“Lo que yo bus­co es tea­tra­li­zar la te­le”

Cla­rín com­par­tió sie­te ho­ras con la di­va. To­da la in­ti­mi­dad de su tra­ba­jo. Y un mano a mano so­bre bue­yes per­di­dos.

Clarin - Spot - - Nota De Tapa - Sil­vi­na La­ma­za­res sla­ma­za­res@cla­rin.com

Tran­qui­la­men­te po­dría ha­ber si­do la le­tra chi­ca del con­tra­to que fir­mó pa- ra re­em­pla­zar a Jor­ge Rial en In­tru­sos (de lu­nes a vier­nes de 13 a 15.30): “Pe­dí que me hi­cie­ran un puff pa­ra po­der le­van­tar los pies ca­da tan­to, por­que ni lo­ca me voy a aga­rrar ara- ñi­tas en las pier­nas por es­tar dos ho­ras y me­dia ahí quie­ta fren­te a la cá­ma­ra”, con­fie­sa Mo­ria Ca­sán, la mu­jer que lo­gró que la pro­duc­ción le hi­cie­ra “una es­pe­cie de si­llon­ci­to” ro­jo só- lo pa­ra ella. Da­tos co­mo ése, y al­gu­nas per­li­tas más de lo que no se ve en pan­ta­lla, en es­te reality pe­rio­dís­ti­co de sie­te ho­ras jun­to a “la con­duc­to­ra de Amé­ri­ca”, con dos pro­gra­mas dia­rios en el ai­re: “Lo que yo bus­co es tea­tra­li­zar la te­le”.

La co­ber­tu­ra del miér­co­les se ini­ció a las 12, unos mi­nu­tos des­pués de su lle­ga­da al ca­nal. Se ha­bía le­van­ta­do a las 8 en su ca­sa de Par­que Le­loir. Lue­go hi­zo me­dia ho­ra de cin­ta, se du­chó, desa­yu­nó, to­mó su me­di­ca­ción ho­meo­pá­ti­ca (lo ha­ce sie­te ve­ces por día, dos de ellas en los cor­tes de sus ci­clos) y subió al re­mís que la lle­vó a Amé­ri­ca. “Voy sen­ta­da ade­lan­te por­que si voy atrás me des­com­pon­go. Y apro­ve­cho los 50 mi­nu­tos de via­je pa­ra re­pa­sar en el ce­lu los por­ta­les de chi­men­tos”, cuen­ta so­bre có­mo se pre­pa­ra an­tes del vi­vo.

Ro­dea­da por su sé­qui­to de co­la­bo­ra­do­res, es ra­ro ver­la so­la. Siem­pre al­guien tie­ne a mano lo que ella es­tá por pe­dir. Y ahí fir­me aso­ma Ga­lo, su asis­ten­te per­so­nal, el que su­per­vi­sa la pre­via en el ca­ma­rín del pri­mer pi­so. Allí eli­ge pan­ta­lón blan­co y ca­mi­sa ne­gra ra­ya­da. La ma­qui­llan, la pei­nan, se cal­za una ri­ño­ne­ra trans­pa­ren­te y eli­ge -co­mo ha­ce a dia­rio­ba­jar al es­tu­dio por es­ca­le­ra: “El as­cen­sor te lle­va al se­den­ta­ris­mo y lo mío es mo-vi-mien-to”.

Aba­jo la es­pe­ran los seis pa­ne­lis­tas (Mar­ce­la Tauro, Damián Ro­jo y Gui­do Záf­fo­ra a su iz­quier­da, y Adrián Pa­lla­res, Da­niel Am­bro­sino y An­gie Bal­bia­ni a la de­re­cha). El lo­cu­tor, Fa­bián Cer­fo­glio, la pre­sen­ta co­mo la gran di­va que es (“La me­ga One”), mien­tras Luis Mi­guel sue­na de fon­do. Y ella, más ve­det­te que pe­rio­dis­ta, ba­ja los cua­tro es­ca­lo­nes del es­tu­dio co­mo si fue­ra una re­vis­ta del Ta­ba­rís. El cuer­po tie­ne me­mo­ria.

Si bien la es­truc­tu­ra de In­tru­sos es la que im­pu­so Rial, la nue­va ver­sión tie­ne el se­llo de Mo­ria: mu­cha pri­me-

ra per­so­na, mu­cha anéc­do­ta de sus 50 años arri­ba del es­ce­na­rio, mu­cha

sa­li­da es­pon­tá­nea. Pe­ro hay mo­men­tos, co­mo cuan­do se ha­bla de un su­pues­to aco­so de Fa­bián Gia­no­la a una ac­triz, en los que es­cu­cha más de lo que ha­bla: “Yo me­to bo­ca­di­llo cuan­do ten­go al­go pa­ra de­cir. Y ellos, de al­gu­nos te­mas, ma­ne­jan más da­ta que yo”, ex­pli­ca en el pri­me­ro de los tres cor­tes, en el que apro­ve­cha pa­ra che­quear el te­lé­fono y ha­blar con Ta­ma­ra, la pro­duc­to­ra, que le ajus­ta la ru­ti­na del día.

Fres­ca y con cier­to ti­ming pe­rio­dís­ti­co, se la vio có­mo­da en el re­por­ta­je que le hi­zo a “Gui­ller­mo”, due­ño de El Co­rra­lón, quien ha­bló de las úl­ti­mas ho­ras de Ro­dri­go (que mu­rió ha­ce 18 años) en su res­tau­ran­te. En el ca­so “Ni­co­le- Cu­be­ro-mi­ca” tam­bién to­mó las rien­das del te­ma.

En el ter­cer cor­te, Sol le co­rri­ge el ma­qui­lla­je, Ga­lo le acer­ca una ba­na­na y el cóc­tel de pas­ti­llas que “to­mo pa­ra to­do, pa­ra cir­cu­la­ción, pa­ra an­ti­age, pa­ra es­tar me­jor. Yo me sien­to di­vi­na”. Las fra­ses de Mo­ria, siem­pre, me­re­cen un pá­rra­fo apar­te, por eso, más aba­jo, va un com­pi­la­do con las me­jo­res res­pues­tas a un mano mano du­ran­te el al­muer­zo, en un res­tau­ran­te a la vuel­ta del ca­nal. Cuan­do los ta­pes van al ai­re, se con­cen­tra en el mo­ni­tor, echa mano a la ex­pe­rien­cia tea­tral de es­tar ex­pues­ta aun­que no sea su mo­men­to.

Al re­ci­bir la seña de los PNT (la pu­bli­ci­dad no tra­di­cio­nal, que lee en lar­gos car­te­les ma­nus­cri­tos), se po­ne los an­te­ojos y pa­sa le­tra co­mo si no

le­ye­ra, co­mo si ha­bla­ra su per­so­na­je de Bru­jas re­pi­tien­do un guión apren­di­do con dis­ci­pli­na.

Así se ha­cen las 15.30, ter­mi­na el pro­gra­ma, sa­lu­da a a sus com­pa­ñe­ros, po­ne sus ma­nos de­ba­jo del al­cohol en gel que hay en la puer­ta del ca­nal y sa­le rum­bo al res­tau­ran­te, se­gui­da por su en­torno. De un au­to na­ran­ja, con una es­ca­le­ra apo­ya­da en el te­cho y dos bal­des que aso­man por la ven­ta­ni­lla, le gri­tan “Mo­ria, ma­mi­ta,

ve­ní que te lle­vo”. Ella sa­lu­da, son­ríe y su len­gua fi­lo­sa la lle­va a su­su­rrar que “Ahí me subo só­lo con la an­ti­te­tá­ni­ca”. To­do muy Mo­ria. Eli­ge pes­ca­do gri­lla­do con en­sa­la­da, he­la­do de cho­co­la­te y un te­ci­to que no lle­ga a tiem­po, por­que la char­la con Cla­rín la de­mo­ró. Las dos cua­dras de re­gre­so al ca­nal son desopi­lan­tes, con gen­te que la pi­ro­pea, ella se en­gan­cha y más de un pea­tón ya tie­ne anéc­do­ta con un fa­mo­so pa­ra con­tar en los cum­plea­ños.

Ya son las 16.50. Sube otra vez a su ca­ma­rín, se cam­bia: aho­ra va por “es­ta es­pe­cie de bo­ta-cal­za ma­ra­vi­llo­sa. Pa­rez­co el Prín­ci­pe Va­lien­te, ¿no”, pre­gun­ta en­fun­da­da en esa me­ga-ly­cra vio­le­ta, de­ba­jo de un spol­ve­rino li­la.

Re­to­que de ma­qui­lla­je, char­la con su pro­duc­tor de la tar­de, Tu­cho, se cru­za por los pa­si­llos con las In­co­rrec­tas (de 17.15 a 18.45), be­so, chis­te, aren­ga afec­ti­va en­tre mu­je­res.

Aho­ra es­tá en otro es­tu­dio, en el que con­vi­ven el es­cri­to­rio de sus pa­ne­lis­tas (No­ra Cár­pe­na, Ca­ro­li­na Pa­pa­leo, Sil­vi­na Lu­na, Mi­ca Vi­ci­con­te, Agus­ti­na Kämp­fer y Ju­lie­ta Kem­ble) y un si­llón con cur­va don­de ella ha­ce las en­tre­vis­tas. Hoy, la pri­me­ra in­vi­ta­da del día es Ma­ri­xa Ba­lli. Más tar­de, un gru­po de ma­dres que ne­ce­si­tan re­cu­rrir al can­na­bis pa­ra tra­tar las en­fer­me­da­des de sus hi­jos. Mo­ria se mue­ve bien en los dos cli­mas, do­si­fi­can­do el afec­to cuan­do el te­ma

lo ame­ri­ta.

Aquí tam­bién hay PNT y cor­tes. Y en la tan­da lle­ga Ga­lo con la me­di­ca­ción y con “un lí­qui­do pro­tei­co de cho­co­la­te que to­mo to­das las tar­des”.

Pro­gra­ma pen­sa­do por ella, In­co­rrec­tas “bus­ca que las mu­je­res di­ga­mos lo que pen­sa­mos. Y po­da­mos de­ba­tir so­bre lo que fue­re”. Ter­mi­na­do el ci­clo, se im­po­ne char­la pa­ra po­der re­par­tir el jue­go de las vo­ces sin las­ti­mar los egos. Ya son las 18.50. Po­dría vol­ver a su ca­sa. Pe­ro no: fue ele­gi­da pa­ra inau­gu­rar un ho­tel en el Cen­tro y lue­go ce­na­rá con sus com­pa­ñe­ros de In­tru­sos. Y, más tar­de, ya en su ca­sa, tui­tea­rá so­bre los mo­men­tos del día. “Te ju­ro, yo no sé lo que es el can­san­cio. Mi la­bu­ro es en­tre­te­ni­do... No es un pa­de­ci­mien­to. A ve­ces en­vi­dio a esa gen­te que di­ce ‘Quie­ro lle­gar a ca­sa pa­ra ti­rar­me en la ca­ma por­que no doy más’. No sé qué es no dar más, pe­ro me gus­ta­ría pro­bar­lo al­gún día. Tra­ba­jar es mi for­ma de li­ber­tad”, re­co­no­ce mien­tras ca­mi­na, sube o ba­ja. No pa­ra. Hay que se­guir­la. “¿Sa­bés cuál es mi se­cre­to? Yo me­di­to mien­tras tra­ba­jo”.

CONS­TAN­ZA NISCOVOLOS

Se­gun­do pro­gra­ma del día. Así en­tró Mo­ria el miér­co­les al es­tu­dio de “In­co­rrec­tas”, su ci­clo de la tar­de. Al me­dio­día ha­bía con­du­ci­do “In­tru­sos”.

En un cor­te de “Ins­tru­sos”. Pier­nas en el puff que pi­dió es­pe­cial­men­te.

En un cor­te de “In­co­rrec­tas”. Con el pro­duc­tor, Ga­lo, y Pa­pa­leo.

Pi­ro­po en la ca­lle. Son­ríe y agra­de­ce.

De­ta­lle. Re­to­que de bri­llo la­bial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.