El fe­nó­meno ado­les­cen­te de Becky G

La can­tan­te y ac­triz es­ta­dou­ni­den­se ha­bla de sus co­mien­zos y de lo que significa ser hoy una fi­gu­ra pú­bli­ca.

Clarin - Spot - - Portada - Macarena Gó­mez Mi­ñano mac­go­mez@cla­rin.com

Sexy, di­ver­ti­da, ta­len­to­sa... ¿Qué más pue­de ser ser Becky G?

La can­tan­te y ac­triz es­ta­dou­ni­den­se se per­fi­la co­mo una de las mu­je­res más po­de­ro­sas de la in­dus­tria de la mú­si­ca la­ti­na. Tie­ne más de 1.2 mil mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes de su canción Ma­yo­res, dos éxi­tos #1 en los lis­ta­dos de Bill­board (Ma­yo­res, con Bad Bunny, y Can't Get Enough con Pit­bull), un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la pe­lí­cu­la Po­wer Ran­gers (don­de ade­más se con­vir­tió en la pri­me­ra su­per­hé­roe la­ti­na) y una no­mi­na­ción al pre­mio Teen Choi­ce, co­mo Me­jor Ar­tis­ta La­ti­na.

Su no­vio es Se­bas­tián Llet­get, un fut­bo­lis­ta ar­gen­tino que brilla en Los Ángeles. Ade­más, re­cien­te­men­te co­la­bo­ró con Pau­lo Lon­dra en el te­ma Cuan­do te be­sé.

Pe­ro lo cier­to es que de­trás de los hits y los re­flec­to­res se es­con­de un mun­do so­li­ta­rio, lleno de pre­sio­nes, pre­jui­cios y mu­cha com­pe­ten­cia. ¿Có­mo se so­por­ta?

“Es muy com­pli­ca­do”, responde Becky G, sin per­der la son­ri­sa. “Lo peor pa­ra mí es te­ner mi ba­ta­lla con mi an­sie­dad. De­bo en­fo­car­me en man­te­ner bue­na sa­lud men­tal y fí­si­ca, sin de­jar de tra­ba­jar y via­jar. Po­de­mos es­tar sen­ta­das aquí y a mí me pue­de aga­rrar un ata­que de pá­ni­co en cual­quier mo­men­to, aun­que no es­té pa­san­do na­da”, re­la­ta.

La mú­si­ca for­ma par­te de su vi­da des­de siem­pre. Em­pe­zó a tra­ba­jar en la in­dus­tria a los 9 años. Fue pa­ra ayu­dar a sus pa­dres a sa­lir de una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca que los hi­zo per­der su casa. Des­de el ga­ra­ge de sus abue­los, la ma­yor de cua­tro hi­jos es­cri­bió ella mis­ma su pri­mer con­tra­to pro­fe­sio­nal, y le pi­dió a sus pa­dres que lo fir­men, y le den una opor­tu­ni­dad de de­mos­trar que ella sí po­día. El res­to es his­to­ria. -¿Cuál fue la pri­me­ra canción que es­cri­bis­te?

-Fue con mi pri­ma Sa­ri­ta, es­tá­ba­mos juntas en una pi­ja­ma­da. Yo es­ta­ba ena­mo­ra­da de un com­pa­ñe­ro, a los 10 años, y juntas, en su cuar­to, nos pu­si­mos a ju­gar y a com­po­ner. No la lan­cé nun­ca, pe­ro sí pa­ga­mos pa­ra ir a gra­bar­la en el es­tu­dio, y es un re­cuer­do muy bo­ni­to. -¿Creés que es mas di­fí­cil pa­ra una mu­jer es­tar en la in­dus­tria que pa­ra un hom­bre?

-Sien­to que es di­fí­cil pa­ra cual­quier per­so­na, pe­ro creo que a las mu­je­res, la in­dus­tria, la pren­sa y los fans nos me­ten mu­cha más pre­sión. Hay de­ma­sia­da com­pe­ten­cia por ser la nú­me­ro uno y no com­par­tir el éxi­to con na­die. Es­ta­mos acos­tum­bra­das a ver hom­bres co­la­bo­rar, com­par­tir el es­ce­na­rio, pe­ro no nos ayu­da­mos en­tre las mu­je­res. Las dis­que­ras y los pro­duc­to­res nos en­se­ña­ron que “só­lo hay es­pa­cio pa­ra una”; y no es así. To­das no­so­tras re­pre­sen­ta­mos di­fe­ren­tes ban­de­ras, te­ne­mos nues­tro pro­pio es­ti­lo, dis­tin­tos to­nos de voz.

-Pe­ro vos pu­dis­te co­la­bo­rar con Nat­ti Na­tas­ha en Sin pi­ja­ma...

-Sí, y fue increíble; un gran hi­to pa­ra la mú­si­ca ur­ba­na que dos mu­je­res co­la­bo­ren en un te­ma tan po­pu­lar. Creo que hay que de­jar de pen­sar tan­to en com­pe­tir, y dis­fru­tar más.

-¿Con qué otra ar­tis­ta fe­me­ni­na te gus­ta­ría co­la­bo­rar?

-Mu­chí­si­mas. Sha­ki­ra, La­li... Me en­can­ta­ría vol­ver a tra­ba­jar con Jen­ni­fer Lo­pez, co­mo cuan­do te­nía 15.

-¿Qué les di­rías a esas mu­je­res que se sien­ten in­se­gu­ras co­mo vos?

-Que no im­por­ta lo que di­ce la gen­te, que sí se pue­de, que na­da es im­po­si­ble. Yo em­pe­cé con na­da, en el ga­ra­ge de mis abue­li­tos. Si sa­bes lo que quie­res, de­mués­tra­le a las per­so­nas que te di­cen que no, que tú pue­des. Es­tás en rum­bo a tu sueño, y es­toy se­gu­ra que vas a lle­gar. Con­fía en ti, y ro­déa­te de tu fa­mi­lia y ami­gos, esos que siem­pre te van a apo­yar.

-Te­nien­do una vi­da tan cam­bian­te, lle­na de via­jes, ¿Qué rol cum­plen tu fa­mi­lia y ami­gos en tu vi­da?

-Son mis fans nú­me­ro uno. Por ejem­plo, fue muy gra­cio­so y emo­cio­nan­te, aho­ra que em­pe­cé a can­tar en es­pa­ñol, ver que mis abue­li­tos se pu­sie­ron muy con­ten­tos y es­tán muy or­gu­llo­sos. Mi fa­mi­lia es mi to­do, son mi ra­zón.

-¿Los ves se­gui­do?

-Es di­fí­cil, por­que es­toy via­jan­do mu­cho. Soy la ma­yor de los her­ma­nos, y a los 14 o 15 años ya me ha­bía ido de casa por las gi­ras. Pe­ro sé que siem­pre ten­go un lu­gar al que vol­ver, que mi fa­mi­lia me va a es­tar es­pe­ran­do con los bra­zos abier­tos, y eso me da mu­cha fe­li­ci­dad. Es muy im­por­tan­te pa­ra mí te­ner un lu­gar que pue­da lla­mar “ho­gar”, don­de pue­da lle­gar y no ser Becky G, sino Re­be­ca, hi­ja, her­ma­na, nie­ta.

-¿Quién te en­se­ñó es­pa­ñol?

-Mis abue­li­tos, y aho­ra mi no­vio. Sus pa­dres son de aquí, de Ar­gen­ti­na. Pe­ro más que na­da, la mú­si­ca. Des­de chica me sien­to mu­cho más có­mo­da can­tan­do en es­pa­ñol, pe­ro no ha­blan­do, por­que es muy di­fí­cil en­con­trar las pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar­me. Y aho­ra que es­toy tan me­ti­da en el mun­do de la mú­si­ca, don­de ca­da uno tie­ne di­fe­ren­tes acen­tos, me pa­sa que lle­go a casa ha­blan­do en ar­gen­tino. Por ejem­plo, pa­ra mí aho­ra es sú­per na­tu­ral de­cir “vos” en vez de “tú”.

-¿Có­mo co­no­cis­te a tu no­vio?

-Fue cuan­do es­ta­ba gra­ban­do la pe­lí­cu­la de los Po­wer Ran­gers, y mi ami­ga Nao­mi y su es­po­so, que tam­bién es ju­ga­dor de fút­bol, nos pre­sen­ta­ron. Él y Se­bas­tián ju­ga­ron en Lon­dres jun­tos por 6 años. No sé có­mo sur­gió la con­ver­sa­ción, pe­ro es­tá­ba­mos en una pi­ja­ma­da, ha­blan­do del amor, y ella me di­jo: “Ya sé con quién te vas a ca­sar”. Y yo no en­ten­día na­da, ni si­quie­ra ha­bía vis­to a es­te chi­co una so­la vez, y te­nía 19 años. Y le di­je: “O pa­ras de ha­blar de es­te hom­bre, o me mues­tras una fo­to”. Y cuan­do lo vi, ya me gus­tó la idea (ri­sas). Em­pe­za­mos co­mo ami­gos, vi­vien­do en paí­ses se­pa­ra­dos, pe­ro al po­co tiem­po ya éra­mos no­vios.

-¿Te gus­ta que sea la­tino?

-Me en­can­ta. Tie­ne unos va­lo­res muy pa­re­ci­dos a los míos, es muy uni­do con sus pa­pás y sus her­ma­nas. Y es­pe­cial­men­te me en­can­ta que pue­da con­ver­sar con mis abue­li­tos. Mis no­vios an­te­rio­res eran to­dos es­ta­dou­ni­den­ses. Con suer­te sa­bían de­cir “ho­la, ¿có­mo es­tás?”.

-¿Tie­nen al­gún atrac­ti­vo es­pe­cial los ar­gen­ti­nos?

-Me enamo­ré de Se­bas­tián cuan­do lo es­cu­ché ha­blar en ar­gen­tino. Es mi acen­to fa­vo­ri­to en el mun­do. Es tan dis­tin­to y her­mo­so... Ese es el principal atrac­ti­vo.

Se­bas­tián, mi no­vio ar­gen­tino, jue­ga al fút­bol. Nos pre­sen­tó una ami­ga ca­sa­da con otro fut­bo­lis­ta que ju­ga­ba con él”

Exi­to. A los 21 años, tie­ne 1,2 mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes de su hit “Ma­yo­res” y protagoniza “Po­wer Ran­gers”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.