Tom Hardy, el Ve­nom que no mi­ra­mos

Clarin - Spot - - Ojos Bien Abiertos - Pa­blo O. Scholz ps­cholz@cla­rin.com

Mu­chos lo co­no­cie­ron en la úl­ti­ma de Bat­man que di­ri­gió Ch­ris­top­her No­lan. Allí, en Bat­man, el Ca­ba­lle­ro de la no­che as­cien­de, era Ba­ne, el mal­va­do, y ca­si no se le veía la ca­ra. Su voz es­ta­ba asor­di­na­da por un apa­ra­te­jo.

Sí, cla­ro, No­lan que­dó en­can­ta­do con Tom Hardy, tan­to que en Dun­ker­que, el año pa­sa­do, vol­vió a lla­mar­lo... y lo sen­tó co­mo pi­lo­to en un avión de gue­rra, con más­ca­ra in­clui­da.

Pa­ra mu­chos Ed­ward Tho­mas Hardy es uno de los más ta­len­to­sos de una nue­va ge­ne­ra­ción de ac­to­res. De he­cho, ade­más de No­lan, Rid­ley Scott, Geor­ge Miller, Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu y So­fia Cop­po­la con­fia­ron en él.

Com­pa­ñe­ro de Mi­chael Fass­ben­der en el Dra­ma Cen­tre Lon­don, su pri­me­ra apa­ri­ción en ci­ne o TV fue ga­nan­do un con­cur­so de mo­de­los por te­le­vi­sión. Co­mo ac­tor, de­bu­tó en la mi­ni­se­rie Band of Brot­hers, pro­du­ci­da por Spiel­berg; en ci­ne, en La caí­da del Hal­cón ne­gro, de Rid­ley Scott. Era el “ran­ger” que que­da­ba des­pro­te­gi­do.

Au­men­tó 18 ki­lo­gra­mos co­mien­do piz­za y cho­co­la­tes pa­ra su rol en Bron­son, de Ni­co­las Win­ding Refn. Y co­mo di­ce que pre­fie­re ha­cer de vi­llano, por­que los hé­roes son abu­rri­dos, acep­tó el con­vi­te de Gon­zá­lez Iñá­rri­tu pa­ra ser la con­tra­fi­gu­ra de Leo Di­ca­prio en la ga­na­do­ra del Os­car El renacido. Y sí, Hardy pa­só una se­ma­na en Us­huaia ro­dan­do las es­ce­nas de la pe­lea fi­nal del fil­me por el que ob­tu­vo su -has­ta aho­ra- úni­ca no­mi­na­ción al Os­car.

Tras ro­dar Star Trek: Ne­me­sis, in­gre­só por pro­pia vo­lun­tad a un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción de dro­gas y al­cohol. Cum­plió sus 28 días y des­de 2003 se man­tie­ne, di­ce, so­brio.

So­brio, pe­ro no so­ber­bio. Ape­nas tie­ne 41 años, y una es­tir­pe a lo Mar­lon Bran­do, que no se no­ta, es cier­to, en Ve­nom, es­tre­na­da es­ta se­ma­na. Aun­que se au­to­pos­tu­ló pa­ra ser Ja­mes Bond, cuan­do Ch­ris­top­her No­lan so­na­ba pa­ra di­ri­gir una nue­va sa­ga sin Da­niel Craig co­mo el agen­te 007.

Pe­ro Hardy di­ce lo que pien­sa. Por ejem­plo, cuan­do le pre­gun­ta­ron en una ron­da de en­tre­vis­tas pa­ra pro­mo­cio­nar (a fa­vor) la pe­lí­cu­la, Hardy es­ta­ba con Riz Ah­med (el ma­lo hu­mano del fil­me) ha­blan­do con pe­rio­dis­tas de Co­mics Ex­plai­ned y se des­pa­chó con un “Hay co­sas que no es­tán en es­ta pe­lí­cu­la. Hay co­mo 30 o 40 mi­nu­tos de es­ce­nas que no es­tán. Es­ce­nas con mu­ñe­cos. Es­ce­nas de hu­mor ne­gro. ¿Sa­bes lo que di­go? Sim­ple­men­te no en­tra­ron”.

Y eso que le ha­bían pre­gun­ta­do por su es­ce­na fa­vo­ri­ta.

Se ve que esa es­ce­na pre­di­lec­ta no que­dó en el cor­te fi­nal del fil­me que se es­tre­nó in­ter­na­cio­nal­men­te es­te fin de se­ma­na.

Su­ce­de que Ve­nom es de la pro­duc­to­ra Sony, no es de Dis­ney, la em­pre­sa que si bien no mo­no­po­li­zó los fil­mes de su­per­hé­roes del Uni­ver­so Mar­vel, tie­ne la ma­yo­ría. Fox, por su par­te, ha­ce las pe­lí­cu­las de los X-men, y Sony, las del Hom­bre Ara­ña.

Las crí­ti­cas ne­ga­ti­vas en las re­des en los Es­ta­dos Uni­dos, ¿se­rán trolls, no ru­sos, sino de gen­te aso­cia­da a otras pro­duc­to­ras de fil­mes de Mar­vel? Hay gen­te mal pen­sa­da por to­dos la­dos.

Y tam­bién hay una olea­da de fal­sas opi­nio­nes ne­ga­ti­vas, pro­ve­nien­tes de fans de Lady Ga­ga.

¿El mo­ti­vo? Es­te mis­mo fin de se­ma­na se es­tre­na en Nor­tea­mé­ri­ca Na­ce una es­tre­lla, que la can­tan­te co­pro­ta­go­ni­za con el tam­bién di­rec­tor Brad­ley Coo­per. Y quie­ren que que­de pri­me­ra en la ta­qui­lla...

Los pri­me­ros pro­nós­ti­cos ubi­can a Ve­nom en­tre los 50 y los 60 mi­llo­nes de dó­la­res en sus pri­me­ros tres días en car­tel (es­tre­nó ayer, vier­nes). Tam­po­co fue tan ca­ra en tér­mi­nos de pro­duc­ción holly­woo­den­se: US$ 100 mi­llo­nes.

Lo cier­to es que ha­ce me­ses se de­cía que Ve­nom se­ría la pe­lí­cu­la más vio­len­ta de Mar­vel, pe­ro la ca­li­fi­ca­ción de PG 13 (o pa­ren­tal gui­dan­ce 13: se re­co­mien­da pa­ra ma­yo­res de 13 años en los Es­ta­dos Uni­dos, la mis­ma ca­li­fi­ca­ción que tu­vo aquí en nues­tro país) la des­men­ti­ría. ¿Allí fue­ron las ti­je­ras, en­ton­ces, pa­ra ali­via­nar el tono y con­ver­tir­la en un fil­me pa­ra ado­les­cen­tes más que pa­ra un pú­bli­co adul­to?

El di­rec­tor Ru­ben Fleis­cher (Tie­rra de zom­bies) no ayu­dó con de­cla­ra­cio­nes con­tra­dic­to­rias, ya que tras ase­gu­rar que iban a ha­cer una pe­lí­cu­la pa­ra ma­yo­res de 17 años (”Ese es el plan. No es el plan, es la pe­lí­cu­la”), aho­ra sa­lió a de­cla­rar que nun­ca fue la in­ten­ción.

Lo mis­mo re­pi­ten los pro­duc­to­res.

Al fin, que el trai­ler de Ve­nom, en el que el alie­ní­ge­na ge­la­ti­no­so se apo­de­ra del cuer­po de Tom Hardy y sa­ca la len­gua -su ex­ten­sa len­gua-, ¿se la es­ta­ría sa­can­do a Lady Ga­ga?

Hardy con­tó que cor­ta­ron de 30 a 40 mi­nu­tos de “Ve­nom”, ¿pa­ra que la vean los ado­les­cen­tes?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.