Mo­de­los de la pa­sa­re­la vir­tual

Un co­ol hun­ter chi­leno creó una pla­ta­for­ma di­gi­tal que desafía nor­mas y es­truc­tu­ras del mo­de­la­je.

Clarin - Spot - - Estilo - Pa­blo Rai­mon­di prai­mon­di@cla­rin.com

“Chi­cos que no mo­de­la­ron y fue­ron re­clu­ta­dos en ba­res y fies­tas sub­te­rrá­neas, o tam­bién vía Ins­ta­gram. Be­lle­zas exó­ti­cas, in­tere­san­tes que se des­mar­can del es­te­reo­ti­po del mo­de­la­je mas­cu­lino es­ta­ble­ci­do”.

Así de­fi­ne el chi­leno Her­nán Kael (32) a su pro­yec­to Fuck Boy Investigation, una pla­ta­for­ma co­ol pa­ra vi­si­bi­li­zar a los mo­de­los-no mo­de­los que po­co a po­co co­pan las re­des. “Pro­vie­ne del clá­si­co FBI, el Fe­de­ral Bou­reau Investigation, el de los uni­for­ma­dos rec­tos, es­tan­da­ri­za­dos y mas­cu­li­nos. El fuck boy es to­do lo con­tra­rio, aquel que desafía a la nor­ma, es­truc­tu­ra y qui­zá no es­té en el ra­dar se­xual de las chi­cas, sino más que na­da en­fo­cán­do­se en su sen­si­bi­li­dad”.

Por eso, a no con­fun­dir­lo con el fuck boy del vam­pi­ro se­xual o rom­pe­co­ra­zo­nes que es­tá con una mu­jer u hom­bre, tie­ne se­xo y na­da más, des­car­tan­do to­do sin im­por­tar­le los sen­ti­mien­tos. “Bus­co cap­tar la sim­bo­lo­gía y re­pre­sen­tar­lo de una for­ma eró­ti­ca. Lo sin­te­ti­za­ría co­mo una cru­za en­tre lo re­li­gio­so au­tóc­tono con la es­té­ti­ca queer y an­dró­gi­na, qui­zás al­go kitsch”, di­ce Her­nán, quien ve­nía del mun­do de la mo­da en edi­to­ria­les, se can­só de la for­ma­li­dad de aquel uni­ver­so, y se vol­có a Ins­ta­gram.

En es­te mo­men­to, F.B.I. apun­ta só­lo a lo di­gi­tal, ce­ro im­pre­so. “Por aho­ra, nin­gu­na mar­ca apos­tó por el es­tan­dar­te fuck boy co­mo ca­ra pu­bli­ci­ta­ria, pien­so que son muy con­ser­va­do­ras y de­jan un po­co de la­do es­ta nue­va era de la mas­cu­li­ni­dad”.

Es­te neo mo­de­la­je va por co­lec­to­ra: las pa­sa­re­las y cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias es­tán au­sen­tes de su plan de mar­ke­ting. “No quie­ro que va­ya por ahí, más que na­da lo en­fo­co pa­ra un do­cu­men­tal, un fas­hion film don­de se cuen­te la his­to­ria de los chi­cos”.

Por­que la his­to­ria de vi­da de sus pro­ta­go­nis­tas es la prio­ri­dad de es­te pro­yec­to don­de Kael y su no­vio Lu­cas (a car­go del es­ti­lis­mo en ca­da pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca) van ro­tan­do su equi­po de tra­ba­jo. “Lo úni­co fi­jo es que el ma­qui­lla­dor o ma­qui­lla­do­ra se co­noz­ca con el mo­de­lo. Ca­si siem­pre tra­ba­ja­mos con gen­te nue­va, que va cam­bian­do y dán­do­le fres­cu­ra a es­te tra­ba­jo. No me gus­ta re­pe­tir, bus­co una si­ner­gia, un fee­ling ge­nuino”.

Por eso, el cas­ting en F.B.I. es sú­per im­por­tan­te, con más fil­tros que Ins­ta­gram. “Pue­de ve­nir un ami­go y de­cir­me: ‘Ten­go un chi­co que es lin­do, va al gim­na­sio, mi­rá sus ojos azu­les’, y yo le di­go que él pue­de tra­ba­jar pa­ra cual­quier per­so­na, pe­ro no con­mi­go. Nues­tros mo­de­los son me­dio skinny (fla­cu­chos), que­re­mos rom­per con el es­te­reo­ti­po del hom­bre ro­bus­to”.

¿Un GPS pa­ra no mo­rir en el in­ten­to de ser un fuck boy fas­hion? “Au­to­rre­fe­ren­cial, lle­var bien pues­ta la iden­ti­dad. Yo soy del nor­te de Chi­le (Ari­ca), mo­ro­cho, ten­go una re­la­ción con los ai­ma­rá, y me in­tri­ga­ba mez­clar la cos­mo­vi­sión la­ti­na con al­go más fas­hion, pul­cro y pu­li­do”, sin­te­ti­za Kael, que en­tre sus mu­sas mar­ca al mú­si­co Blood Oran­ge, quien lle­gó a ser fo­co de ar­tis­tas co­mo Björk y Fka Twings (ver aquí aba­jo).

Otra par­ti­cu­la­ri­dad de es­tos fuck boy es que no usan ro­pa de mar­ca, sino que la ves­ti­men­ta se con­si­gue en mer­ca­dos de pul­gas, fe­rias don­de aso­man pren­das vin­ta­ge usa­das. “El re­ci­cla­je es cru­cial”, di­ce su crea­dor que has­ta el día de hoy cuen­ta con un equi­po de 10 mo­de­los chi­le­nos... por aho­ra. “En­tre el 27 de oc­tu­bre y el 3 de no­viem­bre iré a va­ca­cio­nar a la Ar­gen­ti­na pa­ra bus­car nue­vos ta­len­tos pa­ra mis pro­duc­cio­nes. Es más, al­qui­la­ré un de­par­ta­men­to que usa­ré de es­tu­dio fo­to­grá­fi­co”, con­fie­sa el pro­duc­tor crea­ti­vo de F.B.I.

-¿A qué even­tos apun­tás en Chi­le?

-A la es­ce­na sub­te­rrá­nea, las fies­tas clan­des­ti­nas. La dis­co co­mo lo­cal ya no es muy po­ten­te pa­ra la bús­que­da, sino que hur­go en só­ta­nos y ga­ra­ges con fies­tas has­ta las 9 AM. Ahí te­nés un mun­do ar­tís­ti­co co­mo los nue­vos drag queens. La ban­da de so­ni­do pa­ra un fuck boy es el techno y ver­se vin­ta­ge co­mo en un fil­me de Almodóvar.

-¿Re­cha­zas­te mu­chos mo­de­los?

-Sí, cuan­do veo que to­da­vía es­tá mi­me­ti­za­do con el res­to, en un cas­ca­rón. Per­ci­bo cuan­do tie­ne mu­cha in­fluen­cia de los ami­gos, del otro, y no bus­ca su pe­cu­lia­ri­dad. Creo que yo es­toy pa­ra desa­rro­llar eso de las per­so­nas. Hay que apos­tar por la cons­truc­ción ori­gi­nal de la ima­gen. Aho­ra la gen­te es más li­bre, de­ben su­pe­rar pre­jui­cios, des­cu­brir­se y acep­tar­se.

-¿Có­mo de­fi­ni­rías al “fuck boy”?

-Co­mo aquél que tie­ne una ver­da­de­ra e in­tere­san­te idea so­bre su as­pec­to e iden­ti­dad. Do­cu­men­to a la gen­te que tie­ne bue­na es­té­ti­ca, y tra­ta de ser ori­gi­nal, des­mar­cán­do­se del res­to, sin mie­do. Son gen­te que en una se­sión o pa­sa­re­la se sen­ti­ría có­mo­da al in­ter­pre­tar un per­so­na­je.

-¿La es­ce­na queer chi­le­na se que­jó de que bus­cás lu­crar con su ima­gen?

-No hay po­lé­mi­ca, hay una fra­se que di­ce “siem­pre amigxs, nun­ca enemigxs”. Creo que la gen­te se tie­ne que unir, no se pue­de lu­char so­lo. Hay que au­nar los dis­tin­tos ti­pos de es­té­ti­cas y ma­ni­fies­tos pa­ra po­der tra­ba­jar jun­tos, cam­biar los pa­ra­dig­mas. No es­ta­mos pa­ra pe­lear­nos en­tre no­so­tros. Mi mo­do de in­fluir con la gen­te es ser in­clu­si­vo e in­ci­si­vo.

TOM CHENETTE

An­dró­gi­nos. Es­té­ti­ca kitsch y vin­ta­ge en los mo­de­los-no mo­de­los de Fuck Boy Investigation.

BAY­RON CAS­TI­LLO

Ti­po. Del­ga­dez y de­por­te ur­bano.

FE­LI­PE MER­CA­DO

Re­tro. Ma­ke up y co­lo­res fuer­tes.

Her­nán Kael. El crea­dor de F.B.I.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.