Die­go Leu­co, sin su pa­dre

Aun­que ya no es­tén jun­tos, di­ce que su pa­pá, Al­fre­do, si­gue sien­do su prin­ci­pal fuen­te de con­sul­ta.

Clarin - Spot - - Portada - Fe­de­ri­co La­drón de Gue­va­ra flgue­va­ra@cla­rin.com

Die­go Leu­co tra­ba­ja en La­na­ta sin fil­tro (Ra­dio Mi­tre), El dia­rio de Ma­ria­na (El Tre­ce) y, ade­más, con­du­ce su pro­pio pro­gra­ma, Ya so­mos gran­des, los jue­ves a las 22 por TN. Su pa­pá Al­fre­do, con quien com­par­tió pan­ta­lla en el ca­nal de no­ti­cias has­ta mar­zo de es­te año, ya no le di­ce “cui­da­te, chan­gui­to”. O si se lo di­ce no es al ai­re.

“Lo que más ex­tra­ño de tra­ba­jar al la­do de mi pa­pá es el ida y vuel­ta que te­nía­mos fue­ra del ai­re pa­ra pen­sar los pro­gra­mas”, di­ce mien­tras Ty­son, un sim­pá­ti­co bull­dog fran­cés, le muer­de los to­bi­llos a es­te cro­nis­ta. Y agre­ga: “Con mi pa­pá siem­pre nos gus­tó pe­lo­tear los te­mas: ver qué pen­sa­ba el otro so­bre ca­da si­tua­ción”.

-¿Y aho­ra mi­ra tu pro­gra­ma?

-Sí, cla­ro. Mi pa­pá mi­ra mi pro­gra­ma y yo mi­ro el su­yo (tam­bién por TN, Al­fre­do Leu­co con­du­ce Pa­la­bra

de Leu­co, los mar­tes a las 22). Es más, ter­mino de ha­cer mi pro­gra­ma y lo lla­mo. Me in­tere­sa mu­cho su opi­nión. Y más aho­ra que es­toy em­pe­zan­do a ha­cer al­go que no ha­bía he­cho nun­ca: abrir el pro­gra­ma con un co­men­ta­rio, que no lle­ga a ser un edi­to­rial, que es más in­for­ma­ti­vo, pe­ro no de­ja de ser un co­men­ta­rio.

-¿Y qué te di­ce tu pa­pá?

-Es muy sin­ce­ro. Si ha­go un pro­gra­ma de cuar­ta y me di­ce que es­tu­vo bue­ní­si­mo, no me sir­ve pa­ra na­da. Es­toy muy fe­liz con el pro­gra­ma. El pú­bli­co nos acom­pa­ña, aun­que la com­pe­ten­cia es muy fuer­te: es­tá Luis Ma­jul en Amé­ri­ca, Ti­ne­lli, 100

días pa­ra enamo­rar­se, los par­ti­dos de la Co­pa Li­ber­ta­do­res...

-Te­nés ape­nas 28 años y tu pro­gra­ma se lla­ma “Ya so­mos gran­des”. ¿Có­mo se va a lla­mar cuan­do ten­gas la edad de tu pa­pá: 63?

-¡Ya so­mos vie­jos! (se ríe). No, me­jor no: no quie­ro ofen­der a na­die. El nom­bre fue una idea del ca­nal, un jue­go di­ver­ti­do: al se­pa­rar­me de mi pa­pá, que­ría­mos plan­tear es­ta cues­tión del chi­co que se va a vi­vir so­lo, que se in­de­pen­di­za... Y tam­bién, al de­cir Ya so­mos gran­des, es­ta­mos plan­tean­do al­go bien pe­rio­dís­ti­co: no nos ha­ga­mos los ton­tos con lo que pa­sa con la reali­dad.

-En tu cuen­ta de Twit­ter te se­guís pre­sen­tan­do co­mo al­guien que tra­ba­ja con La­na­ta, con Fab­bia­ni y con tu pa­pá en “Los Leu­co”. Co­mo si no qui­sie­ras des­pe­gar­te...

-¿En se­rio? Gra­cias por avi­sar­me... Ya lo ac­tua­li­zo... Es que ya no es­toy usan­do Twit­ter. Uso Ins­ta­gram.

-Su­pon­ga­mos que te ofre­cen un mi­llón de dó­la­res pa­ra con­du­cir un pro­gra­ma en Amé­ri­ca a la mis­ma ho­ra que el de tu pa­pá. ¿Com­pe­ti­rías?

-No. Pe­di­ría otro ho­ra­rio. Si es­tán dis­pues­tos a pa­gar­me un mi­llón de dó­la­res, no creo que ten­gan pro­ble­mas en acep­tar al­gu­nos pe­di­dos... En es­ta te­le tan com­pe­ti­ti­va, ade­más de ha­cer un pro­gra­ma ex­ce­len­te, quie­ro ga­nar mi fran­ja ho­ra­ria. Y no se­ría pla­cen­te­ro com­pe­tir con mi vie­jo... Ha­blan­do de com­pe­tir, cuan­do yo era chi­co ju­ga­ba con mi vie­jo al ping pong. Y, pa­ra que no me frus­tra­ra, a ve­ces él me de­ja­ba ga­nar. Con el tiem­po, em­pe­cé a ju­gar al te­nis en el club Ita­liano y tam­bién me­jo­ré mi téc­ni­ca en el ping pong. Siem­pre di­ce que se dio cuen­ta de que yo es­ta­ba cre­cien­do el día que le de­jé ga­nar un par­ti­do.

-¿Si­guen yen­do jun­tos a ver a Bo­ca?

-Sí, ca­da vez que po­de­mos, va­mos. A la pla­tea me­dia, sec­tor B, a la al­tu­ra de las ca­bi­nas de ra­dio.

-Con las mo­tos, tu otra pa­sión, no te acom­pa­ña.

-Ca­da tan­to se ha­ce el gra­cio­so y me di­ce que se va a com­prar una. Pe­ro no tie­ne nin­gún víncu­lo con las mo­tos. Yo sí, soy un apa­sio­na­do. Es mi gran pla­cer fue­ra del la­bu­ro.

-¿Te­nés pen­sa­do al­gún via­je?

-Por la ru­ta 40, en la zo­na de Vi­lla La An­gos­tu­ra y Ba­ri­lo­che, ya hi­ce un tre­cho lar­go, de unos 800 ki­ló­me­tros. Y aho­ra me gus­ta­ría atra­ve­sar va­rias pro­vin­cias... Tam­bién, cla­ro, co­mo cual­quier fa­ná­ti­co de la Har­ley Da­vid­son, me gus­ta­ría an­dar por la Ru­ta 66. Pa­ra ha­cer­lo bien ne­ce­si­tás unos diez días, así que cuan­do ten­ga tiem­po voy a ir, sin du­das.

Em­pe­zó a tra­ba­jar a los 17 años, en la re­vis­ta No­ti­cias. Des­pués pa­só por dos ra­dios: FM Iden­ti­dad y la 1110. Y con el tiem­po, ade­más de ha­cer du­pla con su pa­dre en TN, se su­mó a El

dia­rio de Ma­ria­na y a La­na­ta sin fil­tro. “De al­gu­na ma­ne­ra, soy un La­na­tó­lo­go”, sos­tie­ne. “Es la per­so­na a quien más en­tre­vis­té: diez, on­ce ve­ces, en Pun­ta del Es­te, en Bue­nos Ai­res.una vez lo hi­ce en Ma­drid. Y Jor­ge se dis­fra­zó de to­re­ro”.

-¿Y qué es lo que más va­lo­rás de tu ta­rea con Fab­bia­ni?

-Ma­ria­na tie­ne una gran plas­ti­ci­dad: es­tá al tan­to de la po­lí­ti­ca, de lo que pa­sa en el Bai­lan­do... Es­tá al fren­te de un ver­da­de­ro ma­ga­zi­ne. Y es muy se­gu­ra de sí mis­ma. Las ve­ces que me to­có re­em­pla­zar­la, me di­jo: “Ha­cé lo que sien­tas”. ■

MAR­TÍN BO­NET­TO

“La­na­tó­lo­go”. Así se asume, por­que di­ce que Jor­ge La­na­ta es la per­so­na a la que más en­tre­vis­tó en su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.