Po­lo Ro­mán, el ex Chal­cha­le­ro y su nue­vo dis­co

El mú­si­co dio un re­ci­tal en la es­ta­ción de San An­to­nio de los Co­bres, a ca­si 3800 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

Clarin - Spot - - Portada - Die­go Je­mio Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

El es­ce­na­rio es pe­que­ño. Fue mon­ta­do en el an­dén de la es­ta­ción de San An­to­nio de los Co­bres, en ple­na pu­na, en una ma­ña­na lu­mi­no­sa a 3775 me­tros so­bre el ni­vel del mar. A un cos­ta­do, es­pe­ra la for­ma­ción del Tren de las Nu­bes, una de las ma­ra­vi­llas tu­rís­ti­cas de Sal­ta y una obra de in­ge­nie­ría úni­ca. Arri­ba del es­ce­na­rio, prue­ban so­ni­do cua­tro hom­bres ves­ti­dos de gau­chos, con su ca­rac­te­rís­ti­co pon­cho bo­rra­vino con fran­jas y fle­cos ne­gros. Uno de ellos, el del bom­bo, aca­ba de gra­bar su dis­co nú­me­ro 65 y cal­cu­la -así a ojo no­más­que dio a lo lar­go de su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca unos 7200 shows. “Al­gu­nos, en paí­ses ra­rí­si­mos”, di­ce.

“Me ba­ja la pre­sión. Me due­le la ca­be­za. Me fal­ta to­do. Y en­ci­ma no hay vino”, di­ce Eduar­do “Po­lo” Ro­mán co­mo un chis­te por la al­tu­ra. El ex Los Chal­cha­le­ros -in­te­gró el gru­po du­ran­te cua­tro dé­ca­das- tie­ne 81 años. Aun­que pa­sa­ron 15 de la des­pe­di­da del mí­ti­co gru­po, el hom­bre de Ca­fa­ya­te man­tie­ne las ga­nas. Aca­ba de edi­tar el dis­co so­lis­ta Antológico, jun­to al gru­po Sal­ta Trío (Fé­lix Sa­ra­via, Mar­ce­lo Me­na y Gus­ta­vo Cian­si).

Co­mo una for­ma de fes­te­jar­lo, “Po­lo” qui­so dar­le el jue­ves 4 de oc­tu­bre una sor­pre­sa a los tu­ris­tas que se pre­pa­ra­ban pa­ra ha­cer el re­co­rri­do des­de San An­to­nio de Los Co­bres has­ta el Via­duc­to La Pol­vo­ri­lla, el más fo­to­gra­fia­do de to­da esa gran obra fe­rro­via­ria. Los que se pre­pa­ra­ban pa­ra abor­dar el tren -lle­gan en mi­cro des­de la es­ta­ción de tren de la ciu­dad de Sal­ta­se en­con­tra­ron con Ro­mán y con ese so­ni­do “chal­cha­le­ro” tan ca­rac­te­rís­ti­co. Un se­llo que des­de los 60 vie­ne mar­can­do la tra­di­ción fol­cló­ri­ca y que si­gue te­nien­do cul­to­res e imi­ta­do­res en to­do el país.

De mi ma­dre y Zam­ba del gri­llo fue­ron las can­cio­nes que abrie­ron el mi­nis­how de 20 mi­nu­tos. La elec­ción de Sal­ta Trío fue un acier­to pa­ra con­ti­nuar con ese so­ni­do in­con­fun­di­ble de vue­lo me­ló­di­co y sí­la­bas tra­ga­das.

Llo­ra­ré, Cue­ca de la vi­ña nue­va y

Amal­ha­ya si­guie­ron con el con­cier­to, que des­per­tó in­te­rés -in­fal­ta­bles ce­lu­la­res en al­to- in­clu­so en aque­llos ex­tran­je­ros que qui­zá nun­ca es­cu­cha­ron a “Los Chal­cha”. Una pa­re­ja de se­ño­ras, ig­no­ran­do las ins­truc­cio­nes mé­di­cas an­ti pu­na, co­men­za­ron a bai­lar en el an­dén.

An­tes de la úl­ti­ma can­ción, la bo­ci­na del fe­rro­ca­rril co­men­zó a so­nar, anun­cian­do la sa­li­da del Tren de las Nu­bes. Pe­ro ha­bía tiem­po pa­ra una más; nin­gún ma­qui­nis­ta, por más es­tric­to que sea con el ho­ra­rio, iba a trun­car el bis. “Nos des­pe­di­mos con es­ta her­mo­sa zam­ba car­pe­ra”, di­jo Ro­mán y arran­có con La ce­rri­lla­na.

“Po­lo”, acom­pa­ña­do por dos de sus hi­jos, se subió a uno de los va­go­nes. En 1999, Los Chal­cha­le­ros to­ca­ron en la Ba­se Ma­ram­bio. En al­gún mo­men­to, ya sin el gru­po, el bom­bis­to fan­ta­seó con la idea de dar un re­ci­tal en las Is­las Mal­vi­nas, pe­ro fi­nal­men­te eli­gió co­mo es­ce­na­rio su Sal­ta na­tal y uno de los pue­blos de ma­yor al­tu­ra del país. Por mo­men­tos, da la im­pre­sión de que “Po­lo” re­ju­ve­ne­ce 20 años cuan­do sube al es­ce­na­rio. Le brillan los ojos, le pe­ga con brío al bom­bo y di­ce pa­ra sí mis­mo qué lin­do, che. El mú­si­co, que des­de ha­ce va­rias dé­ca­das vi­ve en Mar del Pla­ta, dis­fru­ta

En La Pol­vo­ri­lla, la al­tu­ra de los rie­les su­pe­ran los 4200 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

el pa­seo en tren co­mo un chi­co. En La Pol­vo­ri­lla, la al­tu­ra de los rie­les su­pe­ran los 4200 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Es la pa­ra­da fi­nal del re­co­rri­do. An­tes de re­gre­sar, to­do el pa­sa­je se ba­jó a sa­car­le fo­tos al pai­sa­je im­pre­sio­nan­te del de­sier­to de al­tu­ra y al pa­sa­je­ro es­tre­lla. Al­guien co­men­zó a en­to­nar el Au­ro­ra -pon­de­rar el “ser na­cio­nal” es una ca­rac­te­rís­ti­ca chal­cha­le­ra-, se izó una ban­de­ra y otros gri­ta­ron: "¡Vi­va la Pa­tria!"

An­tes de su­bir al tren pa­ra el re­gre­so, al­guien le pi­de una fo­to. A “Po­lo” se lo es­cu­cha de­cir, ca­si co­mo un su­su­rro, co­mo quien se lo di­ce a sí mis­mo... “Qué ale­gría to­do. Fue una bue­na vi­da la mía”. ■

Bien acom­pa­ña­do. Ro­mán (se­gun­do a la izq.) jun­to el Sal­ta Trío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.