Lean­dro Er­lich y los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud

El crea­dor ex­pli­ca aquí su tra­ba­jo pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos: ba­lo­nes que la gen­te em­pu­ja­rá el do­min­go.

Clarin - Spot - - Portada - Maximiliano Kro­nen­berg Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Quie­nes tran­si­ten por la Pla­za Re­pú­bli­ca Fe­de­ra­ti­va de Bra­sil que­da­rán asom­bra­dos. Allí, pe­ga­do a la Fa­cul­tad de De­re­cho, hay cin­co pe­lo­tas gi­gan­tes de fút­bol, bás­quet, vó­ley, te­nis y golf que es­pe­ran en­trar en ac­ción. Iim­po­si­ble no acer­car­se y ver de qué se tra­ta, de­jar de mi­rar­las y sa­car­se una sel­fie jun­to a ellas.

Lean­dro Er­lich es un ar­tis­ta con­cep­tual ar­gen­tino que se ca­rac­te­ri­za por rom­per con lo co­ti­diano. Sus tra­ba­jos re­co­rren el mun­do ya que sue­le ca­na­li­zar la trans­gre­sión co­mo ex­pre­sión cul­tu­ral: en 2015, le cor­tó la pun­ta al Obe­lis­co y to­dos que­da­ron sor­pren­di­dos. Tam­bién hi­zo que la gen­te ca­mi­na­ra por una pa­red o en una pis­ci­na de­ba­jo del agua.

Por eso, el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI) le en­co­men­dó ha­cer una obra que tu­vie­ra sen­ti­do de per­te­nen­cia y en­ton­ces na­cie­ron las cin­co pe­lo­tas in­men­sas que “des­can­san” en Re­co­le­ta.

Sin em­bar­go, Er­lich sien­te que su obra to­da­vía no es­tá ter­mi­na­da y re­cién po­drá ma­te­ria­li­zar­se es­te do­min­go cuan­do los ba­lo­nes co­mien­cen a ro­dar en Ball Ga­me, un jue­go que con­ta­rá con la par­ti­ci­pa­ción del pú­bli­co por Ave­ni­da Fi­gue­roa Al­cor­ta, has­ta lle­gar al Pla­ne­ta­rio.

Las cin­co pe­lo­tas de Er­lich no po­drán pa­sar inad­ver­ti­das y tal vez se con­vier­tan en el sím­bo­lo que ten­drá los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud Bue­nos Ai­res 2018, el ma­yor even­to de­por­ti­vo de la Ar­gen­ti­na des­pués del Mun­dial 78, y po­drán asom­brar al pla­ne­ta cuan­do sean tras­mi­ti­das en vi­vo por TV y so­bre to­do, por las re­des so­cia­les.

-¿Có­mo sur­gió la con­vo­ca­to­ria?

-El Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI) tie­ne una fun­da­ción que se lla­ma Fun­da­ción Olím­pi­ca pa­ra la Cul­tu­ra y el Pa­tri­mo­nio, en Sui­za. Ellos se con­tac­ta­ron con­mi­go por­que vie­nen ha­cien­do un pro­gra­ma sa­te­li­tal pa­ra­le­lo a las com­pe­ten­cias de­por­ti­vas que tie­ne que ver con la cul­tu­ra y co­la­bo­ran con ar­tis­tas ca­da vez que se dan los Jue­gos en dis­tin­tas ciu­da­des.

-¿En qué te ins­pi­ras­te?

-Mi tra­ba­jo tie­ne que ver con que­brar con lo co­ti­diano. Hay una ac­ce­si­bi­li­dad a la idea de es­tas pe­lo­tas que se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con el de­por­te y los Jue­gos. El es­pí­ri­tu olím­pi­co es el eje y tie­ne que ver con los va­lo­res del res­pe­to y del en­ten­di­mien­to en­tre los pue­blos. An­tes, los Jue­gos Olím­pi­cos eran una tre­gua en tiem­pos en que ha­bía gue­rras y me pa­re­ció per­ti­nen­te in­vi­tar a la gen­te a un jue­go en el cual no hu­bie­ra ga­na­do­res ni per­de­do­res sino una par­ti­ci­pa­ción lú­di­ca en la cual el es­fuer­zo co­lec­ti­vo fue­se la vic­to­ria y el desafío.

-¿Las pe­lo­tas tam­bién sim­bo­li­zan los cin­co ani­llos de la ban­de­ra olím­pi­ca que re­pre­sen­tan a ca­da uno de los cin­co con­ti­nen­tes?

-Sí. La idea de cin­co pe­lo­tas es­tu­vo li­ga­da sim­bó­li­ca­men­te a los cin­co ani­llos y a los cin­co con­ti­nen­tes. Mien­tras el pro­yec­to se iba desa­rro­llan­do tam­bién sur­gió el con­tex­to de ar­mar el Ball Ga­me en el Pla­ne­ta­rio con la idea de que es­tas es­fe­ras gi­gan­tes tie­nen re­mi­nis­cen­cias a pla­ne­tas que van a or­bi­tar en el con­tex­to y no por el or­den cós­mi­co sino por el es­fuer­zo co­lec­ti­vo de la gen­te que las mue­ve.

-¿De qué ma­te­rial es­tán con­fec­cio­na­das las pe­lo­tas?

-Los ma­te­ria­les par­ten de la idea de que las pe­lo­tas sean rea­lis­tas des­de el as­pec­to vi­sual. Tra­ba­jé con lá­tex, po­liu­re­tano y con tan­za de pes­car, en­tre otras co­sas. Co­mo uti­li­zar ma­te­ria­les reales no eran tras­la­da­bles a la es­ca­la, bus­qué aque­llos que tu­vie­ran la ca­pa­ci­dad de re­mi­tir a los ori­gi­na­les de ca­da pe­lo­ta.

-¿Qué sig­ni­fi­ca el de­por­te pa­ra la cul­tu­ra?

-Res­pec­to a los Jue­gos, me pa­re­ce que ele­van cier­tos va­lo­res que com­par­to co­mo el fair play (Jue­go lim­pio) con la idea de la ex­ce­len­cia y de no ga­nar­le al otro sino a sí mis­mo, de su­pe­rar­se. El ar­te y el de­por­te van de la mano en lo que tie­ne que ver con los desafíos.

-¿Cul­tu­ral­men­te ha­blan­do, Bue­nos Ai­res es­tá a la van­guar­dia?

-Bue­nos Ai­res tie­ne una vi­da cul­tu­ral sú­per efer­ves­cen­te. La co­mu­ni­ca­ción, la ve­lo­ci­dad de las co­sas e in­clu­so es­te pro­yec­to que hoy se ha­ce aquí va a te­ner una vi­si­bi­li­dad y una tras­cen­den­cia en to­do el mun­do a tra­vés del via­je de las imá­ge­nes.

-¿Las pe­lo­tas re­co­rre­rán el país?

-No hay un plan in­me­dia­to más allá de es­tos Jue­gos. Po­si­ble­men­te pue­dan ex­hi­bir­se en la Ar­gen­ti­na pe­ro no hay na­da de­fi­ni­do aún. La esen­cia del pro­yec­to es­tá li­ga­da a la ac­ción per­for­má­ti­ca que se va a dar el do­min­go. No so­la­men­te son es­cul­tu­ras sino que es­tán atra­ve­sa­das por lo que va a su­ce­der que es la ac­ción co­lec­ti­va y la ex­pe­rien­cia.

-Siem­pre sor­pren­dis­te. ¿Qué es­pe­rás del pú­bli­co aho­ra?

-Ape­la­mos a una par­ti­ci­pa­ción es­pon­tá­nea del pú­bli­co. Co­mo to­da obra de ar­te, tie­ne que ver con el men­sa­je de al­guien que ne­ce­si­ta un re­cep­tor que lo va a in­ter­pre­tar y va crear su pro­pia his­to­ria. Es in­tere­san­te de­jar tu es­pa­cio pa­ra que el otro par­ti­ci­pe ya sea en lo fí­si­co o con la po­si­bi­li­dad de pen­sar, de in­ter­pre­tar una obra y ge­ne­rar al­go que es­tá muy le­jos de lo co­ti­diano.

-Hi­cis­te mu­chas obras . ¿En qué lu­gar po­dés ubi­car es­te tra­ba­jo?

-Es­ta obra tie­ne una en­ver­ga­du­ra pú­bli­ca muy dis­tin­ta a los pro­yec­tos que pue­da ha­cer en los mu­seos, in­clu­so en el es­pa­cio pú­bli­co. Mi obra del Obe­lis­co en 2015 fue in­vo­lu­cran­do a la so­cie­dad den­tro de una his­to­ria don­de la ex­pe­rien­cia es­ta­ba más en el rol del es­pec­ta­dor, pe­ro acá hay una idea de par­ti­ci­par fí­si­ca­men­te. Aho­ra, lo bueno de es­to es sa­car el ar­te de su lu­gar sa­cro.

-¿Cum­plis­te un sue­ño?

-To­dos te­ne­mos sue­ños, am­bi­cio­nes y pro­yec­tos pe­ro a ve­ces nos re­sig­na­mos. Y es­te pro­yec­to­va más allá de lo per­so­nal: oja­lá pue­da ins­pi­rar a al­guien. Si es­tas pe­lo­tas gi­gan­tes van a ro­dar por Fi­gue­roa Al­cor­ta, ¿por qué no otra co­sa? ■

GER­MÁN GAR­CÍA ADRASTI

Sin ga­na­do­res ni per­de­do­res. Lean­dro Er­lich, fren­te a las pe­lo­tas que reali­zó. Bus­ca sa­car el ar­te de un lu­gar “sa­cro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.