Crí­ti­ca de “La mal­dad del mun­do”

El di­rec­tor Al­fre­do Staf­fo­la­ni re­crea un he­cho real: el hi­jo de una pros­ti­tu­ta cria­do por su fa­mi­lia.

Clarin - Spot - - Portada - Sandra Com­mis­so scom­mis­so@cla­rin.com

“La mal­dad del mun­do” De: Al­fre­do Staf­fo­la­ni. En: Cen­tro Cul­tu­ral Ricardo Ro­jas, Av. Co­rrien­tes 2038 Fun­cio­nes: Vier­nes a las 21. En­tra­das: $130.

Aquel vie­jo slo­gan de “lo pri­me­ro es la fa­mi­lia” ya ha­ce ra­to que de­mos­tró es­tar he­cho añi­cos con­tra la reali­dad.

Co­mo par­te del pro­yec­to “Fa­mi­lia” (que in­da­ga so­bre mo­da­li­da­des con­tem­po­rá­neas de es­te con­cep­to ba­jo la cu­ra­du­ría de Ma­ru­ja Bus­ta­men­te) en el CC Ro­jas, el au­tor y di­rec­tor Al­fre­do Staf­fo­la­ni ha­ce lo su­yo.

Con un pie en la reali­dad y otro en la ver­dad de la fic­ción dra­má­ti­ca, Staf­fo­la­ni es­cri­be y di­ri­ge La mal­dad del mun­do, una his­to­ria de aban­dono, pros­ti­tu­ción y re­den­ción.

La fa­mi­lia de Staf­fo­la­ni vi­vió una ex­pe­rien­cia muy par­ti­cu­lar, a prin­ci­pios de los años ‘60: la ma­dre del di­rec­tor, sien­do ado­les­cen­te, en­con­tró a un be­bé aban­do­na­do, hi­jo de una pros­ti­tu­ta, y de­ci­dió lle­var­lo a su casa. Allí lo cria­ron co­mo hi­jo pro­pio jun­to a los nue­ve hi­jos del ma­tri­mo­nio. To­do ocu­rrió en Flo­ren­cio Va­re­la. Seis años des­pués, la ma­dre del be­bé vol­vió a bus­car­lo, ca­si sin in­mu­tar­se y con una cam­pe­ra co­mo re­ga­lo.

Ese he­cho que mar­có a to­dos, se dio ca­si en si­mul­tá­neo con un fil­me del italiano Pier Pao­lo Pa­so­li­ni que con­ta­ba una his­to­ria si­mi­lar pro­ta­go­ni­za­da por An­na Mag­na­ni. Unien­do am­bas y con dra­ma­tur­gia ac­tual, Staf­fo­la­ni re­creó aquel aban­dono, su con­tex­to y sus consecuencias.

La sa­la don­de se pre­sen­ta la obra es la bi­blio­te­ca del Ro­jas, adap­ta­da

pa­ra la oca­sión. El cli­ma in­ti­mis­ta es ideal pa­ra re­crear cues­tio­nes familiares que su­ce­den puer­tas aden­tro. Las lu­ces de neón y el olor a la ma­de­ra de los es­tan­tes va­cíos ge­ne­ran va­rios con­tras­tes y lo­gran en el es­pec­ta­dor cier­ta at­mós­fe­ra oní­ri­ca.

Una cor­ti­na de ti­ras que ofi­cia de te­lón sir­ve tam­bién de pantalla. So­bre ella se pro­yec­tan imá­ge­nes de los per­so­na­jes reales brin­dan­do tes­ti­mo­nio so­bre los he­chos. Y se in­ter­ca­lan con las es­ce­nas que van en­ca­de­nan­do la tra­ma. Una fies­ta de ca­sa­mien­to (la del hom­bre que re­gen­tea­ba a la pros­ti­tu­ta), un re­en­cuen­tro tar­dío en­tre ma­dre e hi­jo y los mo­nó­lo­gos de es­tos pro­ta­go­nis­tas des­nu­dan­do sus mi­se­rias al pú­bli­co, en­he­bran los re­ta­zos de la his­to­ria.

La pues­ta en es­ce­na tie­ne una mi­ra­da poé­ti­ca de los he­chos que, uno ima­gi­na, su­ce­die­ron en cir­cuns­tan­cias de­ses­pe­ra­das. Pe­ro Staf­fo­la­ni eli­ge adre­de un tono te­ñi­do de cier­ta ter­nu­ra e in­ge­nui­dad pa­ra res­ca­tar a quie­nes fue­ron víc­ti­mas de una reali­dad que los su­peró.

To­das las fa­mi­lias tie­nen mi­to­lo­gías y le­yen­das pro­pias, ta­búes y silencios. El ar­tis­ta apro­ve­cha el ma­te­rial y, ayu­da­do por el tiem­po que to­do lo cu­ra, cie­rra un círcu­lo. Y con él, qui­zás tam­bién al­gu­nas he­ri­das.w

En­tre la reali­dad y la fic­ción. La pues­ta en es­ce­na en la bi­blio­te­ca del Ro­jas apor­ta un cli­ma oní­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.