Efec­ti­vi­dad, pe­ro sin sor­pre­sas

Clarin - Spot - - Música - Ma­ría Ana Ra­go Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Mi ve­ci­na fa­vo­ri­ta no de­frau­da. Di­fí­cil­men­te el es­pec­ta­dor que sa­que en­tra­das pa­ra ver es­ta co­me­dia no en­cuen­tre sa­tis­fe­chas sus ex­pec­ta­ti­vas al sa­lir de la fun­ción. Tí­pi­co es­pec­tácu­lo de la tem­po­ra­da tea­tral mar­pla­ten­se, pa­ra un pú­bli­co que bus­ca reír­se un buen ra­to, con una his­to­ria sin pre­ten­sio­nes, que en­tre­tie­ne y di­vier­te du­ran­te una ho­ra y me­dia.

Pro­ta­go­ni­za­da por Lizy Ta­glia­ni, es­ta co­me­dia de en­re­dos re­sul­ta efec­ti­va. Su di­rec­tor, Carlos Oli­vie­ri, le im­pri­me a la pues­ta un buen rit­mo, pa­ra que la obra cap­te la aten­ción de la pla­tea de ma­ne­ra sos­te­ni­da, a pe­sar de la tra­ma sim­ple y bas­tan­te pre­vi­si­ble. Con pro­duc­ción ge­ne­ral de Eze­quiel Cor­bo, Pa­blo Pra­da y Fe­de­ri­co Hop­pe, Mi ve­ci­na fa­vo­ri­ta se ins­ta­ló en el ve­rano mar­pla­ten­se, en el tea­tro Li­do.

Cuan­do to­da­vía no se ter­mi­nó de sen­tar el úl­ti­mo es­pec­ta­dor en la sala, Lizy apa­re­ce en el es­ce­na­rio can­tan­do a ca­pe­la: “De­trás de to­do só­lo hay una mu­jer...”, pre­sen­tán­do­se, rién­do­se de sí mis­ma y bus­can­do así la com­pli­ci­dad del pú­bli­co, al cual pre­dis­po­ne bien. “Voy a ha­cer una co­me­dia”, ex­pli­ca y an­ti­ci­pa -in­ne­ce­sa­ria­men­teel ar­gu­men­to de la pie­za. Ade­más, pre­sen­ta a los per­so­na­jes, di­cien­do quién es quién en la his­to­ria. Y se per­mi­te alu­dir tam­bién a cues­tio­nes per­so­na­les, pa­ra pro­vo­car el efec­to hu­mo­rís­ti­co.

Lue­go, to­do su­ce­de en el de­par­ta­men­to de Fe­de­ri­ca (Iliana Ca­la­bró), don­de tras una idea que se le ocu­rre a Car­la (Lizy) pa­ra ayu­dar a su ve­ci­na Gua­da (Ma­gui Bra­vi), em­pie­zan a con­fluir va­rios per­so­na­jes que de­ben si­mu­lar ser quie­nes no son pa­ra sa­lir in­dem­nes de los en­re­dos.

Has­ta Lizy Ta­glia­ni -con su na­tu­ral des­par­pa­jo- in­ten­ta ocul­tar que es “la ve­ci­na tra­ves­ti”, pa­ra no traer­le más pro­ble­mas a la chi­ca del 4to. B. Aun­que cuan­do to­do em­pie­za a con­fun­dir­se de­ma­sia­do, na­die pa­re­ce po­der sal­var­se de los en­ga­ños.

El prin­ci­pal pro­ble­ma del li­bro es que las con­fu­sio­nes apa­re­cen de mo­do pre­ci­pi­ta­do, de­ma­sia­do pron­to en el desa­rro­llo de la his­to­ria. Y en­se­gui­da to­do se tra­ta de es­con­der­se, ce­rrar puer­tas que se abren, evi­tar que al­guien suba una es­ca­le­ra. Sin em­bar­go, el ofi­cio del di­rec­tor y la des­tre­za de al­gu­nos ac­to­res per­mi­ten su­pe­rar esa de­fi­cien­cia y lo­grar que no pier­da agi­li­dad la pues­ta.

Se des­ta­ca en el elen­co por su ha­bi­li­dad pa­ra el hu­mor, Se­bas­tián Al­ma­da, co­mo Vi­cen­te. Es el por­te­ro del edi­fi­cio y se­rá uno de los pri­me­ros en caer en el en­re­do. Creía que el de­par­ta­men­to es­ta­ría de­socu­pa­do y tu­vo la ocu­rren­cia de lle­var allí a su aman­te, Ro­mi­na (Ma­ca­re­na Ri­nal­di). Pe­ro no tu­vo en cuen­ta que va­rios per­so­na­jes se da­rían ci­ta allí y le com­pli­ca­rían el en­cuen­tro amo­ro­so.

Die­go Pé­rez in­ter­pre­ta a Ma­nuel A. Pe­dra­za, el ins­pec­tor de una agencia que lle­ga pa­ra ela­bo­rar un “in­for­me so­cio­am­bien­tal”. Na­da más y na­da me­nos en ese de­par­ta­men­to don­de to­dos pa­re­cen es­tar lo­cos...

Ch­ris­tian San­cho es Ro­dri­go -cu­ya apa­ri­ción cau­sa re­vue­lo en la ca­sa- y Florencia Pra­da es Va­ne­sa, no­via del ins­pec­tor. To­dos pa­san y fi­nal­men­te ca­si to­dos que­dan.

Y por su­pues­to, Lizy, en su pa­pel de Car­la, es la ve­ci­na fa­vo­ri­ta en ese par­ti­cu­lar con­sor­cio. Una co­me­dia “pa­ra to­da la fa­mi­lia”, de la que na­die se irá sin que le ha­yan arran­ca­do una ri­sa.

Bra­vi, Pé­rez, Lizy y cía. En­re­dos en un de­par­ta­men­to don­de to­dos es­tán lo­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.