El re­la­to de un cri­men, en el pri­mer ca­pí­tu­lo

Clarin - Spot - - Nota De Tapa -

El enemi­go co­no­ci­do co­mo Au­gus­tus Voor­hees aca­ba­ba de apear­se de la fur­go­ne­ta. Eran las 7.26 de la ma­ña­na. El cen­tro pa­ra mu­je­res no em­pe­za­ba a re­ci­bir a su clien­te­la (es de­cir, mu­cha­chas em­ba­ra­za­das y mu­je­res con­ven­ci­das de que no desea­ban ser ma­dres) has­ta las 8.00. Al mé­di­co abor­tis­ta (ca­si exac­ta­men­te de mi mis­ma al­tu­ra, que es un me­tro ochen­ta y dos, y de pe­lo en­tre­cano des­pei­na­do muy se­me­jan­te al mío) se le ha­bía ocu­rri­do lle­gar pron­to pa­ra evi­tar así a los ma­ni­fes­tan­tes y en­trar por la puer­ta tra­se­ra del cen­tro, pe­ro pe­có de in­sen­sa­tez en su as­tu­cia, por­que la po­li­cía de se­gu­ri­dad de Mus­ke­gee Falls no so­lía pre­sen­tar­se has­ta las 7.30 (y al­gu­nas ve­ces más tar­de), y pa­ra cuan­do la lla­ma­ran aque­lla ma­ña­na, Voor­hees, he­ri­do de ba­la, se ha­bría de­san­gra­do ya co­mo un ma­rrano. El abor­tis­ta no me vio has­ta que me en­con­tra­ba a me­nos de dos me­tros tras él, acer­cán­do­me muy de­pri­sa, y la ex­pre­sión en el ros­tro de su acom­pa­ñan­te hi­zo que se vol­vie­ra con un ges­to de to­tal sor­pre­sa y con­mo­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.