De albañil a pro­ta­go­nis­ta: la his­to­ria del clon de “El Po­tro”

Clarin - Spot - - Cine - Ma­ri­na Zuc­chi mzuc­chi@cla­rin.com

Tra­ba­ja­ba en la cons­truc­ción cuan­do de­jó el ce­men­to y la pa­la por las cá­ma­ras. Se en­te­ró por Fa­ce­book del cas­ting pa­ra el fil­me bio­grá­fi­co del can­tan­te y en­vió su fo­to. Fue ele­gi­do en­tre 500 pos­tu­lan­tes pa­ra “El Po­tro, lo me­jor del amor”, que se es­tre­na el jue­ves.

Ma­mush­ka. Den­tro de una pe­lí­cu­la, otra: de­trás de la vi­da fre­né­ti­ca del “Po­tro” Ro­dri­go, del tri­no­mio se­xo, dro­gas y cuar­te­to, un mu­cha­cho que tam­bién se lla­ma Ro­dri­go, que ha­bía vis­to un “car­te­li­to” en Fa­ce­book con la con­vo­ca­to­ria pa­ra el fil­me, que de­jó la obra en cons­truc­ción en la que tra­ba­ja­ba, pi­co y pa­la, y se fue a pro­bar suer­te re­en­car­na­do en su ído­lo. Así no­más, sin ha­ber ac­tua­do nun­ca, sin ha­ber can­ta­do y con su deu­da per­so­nal a cues­tas, es­tu­dios cur­sa­dos has­ta sex­to gra­do.

Es tan pa­re­ci­do que due­le. Ro­dri­go Ro­me­ro, 29 años, acen­to cor­do­bés, pro­ta­go­nis­ta de El Po­tro, lo me­jor del

amor (que di­ri­ge Lo­re­na Muñoz y se es­tre­na el jue­ves) se en­car­ga de acla­rar que no per­te­ne­ce a “es­te mun­do”. Por “es­te” se en­tien­de el la­do “de aden­tro” del mu­ro ima­gi­na­rio de un peón de albañil que de­jó la cal y el ce­men­to y ter­mi­nó cu­bier­to por el pol­vo del ma­qui­lla­je, y con los pa­pa­raz­zi co­rrién­do­lo.

Na­ció el 8 de oc­tu­bre de 1988, en Río Cuar­to, ca­si cuan­do Ro­dri­go Bueno lan­za­ba su pri­mer ál­bum con el se­llo Poly­gram, La fo­to de tu cuer­po, que in­cluía una canción con ese nom­bre, com­pues­ta por el can­tan­te a los 13 años. Lo vio en per­so­na me­ses an­tes de que “El Po­tro” ce­na­ra en el El Co­rra­lón, in­vi­ta­ra a Fer­nan­do Ol­me­do a su re­ci­tal en la dis­co­te­ca Es­cán­da­lo de La Pla­ta y am­bos mu­rie­ran en un ac­ci­den­te a bor­do de una ca­mio­ne­ta Ford Ex­plo­rer SUV Ro­ja.

“Ocho pe­sos cos­ta­ba la en­tra­da. Me lo acuer­do to­di­to. Ca­mi­si­ta pe­ga­da, jean cla­ro, pe­lo azul, bo­tas te­ja­nas. Me sol­té de mi vie­ja y me fui a ver­lo más cer­qui­ta”, cuen­ta, mien­tras te­clea en un ce­lu­lar cu­ya fun­da no es un po­tro, sino un ti­gre de­ses­pe­ra­do.

“Ve­ní a ver a tu pa­pá, que es­tá en la tele”, le de­cía su ma­dre, Fanny, a fi­nes de los no­ven­ta, cuan­do “Ro”, el “ver­da­de­ro”, to­ca­ba en los ci­clos de la mo­vi­da tro­pi­cal de Ca­nal 2. Sa­be que la anéc­do­ta con­tri­bui­rá a la cons­truc­ción de un mi­to ur­bano: ¿Cuán­tas grou­pies son ca­pa­ces de pa­rir a un hi­jo idén­ti­co a su ído­lo sin ha­ber ma­te­ni­do una re­la­ción con el cuer­po desea­do? “Ma­má es­ta­ba ena­mo­ra­da, guar­da los VHS, le es­cri­bía poe­mas, pe­ro no tu­vo nin­gu­na his­to­ria con él. No soy el hi­jo no re­co­no­ci­do de Ro­dri­go. Mi vie­jo es mi cal­co”, se ríe. Tre­ce ta­tua­jes: pan­te­ras, dra­go­nes, nom­bres de hi­jos, de pa­dres, de abue­los. La “erre” es su cá­ba­la. La lle­va en su nom­bre y la eli­gió en el de sus tres hi­jos, Ruby, Ryan y Romeo. Ena­mo­ra­di­zo, cuen­tan que en Cór­do­ba de­jó co­lec­ción de amo­res. La fic­ción se le con­fun­dió con la reali­dad y cuan­do cruzó en el set a Ji­me­na Ba­rón (que per­so­ni­fi­ca a Ma­ri­xa Ba­lli) y tu­vo que gra­bar la fa­mo­sa es­ce­na del amor de­ses­pe­ran­te y a pri­me­ra vis­ta en un as­cen­sor, ter­mi­na­ron fle­cha­dos.

La mano de Dios

Ro­me­ro sa­be que se vie­nen días de

glo­ria. Que así co­mo Gil­da, no me

arre­pien­to de es­te amor lo­gró uno de los me­jo­res arran­ques his­tó­ri­cos pa­ra una pe­lí­cu­la na­cio­nal en 2016, el fil­me bio­grá­fi­co, de la mis­ma di­rec­to­ra, pro­me­te ma­rea hu­ma­na en bo­le­te­rías y Tren­ding To­pic en re­des pa­ra el albañil de­ve­ni­do en ac­tor.

Cas­ting por What­sapp, Sky­pe y en per­so­na. 500 pos­tu­lan­tes. Un ro­da­je de sie­te se­ma­nas. La his­to­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca va “al hue­so”, co­mo de­fi­ne su di­rec­to­ra. Na­da de re­la­to pre­vio de in­fan­cia. To­do se dis­pa­ra con Ro­dri­go Bueno pú­ber, acom­pa­ña­do por su pa-

Des­cu­brí dos mun­dos: la ac­tua­ción y el can­to. Qui­sie­ra ha­cer mi mú­si­ca, em­pe­cé a es­cri­bir, quie­ro ha­cer cuar­te­to tes­ti­mo­nial, co­mo ha­cían Ro­dri­go y Wal­ter Ol­mos”.

dre ha­cia el ca­mino de la mú­si­ca, mien­tras su ma­dre Betty (Flo­ren­cia Pe­ña) le po­ne ru­le­ros y lo aren­ga a en­tre­gar chu­pe­tes a la pla­tea fe­me­ni­na ba­jo el apo­do de “Be­bo­te”.

La pe­lí­cu­la es un via­je des­de “El Po­tro” au­tóc­tono al que se co­rrom­pe en Bue­nos Ai­res. Trom­pa­das, or­gías, po­li­amor y un do­lor que no lo qui­ta nin­gu­na sus­tan­cia. Ca­da día un co­lor de pe­lo, co­mo si el fuc­sia, el ver­de, el tur­que­sa mar­ca­ran el en­san­cha­mien­to de una lla­ga in­ter­na. Co­mo Ji­mi Hen­drix, co­mo Jim Mo­rri­son, co­mo Kurt Co­bain, el hom­bre del cul­to al Fer­net y a Bel­grano de Cór­do­ba ter­mi­na in­te­gran­do el club más tris­te: el de los que mu­rie­ron a los 27.

-¿Có­mo era la vi­da an­tes de ese albañil que ni so­ña­ba con ins­ta­lar­se en Bue­nos Ai­res?

-No ter­mi­né el co­le­gio por re­bel­día y hoy me arre­pien­to. En­se­gui­da me pu­se a tra­ba­jar. El pri­mer la­bu­ro fue en una obra en cons­truc­ción con mis tíos. Ga­na­ba 13 pe­sos por día. Pre­pa­ra­ba los bal­des, la mez­cla. A los 15 pa­sé a aten­ción al pú­bli­co en una ver­du- le­ría. Tam­bién com­pré y ven­dí au­tos. Y ven­dí bol­sas de con­sor­cio. Con lo que ga­na­ba ayu­da­ba a mi vie­ja y me com­pra­ba la pil­cha.

-¿Ha­cías al­gu­na “chan­ga” an­tes de via­jar a Bue­nos Ai­res pa­ra el ro­da­je?

-Es­ta­ba en una obra, cons­truc­ción de de­par­ta­men­tos con unos pri­mos y me fui. Di­je chau. No po­día de­cir na­da, por­que fir­mé con­tra­to de con­fi­den­cia­li­dad con los pro­duc­to­res.

-¿Có­mo to­mó la de­ci­sión tu fa­mi­lia?

-Mi vie­jo es me­ta­lúr­gi­co, mi ma­má ama de casa. A mi vie­jo le pe­dí las bo­tas te­ja­nas pa­ra ir al cas­ting y me di­jo: “¡Aga­rrá una pa­la!”. Pe­ro me las pres­tó y esas bo­tas des­pués apa­re­cen en la pe­lí­cu­la. Sé que mi vie­ja va a llo­rar cuan­do me vea.

-La pe­lí­cu­la pa­re­ce con­te­ner una me­tá­fo­ra, la fa­ma sal­va­je ter­mi­na es­tre­llan­do... ¿To­más en cuen­ta eso que se cuen­ta de un Ro­dri­go va­cío en ple­na po­pu­la­ri­dad pa­ra en­ca­rar lo que vie­ne?

-Sí, por suer­te ten­go gen­te que me ha­bla y me acon­se­ja. Lo­re­na (Muñoz, la di­rec­to­ra) me lla­ma una vez por se­ma­na pa­ra dar­me tips de vi­da. Ya me que­do en Bue­nos Ai­res a pro­bar suer­te.

-¿Vas a es­tu­diar ac­tua­ción?

-Es la idea. Es­to es un re­ga­lo. Yo nun­ca me pu­se la mo­chi­la de que te­nía que que­dar. Soy cor­do­bés, bai­lo cuar­te­to na­tu­ral­men­te, aco­mo­do la voz pa­ra no des­afi­nar, ten­go una idea. Y ac­túo co­mo me sa­le. Un día me lle­va­ron a un ba­ño e im­pro­vi­sa­mos una es­ce­na co­mo Ro­dri­go en un pozo de­pre­si­vo. Ter­mi­né en el pi­so llo­ran­do. Y me di­je: “¿De dón­de sa­qué to­do es­to?”. Des­cu­brí dos mun­dos pa­ra­le­los: la ac­tua­ción y el can­to. Qui­sie­ra ha­cer mi mú­si­ca, em­pe­cé a es­cri­bir, quie­ro ha­cer cuar­te­to tes­ti­mo­nial, co­mo ha­cían Ro­dri­go y Wal­ter Ol­mos.

-Co­no­ci­mos a un Ro­dri­go que vi­vió muy rá­pi­do y se co­mía el mun­do, pe­ro en el fil­me hay otro las­ti­ma­do, frá­gil. ¿Quién creés que era “El Po­tro” en reali­dad?

-A mí me pa­re­ce que Ro­dri­go era am­bos. Al­guien que, cla­ra­men­te, se co­mía el mun­do, que oca­sio­na­ba vér­ti­go, y uno frá­gil, al que no co­noz­co con exac­ti­tud. De­ci­di­mos con­tar­lo así, por lo que Lo­re­na Muñoz pu­do ave­ri­guar del personaje. To­dos te­ne­mos nues­tro ta­lón de Aquiles. No ol­vi­de­mos que él te­nía 27 años cuan­do mu­rió, era un pi­be, y por ahí no to­mó to­das las de­ci­sio­nes co­rrec­tas.

-¿Có­mo des­pe­gar­se de Ro­dri­go? ¿Có­mo no en­trar en esa con­fu­sión de per­so­na y personaje?

-Si an­tes lo ama­ba, aho­ra lo amo más. Con la pe­lí­cu­la no cam­bia mi con­cep­to de bes­tia en el es­ce­na­rio. Pe­ro yo no me sien­to Ro­dri­go. No ten­go que se­pa­rar­me de él. Ni si­quie­ra me veo tan pa­re­ci­do. Eso sí, si pu­die­ra vi­vir un día su vi­da, la vi­vi­ría.

Mi pri­mer la­bu­ro co­mo albañil fue cuan­do de­jé el co­le­gio. Ga­na­ba 13 pe­sos por día. Des­pués tra­ba­jé en una ver­du­le­ría. Y ven­dí bol­sas de con­sor­cio”.

NESTOR GAR­CIA

El chan­ga­rín que lle­gó al ci­ne. Cuan­do Ro­me­ro ter­mi­nó el ro­da­je, ya era ami­go de Ra­mi­ro Bueno, el hi­jo de Ro­dri­go. “Si an­tes lo ama­ba a Ro, aho­ra lo amo más”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.