Lle­ga un do­cu­men­tal so­bre Piaz­zo­lla, ín­ti­mo

“PIAZ­ZO­LLA, LOS AÑOS DEL TI­BU­RÓN” SE ES­TRE­NA EL JUE­VES

Clarin - Spot - - Portada - Fe­de­ri­co Ladrón de Gue­va­ra flgue­va­ra@agea.com.ar

Di­ri­gi­do por Da­niel Rosenfeld, se cuen­tan as­pec­tos po­co co­no­ci­dos del mú­si­co, des­de su in­fan­cia.

Con ma­te­rial de ar­chi­vo iné­di­to, el do­cu­men­tal Piaz­zo­lla, los años del ti­bu­rón re­pa­sa la historia del ge­nial ban­do­neo­nis­ta ar­gen­tino, el Mes­si del fue­lle. Y hay va­rias per­las, co­mo cuan­do As­tor apa­re­ce le­yen­do Cla­rín con una pe­lu­ca.

“El do­cu­men­tal mues­tra a un Piaz­zo­lla ín­ti­mo, casero, des­co­no­ci­do, con el que cual­quie­ra pue­de iden­ti­fi­car­se”, des­cri­be Da­niel Rosenfeld, el di­rec­tor del fil­me, que se es­tre­na­rá el jue­ves y que en al­gu­nas sa­las in­clui­rá un con­cier­to de ban­do­neón a car­go de, en­tre otros, Lau­ta­ro Greco.

En 90 mi­nu­tos, y en­tre otras cues­tio­nes, el ci­neas­ta po­ne el fo­co en la in­fan­cia del mú­si­co que na­ció en Mar del Pla­ta, pe­ro se crió en el East Vi­lla­ge de Man­hat­tan, don­de su pa­dre, No­nino, tra­ba­ja­ba en una pe­lu­que­ría que ser­vía de “ta­pa­de­ra” pa­ra una ca­sa de apues­tas y des­ti­le­ría clan­des­ti­na de whisky. O la vez que As­tor, muy jo­ven­ci­to, re­cha­zó ir­se de gi­ra con Car­los Gar­del (y sal­var su vi­da).

“Qui­se mos­trar la fra­gi­li­dad del ar­te y la fa­mi­lia. Y lo que in­flu­ye la in­fan­cia en el ar­tis­ta” , si­gue Rosenfeld, de 45 años, que ya ha­bía fil­ma­do Sa­luz­zi, en­sa­yo pa­ra ban­do­neón y tres her­ma­nos, La qui­me­ra de los héroes, Cor­ne­lia fren­te al es­pe­jo y Al cen­tro de la tie­rra.

-¿Qué te mo­ti­vó a tra­ba­jar con la vi­da de Piaz­zo­lla?

-Me in­tere­só in­da­gar en la idea de van­guar­dia. Piaz­zo­lla creó un al­fa­be­to mu­si­cal: es­cu­chás una no­ta y ya sa­bés que el que es­tá to­can­do es él.

-Ya sea en per­so­na o a tra­vés de gra­ba­cio­nes, la ma­yor par­te del re­la­to lo lle­van Da­niel y Dia­na, los hi­jos de As­tor. ¿Qué bus­cas­te con eso?

-De al­gu­na ma­ne­ra, la pe­lí­cu­la es Piaz­zo­lla por Piaz­zo­lla. El tes­ti­mo­nio de los hi­jos de As­tor le da ma­yor in­ti­mi­dad a la obra. Ade­más, la mul­ti­pli­ci­dad de re­cuer­dos la hace más ri­ca. El do­cu­men­tal se ba­sa en el ar­chi­vo fa­mi­liar (es la pri­me­ra vez que lo abren) y, tam­bién, en ar­chi­vos pri­va­dos. Fue una ver­da­de­ra bús­que­da del te­so­ro. Hace más de diez años, cuan­do es­ta­ba pre­sen­tan­do la pe­lí­cu­la so­bre Sa­luz­zi en el Fes­ti­val de Ber­lín, me en­con­tré con Da­niel Piaz­zo­lla y me pre­gun­tó có­mo na­die ha­bía he­cho un do­cu­men­tal cuan­do As­tor es­ta­ba vi­vo: “La vi­da de mi pa­pá te­nía la es­truc­tu­ra per­fec­ta pa­ra una pe­lí­cu­la, pes­ca­ba ti­bu­ro­nes, com­po­nía y sa­lía a to­car”, me di­jo. Y acá es­ta­mos: a pun­to de es­tre­nar...

-¿Qué es lo que más te gus­ta del do­cu­men­tal?

-Hay muy bue­nas imá­ge­nes en Sú­per 8 de la Nue­va York de los años ‘50, cuan­do el jazz ex­plo­ta­ba por to­dos la­dos... Des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do tres años en es­te do­cu­men­tal, aho­ra ten­go la sen­sa­ción de que la me­lan­co­lía del ban­do­neón de Piaz­zo­lla era por Nue­va York, no por Bue­nos Aires ni por Mar del Pla­ta. Es más, Piaz­zo­lla de­cía: “Es­cu­cho el himno ame­ri­cano y me pon­go a llo­rar”.

-¿A qué te re­fe­rís con la fra­se que lle­va el tí­tu­lo: “los años del ti­bu­rón”?

-Si Pi­cas­so ha­bla­ba de su pe­río­do azul, Piaz­zo­lla de­cía que te­nía su pe­río­do del ti­bu­rón. Una eta­pa muy crea­ti­va en la que tam­bién pes­ca­ba ti­bu­ro­nes, en Mar del Pla­ta o Pun­ta del Es­te, con ami­gos o su hi­jo Da­niel. Piaz­zo­lla de­cía: “Cuan­do pes­co, pien­so”. Y ahí, fren­te al mar, ima­gi­na­ba nue­vas me­lo­días que des­pués lle­va­ba a los pen­ta­gra­mas. Tam­bién de­cía que cuan­do no pu­die­ra sa­car un ti­bu­rón tam­po- co iba a po­der se­guir to­can­do el ban­do­neón. De­cía que hay que ha­cer la mis­ma fuer­za pa­ra las dos ac­ti­vi­da­des. En ca­da con­cier­to, Piaz­zo­lla ba­ja­ba dos ki­los. Ha­bía al­go de lu­cha. Piaz­zo­lla con­ta­gia­ba vi­ta­li­dad.

-Y ter­mi­nó to­can­do con el ban­do­neón apo­ya­do en su pier­na de­re­cha, la mis­ma pier­na a la que de chi­co de­bió so­me­ter a va­rias ope­ra­cio­nes por­que era más fla­qui­ta que la iz­quier­da.

-Sí, eso de­mues­tra su ga­rra, esa co­sa ita­lia­na de ir siem­pre pa­ra ade­lan­te.

-En la pe­lí­cu­la tam­bién se ha­bla de los “an­ta­go­nis­mos” que des­per­ta­ba Piaz­zo­lla. A es­ta al­tu­ra (a 26 años de su muer­te) da la sen­sa­ción de que el re­co­no­ci­mien­to es ma­si­vo, y que si al­gu­na vez lo cri­ti­ca­ron fue por­que, co­mo se di­ce, es­ta­ba ade­lan­ta­do a su épo­ca.

-Piaz­zo­lla de­cía que los úni­cos enemi­gos que él po­día te­ner eran los pies, por­que com­po­nía una mú­si­ca muy di­fí­cil pa­ra bai­lar... Más allá de al­gu­nas crí­ti­cas, que te­nían que ver con cues­tio­nes pe­rio­dís­ti­cas, Piaz­zo­lla siem­pre fue muy re­co­no­ci­do. Hay una fo­to de 1946, en la que As­tor es­tá ro­dea­do de unas 20 per­so­nas que lo es­pe­ran pa­ra que les fir­me un au­tó­gra­fo... Piaz­zo­lla es un ícono de la mú­si­ca mun­dial.

SIL­VA­NA BOEMO

Da­niel Rosenfeld. “Qui­se mos­trar la fra­gi­li­dad del ar­tis­ta y la fa­mi­lia”, di­ce el di­rec­tor.

Le­yen­do “Cla­rín”. El ban­do­neo­nis­ta, con pe­lu­ca, en una ima­gen del do­cu­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.