Con­tar his­to­rias que emo­cio­nen

Clarin - Spot - - Gourmet - Ma­tías Pre­zio­so Pte. Aso­cia­ción Arg. de Som­me­liers

El fe­nó­meno del vino pro­pio pue­de leer­se des­de dos pers­pec­ti­vas. La pri­me­ra es la re­la­ción que los res­tau­ran­tes, sus due­ños y som­me­liers van ges­tan­do con enó­lo­gos y pro­duc­to­res de vino. Eso ha­ce que, en pre­sen­ta­cio­nes, vi­si­tas a la bo­de­ga o co­mi­das de los enó­lo­gos en los res­tau­ran­tes, ha­ya in­ter­cam­bios muy nu­tri­ti­vos res­pec­to a los es­ti­los, gustos y ten­den­cias en el mun­do del vino. Así es co­mo una bo­de­ga, que cuen­ta con los re­cur­sos pa­ra ha­cer un pro­duc­to es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra un res­tau­ran­te, pue­de dar­le un va­lor agre­ga­do muy sig­ni­fi­ca­ti­vo a ese es­ta­ble­ci­mien­to con el cual si­gue ge­ne­ran­do la­zos es­tre­chos. Ade­más, ese vino ló­gi­ca­men­te irá de ma­ra­vi­lla con la bo­de­ga que se ofre­ce, por­que ha si­do pen­sa­do jus­ta­men­te en esa lí­nea.

Al mis­mo tiem­po, es­te fe­nó­meno lo re­la­ciono con la ten­den­cia mun­dial ha­cia la di­fe­ren­cia­ción en­tre los vi­nos de ON (bo­te­lla abier­ta: res­tau­ran­tes y ba­res) y OFF tra­de (vi­no­te­cas y su­per­mer­ca­dos), que es al­go que se em­pe­zó a ges­tar ha­ce años en al­gu­nas de las prin­ci­pa­les pla­zas del mun­do y hoy es una reali­dad en paí­ses co­mo los Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra. La lle­ga­da de las nue­vas tec­no­lo­gías, las apli­ca­cio­nes de vi­nos, el po­der sa­ber cuán­to cues­ta en Hong Kong un vino que uno se es­tá to­man­do en Bue­nos Ai­res, ha­ce que la in­for­ma­ción es­té al al­can­ce de la mano. Al mis­mo tiem­po, su pre­cio en ca­da lu­gar es­tá re­la­cio­na­do a po­lí­ti­cas co­mer­cia­les de la bo­de­ga, pe­ro tam­bién a los im­pues­tos de ca­da país, la ca­de­na de dis­tri­bu­ción y la po­lí­ti­ca del im­por­ta­dor es­pe­cí­fi­co. Por eso, mu­chas bo­de­gas han desa­rro­lla­do mar­cas dis­tin­tas pa­ra el mis­mo vino, se­gún sea des­ti­na­do pa­ra res­tau­ran­tes o vi­no­te­cas. Es­te es un ca­mino que en la Ar­gen­ti­na aún es­tá muy po­co ex­plo­ra­do y me pa­re­ce par­te de la so­lu­ción pa­ra el cons­tan­te ta­bú que exis­te.

En un res­tau­ran­te la gen­te quie­re con­su­mir ex­pe­rien­cias. Hoy, en al­gu­nos de los me­jo­res res­tau­ran­tes del mun­do el som­me­lier o la per­so­na que sir­ve el vino ya no ha­bla de có­mo es el pro­duc­to, si tie­ne aro­mas a ci­rue­las o taninos sua­ves. Se ha­ce re­fe­ren­cia al lu­gar, a las per­so­nas de­trás del vino, a con­tar his­to­rias que emo­cio­nen. Y pa­ra eso la gen­te ne­ce­si­ta en­con­trar vi­nos úni­cos, sin que es­te tér­mino es­té re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con un pre­cio al­to. Pa­ra eso, la di­fe­ren­cia­ción de eti­que­tas -sea a tra­vés de un vino ex­clu­si­vo del res­tau­rant o di­fe­ren­cian­do las mar­cas pa­ra los ca­na­les de dis­tri­bu­ción- es una he­rra­mien­ta, que tar­de o tem­prano, ten­drá un lu­gar re­le­van­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.