Hay un ve­ne­zo­lano que cau­sa fu­ror en Bue­nos Ai­res

Gus­ta­vo Cas­ti­llo. Abrió un lo­cal de do­nas don­de se ar­man largas co­las

Clarin - Spot - - Porteños - Her­nán Fir­po hfir­po@cla­rin.com

Un ve­ne­zo­lano ex­pa­tria­do y lleno de mie­dos y tris­te­zas se en­cuen­tra en Bue­nos Ai­res pa­ra ven­gar el pres­ti­gio de la do­na y dar­le re­van­cha a la ros­qui­lla fa­vo­ri­ta de Ho­me­ro Sim­pson.

Gus­ta­vo Cas­ti­llo hoy es em­plea­dor. ¿Cuán­tos de los ve­ne­zo­la­nos que lle­ga­ron al país lo son? La gen­te ha­ce co­la pa­ra com­prar do­nas en su ne­go­cio pa­ler­mi­tano. Ca­da una cues­ta en­tre 50 y 60 pe­sos. Aun­que él di­ce que no com­pi­te, hay pa­na­de­rías de la zo­na que es­tán un po­co ce­lo­sas. Les da bron­ca que ha­ya gen­te ha­cien­do una fi­la de me­dia cua­dra pa­ra com­prar al­go que, en re­su­mi­das cuen­tas, po­dría ser una fac­tu­ra co­mo nues­tra tí­pi­ca bo­la de fraile.

¿Qué pa­só de re­pen­te con la do­nut? ¿Es la do­na o es un ba­rrio que to­do lo pue­de? A me­tros de es­te lo­cal, y ya ha­ce cin­co años, se ins­ta­ló el re­duc­to de ham­bur­gue­sas que de­to­nó la fie­bre de la car­ne pi­ca­da gour­met (Bur­ger Joint). La on­da ex­pan­si­va de esa mo­da to­da­vía no mues­tra se­ña­les de ago­ta­mien­to.

Cas­ti­llo vi­ve en la Ar­gen­ti­na des­de ha­ce ocho años y se con­si­de­ra pri­me­ra ca­ma­da de exi­lia­dos ve­ne­zo­la­nos (“Cuan­do me fui, Caracas to­da­vía era bien ché­ve­re. Pe­ro no me que­dé por­que es­ta­ba asus­ta­do, re­sig­na­do...”).

Se cal­cu­la que, por día, en­tran al país 363 ve­ne­zo­la­nos. “Mis ami­gos me de­cían que me vi- nie­ra pa­ra Bue­nos Ai­res. Ellos ya es­ta­ban acá, peor si ellos se hu­bie­ran ido a Ho­lan­da, tal vez aho­ra po­dría es­tar vi­vien­do en Ams­ter­dam. Pe­ro es cier­to que Bue­nos Ai­res, ade­más, nos da más fa­ci­li­da­des que los Es­ta­dos Uni­dos. Bah, Es­ta­dos Uni­dos es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble”.

Pa­ler­mo -di­ce Cas­ti­llo- es un en­cla­ve es­tra­té­gi­co. “No sé si es­to po­dría fun­cio­nar en ba­rrios co­mo Ca­ba­lli­to”. Su ne­go­cio de Tha­mes 1999 se lla­ma Do­nut The­rapy y pa­re­ce ser el es­ce­na­rio in­di­ca­do pa­ra la re­su­rrec­ción -exac­tos 20 años des­pués- de la do­na, un pan cir­cu­lar con un agu­je­ro en el cen­tro.

En los ‘90, la mar­ca que des­em­bar­có en el país con fuer­za de fran­qui­cia se lla­ma­ba Dun­kin’ Do­nuts. En 1994 lle­gó a te­ner diez su­cur­sa­les. Cua­tro años más tar­de la no­ti­cia que sa­lía en los dia­rios era que las do­nas se vol­vían a ca­sa. La Ar­gen­ti­na, tan pro­cli­ve a las mo­das im­por­ta­das, es­ta vez se ha­bía in­cli­na­do por sus vie­jas y que­ri­das me­dia­lu­nas.

Fac­tu­ras. Tam­bién es pro­ba­ble que el nom­bre se ha­ya re­sig­ni­fi­ca­do de una for­ma ho­rri­ble, y que el pe­da­zo de ma­sa con dulce de le­che ha­ya ce­di­do an­te el ma­za­zo de las fac­tu­ras, pe­ro las fac­tu­ras de gas y luz. Qui­zás la fac­tu­ra -la que se co­me- es­té atra­ve­san­do pro­ble­mas de or­den no­mi­nal o de aso­cia­ción li­bre.

Con ma­dre co­ci­ne­ra, lo de Gus­ta­vo en la gas­tro­no­mía em­pie­za des­de que era así de chi­qui­ti­to. Lle­ga a Bue­nos Ai­res en 2010 y en­cuen­tra un tra­ba­jo afín “en un res­to­rán es­pan­to­so del ba­rrio de Re­co­le­ta”. Ahí em­pie­za un de­rro­te­ro que él des­cri­be con ago­bio. El ca­mino in­clu­ye ba­res, res­tós, bis­trós, “mu­cha mi­la­ne­sa, mu­cha pas­ta, mu­cho pla­to del día”. El CV oral da cuen­ta del Ho­tel Fae­na, don­de el jo­ven ve­ne­zo­lano se ha­ría car­go de la co­ci­na de los shows de tan­go.

“Es­ta­ba har­to. Que­ría de­jar la co­ci­na. Can­sa­do del mal­tra­to y los suel­dos de mi­se­ria”.

En me­dio de la vo­rá­gi­ne ha­bía un sa­bor re­cu­rren­te que es­ta­ba fal­tan­do en su agria exis­ten­cia por­te­ña: el de la do­na, un clá­si­co de su país de ori­gen don­de, se­gún cuen­ta, esa ros­ca pue­de lle­gar a ser el ma­te nues­tro de ca­da día.

Lo con­fie­sa li­sa y lla­na­men­te: “La ex­tra­ña­ba”. Por eso cuan­do re­ci­bía el dato de dón­de ven­dían do­nas, Cas­ti­llo iba, cla­va­ba el dien­te y...

“uffff ”, una mal­di­ta bo­la de fraile con for­ma re­don­dea­da y to­da la pe­sa­da he­ren­cia de la pa­na­de­ría au­tóc­to­na. “¡Es­to no es una do­na!”.

El domingo pa­sa­do a las 3 de la tar­de ha­bía jus­tas 42 per­so­nas es­pe­ran­do ser aten­di­das.

-¿La es­tás jun­ta­do en pa­la?

-No, no, ja­ja­já, abrí ha­ce po­co y apar­te és­te es un pro­duc­to muy muy ba­ra­to.

-Pe­ro es­ta­rías sien­do el ve­ne­zo­lano fu­ror...

-Así di­cen por­que na­die creía en es­to. En el kios­co de en­fren­te, por ejem­plo, pro­nos­ti­ca­ron que lo mío se­ría un fra­ca­so... Yo no pue­do creer lo que es­tá pa­san­do. Ven­di­mos 500 en una ho­ra. Sé que no hu­bo mu­chas ex­pe­rien­cias de do­nas en la Ar­gen­ti­na, pe­ro la do­na se re­ci­cló en to­do el mun­do. Cam­bió la re­ce­ta, es un pro­duc­to ar­te­sa­nal, se hi­zo más li­via­na y ni si­quie­ra es del to­do dulce. Hay tien­das de do­nas en to­das las ciu­da­des del mun­do. Otro de­ta­lle que de­bes considerar es que de 1998 a la ac­tua­li­dad se mo­di­fi­có mu­cho la po­bla­ción de Bue­nos Ai­res. Hoy es­ta lle­na de ex­tran­je­ros, y de ve­ne­zo­la­nos, ni ha­blar.

En su lo­cal, los em­plea­dos son com­pa­trio­tas, al­gu­nos re­cién lle­ga­dos. Pu­so un avi­so por­que an­da bus­can­do maes­tro pas­te­le­ro, y de los al­re­de­dor de cien cu­rrí­cu­lums re­ci­bi­dos, 95 son de ve­ne­zo­la­nos.

“La si­tua­ción es­tá di­fí­cil. Lle­gar a un país nue­vo, sa­ber que sos in­ge­nie­ro, pe­ro que ne­ce­si­tás tra­ba­jar, y tra­ba­jar de cual­quier co­sa, ha­ce que yo, de al­gu­na ma­ne­ra, sien­ta la obli­ga­ción de dar­les tra­ba­jo a mis com­pa­trio­tas. De dar­les tra­ba­jo y dig­ni­dad”.

Cas­ti­llo em­pe­zó a uti­li­zar sus co­no­ci­mien­tos pa­ra dar con una fór­mu­la que to­da­vía no lo­gró su pun­to jus­to. “Si­go bus­can­do la re­ce­ta per­fec­ta. La do­na ideal to­da­vía no na­ció”.

Ha­ce to­do a mano, se pa­sa el día en­te­ro en su ne­go­cio. Lle­ga de ma­dru­ga­da y se va de no­che.

El lo­cal abrió en un fon­do de co­mer­cio que es­tu­vo aban­do­na­do años. Cuan­do lle­gó en­con­tró una vie­ja lis­ta de pre­cios. “Se ve que es­to fue un bar. Se­gún la car­ta, una Quil­mes cos­ta­ba $15”, son­ríe. An­tes, Cas­ti­llo ven­dió las do­nas a tra­vés de su cuen­ta de Ins­ta­gram, y sa­lía en bi­ci­cle­ta con su po­pu­lar ban­de­ja de ros­qui­llas.

-¿Ca­lo­rías de la do­na?

-Ni idea. Pa­ra en­trar en el con­cep­to de do­nas

light, me­jor com­pra­te un yo­gur. Sí pue­do de­cir­te que la vi­da útil de las que yo ha­go es cor­ta, no su­pera las seis ho­ras.

-Cues­tan lo mis­mo que un al­fa­jor bueno.

-Sí, me pa­re­ce un pre­cio jus­to.

-Lo de la do­na que­da cla­ro. ¿Lo de “the­rapy” de dón­de vie­ne?

-Si no sa­lía es­to, de­ja­ba la co­ci­na pa­ra siem­pre. La do­na fue co­mo una te­ra­pia pa­ra mí. Es­tu­ve por lar­gar to­do y de­di­car­me a otra co­sa, a la ve­te­ri­na­ria. Las con­di­cio­nes de tra­ba­jo en mi ru­bro son es­pan­to­sas. Por suer­te vie­ne fun­cio­nan­do.

-¿Qué hu­bie­ra pa­sa­do si abrías el lo­cal en Ca­ba­lli­to?

-Con es­tos sa­bo­res, en un ba­rrio co­mo Ca­ba­lli­to, no. Pen­sá que no ha­go do­nas de dulce de le­che. Y el dulce de le­che, pa­ra us­te­des, es ca­si un in­gre­dien­te in­dis­pen­sa­ble.

-¿Nun­ca vas a usar dulce de le­che?

-Creo que no. Es­ta­mos tra­tan­do de edu­car a la gen­te en un pro­duc­to que es­tá sien­do re­des­cu­bier­to.

-¿Cuál es la do­na que más se ven­de?

-La de pas­te­le­ra y la gla­sea­da de cho­co­la­te. Tam­bién la de le­mon pie.

-¿Qué hu­bie­ra pa­sa­do si inau­gu­ra­bas es­te lo­cal en Caracas?

-Ten­dría que po­ner una ame­tra­lla­do­ra de­ba­jo de la ca­ja. Me da pro­fun­da tris­te­za pen­sar en Caracas.w

“En el kios­co de en­fren­te pro­nos­ti­ca­ron que lo mío se­ría un fra­ca­so. Yo no pue­do creer lo que es­tá pa­san­do”.

NÉS­TOR GAR­CÍA

Es­tán ser­vi­das. En su lo­cal de Pa­ler­mo, Gus­ta­vo mues­tra or­gu­llo­so sus do­nas. Ca­da una cues­ta en­tre 50 y 60 pe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.