por mes jun­to a sus ami­gos y la pe­lea reha­bi­li­tán­do­se. El tea­tro me en­se­ña a se­guir, siem­pre. Por ejem­plo, el día que de­bu­té con Mo­ney Mo­ney, se mu­rió mi me­jor ami­go, de VIH.

-¿Y sa­lis­te a es­ce­na?

-Sí. Me ha­bía des­pe­di­do de él, ho­ras an­tes, en el Mu­ñiz. Y me lla­ma­ron, me avi­sa­ron, y sa­lí al es­ce­na­rio llo­ran­do por den­tro. La vi­da te cam­bia los pla­nes to­do el tiem­po. Y la ac­tua­ción nos en­se­ña a con­ti­nuar el show. A es­ta al­tu­ra sien­to que me quie­ren y me creen. La gen­te ol­fa­tea y te sa­ca la fi­cha. Un tiem­pi­to po­dés en­ga­ñar­los, pe­ro fi­nal­men­te la ca­re­ta siem­pre se cae.

EM­MA­NUEL FERNÁNDEZ

Sin po­se. Pé­rez, que fue bo­le­te­ro en la es­ta­ción San Mar­tín, se enor­gu­lle­ce de su pa­sa­do de “laburante”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.