“Na­die de­be con­tro­lar lo que otros creen”

“Un li­bro de már­ti­res ame­ri­ca­nos”, obra es­cri­ta an­tes del triun­fo de Trump, re­tra­ta los va­lo­res que es­tán ba­jo ata­que en Es­ta­dos Uni­dos con el as­cen­so de los nue­vos evan­gé­li­cos. Una so­cie­dad di­vi­di­da, en lu­cha por de­re­chos ya con­sa­gra­dos.

Clarin - Spot - - Nota De Tapa - Ma­til­de Sán­chez msan­chez@cla­rin.com

A la alum­na Dawn Dunphy, la hi­ja de un pas­tor evan­ge­lis­ta, siem­pre se la re­le­ga a los úl­ti­mos ban­cos del au­la, lo cual ca­si la pro­gra­ma pa­ra ser ma­la alum­na: tie­ne el pe­lo he­cho una ma­ra­ña y la maes­tra te­me que le con­ta­gie los pio­jos. Es una es­pe­cie de fo­quis­ta bí­bli­ca ju­ve­nil, que es­pan­ta a los com­pa­ñe­ros con re­la­tos de có­mo al­gu­nas mu­je­res ma­tan a sus be­bés an­tes de na­cer: “Los arro­jan a la ba­su­ra o por el re­tre­te y des­pués ti­ran la ca­de­na”. Ade­más, Dawn siem­pre hue­le a su­dor; es que su ma­dre no “cree” en la ne­ce­si­dad de usar des­odo­ran­tes. Al­gu­nos evan­gé­li­cos de Mad Ri­ver, en Ohio, tam­bién prohí­ben las ga­seo­sas con co­lo­ran­te y al­gu­nos clá­si­cos li­te­ra­rios, co­mo Ma­tar a un rui­se­ñor; el uso de tam­po­nes lo con­si­de­ran amo­ral. Aun­que el pas­tor Dunphy si­gue pre­so por ma­tar a dos per­so­nas (a las puer­tas de una clí­ni­ca don­de se ha­cen abor­tos), la acom­ple­ja­da Dawn re­afir­ma la inocen­cia de su pa­pá con ar­gu­men­tos mis­te­rio­sos: Lut­her no es un ho­mi­ci­da sino “un sol­da­do de Dios”.

Un li­bro de már­ti­res ame­ri­ca­nos,

la úl­ti­ma no­ve­la de Joy­ce Carol Oa­tes, tie­ne la con­tun­den­cia y per­fec­ción que ha­brían po­di­do for­zar el pre­mio No­bel, si lo hu­bie­ran da­do es­te año. El he­cho de que coin­ci­da tan­to en el tiem­po con los de­ba­tes reabier­tos aho­ra no pa­re­ce fru­to del

cálcu­lo, sino de la aten­ción que la au­to­ra les pres­tó a las se­ña­les de

de­re­chi­za­ción re­tró­gra­da en las úl­ti­mas dé­ca­das. Es­cri­tas an­tes del triun­fo de Do­nald Trump, sus 800 pá­gi­nas re­ela­bo­ran al­gu­nos ca­sos pun­tua­les de ase­si­na­to y ata­ques a mé­di­cos que no de­ja­ron de prac­ti­car abor­tos en los años 90, cuan­do co­men­zó el ac­ti­vis­mo de los gru­pos cris­tia­nos “cru­za­dos” con­tra el de­re­cho al abor­to, san­cio­na­do en los años 70. Si bien se tra­ta de una fic­ción, la no­ve­la de­ta­lla ese ma­pa ideo­ló­gi­co de los Es­ta­dos Uni­dos, se aden­tra en lo pro­fun­do de la grie­ta

cul­tu­ral que di­vi­de al país. Es­ta ana­to­mía del odio so­cial, es­cri­ta por una de las úl­ti­mas maes­tras del rea­lis­mo, no pier­de la mi­ra­da mi­cros- có­pi­ca a la sub­je­ti­vi­dad de ca­da per­so­na­je (y los hay mu­chos y ca­da quien ten­drá su voz). Lo ve­mos en el re­tra­to de Dawn, pe­ro tam­bién en el de quien de­be­ría ser su né­me­sis, la hi­ja del mé­di­co ase­si­na­do, de ma­ne­ra que ese odio re­ver­be­ra en to­da la ca­de­na fa­mi­liar mul­ti­pli­can­do dam­ni­fi­ca­dos. Joy­ce Carol Oa­tes ha da­do muy po­cas en­tre­vis­tas en los úl­ti­mos años y acep­tó res­pon­der por es­cri­to nues­tro cues­tio­na­rio.

-Us­ted re­tra­ta “la gran di­vi­sión”, que tie­ne la au­to­de­ter­mi­na­ción de la mu­jer en el cen­tro: ¿es en­tre lai­cis­mo y fun­da­men­ta­lis­mo? ¿En qué se ba­sa y por qué pa­re­ce in­su­pe­ra­ble?

-Mi no­ve­la tra­ta de dos fa­mi­lias, en las que los in­di­vi­duos que­dan atra­pa­dos den­tro del dra­ma, en la lu­cha po­lí­ti­ca y cul­tu­ral con­tem­po­rá­nea de mi país. En esen­cia, los ul­tra ri­cos de mi país bus­ca­ron ga­nar el con­trol po­lí­ti­co y en los úl­ti­mos años lo con­si­guie­ron po­la­ri­zan­do a los vo­tan­tes en dos ban­dos en pug­na: los que de­fien­den po­si­cio­nes re­li­gio­sas, de un mo­do fun­da­men­ta­lis­ta, y creen en las ver­da­des li­te­ra­les de la Bi­blia, vio­len­ta­men­te an­ti-abor­to (tam­bién es­tán con­tra el con­trol de la na­ta­li­dad), y la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses, que apo­yan el de­re­cho de la mu­jer a con­tro­lar su cuer­po. En ri­gor, la de­re­cha del par­ti­do Re­pu­bli­cano se apo­ya en es­tos ul­tra ri­cos, que des­plie­gan es­ta “gue­rra cul­tu­ral” pa­ra atraer vo­tos. Es­to re­fuer­za al par­ti­do po­lí­ti­co que se de­di­ca a ba­jar los im­pues­tos... El per­so­na­je de Lut­her Dunphy y su fa­mi­lia son cris­tia­nos de­vo­tos y se­rios que no tie­nen la me­nor idea de que es­tán sien­do ma­ni­pu­la­dos por el ala de­re-

Des­de lue­go, la cla­se al­ta no sien­te nin­gu­na aver­sión por el abor­to… El ver­da­de­ro pro­pó­si­to es re­du­cir el pre­su­pues­to pa­ra sa­lud so­cial. ”

“Los ul­tra ri­cos de mi país bus­ca­ron ga­nar el con­trol po­lí­ti­co y en los úl­ti­mos años lo con­si­guie­ron po­la­ri­zan­do a los vo­tan­tes en dos ban­dos en pug­na.”

chis­ta: “creen” fer­vien­te­men­te en lo que se les di­ce. Gus Voor­hees, la víc­ti­ma, y su fa­mi­lia son ciu­da­da­nos se­cu­la­res, “li­be­ra­les” edu­ca­dos que han si­do iden­ti­fi­ca­dos co­mo los enemi­gos en es­ta “gue­rra cul­tu­ral”.

-Si bus­ca­mos con­ti­nui­da­des, ¿se tra­ta de la vie­ja grie­ta de la Gue­rra de Viet­nam y la era de Ni­xon? ¿La ins­tru­men­ta­li­za­ción de lo que se lla­mó la “ma­yo­ría si­len­cio­sa”, los me­nos ilus­tra­dos y más des­pro­te­gi­dos, ver­sus la tra­di­ción li­be­ral ple­na­men­te ur­ba­na? No por azar una par­te trans­cu­rre en los es­ta­dos de Mi­chi­gan, con su Mi­li­cia blan­ca y la di­la­pi­da­da De­troit, y de Ohio: se­des del im­pe­rio au­to­mo­triz y hoy, de la de­ca­den­cia.

-Sí. Pe­ro de­be­mos sub­ra­yar que los te­mas cul­tu­ra­les sue­len ser ma­ni­pu­la­dos por los ul­tra ri­cos pa­ra ga­nar al elec­to­ra­do más in­ge­nuo, el me­nos cues­tio­na­dor, aque­llos que se de­fi­nen co­mo evan­gé­li­cos. Los Re­pu­bli­ca­nos tam­bién han usado el te­ma ra­cial y la in­mi­gra­ción pa­ra alar­mar a los vo­tan­tes. Por ejem­plo, co­mo cuan­do in­sis­ten en que quie­nes emi­gran a los Es­ta­dos Uni­dos tie­nen al­tas chan­ces de ser cri­mi­na­les, cuan­do to­das las es­ta­dís­ti­cas lo des­mien­ten.

-¿Cuál es el prin­ci­pal fac­tor que alien­ta el ac­tual re­flu­jo de hos­ti­li­dad re­li­gio­sa ha­cia el es­ta­do lai­co?

-Esa in­to­le­ran­cia por lo ge­ne­ral es aci­ca­tea­da por los lí­de­res po­lí­ti­cos vía te­le­vi­sión y otras ter­mi­na­les in­for­ma­ti­vas. La ca­de­na Fox News, por ejem­plo, es la prin­ci­pal fuen­te de pro­pa­gan­da Re­pu­bli­ca­na. (Fí­je­se que es­te ca­nal de ca­ble no es­tá re­gis­tra­do co­mo “de no­ti­cias” sino que tie­ne una li­cen­cia pa­ra “en­tre­te­ni­mien­to”. Pe­ro los te­le­vi­den­tes in­ge­nuos lo ig­no­ran.)

-El se­gun­do gran te­ma de su no­ve­la es la im­plo­sión de la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar pe­ro tam­bién co­mo nú­cleo re­tró­gra­do. ¿Cuál cree que es el fac­tor que más la ha ja­quea­do? Por ejem­plo, cuan­do Jen­na cam­bia de vi­da y se de­di­ca a la mi­li­tan­cia, oca­sio­na un da­ño se­cun­da­rio a sus hi­jos.

-La uni­dad fa­mi­liar en los Es­ta­dos Uni­dos ha cam­bia­do de mo­do gra­dual con el au­men­to de opor­tu­ni­da­des pa­ra las mu­je­res fue­ra de la ca­sa. La gen­te tien­de a mu­dar­se con fa­ci­li­dad, lo que ha­ce que las co­mu­ni­da­des de la­zos es­tre­chos, co­mo la fa­mi­lia y los pa­rien­tes, pier­dan in­fluen­cia. Pe­ro nin­guno de es­tos cam­bios es pre­ju­di­cial ni an­ti­na­tu­ral; es al­go bueno que las jó­ve­nes y las mu­je­res as­pi­ren a des­ple­gar ca­rre­ras pro­pias más allá de te­ner hi­jos.

-¿Cuál es su po­si­ción per­so­nal en el de­re­cho al abor­to? En las úl­ti­mas dé­ca­das us­te­des tie­nen una em­bes­ti­da fe­roz pa­ra des­ac­ti­var la le­gis­la­ción, a tra­vés de obs­tácu­los y el cie­rre de clí­ni­cas. Ade­más, es­tá la anun­cia­da in­ten­ción de de­ro­gar esa ley por par­te de Trump.

-Una vez más, to­dos los “te­mas cul­tu­ra­les” no son más que pan­ta­llas de hu­mo pa­ra la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca. El ver­da­de­ro pro­pó­si­to es re­du­cir el pre­su­pues­to pa­ra sa­lud so­cial, al ba­jar los im­pues­tos a fa­vor de los ul­tra ri­cos. Des­de lue­go, la cla­se al­ta no sien­te nin­gu­na aver­sión por el abor­to… Des­de mi pun­to de vis­ta li­be­ral, la mu­jer de­be te­ner el con­trol de su pro­pio cuer­po. Co­mo de­cía an­tes, pa­ra ma­ni­pu­lar a la ciu­da­da- nía tam­bién se exa­ge­ra el sen­ti­do de “cri­men” co­me­ti­do por ciu­da­da­nos e in­mi­gran­tes ne­gros y mes­ti­zos, de to­dos los que no son de as­cen­den­cia eu­ro­pea.

-En es­ta má­qui­na de odio, us­ted tra­za un pa­ra­le­lo en­tre el abor­to y la pe­na de muer­te. ¿Ve una pa­ra­do­ja allí?

-Es que quie­nes pro­pug­nan la pe­na de muer­te en ge­ne­ral son con­tra­rios al abor­to; son ad­ver­sa­rios de to­das las po­si­cio­nes “li­be­ra­les”.

-Pe­ro na­die es­tá exen­to de con­tra­dic­cio­nes. La xe­no­fo­bia tam­bién asu­me el dis­cur­so de la in­to­le­ran­cia re­li­gio­sa; el lai­cis­mo a ul­tran­za es muy cri­ti­ca­do en Fran­cia.

-En de­mo­cra­cia, las creen­cias re­li­gio­sas de­ben dis­tin­guir­se por el res­pe­to a los de­re­chos de los de­más. Na­die de­be bus­car con­tro­lar lo que otros creen –so­lo con­tro­lar las ac­cio­nes, es­pe­cial­men­te cuan­do son vio­len­tas. Y me de­fi­ni­ría co­mo una fe­mi­nis­ta del co­mún, que apo­ya va­lo­res li­be­ra­les (a la an­ti­gua): li­ber­tad de ex­pre­sión, li­ber­tad de pren­sa, de­mo­cra­cia, res­pe­to por los de­re­chos de las mu­je­res y las mi­no­rías, to­dos va­lo­res que es­tán ba­jo ata­que en la era Trump. Y soy lai­ca, cla­ro.

-El per­so­na­je de Dunphy mar­ca el re­gre­so de una fi­gu­ra clá­si­ca de la na­rra­ti­va de su país: es el so­ció­pa­ta de­fi­ni­do por una tour de for­ce, a quien con­si­de­ra­ría­mos un idio­ta si no fue­ra un cri­mi­nal.

-No sé si coin­ci­do… aun­que tal vez el mi­nis­tro Dunphy pue­da ser vis­to co­mo “idio­ta” –o al me­nos al­guien con­fun­di­do, des­de el pun­to de vis­ta lai­co. El se ha to­ma­do muy en se­rio los dic­ta­dos de la igle­sia, y por lo tan­to tra­ta de ser un buen hom­bre y un buen cris­tiano en ese con­tex­to. Pe­ro del mis­mo mo­do, el doc­tor Voor­hees tra­ta de ser un buen ti­po, un mé­di­co que se ocu­pa de mu­je­res de­ses­pe­ra­das en bus­ca de un abor­to. Aun­que tam­bién atien­de a mu­je­res que quie­ren que­dar em­ba­ra­za­das, por­que es un obs­te­tra.

-Ese par evo­ca al­gu­nos per­so­na­jes de Wi­lliam Faulk­ner, que no quie­ren aten­der ra­zo­nes…. Dunphy es ob­se­si­vo y al mis­mo tiem­po es­tá co­mo anes­te­sia­do, ab­sor­bi­do en sus ideas sin ver más allá.

-Es ver­dad, a gran­des ras­gos. Pe­ro pien­se en ellos co­mo per­so­nas con unas bio­gra­fías y orí­ge­nes es­pe­cí­fi­cos. Par­ti­cu­lar­men­te in­mer­sas en las his­to­rias com­ple­men­ta­rias es­tán las hi­jas de es­tos már­ti­res. Dawn se con­vier­te en bo­xea­do­ra; Nao­mi es­pe­ra ha­cer una pe­lí­cu­la so­bre la vi­da de su fa­mo­so pa­dre. Aun­que Nao­mi es­tá más cer­ca de mi mun­do per­so­nal, dis­fru­té mu­chí­si­mo más al per­fi­lar a Dawn. Mu­chos lec­to­res me han di­cho que pre­fie­ren a la hi­ja del ase­sino, por su ra­re­za y su de­ses­pe­ra­ción. Mi no­ve­la es una ex­plo­ra­ción com­ple­ja de mu­chos fac­to­res de la vi­da en los Es­ta­dos Uni­dos pe­ro es, an­te to­do, la his­to­ria de in­di­vi­duos que quie­ren di­fe­ren­ciar­se y que al mis­mo tiem­po en­car­nan ten­den­cias con­tem­po­rá­neas.

-El fa­na­tis­mo es una de las ins­tan­cias en que la fic­ción se vuel­ve al­go real. Si­guien­do a Bor­ges, di­ga­mos que el fa­ná­ti­co de­be sus­pen­der su in­cre­du­li­dad pa­ra abra­zar su fe de un mo­do cie­go… ¿Le re­sul­tó par­ti­cu­lar­men­te fér­til?

-El “fa­na­tis­mo” tie­ne una ri­ca tra­di­ción en la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos des­de sus co­mien­zos –los pu­ri­ta­nos lle­ga­ron a Nor­tea­mé­ri­ca es­ca­pan­do de la per­se­cu­ción re­li­gio­sa en In­gla­te­rra; pe­ro ellos mis­mos se opo­nían fa­ná­ti­ca­men­te a cual­quier otra va­rian­te de cris­tia­nis­mo. El ani­qui­la­mien­to de los pue­blos ori­gi­na­rios fue ali­men­ta­do por la in­ten­ción de que­dar­se con sus tie­rras pe­ro se “jus­ti­fi­ca­ba” por la pre­ten­sión de rec­ti­tud re­li­gio­sa.

-En su nue­va no­ve­la hay esa con­fian­za re­no­va­da en el rea­lis­mo, co­mo en

La hi­ja del se­pul­tu­re­ro y en Ma­má; es­tán la di­men­sión so­cial y la sub­je­ti­va. Ade­más de su pro­pia obra, ¿qué au­to­res ha juz­ga­do co­mo los ejem­plos más per­du­ra­bles de esa es­té­ti­ca?

-Mis no­ve­las ex­ten­sas en ge­ne­ral tra­tan so­bre fa­mi­lias en con­tex­tos so­cia­les com­ple­jos y bus­can ese re­tra­to rea­lis­ta de la so­cie­dad. Vir­tual­men­te to­das las no­ve­las lo­gra­das -es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peas- tie­nen ese ob­je­ti­vo: co­mo di­jo el fran­cés Stend­hal fa­mo­sa­men­te, el pro­pó­si­to es mos­trar la reali­dad de una ma­ne­ra ve­rí­di­ca, sin con­ce­sio­nes ni cen­su­ra, co­mo en un espejo.

AFP

So­bre las dis­cu­sio­nes. Ad­vier­te que los “de­ba­tes cul­tu­ra­les” que bus­can de­mo­ni­zar a cier­tos sec­to­res se pro­po­nen pa­ra lo­grar in­tro­du­cir, su­brep­ti­cia­men­te, ven­ta­jas sec­to­ria­les.

Un li­bro de már­ti­res ame­ri­ca­nos. Al­fa­gua­ra. 824 pá­gi­nas. $ 799.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.