¿Qué pa­sa­ría si se­cues­tra­mos a la poe­ta Fer­nan­da La­gu­na?

Ar­tis­ta vi­sual, cu­ra­do­ra, etc. Mu­sa ins­pi­ra­do­ra de una no­ve­la po­li­cial

Clarin - Spot - - Porteños - Her­nán Firpo hfir­po@cla­rin.com

Ha­bla el crí­ti­co Os­val­do Agui­rre: “El ma­te­rial se ins­cri­be den­tro de la poe­sía de los ‘90 que tan­tas po­lé­mi­cas pro­vo­có en el ám­bi­to li­te­ra­rio y a la que se im­pu­tó, en­tre otros car­gos, una es­pe­cie de aten­ta­do con­tra las con­ven­cio­nes de la lí­ri­ca. Fer­nan­da La­gu­na fue in­clui­da en la tendencia”.

Aho­ra, un es­cri­tor es­tá tra­ba­jan­do en ¿Qué pa­sa­ría si se­cues­tra­mos a Fer­nan­da La­gu­na? y con una sú­pli­ca nos em­pu­ja a que va­ya­mos en bús­que­da de la poe­ta que, edu­ca­da en otras áreas, ade­más es ges­to­ra cul­tu­ral, cu­ra­do­ra y ar­tis­ta vi­sual. Ca­mi­lo Sán­chez, au­tor de só­li­da repu­tación –es­cri­bió el long se­ller La viu­da de los Van Gogh y La Fe­liz, no­ve­la re­cien­te-, un ser hu­mano cu­ya na­riz in­fan­til pa­re­ce re­tra­sar­le el en­ve­je­ci­mien­to, an­da tras los pa­sos de es­te per­so­na­je del Re­na­ci­mien­to, in­ten­tan­do sa­ber qué pa­sa­ría si Fer­nan­da, la des­bor­dan­te La­gu­na, la fun­da­do­ra de la no ya su­ges­ti­va, sino mí­ti­ca ga­le­ría Be­lle­za y Fe­li­ci­dad -cen­tro de reunión obli­ga­do del mun­di­llo en los ‘90-, si ella, si Fer La­gu­na fue­ra se­cues­tra­da.

Qué pa­sa­ría en cuan­to a tras­cen­den­cia: si los me­dios tra­di­cio­na­les pu­bli­ca­rían al­go. Si se ha­ría el me­re­ci­do per­fil de la mu­jer que re­cu­pe­ró el mantel de hu­le e im­pu­so el con­cep­to “vin­ta­ge” en la Ar­gen­ti­na. Si ha­bría un hash­tag de au­xi­lio. Si se po­dría pe­dir res­ca­te (¿pe­dir res­ca­te por una poe­ta no se­ría to­da una in­ter­ven­ción poé­ti­ca?) ¿Por ejem­plo, que di­ría Cla­rín? ¿Pon­dría su nom­bre en el tí­tu­lo o pon­dría: Se­cues­tra­ron a una poe­ta? Cla­ro, el pro­ble­ma es que La­gu­na tal vez no sea lo mis­mo que Ale­jan­dra Pi­zar­nik, pe­ro... ¿Pi­zar­nik era Pi­zar­nik an­tes de sui­ci­dar­se?

La re­vis­ta Ñ nos in­for­ma que Fer­nan­da La­gu­na aca­ba de edi­tar La prin­ce­sa de mis sue­ños y en los kios­cos de dia­rios se es­tá ven­dien­do

Los gran­des pro­yec­tos, otro li­bro su­yo. Ubi­cua, La­gu­na.

La pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­da en ar­te Ce­li­na Cha­truc nos orien­ta: “En­tre Fer­nan­da La­gu­na y Ce­ci­lia Pa­vón, otra poe­ta, lo­gra­ron res­ca­tar el es­pí­ri­tu ex­pe­ri­men­tal, ín­ti­mo, tierno, lú­di­co, frá­gil y po­de­ro­so que ha­bi­tó la ga­le­ría del Cen­tro Cul­tu­ral Ro­jas en los 90”.

Hace dos me­ses, La­gu­na le con­tó a Cha­truc que es­ta­ba tra­ba­jan­do en un pro­yec­to nue­vo lla­ma­do El Uni­ver­so. Un ga­ra­je ubi­ca­do en Dar­win 891, Vi­lla Cres­po. Pa­ra abrir­lo in­vir­tió en es­tan­te­rías –una- y lu­ces que ilu­mi­nan la tien­da. ¿Qué ven­de? “Los ob­je­tos que hay en el Uni­ver­so”, cuen­ta La­gu­na, la per­so­na que ha­bría ins­pi­ra­do el per­so­na­je de la pe­lí­cu­la Ame­lie.

“Are­na, ba­su­ra, in­sec­tos, aros, ma­de­ra, stic­kers y mu­chas co­sas más. ¡To­do a pre­cios muy ba­ra­tos!”

Be­lle­za y Fe­li­ci­dad que­da­ba en Acu­ña de Fi­gue­roa 900. Ce­rró en 2007, pe­ro la vie­ja se­de de Al­ma­gro tie­ne, to­da­vía en ac­ti­vi­dad, una su­cur­sal más mo­des­ta en Vi­lla Fio­ri­to. Y es­to que si­gue es no­ti­cia:

“Es­toy con unos qui­lom­bos tre­men­dos. Me to­ma­ron el es­pa­cio en Fio­ri­to. La ver­dad, no me da la ca­be­za pa­ra una no­ta”. Nos lo cuen­ta La­gu­na, mi­tad llan­to, mi­tad pe­di­do de dis­cul­pas. Ella, que cu­ró más de 200 mues­tras en es­pa­cios in­de­pen­dien­tes y mu­seos, la mis­ma La­gu­na que edi­tó 30 pla­quet­tes de poe­sía y le pu­so su au­ra a Eloí­sa Car­to­ne­ra, la pri­me­ra editorial de li­bros de car­tón en el mun­do.

“Con la Ne­gra Iso­li­na Sil­va nos co­no­ci­mos en la ca­lle de ca­sua­li­dad to­tal y con ella em­pe­cé el pro­yec­to más her­mo­so de mi vi­da. Ar­ma­mos en su ca­sa de Fio­ri­to una ga­le­ría de ar­te. Fio­ri­to es mi do­mi­ci­lio del co­ra­zón y Ma­ra, la hi­ja de la Ne­gra, es un de las ju­ga­do­ras pio­ne­ras de nues­tro fút­bol fe­me­nino”

Licenciada en Ar­tes, Do­lo­res Cu­ria cuen­ta que a La­gu­na la han acu­sa­do de cier­ta fri­vo­li­dad y de “ejer­cer un tor­ti­lle­ris­mo ti­bio”. So­bre sus pri­me­ros poe­mas apa­re­ci­dos du­ran­te la existencia de Be­lle­za y Fe­li­ci­dad, di­rá que ya mos­tra­ban una fa­cha­da de es­pon­ta­nei­dad “tra­ba­ja­da”.

Otro día.

“Vendo co­sas que son de la tie­rra”, de­fi­ne Fer­nan­da La­gu­na en fa­se pa­cha­má­mi­ca.

Sán­chez, es­cri­tor y sa­bue­so, to­ma no­ta: El Uni­ver­so, Dar­win 891. Pa­re­ce que ha de­ci­di­do do­mi­nar la si­tua­ción y ha­blar con La­gu­na pa­ra pe­dir­le per­mi­so con el tí­tu­lo de una obra que bro­mea –una vez más- so­bre el ar­te con­cep­tual y, ya que es­tá, ver la po­si­bi­li­dad de tra­bar amis­tad con una de sus obli­ga­das lec­tu­ras. Por for­tu­na, a la fe­cha, lo de Sán­chez es al­go só­lo ve­ri­fi­ca­ble des­de el tí­tu­lo en ti­po­gra­fía Arial 16. Pe­ro va y la se­de de Dar­win es­tá per­fec­ta­men­te ce­rra­da.

Tim­bre y na­da. Un se­cre­to a vo­ces in­di­ca que al­gu­nas mar­cas si­guen a Fer­nan­da La­gu­na pa­ra en­ten­der lo que es te­ner on­da. Quie­re de­cir que si ella abrió un lo­cal en la ca­lle Dar­win, es pro­ba­ble que Na­ta­lia Orei­ro abra otro en la mis­ma cua­dra.

El es­cri­tor pre­ten­de to­mar sus re­cau­dos. Te­me que el tí­tu­lo de la obra trai­ga apa­re­ja­do una po­lé­mi­ca en los pro­gra­mas de la tar­de del Ca­nal En­cuen­tro y que to­do el asun­to del se­cues­tro se en­ca­mi­ne ha­cia una de­nun­cia por apo­lo­gía del de­li­to. Fi­nal­men­te de­ja el en­car­go en ma­nos de es­te cro­nis­ta, en­car­go que tie­ne dos pro­pó­si­tos en uno: que­rer ver qué pien­sa ella del tí­tu­lo y sa­ber si pe­dir res­ca­te por un poe­ta se em­pa­re­ja con pe­dir­lo por un re­ci­cla­dor ur­bano.

Otro día.

-¿Te mo­les­ta­ría que un es­cri­tor pu­bli­que una obra lla­ma­da “¿Qué pa­sa­ría si se­cues­tra­mos Fer­nan­da La­gu­na?”.

-¡¡¡Ay, qué in­tri­ga me da!!! –di­ce La­gu­na.

-¿Pe­ro pue­de?

-Sí, sí, o po­dría po­ner­le FL. Mis ini­cia­les…

-¿Creo que pre­fie­re tu nom­bre com­ple­to?

-Bueno, sí, to­tal hu­bo una mues­tra que se lla­mó “Por qué odia­ba tan­to a Fer­nan­da La­gu­na”... -Fer­nan­da...

-Aho­ra no pue­do ha­blar. Es­toy tra­tan­do de te­ner un tiempo pa­ra mí.

-Se di­ce que es­tás ven­dien­do in­sec­tos...

-El Uni­ver­so no es lo que se di­ce es­tric­ta­men­te un lo­cal. Lo abro cuan­do yo voy o cuan­do ha­go even­tos. Pe­ro sí, a mí me en­can­tan las co­sas, los ob­je­tos, los pe­da­zos. Soy su lí­der.

-¿Qué es la poe­sía?

-La poe­sía es al­go que se es­cri­be pa­ra aba­jo.

Al­guien que­rrá sa­ber có­mo es un día en la vi­da de Fer­nan­da La­gu­na y ella res­pon­de­rá con su den­ta­du­ra de pu­bli­ci­dad: “Me le­van­to, lim­pio la ca­sa, la­vo la ro­pa, co­cino, pien­so. Mu­cha lim­pie­za. Y escribo, apren­do a de­co­rar la ca­sa, re­pi­to mu­chas ve­ces pa­la­bras co­mo “vos”, “tris­te­za”, “ca­ma”, “po­lle­ra”. Y es­cu­cho mú­si­ca ro­mán­ti­ca. Yo creo que el tra­ba­jo es un fra­ca­so cuan­do no pue­de ser dis­fru­ta­do”.

Des­pués nos cuen­ta que ahí no­más, so­bre Juan B. Jus­to, las ve­re­das, hace “mu­cho” eran ro­jas por los so­cia­lis­tas. “Me lo di­jo mi pa­pá”.

-¿No que­rés ha­cer una no­ti­ta?

-Es que no quie­ro can­sar. Ade­más lo que sien­to es ochen­ta por cien­to men­ti­ra (...) El si­len­cio es es­pec­ta­cu­lar. Yo creo que des­pués de las 22 ten­dría que es­tar prohi­bi­do de­cir la pa­la­bra “ma­má” o pon­dría un car­tel que di­ga “es­tá prohi­bi­do con­ti­nuar ha­blan­do”.

-Me di­jis­te que te lla­ma­ra…

-Sí, pe­ro des­pués de que te lo di­je vino un chi­co y me hi­zo una no­ta y pre­fie­ro no ha­blar tan­to. Me acuer­do cuan­do se reían de mis poe­mas en los ‘90 ba­rra 2000. Se reían por no de­cir que di­rec­ta­men­te los odia­ban. El mun­do del ar­te es muy abu­rri­do. La gen­te del mun­do del ar­te es­tá en per­ma­nen­te trans­for­ma­ción in­te­rior: de­jé la car­ne, de­jé de fu­mar, hace un mes que no to­mo al­cohol, no co­mo más ha­ri­nas, etc…

-Se­guís es­tan­do de mo­da, ¿sa­bías?

-¿Vos de­cís que yo si­go es­tan­do de mo­da? Me in­tere­sa, me gus­ta­ría que me cuen­tes más so­bre eso en una ba­rra de be­bi­das.

“El si­len­cio es es­pec­ta­cu­lar. Yo creo que des­pués de las 22 de­be­ría es­tar prohi­bi­do de­cir la pa­la­bra ma­má”.

LU­CÍA MERLE

“La poe­sía es al­go que se es­cri­be pa­ra aba­jo”. Tre­men­da de­fi­ni­ción de Fer­nan­da La­gu­na, crea­do­ra de Be­lle­za y Fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.