EL SUE­GRO DE LUISMI

Javier Gómez es otro de los ac­to­res ar­gen­ti­nos que se lu­cen en la se­rie del Rey Sol. Aquí, su historia.

Clarin - Spot - - Portada - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com

Cuan­do veía El Cha­vo o El Chapulín Co­lo­ra­do, no ima­gi­na­ba una vi­da le­jos de su bo­ni­ta ve­cin­dad de Bel­grano. Tam­po­co ima­gi­na­ba que en 1993 un día lle­ga­ría el lla­ma­do de “Do­ña Flo­rin­da”, Flo­rin­da Me­za, la es­po­sa de Ro­ber­to Gómez Bo­la­ños, que lo con­vo­có pa­ra un pro­ta­gó­ni­co en un for­ma­to de obras tea­tra­les lle­va­das a la te­le­vi­sión, emi­ti­do por Te­le­vi­sa. Fue el pri­me­ro de mu­chos gui­ños pa­ra Javier Gómez, el ac­tor que en 1991 emi­gró de la Ar­gen­ti­na.

El gol­pe de fa­ma la­ti­nao­me­ri­cano le lle­gó a los 57 años, des­pués de un pe­re­gri­na­je in­ten­so por la pan­ta­lla chi­ca me­xi­ca­na, co­lom­bia­na y es­ta­dou­ni­den­se. Sue­gro de Luis Mi­guel en la se­rie bio­grá­fi­ca que emi­te Net­flix, Gómez - in­ter­pre­ta al em­pre­sa­rio Jaime Ca­mil jun­to al com­pa­trio­ta Cé­sar Bor­dón-, ma­ne­ja a la per­fec­ción el cas­te­llano neu­tro. Tan­to que po­cos per­ci­bie­ron que “el mi­llo­na­rio” de la historia es un ar­gen­tino con un lar­go re­co­rri­do por cu­le­bro­nes az­te­cas.

Hi­jo del pe­rio­dis­ta y em­ba­ja­dor Al­bino Gómez, la ta­rea di­plo­má­ti­ca de su pa­dre hi­zo que los pri­me­ros años de su vi­da fue­ran re­par­ti­dos en­tre mu­dan­zas a Gre­cia, Su­dá­fri­ca y los Es­ta­dos Uni­dos. Egre­sa­do del St Brendan’s Co­lle­ge, es­tam­pa im­pe­ca­ble, ves­tir eu­ro­peo, cuen­ta que co­mo buen in­ge­nie­ro que es, su me­to­dis­mo lo lle­va a la ob­se­sión de plas­mar el or­den de las es­ce­nas a fil­mar en una pla­ni­lla de Ex­cel.

De­bu­tó en el ci­ne en 1988, en el fil­me A dos aguas, de Car­los Ol­guin-tre­lawny. Es­tu­dia­ba con Ale­jan­dra Boe­ro y con Li­to Cruz, pe­ro Ricardo Piñeiro lo des­cu­brió en una no­ta de la re­vis­ta Gen­te y lo con­ven­ció pa­ra “sal­tar el mos­tra­dor” y pa­sar al mo­de­la­je. Gómez era por en­ton­ces ins­truc­tor de ae­ro­bics y el pio­ne­ro en im­por­tar el mé­to­do es­ta­dou­ni­den­se cer­ti­fi­ca­do. “Has­ta que el país me ex­pul­só so­li­to”, ad­mi­te. “Te­nía ami­gos in­ge­nie­ros que ma­ne­ja­ban un ta­xi. Y me fui”.

Lle­gó a Mé­xi­co en 1991. Po­co más de un año des­pués ya tra­ba­ja­ba en una te­le­no­ve­la jun­to a Ve­ró­ni­ca Castro (Va­len­ti­na). Si­guió con Ma­ri­mar y Ma­ría la del ba­rrio, jun­to a Tha­lía. Más tar­de pa­só de “Ri­ver a Bo­ca”, lue­go de ter­mi­nar su con­tra­to de ex­clu­si­vi­dad con Te­le­vi­sa pa­ra for­mar par­te de TV Az­te­ca. Fue­ron más de 30 fic­cio­nes, al­gu­nas que mar­ca­ron su re­gre­so al país, co­mo Mal­pa­ri­da.

Ros­tro de la pu­bli­ci­dad de ci­ga­rri­llos Le Mans du­ran­te años, ex rug­bier del Bue­nos Aires Cric­ket & Rugby Club, en 2001, en ple­na explosión del país, re­gre­só a los pa­gos an­te el boom que sig­ni­fi­co el cu­le­brón co­lom­biano Pe­dro el es­ca­mo­so. Hoy par­ti­ci­pa en la se­rie de Nic­ke­lo­deon Kally’s Mas­hup, que se fil­ma aquí.

¿Su re­la­ción con Luis Mi­guel? Ape­nas se li­mi­ta a un re­ci­tal en 1994, en el Au­di­to­rio Na­cio­nal de Mé­xi­co, co­mo es­pec­ta­dor. Es­te año, cuan­do “El Rey Sol “se reunió jun­to al elen­co en la dis­co­te­ca Baby’o de Aca­pul­co, Gómez ya gra­ba­ba otra fic­ción. Es que su rit­mo es ver­ti­gi­no­so: valijas pre­pa­ra­das pa­ra sa­lir co­rrien­do a em­bar­car­se. Per­dió la cuen­ta de la can­ti­dad de avio­nes y mi­llas, en ese afán por ac­tuar en dis­tin­tos pun­tos de La­ti­no­mé­ri­ca. “Es­te boom de la se­rie me aga­rra con mu­cha tran­qui­li­dad. Si tu­vie­ra 25 se­ría Gar­del”, se ríe.

-¿Có­mo to­mas­te la de­ci­sión de pa­sar de la in­ge­nie­ría a la in­cer­ti­dum­bre de la ac­tua­ción?

-En el país se de­jó de cons­truir, co­mo in­ge­nie­ro no te­nía fu­tu­ro. Yo ve­nía de una ca­sa con mu­chas in­quie­tu­des. Mi vie­jo, di­plo­má­ti­co, le es­cri­bió le­tras a As­tor Piaz­zo­lla, lle­va­ba a Bor­ges a ca­sa. Mi ma­dre, far­ma­céu­ti­ca bio­quí­mi­ca. Mi men­te iba de lo ra­cio­nal a lo emo­cio­nal, di­vi­di­da. La de­ci­sión ab­so­lu­ta la to­mo cuan­do un ami­go con el que te­nía­mos una em­pre­sa de fit­ness y fui­mos im­pul­so­res de la gim­na­sia ae­ró­bi­ca en la Ar­gen­ti­na, con­se­gui­mos The Na­cio­nal Ae­ro­bic Cha­llen­ge, una mar­ca re­gis­tra­da. Un ami­go me in­vi­tó a Puer­to Va­llar­ta y allí me pre­sen­ta­ron a al­guien de Te­le­vi­sa. Yo no que­ría en­trar en el mun­do de la te­le­no­ve­la...

-Pe­ro...

-Pe­ro la vi­da me fue lle­van­do. Te tra­tan co­mo a un rocks­tar. Me en­se­ñó a ha­blar neu­tro una gran ac­triz, Adria­na Ba­rra­za, de la pe­lí­cu­la Ba­bel. Se tra­ba­ja de­ma­sia­do ro­bó­ti­co allá. A mí me cos­tó. Mi ca­sa es­tá en la Ar­gen­ti­na des­de 2004 otra vez, pe­ro no he pa­ra­do de ir­me.

-¿Por qué in­sis­tir tan­to en tu país?

-Qui­sie­ra opor­tu­ni­da­des acá. Se va­lo­ra po­co la tra­yec­to­ria, en­tre Co­lom­bia, Bra­sil, Mé­xi­co. Ten­go to­do en car­pe­tas y una vez un pro­duc­tor me di­jo: “A mí no me im­por­ta lo que hi­cis­te en tu vi­da, me im­por­ta lo que hi­cis­te hace 10 mi­nu­tos”. ¿Eso no te pa­re­ce cruel?

Ga­lán de cu­le­bro­nes. Ac­tuó jun­to a Ve­ró­ni­ca Castro y con Die­go Bo­ne­ta (fo­to).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.