EL OTRO FE­MI­NIS­MO

La es­cri­to­ra Cat­he­ri­ne Mi­llet cues­tio­na la vic­ti­mi­za­ción “obli­ga­to­ria” de la mu­jer. Lle­ga a Bue­nos Ai­res a dar char­las.

Clarin - Spot - - Portada - Dé­bo­ra Cam­pos Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Quie­ro reivin­di­car una pa­la­bra fe­mi­nis­ta que sea sin­gu­lar y que no se trans­for­me en un dis­cur­so he­ge­mó­ni­co y dog­má­ti­co. Se pue­de ser fe­mi­nis­ta y apor­tar una mi­ra­da di­fe­ren­te a la de otros fe­mi­nis­mos en al­gu­nos te­mas.” Sen­ta­da en su ofi­ci­na, Cat­he­ri­ne Mi­llet an­ti­ci­pa el con­te­ni­do de la con­fe­ren­cia con que de­ja­rá inau­gu­ra­da la décima edi­ción del Filba, el 10 de oc­tu­bre. Co­mo en 2001 cuan­do pu­bli­có un li­bro que re­co­rre su su­per­po­bla­da vi­da se­xual, y co­mo a co­mien­zos de es­te año, cuan­do fir­mó un ma­ni­fies­to en el que se opo­nía a cier­tos mo­vi­mien­tos de mu­je­res, sus ideas pro­vo­can: “La gen­te jo­ven tie­ne mie­do de la se­xua­li­dad”, opina.

La re­dac­ción de Art press se aco­mo­da en el nú­me­ro 8 de una calle so­lea­da del dis­tri­to XV de Pa­rís. La re­vis­ta fue fun­da­da por Mi­llet ha­ce unos 45 años y des­de ha­ce más de dos dé­ca­das fun­cio­na en ese edi­fi­cio de la­dri­llo a la vis­ta bas­tan­te po­co pa­ri­sino. En su des­pa­cho, Mi­llet con­ver­sa por te­lé­fono con Cla­rín y ha­ce una pau­sa en su tra­ba­jo pa­ra es­ta pu­bli­ca­ción, una de las más in­flu­yen­tes en el ám­bi­to del ar­te.

“La si­tua­ción de la mu­jer en la Ar­gen­ti­na no es pa­ra na­da la mis­ma que en Fran­cia. Y eso es lo que les re­pro­cho a cier­tas fe­mi­nis­tas aquí: que pa­re­cen ig­no­rar los enor­mes pro­gre­sos que nos be­ne­fi­cia­ron co­mo so­cie­dad des­de ha­ce al­gu­nas dé­ca­das y que no to­do el mun­do tie­ne”, dis­pa­ra Mi­llet. Aun­que se con­si­de­ra fe­mi­nis­ta, man­tie­ne des­de ha­ce tiem­po un fuer­te en­fren­ta­mien­to con el mo­vi­mien­to de mu­je­res fran­cés que se en­co­lum­nó de­trás del hash­tag #Ba­lan­ce­ton­porc (“De­nun­ciá a tu cer­do”, la ver­sión ga­la del #Metoo). Di­ce de ellas que son pu­ri­ta­nas, ma­car­tis­tas, que cen­su­ran vo­ces y que me­ten mie­do. La se­ma­na que vie­ne, Mi­llet es­ta­rá en Bue­nos Ai­res (ver Pa­ra es­cu­char­la).

-Las chi­cas más jó­ve­nes han to­ma­do pro­ta­go­nis­mo en el mo­vi­mien­to de mu­je­res en la Ar­gen­ti­na con un es­ti­lo dis­tin­to. ¿Su­ce­de al­go pa­re­ci­do en Fran­cia?

-Es así tam­bién. Hay di­fe­ren­cias que atra­vie­san a las ge­ne­ra­cio­nes. Por ejem­plo, creo que pa­ra las mu­je­res más jó­ve­nes la re­la­ción con la se­xua­li­dad es mu­cho más di­fí­cil que pa­ra no­so­tras. Las ra­zo­nes no las co­noz­co, pe­ro me pa­re­ce que hay un temor al se­xo en es­tas nue­vas ca­ma­das. Sien­ten mie­do: mie­do a ser agre­di­das, a ser vio­len­ta­das. Es­to ge­ne­ra que las chi­cas se re­la­cio­nen só­lo con chi­cas y que los va­ro­nes se jun­ten só­lo con va­ro­nes, co­mo si hu­bie­ra una suer­te de des­con­fian­za en­tre ellos. No sé si es­to su­ce­de en la Ar­gen­ti­na, pe­ro en Fran­cia es fre­cuen­te y me im­pre­sio­na. Hay un re­plie­gue de la vi­da so­cial que ha­ce que nos jun­te­mos so­bre to­do en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo, tal vez con la in­ten­ción de pro­te­ger­nos.

-¿Tie­ne al­gu­na hi­pó­te­sis so­bre có­mo se lle­ga a esa si­tua­ción?

-Creo que hay se­gu­ra­men­te mu­chas ex­pli­ca­cio­nes. Una de ellas es la hi­per­va­lo­ra­ción de la ima­gen del cuer­po. An­te esa ima­gen ideal, la ac­ti­vi­dad se­xual só­lo pue­de ser vi­vi­da co­mo una ame­na­za. Cuan­do ve­mos la enor­me preo­cu­pa­ción que las chi­cas más jó­ve­nes tie­nen so­bre su cuer­po, so­bre su ves­ti­men­ta, la ne­ce­si­dad de lle­var el úl­ti­mo za­pa­to lan­za­do al mer­ca­do, la úl­ti­ma co­lec­ción de ro­pa, no­ta­mos que se fa­bri­can una ima­gen de per­fec­ción en la que no hay de­ma­sia­do es­pa­cio pa­ra la re­la­ción con los otros.

-Sus opi­nio­nes sue­len ge­ne­rar en Fran­cia crí­ti­cas muy se­ve­ras y agre­si­vas por par­te del fe­mi­nis­mo.

-Es cier­to. El mo­vi­mien­to #Metoo en Fran­cia es de una vio­len­cia ex­tre­ma. Yo tu­ve con­tac­to con pe­rio-

dis­tas de otros paí­ses, Ale­ma­nia, Es­pa­ña, Ita­lia y nun­ca en­fren­té la vio­len­cia que en­cuen­tro en mi país.

-¿Es por es­to que us­ted y otras mu­je­res hi­cie­ron pú­bli­co, en enero, un ma­ni­fies­to en el que se opo­nen a ese ti­po de de­nun­cias des­de las re­des so­cia­les y en el que re­cla­man “la li­ber­tad de im­por­tu­nar, in­dis­pen­sa­ble pa­ra la li­ber­tad se­xual”?

-Una de las co­sas que voy a tra­tar en Filba es la pa­ra­do­ja de es­te mo­vi­mien­to que sos­tie­ne en su slo­gan “la pa­la­bra li­be­ra a las mu­je­res”, pe­ro fren­te a una pa­la­bra un po­co dis­tin­ta re­cla­ma la cen­su­ra.

Y que que­de cla­ro que no­so­tras no de­fen­de­mos a los vio­la­do­res ni a quie­nes agre­den a las mu­je­res. Sin em­bar­go, pa­re­ce que no te­ne­mos de­re­cho a de­cir al­go que sea dis­tin­to de lo que po­dría­mos lla­mar el dis­cur­so do­mi­nan­te fe­mi­nis­ta ac­tual.

-Us­ted las de­fi­nió co­mo pu­ri­ta­nas. ¿En qué sen­ti­do lo son?

-Son pu­ri­ta­nas por­que prac­ti­can la cen­su­ra. Yo em­pe­cé a tra­ba­jar en una épo­ca en que la cen­su­ra pro­ve­nía de la de­re­cha, de los sec­to­res más con­ser­va­do­res, y tam­bién po­día ve­nir des­de el Es­ta­do. In­clu­so has­ta ha­ce unos vein­te años en­con­trá­ba­mos gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha que bus­ca­ban prohi­bir la ex­pre­sión de de­ter­mi­na­dos ar­tis­tas. Hoy, en cam­bio, el pe­di­do de cen­su­ra vie­ne del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta.

-¿Es pu­ri­ta­na tam­bién la ima­gen de mu­jer que pro­po­nen, en tan­to se­res frá­gi­les, que ne­ce­si­tan siem­pre es­tar aler­tas y pro­te­ger­se?

-Sí, tam­bién. El fun­da­men­to de nues­tro ma­ni­fies­to era el de re­cla­mar que no se re­du­je­ra a las mu­je­res al rol de víc­ti­mas. Por su­pues­to la cla­se so­cial es im­por­tan­te, la edu­ca­ción re­ci­bi­da es im­por­tan­te, y cla­ro que hay mu­je­res que so­cial o psi­co­ló­gi­ca­men­te no tie­nen los mis­mos re­cur­sos que otras o que son más frá­gi­les. Sin em­bar­go, en ese mo­vi­mien­to #Metoo en­con­tra­mos mu­je­res que son pe­rio­dis­tas, ar­tis­tas, in­te­lec­tua­les... esas mu­je­res tie­nen la ca­pa­ci­dad de de­fen­der­se, no son ne­ce­sa­ria­men­te víc­ti­mas. ¿Por qué ten­drían que en­ce­rrar­nos a to­das en ese rol? Eso es lo que de­nun­ciá­ba­mos: la vic­ti­mi­za­ción obli­ga­to­ria de las mu­je­res.

-Pa­sa­ron ca­si vein­te años des­de la pu­bli­ca­ción de su li­bro La vi­da se­xual de Cat­he­ri­ne M. y se si­gue ha­blan­do de él. ¿Có­mo ex­pli­ca us­ted es­ta vi­gen­cia?

-Creo que es un li­bro muy ra­di­cal, que es una des­crip­ción muy con­cre­ta del ac­to se­xual y del com­por­ta­mien­to fe­me­nino, en la que no hay sen­ti­mien­tos ni ro­man­ces. Y de al­gu­na ma­ne­ra eso ha he­cho de ese tex­to un mo­de­lo. Eso ex­pli­ca, en­tre otras co­sas, que si­ga sien­do in­tere­san­te. No que­dó fi­ja­do en una épo­ca. Lue­go hay obras que mar­can un mo­men­to, una eta­pa. Nun­ca an­tes una au­to­ra ha­bía es­cri­to al­go así so­bre su se­xua­li­dad y es­to es un dato en la li­te­ra­tu­ra fe­me­ni­na.

-¿Qué bus­can en es­te li­bro las nue­vas lec­to­ras?

-Son jo­ven­ci­tas que se ha­cen mu­chas preguntas. A los 18, 20 o 25, uno es muy inocen­te. A mi me si­gue sor­pren­dien­do la inocen­cia de la ju­ven­tud con res­pec­to a los te­mas se­xua­les. Aun­que hay mu­chí­si­ma in­for­ma­ción, es­tán per­di­dos. Y al mis­mo tiem­po hay una ur­gen­cia por rea­li­zar­se en la vi­da, rea­li­zar­se en lo se­xual, en­con­trar una ar­mo­nía... esa exi­gen­cia es muy es­tre­san­te. Yo for­mo par­te de una ge­ne­ra­ción que bus­có res­pues­tas a esas mis­mas preguntas de un mo­do es­pon­tá­neo, no te­nía­mos esas obli­ga­cio­nes ni los mo­de­los que pro­yec­tan hoy los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

-Es pa­ra­dó­ji­co por­que im­pe­ra la fan­ta­sía de que en Oc­ci­den­te exis­te ple­na li­ber­tad se­xual.

-Si, pe­ro tal vez sea jus­ta­men­te eso lo que asus­ta. Pri­me­ro, por­que esa li­ber­tad to­tal y ab­so­lu­ta fi­nal­men­te es irrea­li­za­ble; es una bús­que­da que mi ge­ne­ra­ción atra­ve­só y en un mo­men­to nos di­mos cuen­ta de que era una uto­pía. Y por otra par­te, esa obli­ga­ción de rea­li­za­ción ple­na es un pe­so que cae so­bre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Sien­ten el man­da­to de afian­zar­se se­xual­men­te rá­pi­do cuan­do des­cu­brir qué es lo que nos gus­ta, qué nos ha­ce bien, lle­va mu­cho, mu­cho tiem­po.

Son pu­ri­ta­nas por­que prac­ti­can la cen­su­ra. Yo em­pe­cé a tra­ba­jar en una épo­ca en que la cen­su­ra pro­ve­nía de la de­re­cha, de los sec­to­res más con­ser­va­do­res, y tam­bién po­día ve­nir des­de el Es­ta­do.”

AURIMAGES

#Metoo. Di­ce que en el mo­vi­mien­to hay pe­rio­dis­tas, ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les y arremete que, an­te el mal­tra­to, “tie­nen la ca­pa­ci­dad de de­fen­der­se” sin sen­tir­se víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.