Los vie­jos y bue­nos días de aquel Pau­lo

Clarin - Spot - - Alphazeta -

Pa­só por un cof­fe shop, lu­gar don­de se ven­dían di­ver­sos ti­pos de ma­rihua­na y ha­chís, pe­ro lo úni­co que hi­zo fue to­mar un ca­fé y pla­ti­car un po­co con una chi­ca, tam­bién ho­lan­de­sa, y que pa­re­cía des­ubi­ca­da y que tam­bién be­bía ca­fé. Wil­ma era su nom­bre. De­ci­die­ron que irían al Pa­raí­so, pe­ro lue­go cam­bia­ron de idea, tal vez por­que eso ya no era una no­ve­dad pa­ra na­die, co­mo tam­po­co lo eran las dro­gas que ven­dían ahí. Bue­nas pa­ra los tu­ris­tas, pe­ro abu­rri­das pa­ra quie­nes siem­pre las tu­vie­ran al al­can­ce de la mano.

Un día -un día en un fu­tu­ro le­ja­ní­si­mo­los go­bier­nos lle­ga­rían a la con­clu­sión de que la me­jor for­ma de aca­bar con lo que lla­ma­ban “el pro­ble­ma” se­ría li­be­rar to­do. Gran par­te de la mís­ti­ca del ha­chís es­ta­ba en el he­cho de que era prohi­bi­do, y por eso era codiciado. -Pe­ro eso no le in­tere­sa a na­die co­men­tó Wil­ma, cuan­do Kar­la le di­jo lo que es­ta­ba pen­san­do-. Ga­nan bi­llo­nes de dó­la­res con la re­pre­sión. Se creen su­pe­rio­res. Salvadores de la so­cie­dad y de la fa­mi­lia. Ex­ce­len­te pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca, aca­bar con las dro­gas. ¿Qué otra idea ten­drían pa­ra usar en su lu­gar? Sí, aca­bar con la po­bre­za, só­lo que ya na­die creía en eso.

De­ja­ron de con­ver­sar y se que­da­ron mi­ran­do sus ta­zas. Kar­la pen­sa­ba en la pe­lí­cu­la, en El Se­ñor de los Ani­llos y en su vi­da. Nun­ca ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do real­men­te na­da in­tere­san­te. Na­ció en una fa­mi­lia pu­ri­ta­na, es­tu­dió en un co­le­gio lu­te­rano, co­no­cía la Bi­blia de memoria, per­dió la vir­gi­ni­dad cuan­do to­da­vía era ado­les­cen­te con un ho­lan­dés que tam­bién era vir­gen, via­jó al­gún tiempo por Eu­ro­pa, con­si­guió un em­pleo cuan­do cum­plió vein­te años (aho­ra te­nía vein­ti­trés), los días pa­re­cían lar­gos y re­pe­ti­ti­vos, se vol­vió ca­tó­li­ca só­lo pa­ra con­tra­de­cir a su fa­mi­lia, de­ci­dió sa­lir­se de ca­sa y vi­vir so­la, tu­vo una se­rie de no­vios que en­tra­ban y sa­lían de su vi­da y de su cuer­po con una fre­cuen­cia que va­ria­ba en­tre dos días y dos me­ses, cre­yó que la cul­pa de to­do aque­llo era de Rot­ter­dam y sus grúas, sus ca­lles gri­ses y su puer­to, que traía his­to­rias mu­cho más in­tere­san­tes de las que es­ta­ba acos­tum­bra­da a es­cu­char de sus ami­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.