Die­go Ra­mos fan­ta­sea con re­gre­sar con “Mon­ta­ña ru­sa”

Tie­ne 45 años, 25 de ca­rre­ra, y aho­ra hace fo­co en la di­rec­ción. Fue influencer ado­les­cen­te en los no­ven­ta, y fan­ta­sea con el re­gre­so de la ti­ra “Mon­ta­ña ru­sa”.

Clarin - Spot - - Portada - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com

Ca­da año va al San­tua­rio de San Ca­ye­tano, en Li­niers, pa­ra agra­de­cer. Es que el san­ti­to cum­ple con cre­ces. Des­de que en 1994 Die­go Ra­mos fue co­mo es­pec­ta­dor al Lo­la Membrives y en la bu­ta­ca con­ti­gua una “en­via­da del cie­lo” le pre­gun­tó “¿te gus­ta­ría tra­ba­jar en te­le­vi­sión?”, el pa­trono del tra­ba­jo no de­ja de ben­de­cir­lo con llu­via de ofer­tas y con “un plus”: la pues­ta en prác­ti­ca de la vo­ca­ción.

Die­go vi­ve con Lo­ren­zo, un pe­rro Te­rra­no­va. En no­viem­bre cum­pli­rá 46, pe­ro apa­ren­ta ca­si una dé­ca­da me­nos. Hace 40, la tía Hay­dée lo lle­vó al tea­tro por pri­me­ra vez. Vie­ron El di­lu­vio que vie­ne, con José Ángel Tre­lles, y el há­bi­to del mu­si­cal se vol­vió una com­pul­sión. Ca­da año, via­ja una o dos ve­ces a Nue­va York pa­ra “con­su­mir fre­né­ti­ca­men­te pro­duc­tos Broad­way.”

Las ru­sas si­guen com­par­tien­do vi­deos de la te­le­no­ve­la Ri­cos y fa­mo­sos, en la que hace 20 años Die­go era Die­go Sa­lerno y de­ja­ba sin res­pi­ra­ción a Va­le­ria Mén­dez (Na­ta­lia Orei­ro). La ex­por­ta­ción de cu­le­bro­nes a fi­nes de los no­ven­ta lo vol­vió ga­lán en Hun­gría, Po­lo­nia y Gre­cia. Pe­ro an­tes, hace ca­si 25 años, Ra­mos ha­bía si­do un in­vo­lun­ta­rio influencer ado­les­cen­te en lo que fue la prehis­to­ria de las re­des so­cia­les. De Mon­ta­ña ru­sa que­da un gru­po de What­sapp en el que Nancy Du­pláa, Gas­tón Pauls y elen­co es­cri­ben dia­ria­men­te.

-¿Qué pa­só en tu vi­da en es­tos ca­si 25 años?

-Pa­só de to­do y pa­só lo mis­mo. Yo no ten­go una vi­da de gran­des so­bre­sal­tos. Soy una per­so­na ex­tre­ma­da­men­te tran­qui­la. Voy, ha­go mi tra­ba­jo, y me voy. No me me­to en gran­des pro­ble­mas. No ten­go una ne­ce­si­dad des­me­di­da de que me quie­ran, de que me adu­len.

-¿Có­mo fue eso de una in­vi­ta­ción a la te­le­vi­sión só­lo por im­pre­sio­nar a al­guien des­de lo vi­sual?

-Es­ta­ba es­tu­dian­do con Ro­dol­fo Valss, mi gran maes­tro. Él es­ta­ba ha­cien­do La za­pa­te­ra pro­di­gio­sa, jun­to a Ca­ro­li­na Pa­pa­leo, y los fui a ver. Cuan­do ter­mi­na la obra una se­ño­ra sen­ta­da al la­do me di­ce: “¿Es­tás en la te­le?”. Le di­je que no. Y me pre­gun­tó: “¿Te in­tere­sa?”.

-¿Y así de fá­cil se abrie­ron las puer­tas?

-No. Fui a Ca­nal 13. Cas­ting, cas­ting, cas­ting. Era pa­ra for­mar par­te del pro­gra­ma Ami­go­vios. Que­da­mos dos. De los dos eli­gie­ron a Fa­bián Maz­zei. Pe­ro me lla­ma­ron en­se­gui­da pa­ra Mon­ta­ña ru­sa. Yo no veía ese pro­gra­ma. Era an­ti te­le. Ha­bía si­do ex­tra en Atre­ver­se, por­que me ha­bía lle­va­do mi pro­fe­so­ra, Lui­si­na Bran­do.

-¿Eras cons­cien­te de que eras gua­po?

-Pa­ra na­da. Ni creo que lo ha­ya si­do. No era ga­lan­ci­to. Era fla­quí­si­mo. Nun­ca me re­la­cio­né por el la­do del cuer­po. Me veía nor­mal, co­mo to­do el mun­do. En el pro­gra­ma, cla­ra­men­te, el lin­do era Gas­tón (Pauls). El pri­mer día que ter­mi­nó el pro­gra­ma con mi ca­ra con­ge­la­da, fui al Pa­seo La Pla­za y un gru­pi­to de chi­cas em­pe­zó a gri­tar y me dio ta­qui­car­dia.

-¿Su­fris­te al­gún ‘no’?

-Una vez no me de­ja­ron dar una au­di­ción en el San Martín. Por el pre­jui­cio con la te­le­no­ve­la. Una ton­te­ría, qué pre­jui­cio al ‘cue­te’, por­que pri­me­ro pro­bá a al­guien y des­pués de esa prue­ba de­ci­le que no.

-¿Fan­ta­seás con una con­ti­nua­ción de aquel mí­ti­co pro­gra­ma ado­les­cen­te? Co­mo un “qué pa­só con to­dos no­so­tros, 25 años des­pués”...

-Ha­bría que ver una cues­tión de de­re­chos, los au­to­res de­be­rían ava­lar una nue­va tem­po­ra­da. Hoy se emi­te por Vol­ver, y cuan­do se anun­ció eso, nos jun­ta­mos y se creó es­ta es­pe­cie de ru­mor de se vie­ne la vuel­ta. Se­ría di­ver­ti­do.

Pu­do ha­ber­se lla­ma­do Ju­lio Cé­sar, co­mo el abue­lo ma­terno y co­mo un tío. Se crió en Al­ma­gro, co­mo el ter­ce­ro de cua­tro her­ma­nos. Es hi­jo de un car­dió­lo­go de 84 años que aún ejer­ce. Fue alumno del co­le­gio San Fran­cis­co de Sa­les, na­da­dor, bas­quet­bo­lis­ta, ju­ga­dor fe­de­ra­do en vó­ley. Mol­deó ese cuer­po de un me­tro ochen­ta y ocho en GEBA.

Un cua­tri­mes­tre en la ca­rre­ra de Pu­bli­ci­dad le bas­tó pa­ra dar­se cuen­ta: en las au­las de la Fun­da­ción de Al­tos Es­tu­dios en Cien­cias Co­mer­cia­les se la pa­sa­ba le­yen­do otros apun­tes, las es­ce­nas de su cla­se de tea­tro. “Ima­gi­nen su es­tu­dio pu­bli­ci­ta­rio pro­pio, nos de­cía el pro­fe­sor. Yo no me po­día ima­gi­nar­me eso”, se ríe. A los 19, se in­de­pen­di­zó y al­qui­ló un cua­tro am­bien­tes en San Tel­mo. Ti­ró un col­chón en el pi­so y em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo cui­da­dor de ni­ños en un sa­lón de fies­tas in­fan­ti­les. Más tar­de fue ca­de­te de la Di­rec­ción del Re­gis­tro Au­to­mo­tor.

An­tes y des­pués del no des­de el San Martín hu­bo va­rios sí. Verano del ‘98 lo lle­vó has­ta Áfri­ca, a ac­tuar jun­to a una tri­bu Mas­sai. Des­pués, tra­ba­jó du­ran­te cin­co años en Co­lom­bia. “Me doy cuen­ta de que soy ac­tor, no soy ar­tis­ta. No tra­ba­jo pa­ra de­jar una hue­lla, co­mo di­cen mu­chos. Ar­tis­ta es una pa­la­bra muy gran­de y ca­da vez peor usa­da. No vi­ne a rom­per na­da. Con­si­de­ro que me fal­tan mil co­sas pa­ra ser lo bri­llan­te que de­be­ría ser. No quie­ro ser re­fe­ren­te”, re­mar­ca el hom­bre que sue­ña con vi­vir sus úl­ti­mos años en Mar del Pla­ta.

-¿Es­tás con­for­me con ha­ber re­ci­bi­do una for­ma­ción ca­tó­li­ca?

-No me pue­do arre­pen­tir de al­go que no ele­gí. No re­nie­go, por­que no era un co­le­gio tan or­to­do­xo y ha­bía una par­te hu­ma­nís­ti­ca im­por­tan­te. Me di­ver­tí y me dio una bue­na for­ma­ción.

-Mi­les de per­so­nas in­te­gran jor­na­das de apos­ta­sía, pa­ra de­jar de in­te­grar la Igle­sia catolica. Aho­ra se vie­ne el gran de­ba­te por el Es­ta­do lai­co. ¿Qué opi­nás?

-Yo no sé si creo tan­to en la ins­ti­tu­ción Igle­sia, he­cha por per­so­nas, pe­ro ten­go una fe gran­de. No creo que la fe sea la so­lu­ción má­gi­ca a to­do, la so­lu­ción es­tá en uno. No po­dés exi­gir­le a per­so­nas que ha­cen una ins­ti­tu­ción que sean di­vi­ni­da­des o dei­da­des. Allí se ge­ne­ran los con­flic­tos. Pa­ra mí la fe es un lu­gar de paz y agra­de­ci­mien­to.

-¿Có­mo te lle­vás con la po­lí­ti­ca? ¿Mi­li­tas­te al­gu­na vez?

-No mi­li­té. Soy bas­tan­te ig­no­ran­te. Voy es­cu­chan­do, vien­do, de­ci­dien­do qué to­mo y có­mo le creo a ca­da uno. Y tra­tan­do de ha­cer la mía. Con­si­de­ro que me fal­ta mu­cho por apren­der. Tra­to de in­vo­lu­crar­me con el vo­to.

-¿Que un ac­tor es­con­da su ideo­lo­gía por no eno­jar a cier­to pú­bli­co es una hi­po­cre­sía o es sano?

-Si real­men­te te­nés una ideo­lo­gía muy mar­ca­da, mi­li­tás, es tu lla­ma­do o tu vo­ca­ción, in­vo­lu­crar­te me pa­re­ce bien. Eso no de­be­ría em­pa­ñar la vi­sión que tie­ne el pú­bli­co co­mo ar­tis­ta. La gen­te mez­cla to­do.

-¿En que te sen­tís dis­tan­te a la ge­ne­ra­ción de hoy? ¿Qué di­fe­ren­cia a los “chi­cos Mon­ta­ña ru­sa” de los de hoy?

-Me co­pa el tu­pé, la ener­gía que tie­nen los pi­bes de hoy. Pe­ro an­tes ha­bía otro ti­po de inocen­cia. Hoy con un bo­tón to­do lo sa­ben, o pien­san que to­do lo sa­ben. Son fle­chas ve­lo­ces, pe­ro pen­sar que to­do lo sa­bés y que no ha­ya lu­gar pa­ra es­cu­char al que vino an­tes, no me pa­re­ce que es­té del to­do bien. No­so­tros no te­nía­mos Goo­gle y te­nía­mos que es­cu­char al ma­yor. La so­bre­do­sis de in­for­ma­ción es­tá ge­nial, pe­ro el po­der sa­ber to­do te hace creer que sa­bés to­do. Agra­dez­co no ha­ber cre­ci­do con Goo­gle.

El que agra­de­ce a San Ca­ye­tano. Die­go va una vez al año al san­tua­rio en Li­niers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.