Co­mer en un res­tau­ran­te, pe­ro sin que na­die se en­te­re

Op­cio­nes pa­ra re­unir­se con ami­gos, pa­ra al­gún even­to fa­mi­liar es­pe­cial o pa­ra el clá­si­co en­cuen­tro de ne­go­cios.

Clarin - Spot - - Gourmet - Gi­me­na Pe­pe Arias gpa­rias@cla­rin.com

Los fes­te­jos fue­ra de la ca­sa sue­len ser un ba­jón pa­ra el en­can­to que su­gie­re la in­ti­mi­dad. En res­tau­ran­tes o ba­res el bu­lli­cio se vuel­ve in­so­por­ta­ble, las lar­gas me­sas ha­cen que uno ter­mi­ne ha­blan­do a los gri­tos (in­clu­so a ve­ces in­cor­po­ra len­gua­je de se­ñas) con el co­men­sal que es­tá al la­do. Y lo peor: en­te­rar­se de los chis­mes más ju­go­sos de la otra pun­ta de la me­sa es una mi­sión ver­da­de­ra­men­te im­po­si­ble. Pa­ra no ha­blar del brin­dis... hay que re­sig­nar­se a ele­var la co­pa al cie­lo y con un gui­ño desear­le un fe­liz cum­plea­ños al aga­sa­ja­do que se sen­tó en la ca­be­ce­ra opues­ta. Pa­ra evi­tar es­tas mo­les­tas si­tua­cio­nes los em­pre­sa­rios gas­tro­nó­mi­cos le han bus­ca­do una so­lu­ción a las pe­que­ñas y me­dia­nas reunio­nes: el sa­lón pri­va­do. No se tra­ta del pi­so de arri­ba ni del só­tano, sino de un lu­gar ex­clu­si­vo pa­ra ága­pes o reunio­nes, don­de el aga­sa­ja­do eli­je el ti­po de mú­si­ca, la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re acon­di­cio­na­do, el me­nú e in­clu­so has­ta pue­den ver te­le. El de­ta­lle más im­por­tan­te: se abo­na so­la­men­te lo que se con­su­me. Des­de el lu­jo de los ho­te­les has­ta ca­fe­te­rías y ba­res se su­man a la mo­vi­da.

Pa­ra los más exi­gen­tes

El Ho­tel Hil­ton Bue­nos Ai­res en Puer­to Ma­de­ro, aca­ba de es­tre­nar “La Me­sa del Fon­do”, un es­pa­cio pa­ra un má­xi­mo de die­ci­séis per­so­nas y un mí­ni­mo de ocho. La me­sa en cues­tión es­tá ubi­ca­da en la co­ci­na, de ma­ne­ra tal que se pue­de ver la di­ná­mi­ca del chef eje­cu­ti­vo Pa­blo Bar­be­ro y su equi­po mien­tras pre­pa­ran los pla­tos ex­clu­si­vos pa­ra el even­to ele­gi­do. El me­nú se pue­de mo­di­fi­car pe­ro el ho­tel ya tie­ne va­rias pro­pues­tas pre­pa­ra­das de­pen­dien­do del es­ti­lo de la reunión: ta­peos, con­cep­to fa­mily sty­le (pa­ra co­mer di­rec­to de la fuen­te), ca­tas téc­ni­cas de vi­nos con ma­ri­da­jes, me­nús te­má­ti­cos… ¡y has­ta cla­ses de co­ci­na! To­do en un am­bien­te am­plio, cá­li­da­men­te de­co­ra­do y pri­va­do, por su­pues­to. Un plan ideal pa­ra cu­rio­sos que gus­ten apren­der de las ta­reas de los co­ci­ne­ros y sen­tir la gas­tro­no­mía “des­de aden­tro”.

Four Sea­sons, fue el pri­mer Ho­tel en Bue­nos Ai­res en in­cluir un sa­lón pri­va­do en su res­tau­ran­te Ele­na. El sec­tor tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra quin­ce per­so­nas, en un am­bien­te lu­jo­so e ín­ti­mo. Se pue­de or­de­nar va­rios ti­pos de me­nú fa­mily sty­le: con­sis­ten en va­rie­dad de en­tra­das y pla­tos prin­ci­pa­les que se sir­ven a lo lar­go de la me­sa, don­de los co­men­sa­les pue­den pro­bar los dis­tin­tos pla­tos. Lue­go, con­ti­núan los pos­tres, in­clu­yen­do los clá­si­cos he­la­dos Dol­ce Mor­te del chef pas­te­le­ro Joa­quín Gri­mal­di. Se pue­de re­ser­var cual­quier día de la se­ma­na pa­ra al­muer­zo o ce­na.

Ami­gos y equi­pos de tra­ba­jo

Rock and Ribs, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, es un lo­cal que se es­pe­cia­li­za en co­mi­da nor­te­ame­ri­ca­na de la bue­na. Cla­ra­men­te, las ribs ahu­ma­das (muy car­no­sas) y ham­bur­gue­sas li­de­ran los pe­di­dos. En el lo­cal, ubi­ca­do en los ar­cos de El Ro­se­dal, sue­na rock en un am­bien­te con mu­cha on­da. Ba­jan­do las es­ca­le­ras se en­cuen­tra “Rock And Ribs Nest (ni­do)”, un sa­lón pa­ra do­ce per­so­nas ideal pa­ra team buil­ding, reunio­nes de tra­ba­jo o cum­plea­ños. Con un mí­ni­mo de diez co­men­sa­les ya se pue­de re­ser­var y dis­fru­tar de la te­le­vi­sión, wifi li­bre y un ca­ma­re­ro pro­pio al cual se lo lla­ma des­de un bee­per.

La li­bre­ría de Ca­sa Ca­via se uti­li­za co­mo un sa­lón in­de­pen­dien­te pa­ra even­tos gru­pa­les o reunio­nes de tra­ba­jo. Es­te ám­bi­to re­mi­te a la clá­si­ca bi­blio­te­ca si­tua­da en una re­si­den­cia de los años ‘20. Hay li­bros en las pa­re­des… ¡y has­ta sus­pen­di­dos en el te­cho! Es un am­bien­te que en­vuel­ve al vi­si­tan­te en una at­mós­fe­ra atem­po­ral. Tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra ca­tor­ce per­so­nas có­mo­da­men­te sen­ta­das.

Una op­ción pa­ra los aman­tes del vino es el Tas­ting Room de Vi­co, en Pa­ler­mo. Un sa­lón pri­va­do dis­po­ni­ble pa­ra de­gus­ta­cio­nes, even­tos so­cia­les y cor­po­ra­ti­vos. Tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 16 a 25 per­so­nas, de­pen­dien­do del es­ti­lo de la pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca. Cuen­ta con ser­vi­cio ex­clu­si­vo y sus pro­pios wi­ne­dis­pen­sers (dis­pen­sers de vino) Wi­nee­mo­tion, de ori­gen ita­liano pa­ra que los clien­tes se sir­van tan­to vino en co­pa. Ofre­ce un es­pa­cio tran­qui­lo y re­la­ja­do.

Si la no­che pi­de sus­hi, Kom­yun es la ru­ta se­gu­ra. Cuen­ta con un sub­sue­lo ex­clu­si­vo pa­ra ce­nas en gru­po, en el cual se pue­de in­cluir una ba­rra de sus­hi pa­ra ofre­cer una ve­la­da con tin­te ja­po­nés. El lu­gar cuen­ta con quin­ce es­pa­cios y una am­bien­ta­ción mo-

der­na y re­la­ja­da en los Ar­cos del Ro­se­dal, fren­te a los la­gos de Pa­ler­mo.

Yen­do­nos ha­cia zo­na Nor­te, en San Isi­dro se en­cuen­tra Alo’s, que re­ci­be en su ca­va a gru­pos de ocho per­so­nas. Es­te es­pa­cio, con más de ocho­cien­tas eti­que­tas es ín­ti­mo y sú­per

agra­da­ble. Se pue­de or­de­nar a la car­ta o so­li­ci­tar un me­nú de pa­sos. La pro­pues­ta de co­ci­na ha­ce én­fa­sis en el pro­duc­to, va­lién­do­se de in­gre­dien­tes no­bles co­mo car­nes sal­va­jes, pes­ca del día, pas­tas ar­te­sa­na­les y ve­ge­ta­les or­gá­ni­cos de es­ta­ción, pro­ve­nien­tes de pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res lo­ca­les.

Un po­co más al Nor­te, en la bahía gran­de de Nor­del­ta, Pi­chón tie­ne su “re­fu­gio”. Al en­trar al lo­cal no se per­ci­be, pe­ro allí es­tá. Un es­pa­cio con enor­mes ven­ta­na­les con vis­ta al río y una lu­jo­sa me­sa pa­ra ca­tor­ce per­so­nas. El uso se ha­bi­li­ta con un mí­ni­mo de ocho co­men­sa­les y el me­nú es a la car­ta o pre­fi­ja­do. Ideal pa­ra pa­re­jas o gru­pos de tra­ba­jo, ya que cuen­ta con pro­yec­tor y pan­ta­lla. En el sub­sue­lo del res­tau­ran­te

Puer­ta del Inca se en­cuen­tra el sa­lón pri­va­do que, con una gran me­sa pa­ra 14 co­men­sa­les, se pre­sen­ta co­mo un es­pa­cio ín­ti­mo y tran­qui­lo, ideal pa­ra reunio­nes o fes­te­jos que re­quie­ran de pri­va­ci­dad. Di­ver­sas obras de ar­te y gran­des es­pe­jos con mar­cos de épo­ca de­co­ran las pa­re­des de es­te sec­tor del edi­fi­cio his­tó­ri­co, crean­do un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra la char­la y el dis­fru­te. Se pue­den or­de­nar me­núes de tres pa­sos a elec­ción abo­nan­do el cu­bier­to.

La Lo­can­da, ris­to­ran­te ita­liano, tie­ne un sa­lón es­con­di­do en el sub­sue­lo, es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra ce­nas pri­va­das. Ins­pi­ra­do en los años ‘20 y en los in­mi­gran­tes ita­lia­nos que lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos, el sa­lón re­crea la at­mós­fe­ra de aque­lla épo­ca, don­de la con­tro­ver­ti­da Ley se­ca im­pe­día la fa­bri­ca­ción y ven­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas con­vir­tien­do en mo­ne­da co­rrien­te los en­cuen­tros clan­des­ti­nos. Es­tá de­co­ra­do con de­ta­lles alu­si­vos, fo­tos de la épo­ca e imá­ge­nes de no­ti­cias mu­si­ca­li­za­das con me­lo­días de jazz de aque­llos tiem­pos. Se pue­de or­de­nar el me­nú que se desee, que­sos, tru­fas, ja­mo­nes, y más es­pe­cia­li­da­des. Con es­pí­ri­tu de bodegón re­no­va­do,

Men­gano cuen­ta con un sa­lón que al­ber­ga su des­ta­ca­da co­lec­ción de vi­nos. La me­sa de pie­dra ova­la­da tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra ocho per­so­nas, don­de se pue­de dis­fru­tar de la in­ti­mi­dad, en­ta­blar con­ver­sa­cio­nes fa­mi­lia­res o de ne­go­cios, con dis­cre­ción en un lu­gar re­ser­va­do. La pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca se ba­sa en la re­ver­sión de pla­tos por­te­ños. Pa­ra dis­fru­tar un re­co­rri­do si­ba­ri­ta por la his­to­ria de la co­ci­na ar­gen­ti­na.

Por su par­te, el res­tau­ran­te Roux cuen­ta con su es­pa­cio pri­va­do de­no­mi­na­do “Ba­jo Roux”. Es un pe­que­ño lu­gar en el sub­sue­lo, acon­di­cio­na­do pa­ra guar­dar más de mil bo­te­llas de vino, va­rios li­bros de co­ci­na y pa­ra con­ver­tir­se en un área ín­ti­ma, don­de se pue­de de­gus­tar co­ci­na de au­tor en la me­sa pa­ra 10 per­so­nas.

Desa­yu­nos o me­rien­das ín­ti­mas

El lo­cal de Star­bucks al Río, en Vi­cen­te Ló­pez, tie­ne un sa­lón es­pe­cial, vi­dria­do, que en­cie­rra un be­llo mu­ral pin­ta­do a mano por la ar­tis­ta Fio Sil­va. Si bien en­tran diez per­so­nas, se pue­de re­ser­var por mail con un mí­ni­mo de cua­tro que con­su­man una be­bi­da y al­go pa­ra co­mer (siem­pre su­je­to a dis­po­ni­bi­li­dad) por un tiem­po de dos ho­ras y me­dia. Quie­nes no gus­ten “ser vis­tos” pue­den opa­car el vi­drio pre­sio­nan­do un bo­tón, y la sa­la vi­dria­da que­da­rá ab­so­lu­ta­men­te

pri­va­da. Si se desea, se pue­de so­li­ci­tar el ser­vi­cio de ca­ta, pa­ra que un Ti­vo, el es­pe­cia­lis­ta en ca­fé, se acer­que y ex­pli­que las bon­da­des de los gra­nos y sus di­fe­ren­tes sa­bo­res. Ade­más, un

part­ner (así lla­man ellos a los em­plea­dos) se acer­ca­rá pa­ra ver si al­guien so­li­ci­ta una se­gun­da ron­da de be­bi­das (ca­be re­cor­dar que es­ta ca­de­na no tie­ne ser­vi­cio a la me­sa).

Co­mo ve­rán, pro­pues­tas no fal­tan. En épo­cas en las que la in­ti­mi­dad se per­dió en las re­des so­cia­les, ¿no les pa­re­ce una bue­na idea po­ner un to­que de dis­cre­ción a nues­tros fes­te­jos y re­fu­giar­nos en los afec­tos más que­ri­bles y en los pla­ce­res de la gas­tro­no­mía a puer­tas ce­rra­das? ■

Ama­bi­li­dad y ex­ce­len­cia. El chef Pa­blo Bar­be­ro re­ci­be a los co­men­sa­les en su co­ci­na. Un ser­vi­cio pa­ra sen­tir­se co­mo en ca­sa, pe­ro aten­di­dos por un ba­ta­llón de co­ci­ne­ros.

Pa­ra lec­to­res. Li­bros en el te­cho de Ca­sa­ca­via.

El ni­do. El de Rock and Ribs in­clu­ye te­le­vi­sión.

Al­pi­na. Alo’s pro­po­ne una en­can­ta­do­ra ca­va.

Ca­fé. Un sa­lón vi­dria­do en Sta­bucks al río

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.