Chefs a do­mi­ci­lio

Con un me­nú es­pe­cial­men­te di­se­ña­do, in­va­den las co­ci­nas ho­ga­re­ñas con ta­len­to.

Clarin - Spot - - Portada - Gi­me­na Pe­pe Arias gpa­rias @cla­rin.com

Los ar­gen­ti­nos so­mos ami­gue­ros. Nos en­can­ta jun­tar­nos pa­ra ce­le­bra­cio­nes pun­tua­les (cum­plea­ños, aniver­sa­rios, gra­dua­cio­nes), y cuan­do no las hay, las in­ven­ta­mos. Nos fas­ci­na ren­dir cul­to a ese há­bi­to tan en­tra­ña­ble, tan nues­tro, de re­unir­nos “por­que sí”… y dis­fru­tar la bue­na me­sa, los ex­qui­si­tos vi­nos o la atra­yen­te cer­ve­za. A ve­ces to­ca ser an­fi­trión y to­dos sa­be­mos lo que eso significa. Or­de­nar a full la casa, pe­dir­le más si­llas al ve­cino (cuan­do las de la co­ci­na, el quincho y has­ta la del es­cri­to- rio no al­can­zan), ha­cer las com­pras, pen­sar en ca­da de­ta­lle. Son tan­tas co­sas que lle­ga un mo­men­to en que el cuer­po no pue­de más, el can­san­cio ata­ca y lo que de­bía ser un día de pla­cer em­pie­za a ago­biar­nos. Por­que pa­ra col­mo aún fal­ta lo principal: el even­to to­da­vía no em­pe­zó, pe­ro el due­ño de casa só­lo quie­re que se ter­mi­ne el día y echar­se a dor­mir sin la me­sa ser­vi­da. Con una mano en el co­ra­zón, al­gu­na vez, en me­dio de las so­fo­ca­cio­nes del apu­ro y la an­sie­dad pa­ra que la reunión sal­ga “jo­ya”, ¿no pen­só en can­ce­lar to­do y re­cu­rrir al de­li­very? ¿O ir a un res­tau­ran­te, así nos sir­ven y no ha­ce­mos na­da? Pe­ro ocu­rre que la op­ción de “co­mer afue­ra” sue­le irse del pre­su­pues­to y, ade­más, es lo más dis­tan­te a una aten­ción per­so­na­li­za­da.

Ese ins­tan­te en que nos pa­re­ce que no es­ta­re­mos a la al­tu­ra, es to­do lo con­tra­rio: el mo­men­to de la cal­ma. A no dar por per­di­da la ba­ta­lla. Ha­ga una pau­sa y piense que, hoy por hoy, la gas­tro­no­mía es an­te to­do ser­vi­cio. Tam­bién en la pro­pia casa… y a car­go de otros. La ex­plo­sión de las ca­rre­ras vin­cu­la­das al co­mer y al be­ber nos per­mi­te ser un an­fi­trión de pri­me­rí­si­ma sin pa­sar por el pa­de­ci­mien­to de pen­sar en los in­ter­mi­na­bles pre­pa­ra­ti­vos, la ela­bo­ra­ción del me­nú, te­ner en cuen­ta el gus­to de los co­men­sa­les, la or­ga­ni­za­ción de las be­bi­das y tan­to más... Re­lá­jen­se. Hay gen­te que pue­de ha­cer­lo por no­so­tros.

Las nue­vas ca­ma­das de co­ci­ne­ros, que se su­ce­den sin pa­rar, lue­go de for­mar­se eli­gen brin­dar el ser­vi­cio de chef a do­mi­ci­lio. Una bri­llan­te idea pa­ra ser an­fi­trión y no mo­rir en el in­ten­to. La pro­pues­ta es sim­ple y ten­ta­do­ra: un co­ci­ne­ro lle­ga a la casa, lle­va to­da la ma­te­ria pri­ma ne­ce­sa­ria, co­ci­na el me­nú acor­da­do en el mo­men­to y los mo­zos se en­car­gan del ser­vi­cio. Al fi­na­li­zar de­jan el área de tra­ba­jo tan lim­pia co­mo es­ta­ba… ¡o más! ¿No pa­re­ce so­ña­do? Juan Ber­nar­di­ni, co­ci­ne­ro que ofre­ce sus ser­vi­cios a do­mi­ci­lio des­de ha­ce al­gu­nos años, cuen­ta que no ha­cen piz­za party ni los clá­si­cos ‘sand­wi­chi­tos’ de pa­ta de ter­ne­ra. “Es­to es otra co­sa. Ar­ma­mos un me­nú con el clien­te de acuer­do al gus­to de los co­men­sa­les, siem­pre dán­do­le un to­que gour­met. Un ser­vi­cio di­fe­ren­te con co­ci­na de au­tor”, co­men­ta Ber­nar­di­ni, y agre­ga que “la idea es que el clien­te se sien­ta atendido co­mo en un res­tau­ran­te, pe­ro en el li­ving de su casa”. Otro pun­to que des­ta­ca el co­ci­ne­ro es la dis­cre­ción: “Siem­pre tra­ta­mos de que to­dos se sien­tan có­mo­dos. Res­pe­ta­mos la in­ti­mi­dad del gru­po. Es­ta­mos aten­tos a que las co­pas de vino y los pla­tos es­tén lle­nos, pe- ro sin ser mo­les­tos”.

Los even­tos más fre­cuen­tes sue­len ser bau­tis­mos y cum­plea­ños, pe­ro tam­bién las ce­nas ro­mán­ti­cas. Cla­ro que es­te úl­ti­mo ca­so es, en pro­por­ción, mu­cho más cos­to­so que los otros, ya que son só­lo dos co­men­sa­les. Bueno, ag­gior­nán­do­nos un po­co po­drían ser tres o más… ¡lo que el po­li­amor dic­te!

Es­ta mo­vi­da no es una in­ven­ción crio­lla, tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas uni­ver­sa­les, co­mo se pue­de ver en la pá­gi­na www.ta­kea­chef.com.ar, la web que agru­pa a mi­les de co­ci­ne­ros de di­fe­ren­tes par­tes del mun­do que ofre­cen es­te ti­po de ser­vi­cios. Bas­ta con in­gre­sar la di­rec­ción don­de se­rá la reunión, el ti­po de even­to que se so­li­ci­ta con la can­ti­dad de per­so­nas, si es al­muer­zo o ce­na, si se desea una es­pe­cia­li­dad en par­ti­cu­lar, el es­ti­lo de co­ci­na con el que se dis­po­ne (horno a gas o eléc­tri­co, cuán­tos anafes…), la fe­cha desea­da y, des­de lue­go, se es­pe­ci­fi­ca el ran­go de di­ne­ro que se desea gas­tar.

Rea­li­za­dos to­dos los pa­sos, lle­ga­rán a la ca­si­lla de mail cua­tro pro­pues­tas de los chefs que tra­ba­jen en esa zo­na. Se abo­na por ade­lan­ta­do con tar­je­ta de cré­di­to y el día de la ce­le­bra­ción só­lo hay que dis­fru­tar. Pa­tri­cia Bai­go­rria es par­te de es­ta red en la Ar­gen­ti­na y tam­bién lo fue en In­gla­te­rra y Aus­tra­lia. “Ofre­ce­mos co­ci­na in­ter­na­cio­nal, ela­bo­ra­da y de al­to ni­vel. Se lle­va to­do ca­si lis­to y se ter­mi­na de co­ci­nar en el mo­men­to”, co­men­ta. Y agre­ga que a ve­ces tam­bién se ocu­pan de la de­co­ra­ción y la es­té­ti­ca del sa­lón o co­me­dor: “Los ex­tras se ma­ne­jan a gus­to de los clien­tes. Flo­res, cen­tros de me­sa, va­ji­lla es­pe­cial, co­mi­da pa­ra ni­ños… Lo que deseen tra­ta­mos de cum­plír­se­lo”.

Por su­pues­to, en el país de la car­ne, co­mo el nues­tro, en es­te ser­vi­cio no po­día fal­tar el asa­do… si bien al­gu­nos chefs tam­bién se ani­man a las bra­sas, hay co­ci­ne­ros que de­ci­die­ron es­pe­cia­li­zar­se en la parrilla, co­mo es el ca­so de Na­cho Bravo, que con sus es­ca­sos 24 años de­di­có un quin­to de su vi­da a los se­cre­tos del asa­do. Sus clien­tes no só­lo lo lla­man cuan­do hay un ága­pe, bas­ta con que se jun­ten al­gu­nas parejas y lis­to. Na­die se sien­ta a co­mer con olor a hu­mo. Co­mo en los ca­sos an­te­rio­res, siem­pre el clien­te de­ci­de el me­nú, pe­ro Na­cho pro­po­ne asa­do tra­di­cio­nal, gour­met, al pan, Bur­ger party y fin­ger food pa­rri­lle­ro. Op­cio­nes con más o me­nos achu­ras, más po­ten­tes o más li­via­nos, pe­ro siem­pre pa­ra de­jar a los co­men­sa­les con una son­ri­sa y la pan­za lle­na. El ser­vi­cio in­clu­ye al pa­rri­lle­ro, la car­ne, el car­bón y los mo­zos. Si no se dis­po­ne de parrilla, co­rre co­mo ex­tra, y has­ta se pue­de so­li­ci­tar una cru­za pa­ra ha­cer di­ver­sos ani­ma­les al asa­dor.

Un pun­to más a fa­vor de la pro­pues­ta. Quie­nes rin­den cul­to al dios Baco, pue­den co­mer con vi­nos de al­ta ga­ma sin que el bol­si­llo su­fra de­ma­sia­do, co­mo ocu­rre con las sa­li­das a co­mer afue­ra. “El chino de la es­qui­na”, lo sa­be­mos to­dos, sue­le te­ner bue­nos vi­nos a me­nos de la mi­tad del pre­cio que cual­quier res­tó de mo­da. Aho­ra sí, no hay ex­cu­sas pa­ra un en­cuen­tro. En mi casa o en la tu­ya, pe­ro en el re­lax de un re­fu­gio ca­se­ri­to, sin tan­to aje­treo.

¡Así da gus­to ser an­fi­trión!

En ac­ción. El chef Juan Ber­nar­di­ni pre­pa­ra los pla­tos de al­to ni­vel, mien­tras los in­vi­ta­dos le echan una ojea­da al me­nú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.