El se­xo en tiem­pos del #Me­too

Clarin - Spot - - Ojos Bien Abiertos - Pa­blo O. Scholz ps­cholz@cla­rin.com

Des­de que es­ta­lló el es­cán­da­lo de los aco­sos y abu­sos se­xua­les del pro­duc­tor Har­vey Weins­tein, el em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res en Holly­wood se ha­ce no­tar. Y se va a ha­cer no­tar mu­cho. Y mu­cho más aún. No so­la­men­te en las “reunio­nes” de cas­ting -di­rec­to­res que ci­tan a ac­tri­ces en sui­tes de ho­te­les cin­co es­tre­llas y les pi­den ver­las sin ro­pa, etc., etc.- sino du­ran­te las fil­ma­cio­nes que im­pli­quen des­nu­dos y/o man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con com­pa­ñe­ras o com­pa­ñe­ros de elen­co.

Se­gún una in­ves­ti­ga­ción que hi­zo The Holly­wood Re­por­ter, “la can­ti­dad de des­nu­dez so­li­ci­ta­da es me­nor”, pu­bli­ca y ci­ta a la abogada Ja­mie Feld­man, en­tre cu­yos clien­tes es­tán Juno Tem­ple y Gi­llian Ja­cobs. “La gen­te sin du­da es­tá sien­do mu­cho más sen­si­ble acer­ca de có­mo se es­tán pi­dien­do esas co­sas, y có­mo se van a per­ci­bir, so­bre la po­si­ble acu­sa­ción de que sean com­ple­ta­men­te gra­tui­tas”.

Lo que no ha cam­bia­do, sin em­bar­go, son los des­equi­li­brios de po­der, las vul­ne­ra­bi­li­da­des y las pre­sio­nes in­có­mo­das que ocu­rren al fil­mar es­tas es­ce­nas. De he­cho, lo que pre­va­le­ce en­tre los múl­ti­ples re­pre­sen­tan­tes y ci­neas­tas en­tre­vis­ta­dos por THR es que las ac­tri­ces (y sí, más a me­nu­do por es­tos días, los ac­to­res) ne­ce­si­tan más ga­ran­tías que nun­ca, y en la era #Me­too es­tán más dis­pues­tas a exi­gir­las.

Feld­man, por ca­so, in­clu­ye en los con­tra­tos de sus re­pre­sen­tan­tes has­ta 40 dis­po­si­cio­nes ex­tre­ma­da­men­te es­pe­cí­fi­cas so­bre des­nu­dos, to­tal­men­te ne­go­cia­do. De­ta­lla los requisitos exac­tos y las res­tric­cio­nes de ta­les es­ce­nas, to­do, des­de que se “evi­te que una to­ma ac­ci­den­tal­men­te cap­tu­re al­go que no de­be­ría”, a la ga­ran­tía de un set ce­rra­do (“Si te­nés a 100 per­so­nas po­ten­cial­men­te fil­man­do con un te­lé­fono, ipad o lo que sea, es­tas co­sas se con­vier­ten en opor­tu­ni­da­des pa­ra que al­go se di­fun­da o sea pi­ra­tea­do, ma­li­cio­sa­men­te o sim­ple­men­te por fal­ta de aten­ción”).

Un ejem­plo en­tre mi­les: el pre­sun­to com­por­ta­mien­to de Ja­mes Fran­co, acu­sa­do en enero de qui­tar las pro­tec­cio­nes va­gi­na­les de las ac­tri­ces mien­tras fil­ma­ba una es­ce­na de or­gías en el set de su pe­lí­cu­la The Long Ho­me.

Aho­ra, ¿qué ha­bría pa­sa­do en nues­tro país si las de­nun­cias por su­pues­to aco­so se­xual se hu­bie­ran he­cho en tiem­pos de, por ejem­plo, Ol­me­do y Por­cel?

Hoy ese ti­po de hu­mor en el que “el rol de la mu­jer es me­nos­ca­ba­do” y “es so­la­men­te un ob­je­to se­xual” es­ta­ría mal vis­to. ¿Ten­drían igual éxi­to A los ci­ru­ja­nos se les va la mano (1980), en cu­yo fi­nal los per­so­na­jes de Ol­me­do y Por­cel dro­ga­ban (dor­mían) a los de Susana Gi­mé­nez y Mo­ria Ca­sán, y la pe­lí­cu­la de Hu­go So­fo­vich ter­mi­na­ba con ellos mor­dién­do­se los la­bios, preanun­cian­do que iban a abu­sar de ellas?

Du­ran­te bue­na par­te de los años ’70, y prin­ci­pios de los ’80, cuan­do el cine la­ti­noa­me­ri­cano era en pro­por­ción de can­ti­dad de fil­mes pro­du­ci­dos ín­fi­mo, si se ha­bla­ba de pe­lí­cu­las la­ti­nas eran más que na­da ar­gen­ti­nas o me­xi­ca­nas. El ca­so de Bra­sil es apar­te, no só­lo lin­güís­ti­ca­men­te. En esos años, con cen­su­ra en nues­tro país, las pe­lí­cu­las eró­ti­cas o, co­mo se las de­no­mi­na­ba por en­ton­ces, “pa­ra va­li­je­ros” ofi­ci­nis­tas con por­ta­fo­lios que, pa­ra ha­cer tiem­po, se me­tían en los ci­nes de la ca­lle La­va­lle (“la ca­lle de los ci­nes”), en­tre Mai­pú y la 9 de Ju­lio, y veían ese ti­po de pe­lí­cu­las, tam­bién ita­lia­nas- no eran to­das igua­les.

Las que se ro­da­ban en nues­tro país te­nían dos ver­sio­nes. Una pa­ra con­su­mo in­terno, y otra pa­ra ex­por­tar. En las que se es­tre­na­ban aquí, las mo­de­los/ac­tri­ces di­fí­cil­men­te mos­tra­ran más que un pe­zón. Las que se es­tre­na­ban en el res­to de La­ti­noa­mé­ri­ca in­cluían des­nu­dos to­ta­les.

Ha­ce po­cos días, el ca­nal Vol­ver emi­tió una pe­lí­cu­la con Gui­ller­mo Fran­ce­lla, en cu­ya es­ce­na fi­nal -no va­mos a spoi­lear, pe­ro el que ter­mi­na­ba abu­sa­do cuan­do se aga­cha­ba era su per­so­na­je­mu­je­res y hom­bres pa­sean des­nu­dos lo más cam­pan­tes al ai­re li­bre.

En otra opor­tu­ni­dad ha­bla­re­mos de la cen­su­ra en los años ’70, que no co­men­zó con la dic­ta­du­ra mi­li­tar el 24 de mar­zo de 1976, sino en el ter­cer go­bierno pe­ro­nis­ta. Pe­ro ése es otro te­ma.

“La can­ti­dad de des­nu­dez so­li­ci­ta­da es me­nor”, di­ce una abogada de ac­tri­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.