“NA­CE UNA ES­TRE­LLA”

En­tre­vis­ta a Brad­ley Coo­per, que di­ri­ge y co­pro­ta­go­ni­za una nue­va ver­sión del dra­ma mu­si­cal, aho­ra con Lady Ga­ga.

Clarin - Spot - - Portada - Taffy Bro­des­ser-ak­ner The New York Ti­mes y Cla­rín

Brad­ley Coo­per no es que no es­tá fe­liz de ha­cer una gi­ra pro­mo­cio­nal pa­ra

Na­ce una es­tre­lla, una pe­lí­cu­la que di­ri­gió, coes­cri­bió y pro­ta­go­ni­zó de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca, exac­ta, me­ticu­losa, per­fec­cio­nis­ta y ob­se­si­va.

Fue una gran apues­ta que ocu­pó su vi­da por ca­si cua­tro años en los que, des­pués de su no­mi­na­ción co­mo me­jor ac­tor por Fran­co­ti­ra­dor, po­dría ha­ber in­ter­pre­ta­do cual­quier per­so­na­je que qui­sie­ra. Así que ¿por qué no es­ta­ría emo­cio­na­do de que la gen­te es­té tan cer­ca de ver los fru­tos de esa la­bor? “Es un pe­río­do ju­bi­lo­so”, ase­gu­ra.

Es la ter­ce­ra vez que al­guien adap­ta es­ta pe­lí­cu­la, la his­to­ria de un ar­tis­ta po­pu­lar que sa­ca de la os­cu­ri­dad a una jo­ven y ve có­mo ella se vuel­ve más cé­le­bre y re­le­van­te que él, con con­se­cuen­cias trá­gi­cas. Ca­da ver­sión ha si­do dis­tin­ta, se­gún el re­fle­jo del ci­neas­ta que la tra­ba­ja. A Coo­per le atraía esa opor­tu­ni­dad de de­jar su hue­lla: es­tam­par su ma­ne­ra ro­mán­ti­ca de ver la crea­ti­vi­dad y su de­s­es­pe­ran­za por có­mo el co­mer­cio afec­ta al ar­te. Le gus­ta, di­ce, por­que que es una his­to­ria de amor, más que cual­quier otra co­sa.

Creó al pro­ta­go­nis­ta, Jack­son Mai­ne, con eso en men­te: una es­tre­lla de rock cu­yo co­ra­zón can­sa­do y afec­ta­do por el abu­so de sus­tan­cias no to­le­ra ver có­mo el sis­te­ma azo­ta a un men­sa­je sin­ce­ro y poé­ti­co. A di­fe­ren­cia de otras ver­sio­nes, Jack­son no es­tá ce­lo­so de Ally, el per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Lady Ga­ga, sino que la­men­ta que la in­dus­tria ter­mi­ne por so­fo­car su ca­pa­ci­dad de de­cir las co­sas que de­cía cuan­do él se la en­con­tró can­tan­do

La vi­da en ro­sa en un bar drag. En un ho­tel en el West Vi­lla­ge, mue­ve en­tre sus ma­nos unos len­tes de avia­dor Pors­che Ca­rre­ra mien­tras se mues­tra dis­pues­to a con­tar so­bre su pe­lí­cu­la -a com­par­tir to­dos los he­chos so­bre el fil­me-, pe­ro no a de­cir más. Coo­per es muy in­ten­so e in­te­li­gen­te; a los tres mi­nu­tos de em­pe­za­da la con­ver­sa­ción ha­bía he­cho re­fe­ren­cia a li­bros cu­yos tí­tu­los ni si­quie­ra ha­bía es­cu­cha­do, co­mo El li­bro de Caín, de Ale­xan­der Troc­chi, o La im­pa­cien­cia del co­ra­zón, de Ste­fan Zweig. Hu­bie­se si­do in­tere­san­te sa­ber có­mo vi­ve es­tar so­brio y su re­cu­pe­ra­ción, y có­mo eso se re­fle­ja en las adic­cio­nes al al­cohol y drogas de Jack­son. Ha­blar so­bre la pa­ter­ni­dad -Coo­per per­dió a su pa­dre y se vol­vió pa­dre en los úl­ti­mos años- por­que en la pe­lí­cu­la hay es­pec­tros de fi­gu­ras pa­ter­na­les. Pe­ro él, no que­ría. “No le veo el la­do bueno, ¿sa­bés? No lo veo. Así es la co­sa”, di­ce. Son­ríe, pe­ro no era una son­ri­sa cá­li­da, sino más bien re­sig­na­da. “La ex­pe­rien­cia fue in­creí­ble, de ver­dad tan in­creí­ble y ma­ra­vi­llo­sa que só­lo pue­de ir cues­ta aba­jo”.

En 2001 tu­vo su su pri­mer pa­pel en una pe­lí­cu­la, Wet Hot Ame­ri­can

Sum­mer, y des­pués otros ro­les, a los que les po­nía el cuer­po aun­que fue­ran pe­que­ños, co­mo en His­to­rias de

San Va­len­tín, en 2010. Ese mis­mo año, hi­zo el es­fuer­zo de siem­pre pa­ra Brigada A, en la que in­ter­pre­ta un per­so­na­je tan su­per­fi­cial que es apo­da­do se­gún su fí­si­co, Fa­ce­man.

Mien­tras, se de­di­có a apren­der de sus di­rec­to­res: Todd Phi­lips (de la tri­lo­gía ¿Qué pa­só ayer?), Clint East­wood (Fran­co­ti­ra­dor, por la cual fue no­mi­na­do al Os­car) y Da­vid O. Rus­sell (Es­cán­da­lo ame­ri­cano y El

la­do lu­mi­no­so de la vi­da, por las cua­les re­ci­bió sus otras dos no­mi­na­cioes ac­to­ra­les). Lle­gó un mo­men­to en el que en­ten­día la ma­qui­na­ria; es­ta­ba lis­to. La gen­te le di­jo que di­ri­gie­ra pri­me­ro un epi­so­dio de te­le­vi­sión o un co­mer­cial pa­ra pro­bar­se, pe­ro no que­ría ha­cer eso. “Su­pon­go que sen­tía que no es­ta­ba uti­li­zan­do to­do lo que ten­go”.

Tam­po­co iba a ser fá­cil que al­guien le en­car­ga­ra, de la na­da, dirigir un pro­yec­to. Al­gu­nos le di­je­ron que so­la­men­te era un ac­tor. “Sen­tís co­mo… ‘Ten­go es­tos sue­ños gran­dio­sos y sien­to to­do es­to’. ¿Eso es­tá mal? Di­go, peor es que cual­quie­ra te quie­ra de­cir quién sos. Eso me enoja”. Des­pués le pro­pu­so Na­ce una es­tre­lla a War­ner Bros. y lo que sea que les ha­ya di­cho pro­pi­ció que War­ner le die­ra 38 mi­llo­nes de dó­la­res de pre­su­pues­to.

En 2011, Na­ce una es­tre­lla co­rría a car­go de East­wood. Be­yon­cé iba a pro­ta­go­ni­zar­la, pe­ro tu­vo su pri­mer y des­pués su agen­da se vol­vió de­ma­sia­do com­pli­ca­da. East­wood ha­bló con Coo­per so­bre el pa­pel, pe­ro él du­dó: te­nía 36 años y sen­tía que no po­día in­ter­pre­tar aún a al­guien tan ave­jen­ta­do. “Sa­bía que iba a te­ner que ju­gar­me los hue­vos pa­ra dar la ta­lla del per­so­na­je, por­que aún no ha­bía vi­vi­do lo su­fi­cien­te, y lo sa­bía”.

Ese año, el día que ter­mi­nó de ro­dar ¿Qué pa­só ayer? Par­te 2, vol­vió a su ca­sa pa­ra cui­dar a su pa­dre, mo­ri­bun­do por un cán­cer de pul­món. Coo­per lo ha­bía cui­da­do des­de el año pre­vio, an­tes de via­jar a Tai­lan­dia pa­ra la fil­ma­ción. Fue a ca­sa, lle­vó a su pa­dre a un par­ti­do de fút­bol ame­ri­cano de las Águi­las y, dos se­ma­nas des­pués, lo sos­tu­vo en bra­zos cuan­do dio su úl­ti­mo res­pi­ro.

To­do cam­bió. “Es una nue­va reali- dad. To­do, to­do… No es so­la­men­te una co­sa, es un mun­do nue­vo. Y fue en ese ins­tan­te, no me­ses des­pués. En cuan­to ex­ha­ló por úl­ti­ma vez y lo te­nía en bra­zos, cam­bió to­do”. De­ci­dió per­fec­cio­nar su tra­ba­jo, y pa­ra 2015 ya se sen­tía lis­to pa­ra Na­ce una

es­tre­lla. Se veía en el espejo y lo no­ta­ba. “Ho­nes­ta­men­te, po­día ver­lo en mi ca­ra. Pe­ro lo sen­tía”.

Pe­ro East­wood ya no es­ta­ba in­vo­lu­cra­do. Una no­che, Coo­per vio a An­nie Len­nox can­tar I Put a Spell on

You en te­le­vi­sión, y des­pués tu­vo un sue­ño so­bre có­mo se­ría la pri­me­ra es­ce­na de la pe­lí­cu­la. Pre­sen­tó su vi­sión di­rec­to­rial a War­ner el día si­guien­te. “Que­ría ha­cer una ver­sión de la pe­lí­cu­la en la que el hom­bre no es­tá ce­lo­so de la mu­jer, y que­ría que fue­ra más ho­nes­ta so­bre có­mo tien­den a su­ce­der las co­sas: las per­so­nas se enamo­ran y em­pie­zan a sa­nar, pe­ro con el tiem­po que­da cla­ro que el amor ha­cia otro no es su­fi­cien­te pa­ra eso”.

Apren­dió a to­car la gui­ta­rra y el piano; lo su­fi­cien­te no só­lo pa­ra ver­se con­vin­cen­te, sino pa­ra ser mú­si­co pro­fe­sio­nal. Bus­có el so­ni­do idó­neo pa­ra Jack­son Mai­ne. No que­ría ser muy country: no que­ría que fue­ra un so­lo gé­ne­ro. Lo que sí que­ría pa­ra es­te “hom­bre ar­que­tí­pi­co, in­de­le­ble” que ha­bía so­ña­do, es que no so­na­ra co­mo Brad­ley Coo­per. Ne­ce­si­ta­ba mo­du­lar su tono de voz pa­ra que fue­ra más gra­ve y acu­dió con un ex­per­to en dic­ción.

Cuan­do sin­tió que su voz es­ta­ba lis­ta, gra­bó du­ran­te el fes­ti­val Glas­ton­bury, en el Reino Uni­do, lue­go en el fes­ti­val de country Sta­ge­co­ach y en el Greek Thea­tre de Los Án­ge­les. Que­ría que fue­ra au­tén­ti­co. To­do es­to es ge­nial, le di­je. Pe­ro te­nía pre­gun­tas es­pe­cí­fi­cas so­bre cier­tos to­ques en su pe­lí­cu­la, a par­tir de la in­for­ma­ción bio­grá­fi­ca que sa­bía de él: ¿hu­bo una re­la­ción es­pe­cí­fi­ca que ins­pi­ra­ra to­do?

“Ése es el pun­to de crear ar­te: in­ten­tar li­diar con la reali­dad de­ses­pe­ra­da de es­tar vi­vo, ¿en­ten­dés? Ca­da vez que ha­cés al­go, te­nés que en­con­trar cues­tio­nes per­so­na­les, que te vin­cu­len, pe­ro, no, no sien­to que soy co­mo él. No es­ta­ba pen­san­do en un mo­men­to es­pe­cí­fi­co de mi vi­da pa­ra de­ter­mi­na­da es­ce­na”.

Ase­gu­ra que la pe­lí­cu­la no es so­bre él, sino he­cha por él, y con él. Ok… Pe­ro ¿qué es lo que re­quie­re sa­nar? ¿Cuál es nues­tra he­ri­da? ¿Y es la su­ya? Lo úni­co que di­ce al res­pec­to es un afo­ris­mo: “La he­ri­da es la de ser un ser hu­mano”.

Na­ce una es­tre­lla es un re­tra­to de au­to­des­truc­ción. Una his­to­ria de amor en­tre dos su­per­es­tre­llas, y una fábula so­bre la co­de­pen­den­cia que atra­vie­san. Es so­bre ser cruel con al­guien a quien amás. Es so­bre el atrac­ti­vo de es­tar ebrio y so­bre la gen­te que lo po­si­bi­li­ta. El as­cen­so de Ally no es lo que em­pa­ña la es­tre­lla de Jack­son; él es el agen­te de su pro­pia rui­na. “Las his­to­rias que hay en es­ta tra­ma sur­gen de un si­tio muy per­so­nal, y ése es el úni­co me­dio que co­noz­co pa­ra co­mu­ni­car­me con mu­chas per­so­nas”, ex­pli­ca.

¿Eso ven­dría a ser una es­pe­cie de eva­sión? “No sé quién es Mar­tin Scor­se­se co­mo ser hu­mano, pe­ro no quie­ro sa­ber­lo; sien­to que sus pe­lí­cu­las son muy, muy per­so­na­les y me afec­tan, y pre­sien­to que tra­ba­ja a par­tir de un si­tio muy per­so­nal”. Se in­ter­pre­ta co­mo una re­pri­men­da por pe­dir in­for­ma­ción. “Mi es­pe­ran­za es que, y és­te es el meo­llo del ar­te, al crear es­ta his­to­ria sí vas a ha­ber apren­di­do al­go so­bre mí”. Y se in­ter­pre­ta, aho­ra, co­mo una dis­cul­pa por no que­rer ha­blar de su vi­da.w

Que­ría ha­cer una ver­sión en la que el hom­bre no es­tá ce­lo­so de la mu­jer, y que fue­ra ho­nes­ta en to­do sen­ti­do”.

Ése es el pun­to de crear ar­te: in­ten­tar li­diar con la reali­dad de­ses­pe­ra­da de es­tar vi­vo, y ha­cer de eso una obra”.

WAR­NER BROS

La Ga­ga y el va­ga­bun­do. Coo­per apren­dió a to­car la gui­ta­rra y el piano y has­ta se gra­bó to­can­do en vi­vo en el fes­ti­val de Glas­ton­bury.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.