EL ADIÓS A AZNAVOUR

Des­de el pre­si­den­te Ma­cron, has­ta los ex man­da­ta­rios Ho­llan­de y Sar­kozy, asis­tie­ron gran­des per­so­na­li­da­des.

Clarin - Spot - - Portada - Ma­ría Lau­ra Avig­no­lo mla­vig­no­lo@cla­rin.com

Je­fes de Es­ta­do y mu­chos fa­mo­sos acom­pa­ña­ron a su viu­da (fo­to) en un ac­to con ho­no­res mi­li­ta­res en Pa­rís.

Una ma­ña­na oto­ñal, so­lea­da y emo­ti­va pa­ra des­pe­dir al más fran­cés de los ar­me­nios. El adiós al can­tan­te Char­les Aznavour se con­vir­tió ayer, en Pa­rís, en un ho­me­na­je a la in­te­gra­ción re­pu­bli­ca­na, en la so­lem­ne Cor­te de los Inválidos. El pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron y otros dos ex je­fes de Es­ta­do fran­ce­ses, más el pri­mer mi­nis­tro ar­me­nio Ni­kol Pa­ci­nian y los más im­por­tan­tes po­lí­ti­cos de Fran­cia, hon­ra­ron al gran ar­tis­ta, que na­ció ar­me­nio, can­ta­ba co­mo un fran­cés, y pa­só su vi­da con un dic­cio­na­rio de si­nó­ni­mos en su mano pa­ra lle­gar a la per­fec­ción crea­ti­va.

Aznavour de­ci­dió vi­vir ca­si un si- glo. Mu­rió a los 94 años. Un tes­ti­go de la his­to­ria que fa­lle­ció el lu­nes de un en­fi­se­ma pul­mo­nar, en su cá­li­da ca­sa de las Al­pi­lles, en el sur de Fran­cia, acom­pa­ña­do por su fa­mi­lia.

El himno de Ar­me­nia y La Mar­se­lle­sa. El pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron y el pri­mer mi­nis­tro ar­me­nio Ni­kol Pa­chi­nian, los ex je­fes de Es­ta­do Ni­co­lás Sar­kozy y Fran­co­is Ho­llan­de, las pri­me­ras da­mas Bri­git­te y Car­la Bru­ni, to­dos jun­tos, pa­ra des­pe­dir­lo en la emo­ción, el re­co­no­ci­mien­to, la mú­si­ca, y, al mis­mo tiem­po, la dis­cre­ción, que la fa­mi­lia exi­gió pa­ra asis­tir al ho­me­na­je re­pu­bli­cano del Es­ta­do fran­cés a un mo­nu­men­to de la can­ción fran­ce­sa con dos pa­trias.

Pri­me­ro lle­ga­ron los ami­gos: el ac­tor Jean Paul Bel­mon­do, el can­tor En­ri­co Ma­cías, Eddy Mit­chell y la can­tan­te Mi­rei­lle Mat­hieu. Se mez­cla­ron con la al­cal­de­sa de Pa­rís, An­ne Hi­dal­go, la lí­der del Fren­te Na­cio­nal, Ma­ri­ne Le Pen, o el ex pri­mer mi­nis­tro so­cia­lis­ta, Ber­nard Ca­ze­neu­ve. Unos 500 fans se ins­ta­la­ron en el so­lem­ne Ho­tel des In­va­li­des, con la cú­pu­la do­ra­da de la tum­ba de Na­po­león res­plan­de­cien­te con el sol. Los otros que­da­ron afue­ra, con una enor­me pan­ta­lla de te­le­vi­sión y can­tan­do La Bohè­me a ca­pe­la.

La Guar­dia Re­pu­bli­ca­na lle­gó con el fé­re­tro en­vuel­to en la ban­de­ra fran­ce­sa. A sus pies, la co­lo­ra­da, na­ran­ja y azul de Ar­me­nia. Un du­duk, ins­tru­men­to de vien­to ar­me­nio, so­pla­ba al rit­mo de Del Ya­man, una can­ción tra­di­cio­nal de su país de ori­gen. Un Guar­dia Re­pu­bli­cano te­nía en sus ma­nos la Le­gión de Ho­nor Pós­tu­ma, con que con­de­co­ra­ron a Aznavour.

Dis­cre­ta, do­lo­ri­da, fren­te a él, es­ta­ba la sue­ca Ulla Thor­sell, su ter­ce­ra es­po­sa y con quien vi­vió por más de me­dio si­glo. A su la­do, sus hi­jos Mis­cha, can­tor co­mo su pa­pá, y Ni­co­lás, sus ex mu­je­res,sus otros hi­jos, sus her­ma­nas. Dig­nos, emo­cio­na­dos, si­len­cio­sos, la ma­yo­ría con an­te­ojos os­cu­ros.

“Yo me in­clino de­lan­te su­yo. Gran fran­cés, gran ar­me­nio, gran ar­tis­ta y gran hu­ma­nis­ta. Des­can­sa en paz, que­ri­do maes­tro”, di­jo en su dis­cur­so el pri­mer mi­nis­tro ar­me­nio Ni­kol Pa­chi­nian, que lle­gó es­pe­cial­men­te a la ce­re­mo­nia.

Ma­cron hi­zo una ele­gía de la in­te­gra­ción en su des­pe­di­da: “Cier­tos hé­roes aquí se vuel­ven fran­ce­ses por la san­gre de­rra­ma­da, pe­ro otros son fran­ce­ses por la len­gua que ha­blan, por la len­gua ama­da, tra­ba­ja­da, ce­le­bra­da. Tan fran­ce­ses co­mo Kes­sel y Gary, Apo­lli­nai­re y Io­nes­co, tan fran­ce­ses co­mo Aznavour”.

Y lue­go, el pre­si­den­te de Fran­cia fue a los orí­ge­nes de es­te ar­me­nio, que na­ció co­mo Sha­nour Vag­hi­nag Az­na­vou­rian, re­cién lle­ga­do de la Sa­lo­nia grie­ga, con su fa­mi­lia hu­yen­do del ge­no­ci­dio ar­me­nio, voz de te­nor y ca­paz de can­tar en nue­ve idio­mas al­gu­nas de sus 1.200 can­cio­nes. Un hi­jo de in­mi­gran­tes que apa­ñó Edith Piaf, quien pa­gó su ope­ra­ción de ci­ru­gía de na­riz, “por­que con esa na­riz no po­dés lle­gar a nin­gu­na par­te”.

“En Fran­cia los poe­tas no mue­ren ja­más”, di­jo el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron, an­tes de in­cli­nar­se de­lan­te del ataúd, al son de La Mar­se­lle­sa.

Un piano to­ca­ba Em­mne-moi, la can­ción fa­vo­ri­ta de Aznavour, cuan­do su cuer­po -en­vuel­to en la ban­de­ra de Fran­cia- des­apa­re­cía en la cor­te nor­te del Ho­tel des In­va­li­des.

Su fa­mi­lia lo de­ci­di­dió: el fu­ne­ral de Char­les Aznavour se­rá dis­cre­to, in­ti­mo, pa­ra ellos. Ha­brá una ce­re­mo­nia re­li­gio­sa hoy a las 10 en la ca­te­dral ar­me­nia, en el ba­rrio VIII. La in­hu­ma­ción se­rá al me­dio­día, en el ce­men­te­rio del si­glo XVI de Mont­fortl´amaury, un pue­bli­to me­die­val de Yve­li­nes, en los su­bur­bios de Pa­ris, que a él le en­can­ta­ba re­co­rrer a pie. ■

REUTERS

El ho­me­na­je. Ma­cron en­ca­be­zó la ce­re­mo­nia. El fé­re­tro es­ta­ba en­vuel­to en la ban­de­ra fran­ce­sa, y ha­bía otra ar­me­nia a sus pies. Tam­bién es­tu­vie­ron el ac­tor Jean Paul Bel­mon­do y su hi­jo.

Viu­da e hi­ja. Ulla Thor­sell y Ka­tia Aznavour.

Ca­ri­ño. Mu­cha gen­te en las ca­lles de Pa­rís.

Pre­sen­tes. Sar­kozy, Bru­ni y Ho­llan­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.